Cuba. Todo está permitido

Por Abel Prie­to*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de agos­to de 2021.

Es difí­cil com­pren­der cabal­men­te la nove­la Los her­ma­nos Kara­má­zov sin tener en cuen­ta el deba­te euro­peo (y ruso en par­ti­cu­lar) sobre la cri­sis espi­ri­tual y moral de la segun­da mitad del siglo XIX. El cho­que entre los valo­res tra­di­cio­na­les, reli­gio­sos, espi­ri­tua­les, de la Rusia semi­feu­dal, y aque­llos aso­cia­dos al empu­je mer­can­til capi­ta­lis­ta, prag­má­ti­co, com­pe­ti­ti­vo, se veía con horror por inte­lec­tua­les como Dostoievski.

Iván Kara­má­zov, per­so­na­je escép­ti­co, inci­si­vo, here­de­ro de Nietz­sche, es el por­ta­dor de una de las tesis cen­tra­les de la obra: “si Dios no exis­te, todo está per­mi­ti­do”. Para decir­lo con otras pala­bras: cuan­do vivi­mos en un mun­do don­de se han disuel­to todos los para­dig­mas, asi­de­ros y refe­ren­cias mora­les, don­de las nocio­nes de Bien y Mal deja­ron de tener sen­ti­do, ya no habrá lími­tes para la con­duc­ta de los seres humanos.

A pro­pó­si­to del papel deter­mi­nan­te que vie­nen desem­pe­ñan­do las redes socia­les en el recien­te plan sub­ver­si­vo con­tra Cuba, hay que recor­dar, por un lado, la céle­bre fra­se de Iván Kara­má­zov, y, por otro, una afir­ma­ción muy agu­da de Igna­cio Ramo­net. “La izquier­da (dijo Ramo­net) tie­ne un hán­di­cap en la bata­lla de las redes: la ética”.

Uno de los prin­ci­pios esen­cia­les del lega­do de Fidel (“No men­tir jamás ni vio­lar prin­ci­pios éti­cos”) ha guia­do a la Revo­lu­ción Cuba­na en su bata­lla sin tre­gua con­tra el dilu­vio de men­ti­ras que ha teni­do que enfren­tar des­de 1959 has­ta hoy. Por el con­tra­rio, los voce­ros del Impe­rio, de la dere­cha y del neo­fas­cis­mo mia­men­se, y en espe­cí­fi­co las empre­sas e influen­cers con­tra­ta­dos para la mani­pu­la­ción a esca­la masi­va en las redes, se mue­ven en el ciber­es­pa­cio como den­tro de un ámbi­to don­de “todo está permitido”.

Hemos obser­va­do como una pesa­di­lla el atro­pe­lla­do des­fi­le de imá­ge­nes y men­sa­jes escan­da­lo­sa­men­te calum­nio­sos, fal­sos, gro­tes­cos, car­ga­dos del ren­cor más viru­len­to, cons­trui­dos a toda pri­sa para dañar la ima­gen de la Revo­lu­ción Cuba­na y gene­rar fuer­tes reac­cio­nes emotivas.

Siguien­do las rece­tas de Goeb­bels sobre el arte de la pro­pa­gan­da, se con­cen­tran en un núme­ro peque­ño de ideas ofen­si­vas con­tra Cuba y las repi­ten sin des­can­so. Pre­ten­den crear un cli­ma asfi­xian­te y apo­ca­líp­ti­co para sem­brar la dis­cor­dia y el odio.

Sub­es­ti­man al pue­blo que estu­vo jun­to a Fidel aquel 5 de agos­to de 1994 y que acom­pa­ña hoy a Díaz-Canel y a la direc­ción revolucionaria.

*Toma­do de Casa de las Américas/​Face­book/​Foto de por­ta­da: Sya­ra Sala­do Massip/​Resu­men Latinoamericano.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *