Hai­tí. A los tiros en el fune­ral de Jove­nel Moise

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de julio de 2021.

Duran­te la misa se escu­cha­ron dis­pa­ros y las per­so­nas que asis­tie­ron al fune­ral tuvie­ron que salir entre los gases lacri­mó­ge­nos lan­za­dos por la policía.

Martine Moise despidiendo a su marido. Luego empezaron los tiros y los gases. (Fuente: EFE)
Mar­ti­ne Moi­se des­pi­dien­do a su mari­do. Lue­go empe­za­ron los tiros y los gases.. Ima­gen: EFE

El fune­ral del pre­si­den­te de Hai­tí Jove­nel Moi­se se reali­zó este vier­nes en la ciu­dad de Cabo Hai­tiano, con la pre­sen­cia de Mar­ti­ne Moi­se, viu­da del man­da­ta­rio. A pesar de las fuer­tes medi­das de segu­ri­dad se escu­cha­ron dis­pa­ros duran­te la cere­mo­nia y los par­ti­ci­pan­tes tuvie­ron que eva­cuar bajo una nube de gases lacri­mó­ge­nos. Mien­tras las inves­ti­ga­cio­nes en torno al mag­ni­ci­dio con­ti­núan con las decla­ra­cio­nes de los pre­sun­tos invo­lu­cra­dos en el ata­que al mandatario.

Un impor­tan­te des­plie­gue poli­cial cubrió las calles de la ciu­dad de Cabo Hai­tiano en el depar­ta­men­to del Nor­te de Hai­tí. La ciu­dad fue esce­na­rio de epi­so­dios vio­len­tos, este vier­nes la ten­sión se con­cen­tró en las inme­dia­cio­nes del pun­to don­de se desa­rro­lla­ba la cere­mo­nia de des­pe­di­da de Moi­se, de 53 años. Momen­tos antes de que comen­za­ra el acto, la mul­ti­tud comen­zó a insul­tar al jefe de la Poli­cía Nacio­nal, Léon Char­les, al gri­to de «ase­sino», al tiem­po que la Poli­cía empleó gases lacri­mó­ge­nos para dis­per­sar las barri­ca­das de neu­má­ti­cos en lla­mas, situa­dos en las inme­dia­cio­nes, según el dia­rio local Gazet­te Hai­ti.

Duran­te la homi­lía por Moi­se, se sin­tie­ron los gases lacri­mó­ge­nos y más tar­de, den­tro del recin­to don­de se rea­li­za­ba el fune­ral se escu­cha­ron dis­pa­ros. Los par­ti­ci­pan­tes tuvie­ron que salir entre una nube de gases lan­za­dos por la poli­cía. «La dele­ga­ción pre­si­den­cial está a sal­vo y com­ple­ta des­pués del tiro­teo repor­ta­do duran­te el fune­ral. Están todos de regre­so a Esta­dos Uni­dos», dijo Jen Psa­ki, la por­ta­voz de la Casa Blanca.

El ataúd de Moi­se, cubier­to por la ban­de­ra nacio­nal y la ban­da pre­si­den­cial, fue expues­to en una expla­na­da deco­ra­da con flo­res y bajo la cus­to­dia de sol­da­dos de las Fuer­zas Arma­das de Hai­tí. La viu­da del pre­si­den­te, Mar­ti­ne Moi­se, quien resul­tó gra­ve­men­te heri­da en el ata­que con­tra su mari­do, esta­ba pre­sen­te en Cabo Hai­tiano, con el bra­zo en cabes­tri­llo tras ser aten­di­da en un hos­pi­tal en Flo­ri­da, al sur de Esta­dos Uni­dos. La viu­da lle­gó acom­pa­ña­da por sus hijos y un impor­tan­te dis­po­si­ti­vo de segu­ri­dad. Ante el fére­tro se reti­ró la mas­ca­ri­lla y besó la ban­de­ra que cubrió el sarcófago.

«Fuis­te aban­do­na­do y trai­cio­na­do. Tu ase­si­na­to expu­so (la) feal­dad y cobar­día», dijo Mar­ti­ne en la cere­mo­nia civil en honor de Moi­se cele­bra­da en Cabo Hai­tiano, don­de será ente­rra­do este viernes.

En la cere­mo­nia estu­vie­ron pre­sen­tes repre­sen­tan­tes de las dele­ga­cio­nes extran­je­ras, cuer­po diplo­má­ti­co y miem­bros del gobierno de Hai­tí que le ofre­cie­ron el pésa­me a la expri­me­ra dama. El pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, Joe Biden, envió una dele­ga­ción de alto nivel al fune­ral, inclui­da su emba­ja­do­ra ante las Nacio­nes Uni­das, Lin­da Tho­mas-Green­field, y su nue­vo envia­do espe­cial para Hai­tí, Daniel Foo­te, que lle­ga a la isla enco­men­da­do con la tarea de ayu­dar a impul­sar la orga­ni­za­ción de las elecciones.

Has­ta el momen­to unas 28 per­so­nas –26 colom­bia­nos y dos hai­tia­nos-esta­dou­ni­den­ses– fue­ron vin­cu­la­das al coman­do que ase­si­nó al pre­si­den­te de Hai­tí, Jove­nel Moi­se. La poli­cía hai­tia­na ase­gu­ra que el com­plot fue orga­ni­za­do por per­so­nas con ambi­cio­nes polí­ti­cas y víncu­los fue­ra del país. Este jue­ves, el ecua­to­riano Wal­ter Vein­te­mi­lla, due­ño de la fir­ma World­wi­de Capi­tal Len­ding Group de Mia­mi y finan­cis­ta del ope­ra­ti­vo en el que fue ase­si­na­do Moi­se, admi­tió haber apor­ta­do dine­ro pero no para matar al man­da­ta­rio sino para favo­re­cer un cam­bio en el país. Vein­te­mi­lla pre­vé una acción legal con­tra las auto­ri­da­des hai­tia­nas que lo seña­la­ron por haber finan­cia­do el complot.

El abo­ga­do de Vein­te­mi­lla, Robert Nichol­son, ase­gu­ró que su clien­te sí estu­vo en reunio­nes con hai­tia­nos y extran­je­ros aho­ra inves­ti­ga­dos, inclui­do el médi­co Chris­tian Emma­nuel Sanon, con­si­de­ra­do uno de los auto­res inte­lec­tua­les del cri­men y aho­ra dete­ni­do. Vein­te­mi­lla reco­no­ció que des­de World­wi­de Capi­tal Len­ding Group jun­tó de inver­sio­nis­tas cer­ca de 172 mil dóla­res y se los entre­gó a Sanon, y que antes había cedi­do una suma simi­lar a Anto­nio Intria­go, due­ño de CTU Secu­rity LLC, en prin­ci­pio seña­la­da como la fir­ma que reclu­tó a los mer­ce­na­rios colom­bia­nos acu­sa­dos del operativo.

Nichol­son afir­mó que el papel de su clien­te era finan­ciar los gas­tos de las aspi­ra­cio­nes pre­si­den­cia­les de Sanon y que éste lo retri­bui­ría con futu­ros con­tra­tos una vez que estu­vie­ra a car­go del Eje­cu­ti­vo de Hai­tí. «Ni World­wi­de Capi­tal ni el señor Vein­te­mi­lla tenían cono­ci­mien­to de nin­gún supues­to plan de ase­si­na­to», insis­tió Nicholson.

Mien­tras que des­de el Depar­ta­men­to de Esta­do nor­te­ame­ri­cano con­fir­ma­ron que seis de los ciu­da­da­nos colom­bia­nos arres­ta­dos por su pre­sun­ta par­ti­ci­pa­ción en el mag­ni­ci­dio reci­bie­ron entre­na­mien­to mili­tar en EE.UU. «Has­ta la fecha, el Esta­do y el Depar­ta­men­to de Defen­sa han iden­ti­fi­ca­do a seis per­so­nas que podrían haber esta­do invo­lu­cra­das en el com­plot y que par­ti­ci­pa­ron ante­rior­men­te en pro­gra­mas de entre­na­mien­to mili­tar y edu­ca­ti­vos de Esta­dos Uni­dos mien­tras ser­vían al ejér­ci­to colom­biano», afir­mó el por­ta­voz de la can­ci­lle­ría, Ned Price.

Esta sema­na se desa­rro­lla­ron varias cere­mo­nias de home­na­je al pre­si­den­te ase­si­na­do en Puer­to Prín­ci­pe. Una de ellas con­tó con la pre­sen­cia de Ariel Henry, el nue­vo pri­mer minis­tro, quien asu­mió el car­go el mar­tes con la pro­me­sa de res­ta­ble­cer el orden para orga­ni­zar los comi­cios exi­gi­dos por la pobla­ción hai­tia­na. Hai­tí actual­men­te no tie­ne un Par­la­men­to en fun­cio­na­mien­to y cuen­ta solo con un puña­do de sena­do­res elec­tos, ya que los man­da­tos de la mayo­ría expiraron. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *