Perú. Héc­tor Béjar, bio­gra­fía de un Can­ci­ller que es un lujo para un con­ti­nen­te don­de muchos de sus cole­gas son sim­ples felo­nes del Imperio

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 de agos­to de 2021.

Héc­tor Béjar nació el 2 de sep­tiem­bre de 1935 en el dis­tri­to Ricar­do Pal­ma, pro­vin­cia Hua­ro­chi­rí, depar­ta­men­to de Lima, Perú. Su padre, Mariano Béjar Pache­co, era un músi­co y miem­bro del Par­ti­do Apris­ta que no esta­ba de acuer­do con la direc­ción de este par­ti­do. Su madre, Zoi­la Rive­ra Rodrí­guez, era maes­tra. Estu­dió Dere­cho en la Uni­ver­si­dad Nacio­nal Mayor de San Mar­cos (UNMSM), pero nun­ca fue diri­gen­te estu­dian­til sino secre­ta­rio de pren­sa del Cen­tro Fede­ra­do de Letras.

Des­de los 16 años tra­ba­jó como narra­dor de noti­cias y pre­sen­ta­dor de artis­tas nacio­na­les e inter­na­cio­na­les en la Radio Cen­tral de Lima. Con este tra­ba­jo de 4 horas por día, logró finan­ciar los cos­tos de vida. Tra­ba­jó has­ta 1960 en esta emisora.

En 1951, con 15 años de edad, empe­zó a estu­diar en la UNMSM. Obtu­vo los gra­dos de licen­cia­do en Dere­cho y Cien­cias Polí­ti­cas, Abo­ga­do (1999), magís­ter en Ges­tión de Pro­yec­tos Socia­les (2002) y doc­tor en Socio­lo­gía (2006).

En el año 1953 entró en la Par­ti­do Comu­nis­ta Peruano (PCP), toda­vía una orga­ni­za­ción clan­des­ti­na. Fue secre­ta­rio de pren­sa y miem­bro de su Comi­té Pro­vi­sio­nal Cen­tral des­de 1954 has­ta 1959. En 1956 fun­dó Uni­dad, el perió­di­co del PCP. Su seu­dó­ni­mo en el par­ti­do fue Alay­za. En 1956 fue dete­ni­do, por pri­me­ra vez, por orga­ni­zar una rome­ría a Mariá­te­gui. Su segun­da deten­ción fue en mayo de 1958 en el mar­co de las movi­li­za­cio­nes orga­ni­za­das por la izquier­da para dar­le la “bien­ve­ni­da” a la visi­ta del vice­pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos Richard Nixon. La res­pues­ta del Esta­do Peruano fue la deten­ción de dece­nas de per­so­nas, entre ellas Béjar.

En 1959 fue expul­sa­do del PCP, jun­to con Juan Pablo Chang (ase­si­na­do jun­to con Ernes­to Che Gue­va­ra en octu­bre de 1967). En el trans­cur­so de su mili­tan­cia Béjar y Chang tuvie­ron fuer­tes crí­ti­cas a la direc­ción y el cur­so polí­ti­co del par­ti­do. Jun­to con Chang, Gui­ller­mo Mer­ca­do León y Luis Zapa­ta Bode­ro (los dos últi­mos murie­ron en la gue­rri­lla “Javier Heraud” del Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal (ELN) en diciem­bre de 1965), entre otros, for­mó, des­pués de su expul­sión, en 1959, el Comi­té Leni­nis­ta del Depar­ta­men­to de Lima. Este Comi­té tenía como obje­ti­vo fun­dar un par­ti­do comu­nis­ta, debi­do a que no con­si­de­ra­ba el PCP como un autén­ti­co par­ti­do comu­nis­ta. En el perio­do que for­mó par­te del men­cio­na­do Comi­té, has­ta 1961, su órgano de difu­sión se lla­ma­ba Perú Popu­lar.

En 1961 via­jó a Cuba para entre­nar­se polí­ti­ca y mili­tar­men­te con el obje­ti­vo de desa­rro­llar la gue­rra de gue­rri­llas en el Perú. En sep­tiem­bre de 1962, en Cuba, se fun­dó el ELN. Béjar fue uno de sus líde­res. La orga­ni­za­ción sur­gió del deseo de los jóve­nes perua­nos de seguir el ejem­plo de la Revo­lu­ción Cuba­na y fue diri­gi­da a tra­vés de un lide­raz­go colectivo.

La base del ELN esta­ba for­ma­da por un gru­po de sie­te perua­nos que habían via­ja­do a Cuba a fines de 1961. Uno de ellos fue Héc­tor Béjar. Aun­que era un gru­po polí­ti­ca­men­te hete­ro­gé­neo, algu­nos de ellos eran exmiem­bros del par­ti­do comu­nis­ta. Pos­te­rior­men­te, el gru­po de sie­te estu­vo acom­pa­ña­do por otros exmiem­bros del par­ti­do comu­nis­ta de orien­ta­ción mos­co­vi­ta, revo­lu­cio­na­rios inde­pen­dien­tes y un gru­po de alre­de­dor de cua­ren­ta estu­dian­tes perua­nos que habían reci­bi­do becas para estu­diar en Cuba, pero impre­sio­na­dos por la Revo­lu­ción Cuba­na que­rían orga­ni­zar la lucha gue­rri­lle­ra en el Perú.

El ELN ha pasa­do por tres fases. Béjar ha par­ti­ci­pa­do acti­va­men­te en las dos pri­me­ras. La pri­me­ra comen­zó des­de su fun­da­ción has­ta la pri­me­ra derro­ta del ELN en mayo de 1963 en la ciu­dad perua­na de Puer­to Mal­do­na­do con la muer­te del poe­ta Javier Heraud. La segun­da fase del ELN se ini­ció con un pro­ce­so de rees­truc­tu­ra­ción y una eva­lua­ción de la pri­me­ra expe­rien­cia gue­rri­lle­ra. En esta fase, en sep­tiem­bre de 1965, el ELN creó el fren­te gue­rri­lle­ro “Javier Heraud” en el depar­ta­men­to de Aya­cu­cho, pro­vin­cia La Mar. Este perío­do cie­rra en diciem­bre de 1965 con la derro­ta del ELN y la muer­te de casi todos sus mili­tan­tes. Hubo solo dos sobre­vi­vien­tes, uno de ellos Héc­tor Béjar. Enfer­mo de la uta y con la gue­rri­lla diez­ma­da, regre­só a Lima el 27 de febre­ro de 1966 y al siguien­te día es dete­ni­do en la casa del eco­no­mis­ta y docen­te uni­ver­si­ta­rio Vir­gi­lio Roel.

En la gue­rri­lla su seu­dó­ni­mo fue Calix­to. No coman­dó el ELN, sin embar­go, el diri­gía la gue­rri­lla, pero el ELN no usa­ba gra­dos, aun­que había una dis­ci­pli­na mili­tar. Tenía la mayor tra­yec­to­ria polí­ti­ca de todos aque­llos que for­ma­ron par­te del gru­po gue­rri­lle­ro en el depar­ta­men­to de Ayacucho.

No fue sen­ten­cia­do por­que no había evi­den­cias de su par­ti­ci­pa­ción en la gue­rri­lla. Los cam­pe­si­nos de la Hacien­da Cha­pi, uno de las hacien­das ata­ca­dos por la gue­rri­lla (25 de sep­tiem­bre de 1965) que cau­só la muer­te de sus dos pro­pie­ta­rios, no lo reco­no­cie­ron como uno de los gue­rri­lle­ros. Estu­vo en la cár­cel sin sen­ten­cia. El Esta­do peruano pidió 17 años de prisión.

Su pri­mer libro, Perú 1965: Apun­tes sobre una expe­rien­cia gue­rri­lle­ra, que ganó el Pre­mio Lati­no­ame­ri­cano de Ensa­yo de Casas de Amé­ri­cas en 1969, fue el resul­ta­do de una amplia­ción de un infor­me que ela­bo­ró sobre la gue­rri­lla en 1965 para el ELN. Este tex­to se lla­mó Infor­me 1965 y fue publi­ca­do en mimeó­gra­fo por la orga­ni­za­ción. Se amplió el infor­me ini­cial por­que Desirée Lie­ven, una diri­gen­te fran­co-ruso de un comi­té de apo­yo a los pre­sos polí­ti­cos en el Perú en Fran­cia, pro­pu­so publi­car el aná­li­sis y las expe­rien­cias de Béjar por la reco­no­ci­da edi­to­rial Mas­pe­ro. Sin embar­go, Hil­de­bran­do Pérez Gran­de, miem­bro del ELN, le pro­pu­so con­cur­sar para el pre­mio del mejor ensa­yo de la Casa de las Américas.

Ade­más de este libro, des­pués de su deten­ción, logró publi­car diver­sos tra­ba­jos en rela­ción a la gue­rri­lla. En 1967, el mis­mo ELN publi­có Revo­lu­ción: pre­sen­te y futu­ro. Este tra­ba­jo es una sín­te­sis expli­ca­ti­va de los ante­ce­den­tes obje­ti­vos y prin­ci­pa­les expe­rien­cias del movi­mien­to gue­rri­lle­ro de 1965, y par­ti­cu­lar­men­te del ELN. Un año des­pués, la revis­ta chi­le­na Pun­to Final publi­có “La lec­ción de los erro­res” y en 1969 apa­re­ció en la revis­ta OCLAE de Cuba, “Ernes­to Gue­va­ra y la revo­lu­ción lati­no­ame­ri­ca­na” y “Dos gue­rri­lle­ros con­ti­nen­ta­les”, un artícu­lo sobre Che Gue­va­ra y Juan Pablo Chang.

El 24 de diciem­bre de 1970, Béjar y otros pre­sos polí­ti­cos por los suce­sos gue­rri­lle­ros en 1965 y de años ante­rio­res fue­ron amnis­tia­dos. Su libe­ra­ción no fue con­di­cio­na­da. Sin embar­go, con­ver­sa­cio­nes con los mili­ta­res repre­sen­tan­tes del Gobierno de Juan Velas­co Alva­ra­do (1968−1975), pro­duc­to de un gol­pe mili­tar con­tra el pre­si­den­te Fer­nan­do Beláun­de el día 3 de octu­bre de 1968, Jor­ge Fer­nán­dez Mal­do­na­do y Leó­ni­das Rodrí­guez Figue­roa, y el civil Car­los Del­ga­do Oli­ve­ra, secre­ta­rio del pre­si­den­te Velas­co, como tam­bién con el mis­mo pre­si­den­te Velas­co, lle­va­ron a Béjar a tra­ba­jar en el “gru­po ini­cial” del Sis­te­ma Nacio­nal de Apo­yo a la Movi­li­za­ción Social (SINAMOS).

El obje­ti­vo de SINAMOS fue tra­ba­jar para la trans­fe­ren­cia del poder por­que los mili­ta­res pen­sa­ron irse. Enton­ces, en caso de que ellos salie­ran no entre­ga­rían el poder a los par­ti­dos sino orga­ni­za­rían una espe­cie de gobierno popu­lar con la repre­sen­ta­ción de tra­ba­ja­do­res y cam­pe­si­nos. La misión de SINAMOS era espe­cial­men­te orga­ni­zar los cam­pe­si­nos que reci­bie­ron tie­rras por la Refor­ma Agra­ria (1969) y los tra­ba­ja­do­res de las comu­ni­da­des indus­tria­les, que jun­tos con el empre­sa­ria­do diri­gían sus empresas.

Esta­ba encar­ga­do de la Direc­ción Gene­ral de las Orga­ni­za­cio­nes Juve­ni­les. Esta direc­ción orga­ni­za­ba volun­ta­rios juve­ni­les que ayu­da­ron a la orga­ni­za­ción de las ligas agra­rias, pero tam­bién tenían tareas de tipo téc­ni­co. Ade­más, la Direc­ción desa­rro­lló acti­vi­da­des de divul­ga­ción res­pec­to a la Revo­lu­ción entre los jóve­nes. Tra­ba­jó en SINAMOS, de 1971 a 1975, has­ta la caí­da de Velas­co, el día 29 de agos­to de 1975.

Lue­go de su tra­ba­jo en SINAMOS, labo­ró, por algu­nos meses como sub­di­rec­tor del perió­di­co El Comer­cio, expro­pia­do por el Gobierno Mili­tar de Velas­co. Fue invi­ta­do por su direc­tor Helan Jawors­ki. Cuan­do la corre­la­ción de fuer­zas en el Gobierno esta­ba defi­ni­ti­va­men­te en con­tra del pro­ce­so ini­cia­do por Velas­co, Béjar fue des­pe­di­do en mayo de 1976. Dado que el nue­vo gobierno mili­tar lide­ra­do por Fran­cis­co Mora­les Ber­mú­dez pen­sa­ba que vol­ve­ría a orga­ni­zar la gue­rri­lla, fue per­se­gui­do por un año y esta­ba con orden de captura.

En diciem­bre de 1976 se publi­có su segun­do libro titu­la­do La revo­lu­ción en la tram­pa. Este tra­ba­jo tra­ta los pro­ce­sos polí­ti­cos en el perio­do 1968 – 1975.

En 1977 se fun­dó, bajo el lide­raz­go de Jawors­ki, el Cen­tro de Estu­dios para el Desa­rro­llo y la Par­ti­ci­pa­ción (CEDEP). La misión de CEDEP era man­te­ner la rela­ción con los cam­pe­si­nos bene­fi­cia­rios de la refor­ma agra­ria y ofre­cer asis­ten­cia téc­ni­ca a las comu­ni­da­des cam­pe­si­nas. Béjar se incor­po­ró y tenía como tarea con­ti­nuar desa­rro­llan­do los con­tac­tos con las ligas agra­rias y con las fede­ra­cio­nes cam­pe­si­nas. En el perio­do 1989 – 2000 fue direc­tor de CEDEP.

Apar­te de desa­rro­llar un tra­ba­jo con las comu­ni­da­des, CEDEP tam­bién publi­có una revis­ta de cien­cias socia­les que se lla­mó Socia­lis­mo y Par­ti­ci­pa­ción. Béjar fue su direc­tor en el perio­do 2000 – 2009.

Apo­yan­do a la Aso­cia­ción Nacio­nal de Cen­tros del Perú, par­ti­ci­pó en la orga­ni­za­ción de 13 Con­fe­ren­cias Nacio­na­les sobre el Desa­rro­llo Social (CONADES), que reu­nie­ron duran­te el perío­do 1995 – 2007 a las orga­ni­za­cio­nes perua­nas que tra­ba­ja­ban por el desa­rro­llo. Estu­vo a car­go de pro­po­ner los tex­tos de los Infor­mes Cen­tra­les que pro­pu­sie­ron polí­ti­cas socia­les para supe­rar el esta­do de pobre­za de gran par­te de la pobla­ción. Todo ese tra­ba­jo influ­yó en el Acuer­do Nacio­nal (2002) fir­ma­do por el ex pre­si­den­te Ale­jan­dro Tole­do, que incor­po­ró un con­jun­to de rei­vin­di­ca­cio­nes socia­les como polí­ti­cas públicas.

A par­tir de 1994, des­pués de la apro­ba­ción de la cons­ti­tu­ción de 1993, se incor­po­ró a la opo­si­ción con­tra la dic­ta­du­ra neo­li­be­ral de Fuji­mo­ri, a tra­vés del Comi­té Cívi­co que lide­ra­ba Gus­ta­vo Moh­me Llo­na, direc­tor del perió­di­co La Repú­bli­ca, y par­ti­ci­pó en la orga­ni­za­ción de DEMOS, Movi­mien­to por la Demo­cra­cia y Socie­dad, que coor­di­nó y cen­tra­li­zó ese movi­mien­to anti­dic­ta­to­rial. Toda esa acti­vi­dad que movi­li­zó a miles de per­so­nas, cul­mi­nó en la fuga de Fuji­mo­ri y el retorno a la democracia.

Tra­ba­jó has­ta el 2009 en el CEDEP. Fue en este perio­do que publi­có su ter­cer libro, Polí­ti­ca Social, Jus­ti­cia Social (2001). Salió de CEDEP por­que, por un lado, ya no había más finan­cia­mien­to para el tipo de pro­yec­tos que Béjar pro­po­nía y, por otro lado, empe­zó a tra­ba­jar como cate­drá­ti­co. Socia­lis­mo y Par­ti­ci­pa­ción no con­ti­nuó por fal­ta de finan­cia­mien­to. El últi­mo núme­ro (107) fue de octu­bre del 2009.

Des­pués de la caí­da del dic­ta­dor Fuji­mo­ri en el 2000, regre­só a la polí­ti­ca de la izquier­da orga­ni­za­da. Por un tiem­po, fue coor­di­na­dor de un fren­te que tenía como obje­ti­vo de unir la izquier­da. Lue­go, algu­nas de estas orga­ni­za­cio­nes crea­ron el Fren­te Amplio que par­ti­ci­pó en las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias del 2016. Estas elec­cio­nes mar­ca­ron el retorno de la izquier­da de for­ma orga­ni­za­da, des­pués de más de 20 años de ausen­cia, en el con­gre­so peruano.

En el perio­do 2009 – 2020 Béjar se ha dedi­ca­do prin­ci­pal­men­te a la docen­cia y a escri­bir libros de carác­ter aca­dé­mi­co como Mitos y metas del mile­nio. La pobre­za según los sofis­tas (2010), Mito y Uto­pía. Rela­to alter­na­ti­vo del ori­gen repu­bli­cano del Perú (2012), Retorno a la gue­rri­lla (2016) y Vie­ja cró­ni­ca y mal gobierno. His­to­ria del Perú para des­con­ten­tos (2019). Des­de el 2005, es Miem­bro Hono­ra­rio del Cole­gio de Soció­lo­gos del Perú.

Héc­tor Béjar sigue sien­do comu­nis­ta. Apar­te de su dedi­ca­ción a la docen­cia y a la inves­ti­ga­ción aca­dé­mi­ca, es ana­lis­ta polí­ti­co, rea­li­za con­fe­ren­cias sobre temas polí­ti­cos del Perú y de Amé­ri­ca Lati­na, escri­be artícu­los y hace pre­sen­ta­cio­nes en even­tos rela­cio­na­dos a la gue­rri­lla de la déca­da de sesen­ta y al Gobierno de Velasco.

Fuen­tes:

Héc­tor Béjar Rive­ra, entre­vis­tas, 11 y 27 de octu­bre de 2020.

Héc­tor Béjar Rive­ra, comu­ni­ca­ción escri­ta, 1 de diciem­bre de 2020.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *