Uru­guay. El silen­cio­so retro­ce­so: de la ola pan­dé­mi­ca a la marea neoliberal

Por Nico­lás Cen­tu­rión, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 agos­to, 2021.

Con tres días con­se­cu­ti­vos sin falle­ci­mien­tos y un por­cen­ta­je alto de vacu­na­ción en la pobla­ción, pare­ce que en Uru­guay la pan­de­mia está con­tro­la­da. Des­de el gobierno se pre­ten­de abrir las fron­te­ras pau­la­ti­na­men­te y reto­mar la vida social. La ola pan­dé­mi­ca retro­ce­de y emer­gen a la super­fi­cie los desas­tres de la marea neo­li­be­ral del gobierno de Laca­lle Pou.

Con ham­bre no se pue­de pensar

Dónde y cómo ayudar a las personas que viven en la calle - 10/07/2019 - EL  PAÍS Uruguay

Si cons­truir lle­va déca­das o una vida ente­ra, para des­truir alcan­za tan solo con un gobierno neo­li­be­ral. Es que la situa­ción socio­eco­nó­mi­ca en Uru­guay se depri­me cada vez más y más. Don­de hubo dere­chos con­quis­ta­dos hoy se deba­te su con­ti­nui­dad. Don­de se plan­tea­ban cues­tio­nes de desa­rro­llo y avan­ce, hoy se vuel­ve pasos atrás con botas de sie­te leguas, retra­san­do cual­quier pro­gre­so diez, vein­te o cin­cuen­ta años.

Para pun­tua­li­zar y gra­fi­car pode­mos hablar de los esco­la­res. Don­de antes se le entre­ga­ba una lap­top lla­ma­da “Cei­ba­li­ta”, hoy los esco­la­res no pue­den repe­tir su almuer­zo en el come­dor de su cen­tro edu­ca­ti­vo. El argu­men­to de las auto­ri­da­des, fue que esta­ban fomen­tan­do la no obe­si­dad infan­til. Algo que caía por su pro­pio peso y ense­gui­da fue reba­ti­do por la aso­cia­ción de nutri­cio­nis­tas del Uru­guay. Ade­más las por­cio­nes de comi­da cada vez son más magras y exiguas.

A esto se suma la fal­ta de logís­ti­ca (o volun­tad polí­ti­ca) para que los niños pue­dan comer en vaca­cio­nes. En más de una oca­sión se han entre­ga­do tic­kets con días de atra­so como si el ham­bre supie­ra de buro­cra­cias. Pasa­mos de deba­tir el uso de lap­tops a cues­tio­nar cuán­to comen los niños en la escue­la en un país don­de se pro­du­ce ali­men­tos para diez veces más que su población.

Esta sema­na se apro­bó con los 18 votos de la coa­li­ción de gobierno en el Sena­do y la opo­si­ción de los nue­ve legis­la­do­res del Fren­te Amplio, el pro­yec­to pre­sen­ta­do por el ofi­cia­lis­mo sobre el tele­tra­ba­jo. Según sus detrac­to­res es una ley que pre­ca­ri­za el empleo y atra­sa en mate­ria de derechos.

La cri­sis pan­dé­mi­ca y el pro­yec­to de saque del gobierno empie­za mos­trar­nos el ros­tro que menos que­re­mos ver: gen­te en situa­ción de calle. Según un infor­me del Minis­te­rio de Desa­rro­llo, este año se regis­tra­ron un 16% más de per­so­nas en situa­ción de calle, casi dupli­can­do los gua­ris­mos de 2019.

A por las empre­sas públicas

uruguay luc - NODAL

A tra­vés de la Ley de Urgen­te Con­si­de­ra­ción (LUC) el pre­cio de los com­bus­ti­bles vie­ne aumen­tan­do todos los meses. El gobierno adu­ce una obli­ga­ción impues­ta des­de afue­ra y la solu­ción que plan­tea es la des­mo­no­po­li­za­ción de la esta­tal Admi­nis­tra­ción nacio­nal de Com­bus­ti­bles, Alcohol y Portland (Ancap). Uno de sus prin­ci­pa­les aban­de­ra­dos es el sena­dor del ofi­cia­lis­tas Par­ti­do Nacio­nal, Sebas­tián Da Sil­va, muy alle­ga­do a los sec­to­res agropecuarios.

El litro de naf­ta en diciem­bre de 2004 cos­ta­ba $29.40 cuan­do el Fren­te Amplio ganó las elec­cio­nes. En agos­to de 2021, con menos de 18 meses de ges­tión de Laca­lle Pou, el litro cues­ta 70.81 pesos, más de 1,60 dólares.

Si ras­trea­mos en la his­to­ria, el Par­ti­do Nacio­nal vie­ne pro­po­nien­do la des­apa­ri­ción o al menos la des­mo­no­po­li­za­ción de Ancap des­de su fun­da­ción por decre­to en la déca­da de 1930. Por si fal­ta­ba algo, el direc­to­rio de Ancap no lle­gó a un acuer­do por los con­se­jos de sala­rios con el sin­di­ca­to de tra­ba­ja­do­res y la empre­sa se encuen­tra ocu­pa­da por sus trabajadores.

Un solo Uru­guay, el gru­po de “auto­con­vo­ca­dos” que repre­sen­ta a sec­to­res de pro­duc­to­res y expor­ta­do­res del agro, ana­li­za movi­li­zar­se pero defien­de la LUC, que es el ins­tru­men­to que aumen­ta los com­bus­ti­bles de mane­ra men­sual. El gobierno por su par­te, aten­dien­do al recla­mo de las gre­mia­les del cam­po, eva­luó poder aumen­tar los com­bus­ti­bles de mane­ra bimensual.

El pali­to de abo­llar ideo­lo­gías, el bas­tón del señorío

Las expor­ta­cio­nes en Uru­guay cre­cie­ron 43% en junio y 32% en el pri­mer semes­tre del año. En junio, las ven­tas al exte­rior de car­ne bovi­na, soja, celu­lo­sa y made­ra, inclu­yen­do las zonas fran­cas, lle­gó a los 1.071 millo­nes de dóla­res. Si se tie­ne en cuen­ta el pri­mer semes­tre del año, se regis­tra­ron ven­tas por 5.054 millo­nes de dóla­res, 32% más res­pec­to del pri­mer tri­mes­tre de 2020.

El pano­ra­ma demues­tra una vez más, como en la déca­da de 1990, que cuan­do gobier­na el Par­ti­do Nacio­nal hay cre­ci­mien­to, pero eso que­da en sec­to­res con­cen­tra­dos. El derra­me no es tal, en todo caso hay derra­me de ajus­te, pobre­za y represión.

Esta sema­na un arte­sano ter­mi­nó muer­to lue­go de pre­sen­tar­se en ofi­ci­nas del Minis­te­rio de Desa­rro­llo Social en el depar­ta­men­to de Colo­nia. Lo últi­mo que se sabe es que lo lle­va­ron dete­ni­do por des­aca­to a una comi­sa­ría poli­cial y falle­ció por un paro car­dio­rres­pi­ra­to­rio pro­vo­ca­do por una sobre­do­sis. Fami­lia­res des­mien­ten los hechos y acu­san a la poli­cía local por su muerte.

El caso pre­sen­ta muchas irre­gu­la­ri­da­des, como la hora del dece­so y que la fami­lia fue comu­ni­ca­da recién 24 horas des­pués de lo ocu­rri­do. La inves­ti­ga­ción está en pro­ce­so y pre­sen­ta simi­la­res carac­te­rís­ti­cas al de uno acon­te­ci­do el año pasa­do, don­de una per­so­na sin hogar soli­ci­tó lugar en un refu­gio del Minis­te­rio de Desa­rro­llo Social y a pesar de que había cupo, fue echa­do y lle­va­do por la poli­cía por razo­nes de des­aca­to. Apa­re­ció horas des­pués y con gol­pes en la cabe­za ya falle­ci­do. Las auto­ri­da­des decla­ra­ron que murió por hipotermia.

La LUC es el ins­tru­men­to legal con el que el gobierno pre­ten­de cerrar con repre­sión su pro­yec­to de saqueo, ya que el mis­mo no cie­rra con la gen­te aden­tro. Por ejem­plo el abo­ga­do pena­lis­ta y exsu­plen­te a la Inten­den­cia de Mon­te­vi­deo Andres Oje­da, pre­sen­tó un pro­yec­to, en nom­bre del sin­di­ca­to poli­cial, para que los pro­ce­di­mien­tos poli­cia­les no sean abar­ca­dos por el deli­to de abu­so de funciones.

El perio­dis­ta Gabriel Perey­ra en una de sus colum­nas plan­tea: “Todo es una suma de igno­ran­cia, de repe­tir erro­res, de una polí­ti­ca de segu­ri­dad cla­sis­ta. (…) A la reite­ra­ción de erro­res, se suman gol­pes al vacío, gol­pes a los débi­les, un retro­ce­so de 30 años en la mejo­ra de la Poli­cía que había comen­za­do con los gobier­nos colo­ra­dos de los 90 y que siguió con el Fren­te Amplio(…) afue­ra de esas grá­fi­cas solo se ve más muer­te, más vio­len­cia, más mie­do, más gen­te per­di­da en el resu­mi­de­ro de la miseria.”

Cre­ce la tor­ta y aumen­tan las expor­ta­cio­nes, pero se racio­na la comi­da en las escue­las. Se derra­ma des­igual­dad, hay cada vez más gen­te sin casas y casas sin gen­te. Lue­go de la ola pan­dé­mi­ca, avan­za la marea neo­li­be­ral y el mar de fon­do popu­lar empie­za a gol­pear con­tra el gobierno.

* Licen­cia­do en Psi­co­lo­gía, Uni­ver­si­dad de la Repú­bli­ca, Uru­guay. Miem­bro de la Red Inter­na­cio­nal de Cáte­dras, Ins­ti­tu­cio­nes y Per­so­na­li­da­des sobre el estu­dio de la Deu­da Públi­ca (RICDP). Ana­lis­ta aso­cia­do al Cen­tro Lati­no­ame­ri­cano de Aná­li­sis Estra­té­gi­co (CLAE, estra​te​gia​.la).

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *