Pelí­cu­la-home­na­je pós­tu­mo a Ote­lo Sarai­va de Carvalho

Ha falle­ci­do Ote­lo Sarai­va de Car­valho, uno de los Capi­ta­nes de Abril que lide­ró la Revo­lu­ción de los Cla­ve­les en Por­tu­gal, y uno de los mili­ta­res que luchó acti­va­men­te, inclu­so por la vía arma­da, con­tra la deri­va refor­mis­ta del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio. Fue encar­ce­la­do en 1984 por ser el ideó­lo­go del FP25, orga­ni­za­ción arma­da revo­lu­cio­na­ria que inten­tó derro­car al gobierno «socia­lis­ta» de Ramal­ho Eanes, apo­ya­do por la OTAN y la UE.

«De algu­na mane­ra, Bom Povo Por­tu­guês, es el réquiem, el luto de la Revo­lu­ción, una últi­ma mira­da, ya fan­tas­mal pero aún no cíni­ca, sobre el enor­me gri­to y movi­mien­to que nos atra­ve­só de abril a noviembre”.

[Des­car­gar película]

Rui Simões comen­zó a rodar esta pelí­cu­la en 1977. Tres años des­pués, se ter­mi­nó la pelí­cu­la que mar­có defi­ni­ti­va­men­te la his­to­ria de los docu­men­ta­les del perío­do revo­lu­cio­na­rio: Bom Povo Por­tu­guês. Este docu­men­tal, don­de «el sue­ño per­di­do se con­vir­tió en un refe­ren­te mito­ló­gi­co», es una pelí­cu­la impul­sa­da por un solo resor­te: la indignación.

Para Eduar­do Pra­do Coelho, si por un lado están los «momen­tos míti­cos del 25 de abril, fil­ma­dos a cáma­ra len­ta», por otro lado está el «estri­den­te des­agra­da­ble (la músi­ca con­tri­bu­ye a ello) de la reali­dad polí­ti­ca en la que el 25 de abril flu­ye”. Según el mis­mo autor, exis­te una dia­léc­ti­ca repre­sen­ta­ti­va de las accio­nes: «por un lado, el pue­blo, con sus lamen­tos, sus ges­tos exal­ta­dos, sus can­tos» y, por otro, «los docu­men­tos del poder. La pelí­cu­la es, ante todo, una ima­gen de esta irreductibilidad».

Rui Simões asu­me el com­pro­mi­so del equi­po que rodó el docu­men­tal con el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio en sí: «La pelí­cu­la bus­ca tra­zar la his­to­ria entre el 25 de abril de 1974 y el 25 de noviem­bre de 1975, como lo sin­tió el equi­po que, a lo lar­go de este pro­ce­so, era a la vez espec­ta­dor, actor, par­ti­ci­pan­te, pero, sobre todo, esta­ba total­men­te com­pro­me­ti­do con el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio en marcha ».

Com­pro­mi­so, par­ti­ci­pa­ción, dos pala­bras asu­mi­das por el direc­tor y el res­to del equi­po que reali­zó el que pro­ba­ble­men­te sea el docu­men­tal más com­ple­to sobre la revo­lu­ción de los cla­ve­les. Se asu­me la sub­je­ti­vi­dad de la acción, la par­cia­li­dad de las imá­ge­nes y la narra­ción. «Dios, Patria, Auto­ri­dad, fue qui­zás una pelí­cu­la cons­cien­te­men­te atra­pa­da en lo ideo­ló­gi­co. Bom Povo Por­tu­guês com­pren­de­rá el 25 de abril, en dos nive­les con­ver­gen­tes, el de la poe­sía y el de la antropología».

Para Jor­ge Lei­tão Ramos, la mira­da sobre los hechos que atra­ve­sa­ron el perío­do revo­lu­cio­na­rio entre el 74 de abril y el 75 de noviem­bre, se sitúa den­tro de los hechos, «no como un sim­ple tes­ti­go, sino como un com­pa­ñe­ro». Para Ramos, la acción heri­da de la pelí­cu­la «se atre­ve a mirar de cer­ca las heri­das y las per­ple­ji­da­des», sin uti­li­zar un dis­cur­so ana­lí­ti­co que pudie­ra apor­tar expli­ca­cio­nes, «en el sen­ti­do de des­cu­brir hechos que le per­mi­ti­rían cons­truir teo­rías:« No dema­sia­do cer­ca, aún no lo sufi­cien­te­men­te ale­ja­da de los años de la Revo­lu­ción, racio­nal y emo­cio­nal­men­te, esta es una pelí­cu­la lle­na de dudas salu­da­bles, una bue­na excu­sa para pen­sar en el tiem­po que hemos hecho. Cie­rra una puer­ta sin cadá­ve­res en el arma­rio ni en la con­cien­cia. Para irme de nuevo «.

El dis­co de Bom Povo Por­tu­guês segui­rá sien­do poé­ti­co has­ta el final. Con­tes­ta­ti­vo, cuan­do el momen­to lo impo­ne, didác­ti­co, cuan­do se pro­po­ne expli­car las accio­nes. Sin embar­go, este docu­men­tal es, ante todo, una refle­xión poé­ti­ca sobre la his­to­ria, que ofre­ce nue­vas lec­tu­ras, asu­mien­do la sub­je­ti­vi­dad del aná­li­sis, el pen­sa­mien­to, la acción huma­na, en defi­ni­ti­va, el 25 de abril.

Bom Povo Por­tu­guês es una pelí­cu­la de poe­sía. De la poe­sía de un pue­blo erran­te que no sabe cerrar el pasa­do ni cons­truir el futu­ro. Hay poco encan­to, mucho más des­en­can­to, es decir, cuan­do la revo­lu­ción avan­za rápi­da­men­te hacia el final. Es un docu­men­tal sobre un país que vive, des­de hace cien­tos de años, «en un esta­do de pro­yec­to», en cons­tan­tes con­tra­dic­cio­nes, en ges­tos de resig­na­ción, en sue­ños que no se pue­den cap­tar. Para Pra­do Coelho, des­de el pun­to de vis­ta izquier­dis­ta del autor, «el obje­to de su pelí­cu­la era, en reali­dad, una derro­ta, bien sub­ra­ya­da, de hecho, por la exce­len­te idea final de poner a Ote­lo, el derro­ta­do, a ver en tele­vi­sión la ima­gen de Eanes, la ganadora »

Rui Simões hace, con Bom Povo Por­tu­guês, no sólo un via­je al perío­do revo­lu­cio­na­rio de aque­llos años, sino, sobre todo, una lar­ga y tris­te can­ción sobre las espe­ran­zas, los sue­ños y los fra­ca­sos vivi­dos enton­ces. Se pue­de decir que, con él, ter­mi­na­ron las «pelí­cu­las de abril».

Bom Povo Por­tu­guês es un docu­men­tal lleno de voces e imá­ge­nes pro­fun­da­men­te desencantadas.

Fuen­te: mpr21​.info

La entra­da Pelí­cu­la-home­na­je pós­tu­mo a Ote­lo Sarai­va de Car­valho se publi­có pri­me­ro en La otra Anda­lu­cía.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *