Argen­ti­na. A pro­pó­si­to de can­di­da­tos y candidaturas

En estas épo­cas pre elec­to­ra­les y de fer­vor cívi­co, siem­pre apa­re­cen las bue­nas per­so­nas, pero tam­bién los sal­tim­ban­quis, aven­tu­re­ros, las figu­ras mediá­ti­cas, las estre­lli­tas tele­vi­si­vas, comu­ni­ca­do­res varios, y toda una fau­na vario­pin­ta que aspi­ra a sedu­cir el cora­zón del elec­to­ra­do o hacer algún buen negocio.

Sepa que el CANDIDATO/​A, es aque­lla per­so­na que tie­ne la aspi­ra­ción de cubrir una vacan­te, en el cora­zón de una dama, en un empleo o en algún car­go elec­ti­vo, entre otros supues­tos.
La pala­bra “can­di­da­tus” vie­ne del latín, y sig­ni­fi­ca “ves­ti­do de blan­co”, de “can­di­dus”, “sin mali­cia, puro, sin­ce­ro”. Con esta voz se desig­na­ba en Roma a los aspi­ran­tes a car­gos públi­cos, quie­nes debían usar una túni­ca blan­ca, lla­ma­da “can­di­da”, al pare­cer para des­ta­car la pure­za, pro­bi­dad y hon­ra­dez que cabría espe­rar de los hom­bres de gobierno. Su raíz pro­vie­ne de “can­de­re” que sig­ni­fi­ca: bri­llan­te, bri­llo, des­te­llo. Para osten­tar dicho carác­ter debía cum­plir con una serie de requi­si­tos, cua­li­da­des o méri­tos que lo hagan mere­ce­dor al mis­mo.
Se lo pue­de com­pa­rar con el can­di­da­to a la mano de una niña, que anta­ño, si pre­ten­día obte­ner sus afec­tos y for­ma­li­zar una rela­ción, tenía que hacer una tarea pre­pa­ra­to­ria (cam­pa­ña) y tener con­di­cio­nes acor­des a ese fin.

Pre­sen­tán­do­se de la mejor mane­ra a la con­si­de­ra­ción del entorno fami­liar (espe­cie de cuer­po elec­to­ral), quie­nes eran los encar­ga­dos de con­sa­grar o no al mis­mo. Debien­do exhi­bir; ido­nei­dad, serie­dad en la pro­pues­ta, ante­ce­den­tes pro­fe­sio­na­les y/​o labo­ra­les con ingre­sos sufi­cien­tes para sos­tén de la pare­ja, agre­gán­do­se; his­to­ria fami­liar, reli­gión, ideas polí­ti­cas, bue­na ima­gen (sin fho­toshop), ausen­cia de vicios, etc.

Para mere­cer a la ele­gi­da, se nece­si­ta­ba ser hono­ra­ble y bue­na per­so­na, lo cual era debi­da­men­te eva­lua­do por el elec­to­ra­do fami­liar; y si se cubría las expec­ta­ti­vas, se le otor­ga­ba el per­mi­so para el ingre­so al seno de la mis­ma.
Pre­vio al vere­dic­to, se hacían lar­gas cam­pa­ñas de bue­na letra, tra­to correc­to, habi­li­da­des varias, aten­cio­nes y seduc­cio­nes al res­to del clan, lo cual era escru­di­ña­do por dicho gru­po, en el que todos emi­tían su voto.
Has­ta algu­nos años atrás, el can­di­da­to polí­ti­co debía some­ter­se a ritua­les o reglas más o menos simi­la­res, aun­que últi­ma­men­te el sis­te­ma se ha hecho añi­cos, tan­to en lo amo­ro­so como en lo político.

His­tó­ri­ca­men­te para ser can­di­da­to se debía acre­di­tar tra­yec­to­ria, com­pro­mi­so y mili­tan­cia públi­ca reco­no­ci­da en algún sec­tor social. Aho­ra sólo bas­ta con hacer cam­pa­ña, en la acep­ción mili­tar del tér­mino (incur­sión), duran­te un cor­to tiem­po, con un buen equi­po de pro­pa­gan­da, mucha pla­ta y con­tar con la ben­di­ción, por lo gene­ral, de sec­to­res de nego­cios públi­cos o pri­va­dos.
Tal ha sido la varia­ción que hoy se han con­ver­ti­do en imá­ge­nes o abs­trac­cio­nes, sin his­to­rias o tra­yec­to­rias. Sólo un nom­bre o una foto, repro­du­ci­da has­ta el har­taz­go por medios de comu­ni­ca­ción, pre­vio pago de sumas sucu­len­tas.
Gene­ral­men­te no se le cono­cen pro­yec­tos, posi­cio­nes polí­ti­cas, prin­ci­pios ni per­te­nen­cias, con ello no afir­mo que no los ten­gan, por lo menos no son mayo­ri­ta­ria­men­te cono­ci­das por par­te del elec­to­ra­do.
La mili­tan­cia de años y el obje­ti­vo de mejo­rar las con­di­cio­nes de vida de la gen­te, han sido sus­ti­tui­dos por el coti­llón y el mar­ke­ting, lo que per­mi­tió las can­di­da­tu­ras: de figu­ras del espec­tácu­lo, del depor­te o del perio­dis­mo entre otras, cuya máxi­ma vir­tud es una expo­si­ción reite­ra­da en los medios masi­vos de prensa.

Puras imá­ge­nes, fra­ses, con­sig­nas o expre­sio­nes de deseos vacías de con­te­ni­do y sin com­pro­mi­so alguno, con los que dicen que van a repre­sen­tar. Y así asis­ti­mos a una com­par­sa de Men­ga­nos y Fula­nos y no mucho más.
La mer­ca­do­tec­nia elec­to­ral, para posi­cio­nar­los elec­to­ral­men­te, los ven­de cual si fue­ran hela­de­ras y muchos ter­mi­nan hacien­do honor al pro­duc­to, ya que tie­nen pocas luces, son fríos y no calien­tan a nadie.
Pese a exis­tir excep­cio­nes y de las bue­nas, a muchos le com­pren­den las gene­ra­les de la ley. Es más, he pre­gun­ta­do
a algu­nos, antes del cie­rre de lis­tas, can­di­da­tos de qué par­ti­do o sec­tor eran y no me han sabi­do res­pon­der.
El requi­si­to cons­ti­tu­cio­nal y fun­da­men­tal de la ido­nei­dad para el car­go, que­da para otro momen­to.
Pién­se­lo y a quién le que­pa la “can­di­da”, que se la ponga.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *