Los par­ti­da­rios y detrac­to­res de las vacu­nas se mani­fies­tan con­jun­ta­men­te con­tra su obligatoriedad

A los medios espa­ño­les les gus­ta decir que la ola de pro­tes­tas en Euro­pa con­tra la vacu­na­ción obli­ga­to­ria está orga­ni­za­da por “anti­va­cu­nas”. Es una de las muchas mani­pu­la­cio­nes que vie­nen lan­zan­do des­de el minu­to cero de esta pan­de­mia, como las eti­que­tas de “nega­cio­nis­tas”, e inclu­so “ultra­de­re­cha”, que ni siquie­ra saben lo que significa.

Des­de el prin­ci­pio de la pan­de­mia y la impo­si­ción de la ley mar­cial en casi todo el mun­do, las pro­tes­tas han cre­ci­do, has­ta el pun­to de hacer­se masi­vas a medi­da que los gobier­nos se mos­tra­ban más desa­fian­tes hacia las liber­ta­des y dere­chos más bási­cos, esos que en Euro­pa creían que nadie se atre­ve­ría nun­ca a burlar.

En el movi­mien­to con­tra la vacu­na­ción obli­ga­to­ria y el pasa­por­te sani­ta­rio tam­bién par­ti­ci­pan acti­va­men­te los que se han vacu­na­do, e inclu­so los que reco­mien­dan vacu­nar­se, a pesar de los pesa­res. Son muchos los que se ha dado cuen­ta, unos más tar­de y otros más tem­prano, que los esta­dos de emer­gen­cia, las res­tric­cio­nes sani­ta­rias, las vacu­nas y el pasa­por­te sani­ta­rio son meca­nis­mos de con­trol, es decir, de refor­za­mien­to del poder político.

Actual­men­te sólo el 17 por cien­to de los fran­ce­ses se nie­ga a vacu­nar­se con­tra el coro­na­vi­rus, mien­tras que casi la mitad de las per­so­nas expre­san su apo­yo o sim­pa­tía por el movi­mien­to con­tra el pasa­por­te sanitario.

La agen­cia Fran­ce Press ha envia­do a sus repor­te­ros a las movi­li­za­cio­nes con­tra el pasa­por­te sani­ta­rio y se han encon­tra­do a muchos publi­cis­tas de las vacu­nas, en gene­ral, e inclu­so de las vacu­nas con­tra el coro­na­vi­rus, en particular (*).

El ele­men­to común de unos y otros no es la vacu­na sino la obli­ga­to­rie­dad, es decir, el retorno al fas­cis­mo o el refor­za­mien­to de lo que jamás finalizó.

A dife­ren­cia de Espa­ña, en Fran­cia los sin­di­ca­tos ha publi­ca­do comu­ni­ca­dos reco­men­dan­do la vacu­na­ción y opo­nién­do­se a su carác­ter obli­ga­to­rio. Lo mis­mo ha ocu­rri­do con otras orga­ni­za­cio­nes socia­les, que no están acos­tum­bra­das a pre­sio­nes y chan­ta­jes tan des­ca­ra­dos de sus gobiernos.

En Fran­cia el pasa­por­te sani­ta­rio es obli­ga­to­rio des­de el 21 de julio en los loca­les cul­tu­ra­les y de ocio y el lunes de la sema­na que vie­ne se amplia­rá a los cafés, res­tau­ran­tes, tre­nes de lar­ga dis­tan­cia, auto­ca­res y vue­los nacio­na­les, así como a los pacien­tes y visi­tan­tes de los cen­tros sani­ta­rios y resi­den­cias de ancianos.

Des­de que comen­za­ron hace tres sema­nas, las mani­fes­ta­cio­nes con­tra los pasa­por­tes sani­ta­rios son cada vez más nume­ro­sas. El sába­do la poli­cía fran­ce­sa con­ta­bi­li­zó más de 200.000 par­ti­ci­pan­tes y ha adver­ti­do de que pue­den con­ver­tir­se en un nue­vo movi­mien­to, pare­ci­do a los “cha­le­cos ama­ri­llos” y cada vez más radicalizado.

“Soy cama­re­ro, nun­ca qui­se ser poli­cía”, dijo Stépha­ne Grand, de 27 años, mani­fes­tan­te en Mont­pe­llier el sába­do. “Me repug­na que se nos pida que com­pro­be­mos quién está vacu­na­do y quién no, eso hace impo­si­ble mi tra­ba­jo”, añade.

La vacu­na­ción obli­ga­to­ria es uno de los diez pun­tos de aler­ta enu­me­ra­dos el 20 de julio por el Defen­sor de los Dere­chos Huma­nos, que denun­cia “el con­trol de una par­te de la pobla­ción por otra”.

(*) https://​www​.lepoint​.fr/​s​o​c​i​e​t​e​/​d​e​s​-​v​a​c​c​i​n​e​s​-​e​t​-​p​r​o​-​v​a​c​c​i​n​s​-​r​e​j​e​t​t​e​n​t​-​f​a​r​o​u​c​h​e​m​e​n​t​-​l​e​-​p​a​s​s​-​s​a​n​i​t​a​i​r​e​-05 – 08-2021 – 2437901_23.php

Toma­do de mpr21​.info

La entra­da Los par­ti­da­rios y detrac­to­res de las vacu­nas se mani­fies­tan con­jun­ta­men­te con­tra su obli­ga­to­rie­dad se publi­có pri­me­ro en La otra Anda­lu­cía.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *