Esta­do Espa­ñol. La bata­lla judi­cial del «chu­mino rebel­de» por defen­der­se ante el «exce­so» del uso de la liber­tad de expresión

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de agos­to de 2021.

El deli­to de ofen­sa con­tra los sen­ti­mien­tos euro­peos no ha lle­ga­do nun­ca al Tri­bu­nal Constitucional.

En 2013, Mariano Rajoy era pre­si­den­te y Alber­to Ruiz Gallar­dón, su minis­tro de jus­ti­cia. Él esta­ba impul­san­do una refor­ma de la ley del abor­to que nos devol­vía a los 80, por­que el pro­yec­to en el que tra­ba­ja­ba supri­mía el supues­to de mal­for­ma­ción fetal que sí reco­gía la ley del 85. Gallar­dón con­ta­ba con el apo­yo de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, has­ta que per­dió el de Mariano Rajoy, que le dejó caer. Y ahí aca­bó la carre­ra polí­ti­ca de Gallardón.

Unos meses antes, un gru­po de femi­nis­tas mala­gue­ñas deci­dió cele­brar el Día de la Mujer y simu­la­ron una pro­ce­sión que lla­ma­ron la “Gran Pro­ce­sión del Chu­mino Rebel­de”. Esa pro­tes­ta dio pie a que la aso­cia­ción ultra­ca­tó­li­ca Abo­ga­dos Cris­tia­nos denun­cia­ra y así empe­zó el cal­va­rio judi­cial de Eli­sa Man­di­llo. La con­de­na­ron por ofen­sa de los sen­ti­mien­tos reli­gio­sos en pri­me­ra ins­tan­cia, recu­rrió y la Audien­cia de Mála­ga no le dio la razón. La sen­ten­cia sos­tie­ne que “usó en exce­so la liber­tad de expresión”.

“Había un gru­po de muje­res que esta­ban con la escul­tu­ra de una vul­va de gomaes­pu­ma. Yo me acer­qué y me ofre­cí a por­tar­lo. Para con­de­nar­me usa­ron un vídeo de tres minu­tos, cuan­do la pro­tes­ta duró hora y media. Se con­si­de­ró que yo era la orga­ni­za­do­ra y la res­pon­sa­ble de la per­for­man­ce”, expli­ca Man­di­llo. La denun­cia de Abo­ga­dos Cris­tia­nos se archi­vó en un pri­mer momen­to, has­ta que un poli­cía nacio­nal la seña­ló como la orga­ni­za­do­ra de la per­for­man­ce, dos años después.

A día de hoy, ese “exce­so en su uso de la liber­tad de expre­sión” le pue­de cos­tar unos ocho mil euros: 2.700 de mul­ta, más las cos­tas del jui­cio. El deli­to de ofen­sa con­tra los sen­ti­mien­tos euro­peos no ha lle­ga­do nun­ca al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y por eso la abo­ga­da de Man­di­llo ha pre­sen­ta­do ya un recur­so de amparo.

El Cons­ti­tu­cio­nal admi­te a trá­mi­te muy pocos recur­sos, pero eso no cie­rra una bata­lla jurí­di­ca que ya dura ocho años: “Iré a Estras­bur­go. Entien­do que pue­da ofen­der a los cató­li­cos, como a mí me pue­de ofen­der el posi­cio­na­mien­to de la Igle­sia en asun­tos que nos atra­vie­san, pero no entien­do que la ofen­sa cons­ti­tu­ya un deli­to”, zan­ja Mandillo.

Fuen­te: Kaosenlared.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *