La injus­ti­cia de la justicia

Con­si­de­rán­do­se due­ña de la fuer­za públi­ca y la jus­ti­cia ‑que has­ta aho­ra le han sido dóci­les- la oli­gar­quía en el poder, lle­na de arro­gan­cia, no cesa de lesio­nar los dere­chos de las inmen­sas mul­ti­tu­des. Con las armas y las leyes como garan­tes de su impu­ni­dad, le impor­ta un pepino que la gen­te impug­ne las deci­sio­nes des­ver­gon­za­das de su jus­ti­cia. Están com­pe­ne­tra­dos con la idea erró­nea de que pue­den hacer lo que les ven­ga en gana con el país. Por eso des­ca­ra­da­men­te la Fis­ca­lía Gene­ral, arro­jan­do al ces­to de la basu­ra los argu­men­tos de la Cor­te, pide pre­clu­sión para un cri­mi­nal de sie­te sue­las como Uri­be Vélez y com­pul­sa copias con­tra el sena­dor que lo acu­sa por pagar tes­ti­gos fal­sos a su favor. Esa acu­sa­ción es ape­nas la pun­ta del ice­berg del gran uni­ver­so de crí­me­nes del mafio­so geno­ci­da, que siem­pre actuó como jefe supre­mo del para­mi­li­ta­ris­mo, del des­po­jo vio­len­to de tie­rras, del des­pla­za­mien­to for­za­do de cam­pe­si­nos, de los fal­sos posi­ti­vos y de la corrupción.

Cau­san indig­na­ción las recien­tes deci­sio­nes judi­cia­les que refren­dan el sen­ti­mien­to popu­lar de que, «la jus­ti­cia es solo para los de rua­na», para los pobres, y que solo ope­ra para garan­ti­zar la escan­da­lo­sa impu­ni­dad de into­ca­bles delin­cuen­tes de cue­llo blanco.

Envían poli­cías a que­mar buses para lue­go acu­sar de terro­ris­tas y ván­da­los a las Pri­me­ras Líneas y a jóve­nes en pro­tes­ta, pero cuan­do les des­cu­bren la manio­bra sucia, man­dan a silen­ciar los medios que habían albo­ro­ta­do. Y no se vuel­ve a hablar más del patru­lle­ro incen­dia­rio ni de los ván­da­los con cha­rre­te­ras y auto­ri­da­des que orde­na­ron inci­ne­rar el bus.

Fren­te a la corrup­ta minis­tra, Karen Abu­di­nen, cuo­ta de los Char, que aca­ba de apro­piar­se en con­cier­to con el con­sor­cio Cen­tros Pobla­dos, de 70 mil millo­nes de pesos del era­rio, dejan­do a niños de escue­las rura­les sin inter­net y sin ali­men­ta­ción, la jus­ti­cia y los órga­nos de con­trol no dicen ni mu. Y el Duque sale a defen­der­la y sale con el dis­pa­ra­te de que va a con­tra­tar una inves­ti­ga­ción ‑diz­que inter­na­cio­nal- para escla­re­cer qué pasó. Final­men­te se inven­ta­ron que con­mi­na­do al con­sor­cio a devol­ver la pla­ta, la seño­ra pue­de salir­se con la suya, sin per­se­cu­ción judi­cial, como si nada, y gozan­do de la más abso­lu­ta impu­ni­dad. En cam­bio, a EPA COLOMBIA, por rom­per, en medio de la pro­tes­ta nacio­nal, una regis­tra­do­ra de Trans­mi­le­nio y unos vidrios, la con­de­nan a 5 años de cár­cel. El magis­tra­do Efraín Adol­fo Ber­mú­dez Mora, res­pon­sa­ble del cas­ti­go des­pro­por­cio­na­do a esta mujer, es el mis­mo que pre­fi­rió no votar para faci­li­tar la liber­tad del ladrón de SALUDCOOP, Car­los Pala­cino. Con­de­nan a EPA a pri­sión car­ce­la­ria, pero en cam­bio a sobor­na­do­res de jue­ces como el sena­dor Pul­gar y al sena­dor El Ñoño Elías invo­lu­cra­do en el escán­da­lo Ode­brecht, les otor­gan el bene­fi­cio de casa por cár­cel. Por otro lado, el espo­so de la Azcá­ra­te, a quien le incau­ta­ron 446 kilos de cocaí­na, anda libre y tran­qui­lo, como Andrés Esco­bar, el para­mi­li­tar que apa­re­ce en imá­ge­nes al lado de la poli­cía dis­pa­rán­do­le a los ciu­da­da­nos que pro­tes­tan con­tra el gobierno Duque. En Colom­bia la jus­ti­cia está podrida.

Por enci­ma de todo esto, la espe­ran­za en una Colom­bia nue­va no está muer­ta. Tene­mos que luchar por un nue­vo gobierno de manos lim­pias y de jus­ti­cia impar­cial, ver­da­de­ra­men­te demo­crá­ti­co. Nadie les ha escri­tu­ra­do a las oli­gar­quías la fun­ción de gober­nar a per­pe­tui­dad. Los de aba­jo tam­bién tene­mos dere­cho a ser gobierno. Y pode­mos, por­que somos la mayo­ría. Uni­dos todos los exclui­dos bajo una sola ban­de­ra podre­mos esta­ble­cer en el Pala­cio de Nari­ño un gobierno jus­to, humano, inclu­yen­te y garan­te de la paz.

FARC-EP

Segun­da Mar­que­ta­liaAgos­to 14 de 2021

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *