Nación Mapu­che. Ville­gas, la Fron­te­ri­za e Ivael Mining: cie­rre de tran­que­ras para defen­der territorio

Por Adrián Moyano, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 25 de julio de 2021.

Comu­ni­da­des mapu­che de la pre­cor­di­lle­ra anun­cia­ron que no deja­rán pasar a las empre­sas mine­ras que pre­ten­den rea­li­zar explo­ra­cio­nes en la zona. La memo­ria de la Cam­pa­ña al Desier­to y de la bru­ta­li­dad de la Poli­cía Fron­te­ri­za late en el recha­zo al avan­ce extractivista. 


Pri­mer des­po­jo. Al pare­cer, fue un ofi­cial de las tro­pas de Con­ra­do Ville­gas quien, por pri­me­ra vez entre los wing­ka, hizo refe­ren­cia a Men­cué. Julio Alva ano­tó “Men­cuenhiho” y, según Rodol­fo Casa­mi­que­la, el topó­ni­mo corres­pon­de­ría a Men­cué Niyeo. Si bien el polé­mi­co estu­dio­so no arries­gó sig­ni­fi­ca­do, con­ce­dió que se tra­ta­ba de un voca­blo “arau­cano”, es decir, mapu­che. La expe­di­ción que inte­gra­ba Alva arri­bó al lago Nahuel Hua­pi el 2 abril de 1881, duran­te la segun­da fase de la Cam­pa­ña al Desierto.

“Los resul­ta­dos obte­ni­dos por esta Bri­ga­da son los siguien­tes: 4 indios muer­tos, un núme­ro con­si­de­ra­ble de heri­dos oca­sio­na­dos en un com­ba­te glo­rio­so por un cabo y un sol­da­do del Bata­llón 6 de infan­te­ría de línea […] tres capi­ta­ne­jos, 38 indios de lan­za entre pri­sio­ne­ros y pre­sen­ta­dos, 69 de chus­ma y 1 cau­ti­vo, 730 ani­ma­les vacu­nos, 1.500 de yegua­ri­zos, 1.476 lana­res”, con­sig­nó el jefe de la expe­di­ción, en su infor­me al ins­pec­tor y coman­dan­te gene­ral de Armas, gene­ral Joa­quín Viejobueno.

La colum­na que inte­gró el pro­pio Ville­gas se había des­pla­za­do por el actual inte­rior rio­ne­grino, des­de Val­che­ta has­ta Dina Hua­pi. Otras dos for­ma­cio­nes ata­ca­ron tol­de­rías en la juris­dic­ción neu­qui­na del pre­sen­te, “y así es que la 3era Bri­ga­da vio en todas direc­cio­nes peque­ños gru­pos que anun­cia­ban sus fugas por el pol­vo que levan­ta­ban sin que a su vis­ta se pre­sen­ta­ra un solo enemi­go, lo que daba a enten­der que el pavor era gran­de, y que sólo tra­ta­ba de sal­var sus fami­lias y hacien­das, lo que no han con­se­gui­do, pues la mayor par­te de esas últi­mas ha caí­do en poder de nues­tras fuer­zas”, se ufa­nó el subor­di­na­do de Julio Roca.

El resul­ta­do glo­bal de la Expe­di­ción al Nahuel Hua­pi: “44 muer­tos del enemi­go, 3 capi­ta­ne­jos y 45 indios de lan­za pri­sio­ne­ros, 92 de chus­ma y 1 cau­ti­vo, debien­do obser­var que algu­nos de ellos son pre­sen­ta­dos; 2.325 ani­ma­les yegua­ri­zos, 1.717 vacu­nos y 6.576 lana­res, habien­do teni­do que lamen­tar por nues­tra par­te la pér­di­da de 7 indi­vi­duos de tro­pa muer­tos en los dis­tin­tos com­ba­tes y esca­ra­mu­zas libra­das”, sintetizó.

Algo más de 140 años des­pués, en la zona deli­be­ró un tra­wün (encuen­tro) que con­gre­gó a las comu­ni­da­des Amu­len­che (Men­cué), Ragiñ Plang Curra Mew (Blan­cu­ra Cen­tro), Pil­qui­ni­yeu del Limay (ídem), Pulan Laf­quen (Lagu­na Blan­ca), Newen Ñuke Mapu (Caña­dón Chi­leno), Mariano Epu­lef (Ane­cón Chi­co) y Anca­lao (Ñor­quin­co). Se reu­nie­ron “para tra­tar una pro­ble­má­ti­ca real­men­te preo­cu­pan­te: en ple­na pan­de­mia duran­te 2020 y lo que va de 2021, se han pre­sen­ta­do en nues­tro terri­to­rio repre­sen­tan­tes de empre­sas mine­ras pre­ten­dien­do entrar a rea­li­zar explo­ra­cio­nes y extrac­ción de mues­tras de rocas y sue­lo para futu­ras explo­ta­cio­nes mine­ras”. Uno de ellos has­ta dejó una tar­je­ta: Javier Grin­go, téc­ni­co res­pon­sa­ble de Logís­ti­ca de Ivael Mining. En redes pro­fe­sio­na­les que pue­den con­sul­tar­se en Inter­net, Grin­go infor­ma que tam­bién se desem­pe­ña o desem­pe­ñó como super­vi­sor en Pas­cua Lama para la Barrick Gold por Indus­trias Geo SA y que has­ta 2013 tra­ba­jó para Andes Cor­po­ra­ción Minera.

Al tér­mino de sus deli­be­ra­cio­nes, los mapu­che hicie­ron un lla­ma­do a cerrar “tran­que­ras ante el extrac­ti­vis­mo minero”.

No per­do­na­ban nada

Segun­do. “La memo­ria ances­tral del terri­to­rio tie­ne una his­to­ria de vio­len­cia y des­po­jo del Esta­do hacia nues­tro pue­blo, con su polí­ti­ca de des­po­jo de tie­rras. En este lugar don­de hoy nos reuni­mos, ade­más, tie­ne la memo­ria del horror que la san­gui­na­ria poli­cía fron­te­ri­za dejó en la pobla­ción mapu­che para des­po­jar de las tie­rras más pro­duc­ti­vas y otor­gár­se­las a los estan­cie­ros en la déca­da del ‘30”, dice el mis­mo pro­nun­cia­mien­to, que se dio a cono­cer des­de Men­cué el pasa­do 7 de julio.

El párra­fo refie­re a “la acción repre­si­va de un cuer­po de Poli­cía crea­do espe­cial­men­te en octu­bre de 1930 para lle­var ade­lan­te en la zona pre­cor­di­lle­ra­na de Río Negro una ‘cam­pa­ña puri­fi­ca­do­ra’, según fue deno­mi­na­da por la Poli­cía, y a la que la gen­te de los para­jes com­pro­me­ti­dos lla­mó la Fron­te­ri­za, en refe­ren­cia a otros cuer­pos espe­cia­les de Poli­cía que habían ope­ra­do en la zona cor­di­lle­ra­na con ante­rio­ri­dad”, nos dice la inves­ti­ga­ción que ela­bo­ra­ron Pilar Pérez y Lore­na Cañu­queo, his­to­ria­do­ra la pri­me­ra y licen­cia­da en Comu­ni­ca­ción Social la segunda.

El des­plie­gue de la Fron­te­ri­za en 1930

La reno­va­da arre­me­ti­da con­tra los mapu­che super­vi­vien­tes se pro­du­jo “poco tiem­po des­pués del gol­pe de Esta­do que lle­vó a José Félix Uri­bu­ru a la pre­si­den­cia de la Nación”, cuan­do “la zona de Men­cué fue sis­te­má­ti­ca ata­ca­da por una incur­sión poli­cial envia­da por la gober­na­ción en res­pues­ta a la deman­da de segu­ri­dad de los veci­nos de la zona”, es decir, inmi­gran­tes gene­ral­men­te euro­peos, comer­cian­tes o peque­ños pro­duc­to­res de cier­to capital.

Por enton­ces, gober­na­ba en el Terri­to­rio Nacio­nal de Río Negro Fede­ri­co Uri­bu­ru, sobrino del dic­ta­dor. En su pri­mer acto de gobierno, “pro­du­jo un esta­do de excep­ción en los para­jes, cuyo blan­co de repre­sión fue­ron los peque­ños pro­duc­to­res indí­ge­nas”, aña­den las inves­ti­ga­do­ras. “Jus­ti­fi­ca­dos en el esta­do de sitio y la ley mar­cial vigen­te tras el gol­pe, un cuer­po espe­cial de Poli­cía for­ma­do espe­cial­men­te a los fines del ope­ra­ti­vo eje­cu­tó un ata­que bru­tal cuyos efec­tos per­du­ran en la memo­ria social de los pobla­do­res has­ta el pre­sen­te y se mate­ria­li­zan en la dis­tri­bu­ción terri­to­rial actual”. Quie­re decir que aque­lla repre­sión esta­tal tuvo bene­fi­cia­rios direc­tos. Los tie­ne todavía.

La inves­ti­ga­ción trae a cola­ción el tes­ti­mo­nio de Del­fi­na Zunui­gual, quien en 1991 com­par­tió sus recuer­dos con la lin­güis­ta Mari­sa Mal­ves­tit­ti: “Saben andar dis­pa­ran­do (esca­pan­do) de la Poli­cía. La Fron­te­ri­za arrea­ba cual­quie­ra, mucha­cha, seño­ra, hacían per­jui­cio a la gen­te. No se sabía dón­de lo lar­ga­ban, lo lle­va­ban por ahí. Alguno deja­ban manea­do por ahí, moría la gen­te. Le saca­ban todo lo que tenía, las pren­das, lo deja­ban sin nada. Arrea­ban los ani­ma­les. No per­do­na­ban nada. En todos lados anda­ba la Fron­te­ri­za”. En todos lados.

No figu­ran

¿Ter­cer des­po­jo? A fines impo­si­ti­vos, Ivael Mining SA denun­cia domi­ci­lio en la capi­tal de San Juan, emble­má­ti­co dis­tri­to mine­ro de la Argen­ti­na gra­cias a Barrick Gold y sus andan­zas en Pas­cua Lama-Vela­de­ro. Socie­ta­ria­men­te, se cons­ti­tu­yó en agos­to de 2019 para la extrac­ción de mine­ra­les meta­lí­fe­ros no ferro­sos, tales como “alu­mi­nio, cobre, esta­ño, man­ga­ne­so, níquel, plo­mo, vol­fra­mio, anti­mo­nio, bis­mu­to, cinc, molib­deno, tita­nio, cir­co­nio, nio­bio, tán­ta­lo, vana­dio, cro­mo” y “cobal­to”, a excep­ción de “mine­ra­les de ura­nio y torio”. La nómi­na no inclu­ye oro y plata.

Loca­li­za­ción de los cateos que soli­ci­tó la nue­va minera

En abril de 2021, a menos de dos años de su cons­ti­tu­ción, la Secre­ta­ría de Mine­ría de Río Negro publi­có en el Bole­tín Ofi­cial que la empre­sa soli­ci­tó “per­mi­so de explo­ra­ción” en los cateos Vis­ta Ale­gre; Yan­quihuen; Cur­va Oes­te y Cur­va Este; Qui­la Mahui­da; Loma Negra; Ojo de Toro; Cal­vo; María; Mari­nao Oes­te y Ofe­lia; para­jes que están en los “dis­tri­tos mine­ros” Jaco­bac­ci; Los Menu­cos y Cordillera.

Cuan­do las sie­te comu­ni­da­des mapu­che que se con­si­de­ran afec­ta­das adu­je­ron que no se cum­plió con la Con­sul­ta Pre­via Libre e Infor­ma­da, el secre­ta­rio de Mine­ría de Río Negro, Joa­quín Abe­ras­tain Oro, argu­men­tó que con las publi­ca­cio­nes en el Bole­tín Ofi­cial bas­ta­ba. Tam­bién esgri­mió que las comu­ni­da­des no figu­ran en los regis­tros ofi­cia­les como ocu­pan­tes de tie­rras y en decla­ra­cio­nes al dia­rio Río Negro, atri­bu­yó al CODECI (Con­se­jo de Desa­rro­llo de Comu­ni­da­des Indí­ge­nas) res­pon­sa­bi­li­dad por la omi­sión. Nun­ca que­dó tan cla­ro por qué jamás se fina­li­za con el Rele­va­mien­to Terri­to­rial de Comu­ni­da­des Indí­ge­nas (RETECI) que dis­pu­so la Ley 26.160 y por qué nun­ca se entre­gó títu­lo de pro­pie­dad comu­ni­ta­ria indí­ge­na alguno, aun­que se tra­te de comu­ni­da­des con pre­sen­cia ‑como míni­mo- cen­te­na­ria en los para­jes que se pre­ten­de catear.

El pro­fe­sor de mapu­zun­gun Pablo Cañu­mil, arries­ga que Meñ­ku Güyew ‑el Men­cué Niyeo de Casa­mi­que­la- sig­ni­fi­ca Lugar del chin­col. El últi­mo es el nom­bre en cas­ti­lla del pája­ro que, en idio­ma mapu­che, se lla­ma meñ­ku. Es más vero­sí­mil que otro sig­ni­fi­ca­do posi­ble, deri­va­do de meñ­kun: car­gar o lle­var en la espal­da. Por su par­te, a ins­tan­cias del cro­nis­ta, Vane­sa Gallar­do Llan­ca­queo apor­tó que, en el céle­bre dic­cio­na­rio de Félix de Augus­ta, se tra­du­ce meñ­ku­we como tina­ja. La dis­cu­sión lin­güís­ti­ca podría esti­rar­se, pero lo que resul­ta indis­cu­ti­ble es la pre­exis­ten­cia mapu­che al Esta­do en el área que pre­ten­de explo­tar Ivael Mining SA.

Asi­mis­mo, es incon­tras­ta­ble la jerar­quía jurí­di­ca­men­te supe­rior del Con­ve­nio 169 de la OIT (Ley 24.071), en rela­ción al Códi­go Mine­ro que esgri­me Abe­ras­tain Oro. Las comu­ni­da­des que se reu­nie­ron en Men­cué saben que “tan­to el Esta­do Nacio­nal, como el Esta­do Pro­vin­cial tie­nen una deu­da his­tó­ri­ca con nues­tro pue­blo Mapu­che Tehuel­che. El incum­pli­mien­to de nues­tros dere­chos legi­ti­ma estas accio­nes ante el atro­pe­llo de nues­tra auto­no­mía comu­ni­ta­ria. Las tran­que­ras esta­rán cerra­das para las empre­sas mine­ras que bus­can des­truir nues­tro terri­to­rio”. La inter­mi­na­ble suce­sión de des­po­jos, tie­ne que fina­li­zar de una vez por todas.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *