Colom­bia. Sol­da­dos colom­bia­nos en reti­ro refuer­zan la indus­tria mercenaria

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 9 de agos­to de 2021.

La expor­ta­ción de sol­da­dos reti­ra­dos en Colom­bia es hoy un nego­cio prós­pe­ro, faci­li­ta­do por un pro­lon­ga­do con­flic­to arma­do res­pal­da­do por Esta­dos Uni­dos, pocas opor­tu­ni­da­des labo­ra­les y una deman­da extran­je­ra que va en aumen­to, repor­tó el dia­rio New York Times.

Miles de ellos han bus­ca­do emplear­se en el mun­do y, en la últi­ma déca­da, sol­da­dos colom­bia­nos reti­ra­dos se han con­ver­ti­do en par­ti­ci­pan­tes cru­cia­les de una indus­tria de mer­ce­na­rios glo­bal que cre­ce con poca regu­la­ción y en don­de empre­sas y gobier­nos los con­tra­tan para lle­var a cabo sus pedidos.

La mayo­ría son sol­da­dos rasos que a menu­do pro­vie­nen del cam­po y las cla­ses obre­ras, que­dan con pen­sio­nes redu­ci­das, esca­sa edu­ca­ción y con expe­rien­cia limi­ta­da para nave­gar por el mun­do civil, des­ta­ca el dia­rio esta­du­ni­den­se. Unos 10 mil efec­ti­vos se reti­ran de ese con­flic­to civil que ha dura­do 73 años y dio ori­gen al segun­do ejér­ci­to más gran­de de Amé­ri­ca Lati­na, según el Minis­te­rio de Defen­sa de Colombia.

“Al reti­rar­se, gene­ral­men­te cer­ca de los 40 años y tras dos déca­das de ser­vi­cio, muchos han dicho que tie­nen pocas herra­mien­tas para triun­far en la vida civil”.

Los lar­gos años de con­flic­to arma­do en Colom­bia han pro­por­cio­na­do un pro­lí­fi­co cam­po de entre­na­mien­to para los mili­ta­res. Empre­sas de segu­ri­dad pri­va­das en el mun­do con­tra­tan a sol­da­dos entre­na­dos en Esta­dos Uni­dos por su expe­rien­cia con­tra gue­rri­llas y cár­te­les.

Quie­nes con­si­guen una opor­tu­ni­dad en el extran­je­ro, en su mayo­ría hablan inglés y poseen entre­na­mien­to en armas sofis­ti­ca­das, inte­li­gen­cia y ope­ra­cio­nes inter­na­cio­na­les. Los mili­ta­res sobre­ca­li­fi­ca­dos son ten­ta­dos a ejer­cer su ofi­cio como con­tra­tis­tas pri­va­dos, sobre todo en las zonas de con­flic­to en Medio Orien­te, des­de Yemen has­ta Irak, don­de pue­den lle­gar a cobrar has­ta 5 mil dóla­res al mes.

La deten­ción de 18 vete­ra­nos colom­bia­nos en Puer­to Prín­ci­pe por su supues­ta par­ti­ci­pa­ción en el mag­ni­ci­dio del pre­si­den­te hai­tiano, Jove­nel Moï­se, per­pe­tra­do el pasa­do 7 de julio, des­ató un deba­te sobre el tra­to que el gobierno de Colom­bia da a sus soldados.

Alre­de­dor de una vein­te­na de coman­dos reti­ra­dos colom­bia­nos via­ja­ron a Hai­tí este año, des­pués de que un cole­ga les pro­me­tió tra­ba­jos de segu­ri­dad con un sala­rio de 2 mil 700 dóla­res men­sua­les, cifra casi sie­te veces mayor que sus pen­sio­nes, que ascien­den a 400 dóla­res y sir­ve ape­nas para sub­sis­tir en ciu­da­des como Bogo­tá, según el New York Times.

Fami­lia­res de los dete­ni­dos seña­lan que los mili­ta­res colom­bia­nos no serían res­pon­sa­bles del mag­ni­ci­dio y supues­ta­men­te via­ja­ron con un con­tra­to fir­ma­do para pres­tar segu­ri­dad al ame­na­za­do pre­si­den­te de Haití.

A pesar del acuer­do de paz de 2016 fir­ma­do entre el gobierno y la disuel­ta gue­rri­lla de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia, el con­flic­to no da seña­les de ter­mi­nar en el país. “Hoy el ejér­ci­to entre­na y des­plie­ga a una nue­va gene­ra­ción de sol­da­dos que lucha­rán con­tra vie­jas y nue­vas fac­cio­nes”, apun­tó el diario.

De no mejo­rar las opor­tu­ni­da­des en Colom­bia, advier­ten algu­nos vete­ra­nos, esos hom­bres podrían ser cap­ta­dos por una indus­tria glo­bal de mer­ce­na­rios cada vez más voraz que tie­ne el poten­cial de des­en­ca­de­nar más ope­ra­ti­vos de des­es­ta­bi­li­za­ción en todo el mundo.

El com­po­nen­te insig­nia edu­ca­ti­vo del pro­gra­ma de rein­te­gra­ción del ejér­ci­to crea­do por el gobierno con­sis­te en un año de capa­ci­ta­ción téc­ni­ca en indus­trias como la gas­tro­no­mía y la cons­truc­ción, pero des­pués de per­der esas pres­ta­cio­nes mili­ta­res, muchos sol­da­dos deben endeu­dar­se para pagar la vivien­da familiar.

Una ley de vete­ra­nos de 2019, que el pre­si­den­te Iván Duque apo­yó, debía aten­der algu­nos de esos asun­tos y creó un fon­do que otor­ga cré­di­tos a los sol­da­dos que bus­can edu­ca­ción supe­rior, entre otros bene­fi­cios. Pero, nume­ro­sos sol­da­dos en reti­ro decla­ra­ron al Times que nece­si­tan más apo­yo, y pron­to, ya que algu­nos sol­da­dos salen del ejér­ci­to sin saber leer ni escri­bir y otros care­cen de habi­li­da­des bási­cas de compu­tación, por lo que con­ver­tir­se en “fusi­les a suel­do” cons­ti­tu­ye su úni­ca opción.

Foto Xinhua/​Colprensa. Ejer­ci­cios mili­ta­res en Colom­bia por el Día del Ejér­ci­to que se cele­bró el fin de semana.

Fuen­te: www​.jor​na​da​.com​.mx

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *