Espio­na­je, con­tra­es­pio­na­je, con­tra­gue­rri­lla y mani­pu­la­ción social para ins­tau­rar el Rei­no de Cris­to en la Tierra

N.de la R. El Yun­que, a tra­vés de la orga­ni­za­ción “Haz­te Oír” es uno de los prin­ci­pa­les finan­cia­do­res de Vox, jun­to con repre­sen­tan­tes de los gran­des capi­ta­les españoles.

Copias de correos elec­tró­ni­cos con­te­ni­dos en los más de 17.000 archi­vos de la orga­ni­za­ción fas­cis­ta espa­ño­la Haz­te Oír –reve­la­dos por Wiki­Leaks– dan cuen­ta del tes­ti­mo­nio del filó­so­fo y exyun­quis­ta López Luen­gos, en el que des­cri­be el méto­do de espio­na­je-con­tra­es­pio­na­je, ocul­ta­ción y con­trol de El Yun­que. En Espa­ña, la aso­cia­ción secre­ta de ori­gen mexi­cano basa su estruc­tu­ra orgá­ni­ca en célu­las inde­pen­dien­tes; sus miem­bros usan seu­dó­ni­mos y espían a sacer­do­tes, obis­pos y movi­mien­tos, a los cua­les infil­tran; usan los méto­dos del “cho­que de car­ne­ros”, el con­flic­to, la pola­ri­za­ción, la “con­tra­gue­rri­lla” y las ame­na­zas. Su obje­ti­vo: alcan­zar el poder polí­ti­co para “ins­tau­rar el Rei­no de Cris­to en la Tierra.

Los más de 17.000 archi­vos que Wiki­Leaks reve­ló de la fas­cis­ta Haz­te Oír con­tie­nen copias de correos elec­tró­ni­cos rela­cio­na­dos con la aso­cia­ción secre­ta de ori­gen mexi­cano El Yun­que. Entre éstos des­ta­ca un correo escri­to por el filó­so­fo y exyun­quis­ta Fer­nan­do López Luen­gos, diri­gi­do, entre otros, al reac­cio­na­rio Igna­cio Arsua­ga, pre­si­den­te de la orga­ni­za­ción espa­ño­la, don­de da cuen­ta del actuar de los yun­quis­tas para alcan­zar el poder polí­ti­co y con éste “ins­tau­rar el Rei­no de Cris­to en la tierra”.

En éste se adjun­ta un archi­vo pdf con su tes­ti­mo­nio, que pos­te­rior­men­te fue ava­la­do por el Minis­te­rio Fis­cal en el pro­ce­di­mien­to ordi­na­rio 2852012 inter­pues­to en el Juz­ga­do de Pri­me­ra Ins­tan­cia núme­ro 45 de Madrid, y por el cual se soli­ci­ta­ba a la jus­ti­cia espa­ño­la que Haz­te Oír fue­ra disuel­ta por­que for­ma­ba par­te de El Yun­que. En éste, López Luen­gos des­cri­bía el méto­do de espio­na­je y con­tra­es­pio­na­je, ocul­ta­ción y con­trol que emplea El Yun­que en España.

La aso­cia­ción secre­ta de ori­gen mexi­cano, ase­gu­ra­ba el filó­so­fo y exin­te­gran­te de la mis­ma, basa su estruc­tu­ra orgá­ni­ca en célu­las inde­pen­dien­tes simi­la­res a las de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia con­ven­cio­na­les: “cada célu­la des­co­no­ce la exis­ten­cia y com­po­si­ción de otras célu­las. Sus miem­bros tie­nen prohi­bi­do salu­dar­se en públi­co y actúan como si no se cono­cie­sen (sal­vo que hubie­ra entre ellos algu­na rela­ción natu­ral ante­rior). En sus reunio­nes deben guar­dar seve­ras medi­das de segu­ri­dad: tie­nen que apar­car su vehícu­lo a dos man­za­nas del lugar, sólo pue­den entrar en gru­pos de dos o tres per­so­nas, deben qui­tar las bate­rías a sus [telé­fo­nos] móvi­les, deben ins­pec­cio­nar las ven­ta­nas del recin­to y exa­mi­nar posi­bles cáma­ras ocul­tas, etcétera”.

Todos los inte­gran­tes del Yun­que actúan bajo seu­dó­ni­mos y, por jura­men­to, están obli­ga­dos a guar­dar el más rigu­ro­so secre­to sobre la orga­ni­za­ción, sobre sus estra­te­gias y sus miem­bros. “Para ello, des­de sus ini­cios tra­ba­jan en pre-orga­ni­za­cio­nes secre­tas –que no son pro­pia­men­te El Yun­que aun­que están diri­gi­das por el mis­mo – , son entre­na­dos en téc­ni­cas de enga­ño uti­li­zan­do men­ti­ras pla­ni­fi­ca­das y sis­te­má­ti­cas, que inclu­yen la ocul­ta­ción de toda infor­ma­ción a los pro­pios padres, inclu­so en el caso de ado­les­cen­tes meno­res de edad”.

El tes­ti­mo­nio del filó­so­fo y exyun­quis­ta habla del uso sis­te­má­ti­co de un “sis­te­ma de inte­li­gen­cia inte­rior”, que ope­ra a tra­vés de dos áreas esta­ble­ci­das a las que El Yun­que deno­mi­na secre­ta­rías de Infor­ma­ción y de Higie­ne. Éstas se encar­gan del con­trol infor­ma­ti­vo, pues entre otras cosas blo­quean cual­quier infor­ma­ción no auto­ri­za­da entre los miem­bros depen­dien­do de su ran­go (“los miem­bros infe­rio­res igno­ran muchos datos esen­cia­les y obe­de­cen cie­ga­men­te”), ade­más de detec­tar a dela­to­res. Los inte­gran­tes tie­nen prohi­bi­do inves­ti­gar al Yun­que y deben con­for­mar­se con los datos que les sean reve­la­dos para desem­pe­ñar las misio­nes que les encomiendan.

En for­ma par­ti­cu­lar, la Secre­ta­ría de Higie­ne es la que esta­ble­ce las nor­mas de segu­ri­dad gene­ra­les y orde­na quién es el encar­ga­do de este tema en cada reu­nión del gru­po, así como de gene­rar las ins­truc­cio­nes espe­cí­fi­cas que deben cum­plir los miembros.

Por su par­te, la Secre­ta­ría de Infor­ma­ción ope­ra en dos fren­tes: el externo y el interno. En el pri­me­ro se inclu­ye la “reco­gi­da sis­te­má­ti­ca de infor­ma­ción de gen­te aje­na a la orga­ni­za­ción. Para ello, des­de los pri­me­ros años de per­te­nen­cia a la orga­ni­za­ción se acos­tum­bran a hacer sema­nal­men­te infor­mes sobre cual­quier per­so­na o enti­dad que pue­da ser de algún modo útil a la orga­ni­za­ción. Estos infor­mes son reco­gi­dos y cla­si­fi­ca­dos en un cen­tro de con­trol (Secre­ta­ría de Infor­ma­ción). […] Este sis­te­ma de espio­na­je, fiel a su cri­te­rio de pri­mor­dia­li­dad sobre cual­quier reali­dad fami­liar o social, ha inclui­do en algu­nos casos [de meno­res de edad coop­ta­dos] la rea­li­za­ción de infor­mes sobre los pro­pios padres. E igual­men­te afec­ta a todo tipo de reali­dad ecle­sial: sacer­do­tes, obis­pos o res­pon­sa­bles de movi­mien­tos son espia­dos. Y sus movi­mien­tos, cuan­do son de algún inte­rés para la orga­ni­za­ción, son regis­tra­dos en infor­mes que se envían pun­tual­men­te. En algu­nos casos se hace un segui­mien­to exhaustivo”.

Auna­do a ello, miem­bros del gru­po polí­ti­co Yun­que se infil­tran en órga­nos direc­ti­vos de aso­cia­cio­nes y orga­ni­za­cio­nes “que luchan por la vida, por la fami­lia o por la liber­tad de edu­ca­ción”, movi­mien­tos ecle­sia­les, en dis­tin­tos medios de comu­ni­ca­ción y en gru­pos polí­ti­cos, y “lo han inten­ta­do en diver­sos movi­mien­tos y en pla­ta­for­mas diri­gi­das por lai­cos cris­tia­nos, para des­de ahí influir en la socie­dad”. A tra­vés del secre­tis­mo tam­bién se infil­tran entre gen­te de la Iglesia.

“Duran­te años, los miem­bros del Yun­que en Espa­ña han tra­ba­ja­do uti­li­zan­do la ener­gía de la gen­te que tra­ba­ja­ba con ellos sin que éstos supie­ran su per­te­nen­cia a la orga­ni­za­ción ‘reser­va­da’ e igno­ran­do sus segun­das inten­cio­nes”, seña­la­ba el exyun­quis­ta y reco­no­ci­do ultraconservador.

Del tes­ti­mo­nio de López Luen­gos se des­pren­de que en el ámbi­to interno tam­bién se dan labo­res de espio­na­je y de con­tra­es­pio­na­je, al usar a “miem­bros fie­les que fin­gen des­con­ten­to para ganar­se la con­fian­za de los des­en­can­ta­dos o de los posi­bles deser­to­res para neu­tra­li­zar su influ­jo o sus pla­nes. Es un deli­ca­do sis­te­ma de espio­na­je y con­tra­es­pio­na­je inte­rior que afec­ta tam­bién a per­so­nas exter­nas de las que se sos­pe­cha pue­den lle­var a cabo accio­nes con­tra el secre­to de la organización”.

Res­pec­to del espio­na­je, apun­ta que “han enga­ña­do duran­te años a per­so­nas cuya con­fian­za con­quis­ta­ron, para obte­ner infor­ma­ción pri­vi­le­gia­da para los fines de su orga­ni­za­ción (para lograr el con­trol y poder y para pro­mo­cio­nar a la pro­pia organización)”.

El tes­ti­mo­nio de López Luen­gos, que se basa no sólo en su expe­rien­cia sino en las de otras 30 per­so­nas que fue­ron coop­ta­das por El Yun­que o tuvie­ron rela­ción con sus miem­bros, apun­ta­ba que cuan­do que­da al des­cu­bier­to un inte­gran­te o una acti­vi­dad de la orga­ni­za­ción, “uti­li­zan tam­bién los medios de ‘con­tra­gue­rri­lla’ con­ven­cio­na­les, que inclu­yen el des­cré­di­to del dela­tor y tam­bién las amenazas”.

Agre­ga­ba que “cuan­do algu­nas per­so­nas que les des­cu­brie­ron han que­ri­do adver­tir a otros para que no sufrie­ran la mis­ma decep­ción y para evi­tar que fue­ran mani­pu­la­dos y uti­li­za­dos, los miem­bros del Yun­que, lejos de acep­tar este hecho, han actua­do enér­gi­ca­men­te para man­te­ner el secre­to que­bran­tan­do vio­len­ta­men­te la cari­dad cris­tia­na: han difa­ma­do cruel­men­te a los que los des­cu­brie­ron, han pro­vo­ca­do a veces por acción y otras veces por omi­sión, su lin­cha­mien­to tra­tán­do­les de enemi­gos del movi­mien­to obje­tor o de la cau­sa pro­vi­da y difa­mán­do­les públi­ca­men­te e inclu­so en medios de comu­ni­ca­ción. Tam­bién han recu­rri­do a ame­na­zas lega­les cuan­do han temi­do que alguien publi­ca­ra sus accio­nes en internet”.

En con­tex­tos que con­si­de­ran adver­sos o en los cua­les pue­de que­dar al des­cu­bier­to su actuar, los yun­quis­tas y filo-yun­ques “habi­tual­men­te apli­can como méto­do el ‘cho­que de car­ne­ro’, el con­flic­to y la pola­ri­za­ción”. En estos esce­na­rios, apun­ta­ba que los cris­tia­nos de diver­sos movi­mien­tos y reali­da­des ecle­sia­les “inge­nua­men­te no acier­tan a creer que un cris­tiano com­pro­me­ti­do sea capaz de uti­li­zar la con­fian­za y amis­tad para espiar, infil­trar­se e inten­tar domi­nar cual­quier reali­dad social y religiosa”.

Por todo ello, el filó­so­fo López Luen­gos con­si­de­ra­ba que “el error –gra­ve error– [de El Yun­que] radi­ca en pre­ten­der hacer una lec­tu­ra del Evan­ge­lio des­de los pre­su­pues­tos de un gru­po polí­ti­co que actúa en secre­to bus­can­do una efi­ca­cia ele­va­da por medio de sus estra­te­gias de con­trol de poder y de ocul­ta­ción, has­ta el pun­to de adop­tar de mane­ra sis­te­má­ti­ca el méto­do del tra­di­cio­nal ser­vi­cio de inte­li­gen­cia tan deter­mi­nan­te duran­te los años de la Gue­rra Fría”.

—https://​con​tra​li​nea​.com​.mx/​e​l​-​y​u​n​q​u​e​-​s​u​s​-​m​e​t​o​d​o​s​-​d​e​-​e​s​p​i​o​n​a​j​e​-​c​o​n​t​r​a​e​s​p​i​o​n​a​j​e​-​c​o​n​t​r​a​g​u​e​r​r​i​l​l​a​-​y​-​m​a​n​i​p​u​l​a​c​i​o​n​-​s​o​c​i​al/

La entra­da Espio­na­je, con­tra­es­pio­na­je, con­tra­gue­rri­lla y mani­pu­la­ción social para ins­tau­rar el Rei­no de Cris­to en la Tie­rra se publi­có pri­me­ro en La otra Anda­lu­cía.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *