Cuba. Fidel 95 años/​De cre­ci­da en crecida

Por Juan Anto­nio Borre­go, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 de agos­to de 2021.

Fidel nos acos­tum­bró a ade­lan­tar­nos a los acon­te­ci­mien­tos y, al mis­mo tiem­po, a encon­trar solu­cio­nes crea­ti­vas y per­du­ra­bles fren­te a la mura­lla que repre­sen­ta­ban los más com­ple­jos obs­tácu­los, una vir­tud que supo cul­ti­var des­de los tiem­pos de la Sie­rra Maestra

Obra de Andy Osval­do Pérez

Cuan­do Fidel Cas­tro se paró sobre el lomo de aquel anfi­bio, que en medio de la cre­ci­da pare­cía más una hoja de guá­si­ma que un vehícu­lo mili­tar, lo que real­men­te cre­yó tener fren­te a sus ojos fue el mis­mí­si­mo río Ama­zo­nas, que se des­bo­ca­ba hacia el gol­fo del Guacanayabo.

El ciclón Flo­ra había hecho un lazo sobre las actua­les pro­vin­cias de Las Tunas, Gran­ma, Hol­guín y Cama­güey, con una evo­lu­ción errá­ti­ca en la cual las inten­sas llu­vias aso­cia­das al orga­nis­mo, más que los vien­tos, ter­mi­na­ron tra­gán­do­se la exten­sa lla­nu­ra del Cau­to y, con ella, la vida de unas 2 000 per­so­nas; des­tru­ye­ron 4 000 caba­lle­rías de arroz, miles de vivien­das y la infra­es­truc­tu­ra vial de toda una región.

Has­ta Valen­ti­na Teresh­ko­va, la pri­me­ra mujer cos­mo­nau­ta del mun­do, casual­men­te de visi­ta en Cuba, se ofre­ció para ayu­dar en el res­ca­te de las pobla­cio­nes inun­da­das, una labor que enca­be­zó Fidel en per­so­na, quien movi­li­zó a los mejo­res pilo­tos del país y orde­nó hacer has­ta lo impo­si­ble con tal de sal­var a aque­llos cam­pe­si­nos humil­dí­si­mos, como los de Pina­li­to, que tra­ba­ja­ban una par­te del año en la zafra de la caña y la otra en la del café.

Dicen que, con esa luz lar­ga que siem­pre habrá que pon­de­rar, antes de que ter­mi­na­ra la epo­pe­ya acuá­ti­ca del Flo­ra man­dó a bus­car al Coman­dan­te Faus­tino Pérez, y allí mis­mo, sobre el capó de un jeep ver­de oli­vo y con mapa de por medio, que­da­ron esbo­za­das muchas de las ideas de lo que lue­go sería el pro­gra­ma de la volun­tad hidráu­li­ca en el país, des­de enton­ces con­ver­ti­do en una suer­te de obse­sión para Fidel.

De lo vivi­do y lo sufri­do en la lla­nu­ra del Cau­to, cuan­do nues­tros pilo­tos de heli­cóp­te­ros vio­la­ron todas las nor­mas de la nave­ga­ción aérea para reco­ger a la gen­te que pedía ayu­da sobre el techo de los bohíos, el Coman­dan­te en Jefe com­pren­dió tam­bién la impor­tan­cia de con­tar con un sis­te­ma de Defen­sa Civil que per­mi­tie­ra pre­ver y tomar deci­sio­nes a tiem­po, de modo que la vida de las per­so­nas y la pre­ser­va­ción de los recur­sos mate­ria­les no que­da­ran a mer­ced de la improvisación.

No se pue­de afir­mar cate­gó­ri­ca­men­te que el pro­gra­ma de la volun­tad hidráu­li­ca y el sis­te­ma de la Defen­sa Civil del país sean hijos exclu­si­vos de las aguas del Flo­ra –ambos pro­yec­tos con­ti­nua­ron enri­que­cién­do­se con las nue­vas expe­rien­cias y el día a día – , pero el mis­mo Fidel reco­no­ció más de una vez que aquel hura­cán, con­si­de­ra­do una de las mayo­res catás­tro­fes que hayan azo­ta­do al país, mar­có un antes y un des­pués en la mane­ra de lidiar con la naturaleza.

UN LÍDER INNOVADOR

El epi­so­dio de octu­bre de 1963 no fue exclu­si­vo; a lo lar­go de más de medio siglo, Fidel nos acos­tum­bró a ade­lan­tar­nos a los acon­te­ci­mien­tos y, al mis­mo tiem­po, a encon­trar solu­cio­nes crea­ti­vas y per­du­ra­bles fren­te a la mura­lla que repre­sen­ta­ban los más com­ple­jos obs­tácu­los, una vir­tud que supo cul­ti­var des­de los tiem­pos de la Sie­rra Maestra.

El Che Gue­va­ra y varios ana­lis­tas lo des­cri­ben como un jefe crea­ti­vo, el gue­rri­lle­ro que ante el ase­dio de un enemi­go muy supe­rior apren­dió a defen­der­se ata­can­do, a no dor­mir dos noches en la mis­ma posi­ción para no rega­lar dema­sia­das pis­tas a sus riva­les, a com­bi­nar la lucha de las mon­ta­ñas con la resis­ten­cia de las ciu­da­des, a abrir nue­vos fren­tes lle­ga­do el momen­to de expan­dir la gue­rra, o a saber usar cada hom­bre y cada recur­so don­de más nece­sa­rio resultara.

Con esa mis­ma filo­so­fía con­du­jo los des­ti­nos del país, libró con­tien­das inter­na­cio­na­les, se ganó la admi­ra­ción del ter­cer mun­do y de las fuer­zas pro­gre­sis­tas del pla­ne­ta, y enfren­tó las más difí­ci­les cir­cuns­tan­cias como Jefe de Esta­do, des­de una inva­sión mer­ce­na­ria y una cri­sis nuclear, has­ta más de 600 inten­tos de ase­si­na­to, la caí­da del cam­po socia­lis­ta o la desin­te­gra­ción de la Unión Soviética.

Cuan­do los enemi­gos his­tó­ri­cos de la Revo­lu­ción pre­ten­die­ron impe­dir un ges­to tan humano como la Cam­pa­ña de Alfa­be­ti­za­ción, Fidel Cas­tro creó los bata­llo­nes de mili­cias y pei­nó el Escam­bray; cuan­do las com­pa­ñías nor­te­ame­ri­ca­nas se nega­ron a pro­ce­sar el petró­leo sovié­ti­co, nacio­na­li­zó todas las plan­tas refi­na­do­ras exis­ten­tes en el país, y cuan­do años más tar­de agen­tes enemi­gos intro­du­je­ron el den­gue hemo­rrá­gi­co, coman­dó una cru­za­da sani­ta­ria con­tun­den­te y creó las tera­pias pediá­tri­cas, ante­ce­den­te direc­to del sis­te­ma de cui­da­dos inten­si­vos que hoy exis­te en todas las provincias.

Fidel nos ense­ñó a no res­pon­der con paños tibios, con titu­beos o con par­ches, sino con deci­sio­nes pro­por­cio­na­les a la enver­ga­du­ra del momen­to, muchas veces mesu­ra­das, como dic­ta la polí­ti­ca –«Cuba está con­tra el terro­ris­mo y con­tra la gue­rra», le res­pon­dió a Bush (hijo) en aque­lla his­tó­ri­ca pro­cla­ma – , y tam­bién muchas veces radi­ca­les, como la medi­da salo­mó­ni­ca de devol­ver a los secues­tra­do­res de naves aéreas, úni­ca solu­ción fren­te a la cri­sis crea­da en los vue­los entre Cuba y Esta­dos Uni­dos, o como la de per­so­nar­se en las calles de La Haba­na en medio de los suce­sos vio­len­tos del 5 de agos­to de 1994.

Fren­te al dog­ma­tis­mo que se expre­sa­ba en otros paí­ses socia­lis­tas, Fidel creó el Poder Popu­lar, un sis­te­ma de par­ti­ci­pa­ción inno­va­dor que comien­za y ter­mi­na en el pue­blo; fren­te a los inten­tos de vul­ne­rar nues­tro espa­cio radio­eléc­tri­co, levan­tó una «cor­ti­na de ace­ro» que dejó en ridícu­lo la lla­ma­da Radio y Tele­vi­sión Mar­tí, y fren­te a la pro­cla­ma­ción del «fin de la his­to­ria», la pro­li­fe­ra­ción de la men­ti­ra neo­li­be­ral, la bazo­fia ideo­ló­gi­ca, el mal gus­to y la inde­cen­cia glo­ba­li­za­da, nos con­vo­có a for­mar una cul­tu­ra gene­ral inte­gral, que nos sal­va­ría de todos esos peca­dos, qui­zá la deu­da más urgen­te que tene­mos hoy con su memoria.

EL GOLPE MÁS DURO

La ima­gen de aquel gru­po de uni­ver­si­ta­rios, a media­dos de los años 80 del pasa­do siglo, pre­pa­rán­do­se una tor­ti­lla de merien­da en el fon­do de la mis­ma trin­che­ra que cava­ban, a las dos de la madru­ga­da, en la Loma de Quin­te­ro, en San­tia­go de Cuba, pudie­ra pare­cer más un epi­so­dio de rea­lis­mo mági­co que un apor­te con­cre­to a la defen­sa del país, cuan­do toda­vía el cam­po socia­lis­ta y la Unión Sovié­ti­ca pare­cían inamovibles.

En Cuba, sin embar­go, dos per­so­nas –Fidel y Raúl– cono­cían que, ante una hipo­té­ti­ca inter­ven­ción mili­tar a la Isla por par­te del Gobierno de Esta­dos Uni­dos, en ese momen­to bajo la pre­si­den­cia de Ronald Reagan (1981−1989), la Unión Sovié­ti­ca mos­tra­ría su des­acuer­do, pro­tes­ta­ría enér­gi­ca­men­te en la onu, pero no se invo­lu­cra­ría de mane­ra direc­ta en un con­flic­to arma­do a miles de kiló­me­tros de su territorio.

Fidel Cas­tro, que ya para enton­ces esta­ba cura­do de espan­to –había teni­do des­en­cuen­tros con los sovié­ti­cos en el mane­jo polí­ti­co de la Cri­sis de los Misi­les y tam­bién en la con­cep­ción mili­tar de la cam­pa­ña de Ango­la – , apos­tó enton­ces por la doc­tri­na de la Gue­rra de todo el pue­blo, una pro­pues­ta que rom­pía con la estra­te­gia defen­si­va tra­di­cio­nal y asig­na­ba una misión con­cre­ta para los millo­nes de cuba­nos que estu­vie­ran dis­pues­tos a defen­der su Revolución.

No fue lo peor: años más tar­de asis­tió a la desin­te­gra­ción del blo­que socia­lis­ta del Este euro­peo (1989), lo que cali­fi­có como el «des­me­ren­ga­mien­to» de la urss (1991), un gol­pe que pare­ció mor­tal para Cuba, que en menos de 18 meses per­dió el 35 % de su Pro­duc­to Interno Bruto.

Para enton­ces, como mis­mo hoy, el opor­tu­nis­mo y el odio con­tra la Revo­lu­ción se pusie­ron a la orden del día; el Con­gre­so esta­dou­ni­den­se sus­cri­bió la polé­mi­ca Ley Torri­ce­lli (1992), otra vuel­ta de tuer­ca en la esca­la­da del blo­queo –ni la pri­me­ra ni la últi­ma – ; en Mia­mi mucha gen­te hizo las male­tas, e inclu­so un voce­ro rabio­so, de los que siem­pre abun­dan en la Flo­ri­da, Agus­tín Tamar­go, soli­ci­tó tres días de licen­cia para matar en el archipiélago.

Entre­na­do en el arte del con­tra­ta­que, Fidel Cas­tro dese­chó las pro­pues­tas de ren­di­ción lle­ga­das has­ta de algu­nos «ami­gos», y con­fió una vez más en esa capa­ci­dad de resi­lien­cia de los cuba­nos para salir a flo­te has­ta en las cir­cuns­tan­cias más adversas.

De aquel lan­ce salie­ron el for­ta­le­ci­mien­to de la infra­es­truc­tu­ra turís­ti­ca del país, con exten­sio­nes has­ta los cayos vír­ge­nes que cir­cun­dan la isla gran­de, y nue­vos con­cep­tos en la comer­cia­li­za­ción de nues­tro pro­duc­to; el desa­rro­llo de la indus­tria bio­tec­no­ló­gi­ca, orgu­llo para una nación del Sur, pobre y sub­de­sa­rro­lla­da, y la expor­ta­ción de ser­vi­cios, una for­ta­le­za que se afin­ca en el capi­tal humano for­ma­do a lo lar­go de 60 años.

Es, jus­ta­men­te, la mis­ma «resis­ten­cia crea­ti­va» a la que está ape­lan­do el Pri­mer Secre­ta­rio del Par­ti­do y Pre­si­den­te Miguel Díaz-Canel, para sacar ade­lan­te al país, aca­so en una cre­ci­da tan com­ple­ja como aque­lla de octu­bre de 1963, cuan­do Fidel cre­yó que el Ama­zo­nas esta­ba corrien­do por la gar­gan­ta de Oriente.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *