Para­guay. La fami­lia Villal­ba Aya­la ante la per­se­cu­ción «que nos hace el esta­do paraguayo»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 de julio de 2021.

FOTO: Abue­la de las dos niñas ase­si­na­das (Lilian Maria­na y María Cár­men) y de la niña Lichi­ta, víc­ti­ma de des­apa­ri­ción forzosa.

COMUNICADO:

AL ACERCARSE UN AÑO DE LOS ASESINATOS DE NUESTRAS NIÑAS.
LA DESAPARICIÓN DE LICHITA

En la fami­lia Villal­ba Aya­la hay gran­des lucha­do­res, hay muje­res y hom­bres que per­te­ne­cen a las filas del EPP.

Tam­bién hay madres, y padres no beli­ge­ran­tes, no per­te­ne­cien­tes a nin­gu­na orga­ni­za­ción arma­da, sim­ples tra­ba­ja­do­ras que sólo viven para sus muchos niños.

Pero unos y otros, los que com­ba­ten con las armas y los civi­les, todos noso­tros inclu­yen­do todos nues­tros niños y niñas somos per­so­nas con dig­ni­dad y dere­chos.
Todos somos hom­bres y muje­res que hemos sufri­do todo tipo de per­se­cu­ción, deten­cio­nes injus­tas, ase­si­na­to y des­apa­ri­ción de nues­tros niños y niñas.

Todos sabe­mos de la lucha por la Tie­rra, por la Jus­ti­cia y por la Igual­dad en el Paraguay.

Hace un año que llo­ra­mos los ase­si­na­tos de Lilian y María Car­men Villal­ba, nues­tras niñas de tan solo 11 años cuyo úni­co peca­do fue el de ser hijas de com­ba­tien­tes del EPP.

La des­apa­ri­ción for­za­da de Lichi­ta de 14 años, ‑hija de Car­men Villal­ba, pri­sio­ne­ra polí­ti­ca, con­de­na­da a 18 años‑, de pri­sión y que hoy tie­ne com­pur­ga­da total­men­te su pena, sin embar­go, sigue pri­va­da de su liber­tad, ile­gal­men­te, a par­tir de una cau­sa inven­ta­da por hechos suce­di­dos hace 18 años y que están pres­crip­tos. Sin embar­go, la con­de­nan arbi­tra­ria­men­te a 17 años más.

Las cau­sas judi­cia­les que le arma­ron a Lau­ra Villal­ba, madre de María Car­men, tía de Lilian y Lichi­ta, a quie­nes acom­pa­ña­ba al momen­to de los hechos, que se encuen­tra encar­ce­la­da des­nu­dan la cara más real de lo que sig­ni­fi­ca el sis­te­ma capi­ta­lis­ta en el Para­guay y en el res­to de Nues­tra América.

En el Para­guay, como ya lo hemos dicho, hay un pue­blo que lucha por su legí­ti­mo dere­cho a la tie­rra y por ello se encuen­tran dece­nas de pre­sos polí­ti­cos que pur­gan su osa­día en las som­brías cár­ce­les para­gua­yas. Entre ellos, nues­tra hija, her­ma­na, y madre Car­men Villalba.

Jamás deja­re­mos de exi­gir su liber­tad como siem­pre lo hemos hecho, y como siem­pre la hemos acompañado.

Por­que en cada com­pa­ñe­ra y com­pa­ñe­ro pre­so polí­ti­co lucha­do­res se encuen­tra la resis­ten­cia de los pue­blos y la posi­bi­li­dad que el futu­ro vis­lum­bre otra socie­dad don­de exis­ta la vida dig­na que todos y todas merecemos.

Hoy casi todos noso­tros, la fami­lia Villal­ba Aya­la, debi­mos exi­liar­nos en Argen­ti­na esca­pan­do de las per­se­cu­cio­nes del fas­cis­ta Esta­do Paraguayo.

Y tene­mos el refu­gio polí­ti­co con­ce­di­do por el Esta­do Argen­tino, gra­cias a la enor­me soli­da­ri­dad de las dife­ren­tes orga­ni­za­cio­nes fra­ter­nas y muy espe­cial­men­te, las ges­tio­nes de la Gre­mial de Abo­ga­dos y Abo­ga­das de Argen­ti­na, quie­nes incan­sa­ble­men­te nos están acom­pa­ñan­do todos estos años tan difí­ci­les.
Los mis­mos que lle­van ade­lan­te ante los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les todas las denun­cias y pre­sen­ta­cio­nes con­tra el Esta­do Para­gua­yo tan­to por Lichi­ta, por la liber­tad y las con­di­cio­nes de deten­ción de Lau­ra, como por que se escla­rez­can los ase­si­na­tos de nues­tras niñas.

Nues­tro enor­me y fra­ter­nal abra­zo, a la Gre­mial de Abo­ga­dos y Abo­ga­das, y a todas las orga­ni­za­cio­nes, por todo lo que han hecho y hacen por nues­tra fami­lia y por todos los pre­sos polí­ti­cos para­gua­yos en los últi­mos 15 años.
Feli­ci­ta­mos a la Gre­mial
Nues­tro reco­no­ci­mien­to, a la Dra. Sinthia Ruiz Froez por haber logra­do con tan­to esfuer­zo el tras­la­do de Lau­ra a una cár­cel común sacán­do­la de la tor­tu­ra dia­ria en que vivía.

Nues­tro reco­no­ci­mien­to y cari­ño a todas las orga­ni­za­cio­nes argen­ti­nas y para­gua­yas que nos vie­nen acom­pa­ñan­do y a las dife­ren­tes personalidades.

En este ani­ver­sa­rio de las horro­ro­sas muer­tes de nues­tras niñas, le deci­mos al Esta­do geno­ci­da de Para­guay que jamás deja­re­mos de luchar.

FAMILIA VILLALBA

ABUELA DE LAS TRES NIÑAS

Maria­na De Jesús Aya­la López

MADRES Y TÍOS DE LILIAN Y MARIA CARMEN

Lau­ra Villal­ba Ayala

Myriam Vivia­na Villal­ba Ayala

Maria Rosa Villal­ba Ayala

José Mariano Villal­ba Ayala

Satur­nino De Jesus Villal­ba Ayala

HERMANA, PRIMA/​O DE LAS NIÑAS.

Tama­ra Anahi Ovie­do Villal­ba (Ani­ta)

Ernes­to Satur­nino Villal­ba Ramírez

Tania Tama­ra Villal­ba Ayala.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *