Eco­lo­gía social. Jóve­nes por el Cli­ma: «Que­re­mos cons­truir un ambien­ta­lis­mo lati­no­ame­ri­cano y popular»

Por Lau­ra Lit­vi­noff, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 de julio de 2021.

Ins­pi­ra­das por la acti­vis­ta ambien­tal sue­ca Gre­ta Thun­berg, las argen­ti­nas Mon­se Tola­ba, Nico­le Bec­ker y Mer­ce­des Pom­bo for­man par­te de Jóve­nes por el Cli­ma en nues­tro país. De qué modo las atra­vie­san otras luchas, como la del movi­mien­to femi­nis­ta y por qué es fun­da­men­tal sin­cro­ni­zar las agen­das para que la eco­lo­gía pase a ser un tema proritario.

“Sabien­do que el 71 por cien­to de las emi­sio­nes de gases con­ta­mi­nan­tes de efec­to inver­na­de­ro en el mun­do las pro­du­cen tan solo 100 empre­sas, enten­de­mos que los cul­pa­bles de nues­tra alar­man­te reali­dad son aquellxs toma­dorxs de deci­sio­nes que cons­cien­te­men­te se lle­nan los bol­si­llos de dine­ro con­ta­mi­na­do y ensan­gren­ta­do a cos­ta de las cla­ses popu­la­res”, advier­ten en Jóve­nes por el Cli­ma Argen­ti­na (JOCA), el movi­mien­to social y polí­ti­co enca­be­za­do por un gru­po de jóve­nes que fun­cio­na como expre­sión local del movi­mien­to Fri­days For Futu­re ‑la orga­ni­za­ción de Jóve­nes por el Cli­ma a nivel inter­na­cio­nal- y que des­de 2019 se embar­có en una lucha con­tra­rre­loj para rever­tir los gra­ví­si­mos efec­tos de la cri­sis cli­má­ti­ca en el mundo.

Tan­to en Argen­ti­na como en otros paí­ses en don­de se dan las orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les de JOCA, hay una gran can­ti­dad de femi­ni­da­des que lide­ran el movi­mien­to: “Eso es por­que, a nivel mun­dial, nues­tra gene­ra­ción es una gene­ra­ción que está total­men­te atra­ve­sa­da por el femi­nis­mo”, ase­gu­ran Mon­se Tola­ba, Nico­le Bec­ker y Mer­ce­des Pom­bo, tres jóve­nes que con tan solo 19, 20 y 21 años inte­gran la agru­pa­ción de Argen­ti­na y están dis­pues­tas a traer­le un aire fres­co y reno­va­dor a la lucha socio­am­bien­tal como res­pues­ta a las cada vez más vio­len­tas y des­truc­ti­vas prác­ti­cas del sis­te­ma capi­ta­lis­ta sobre los recur­sos natu­ra­les y el medio ambiente.

¿Cómo sur­ge Jóve­nes por el Cli­ma en Argentina?

Nico­le: –Sur­gi­mos como expre­sión local del movi­mien­to Fri­days For Futu­re, la orga­ni­za­ción de Jóve­nes por el Cli­ma a nivel inter­na­cio­nal que empie­za a tomar fuer­za a par­tir de febre­ro de 2019, cuan­do la figu­ra de Gre­ta Thun­berg se vuel­ve cada vez más noto­ria. Pero el foco esta­ba siem­pre en Euro­pa y en Argen­ti­na no se escu­cha­ba hablar del tema; y eso, a nosotrxs que veni­mos de dife­ren­tes espa­cios de luchas socia­les, nos empe­zó a indig­nar un poco. Enton­ces nos pusi­mos a inves­ti­gar y dos com­pa­ñerxs toma­ron la ini­cia­ti­va de orga­ni­zar la pri­me­ra movi­li­za­ción para el mis­mo día que tam­bién esta­ba pre­vis­ta la pri­me­ra movi­li­za­ción inter­na­cio­nal de la juven­tud por la cri­sis cli­má­ti­ca. A par­tir de esa fecha se fun­dó JOCA.

En esa mar­cha hubo más de cin­co mil per­so­nas, ¿qué les gene­ró eso?

N: –Fue muy emo­cio­nan­te, por­que nin­guno de noso­tros tenía idea de cómo se orga­ni­za­ba algo así. Hici­mos todo en 10 días, y cuan­do vimos esa can­ti­dad de gen­te ahí enten­di­mos que no era que a nadie le impor­ta­ba el tema, sino que no había nin­gu­na orga­ni­za­ción que empie­ce a hacer algo para con­vo­car a todas esas personas.

Mer­ce­des: –Tam­bién nos lla­mó la aten­ción el hecho de que la mayo­ría de las per­so­nas eran de cla­se media y cla­se media-alta. Enton­ces ahí iden­ti­fi­ca­mos que había algo his­tó­ri­co den­tro de la expre­sión del ambien­ta­lis­mo que se enfo­ca­ba en las accio­nes indi­vi­dua­les y que esta­ba res­trin­gi­do a un gru­po muy redu­ci­do de gen­te, por eso nos pro­pu­si­mos hacer algo mucho más masi­vo que, más allá de estar ins­pi­ra­do en los movi­mien­tos euro­peos, ten­ga el com­po­nen­te de la juven­tud como suje­to polí­ti­co y un ancla­je local para poder hacer­lo propio.

¿Por qué les pare­ce impor­tan­te cons­truir un ambien­ta­lis­mo lati­no­ame­ri­cano y popular?

M.P: –La idea de que lo ambien­tal es un lujo post­ma­te­ria­lis­tay que por eso le corres­pon­de más a los paí­ses euro­peos que a una reali­dad como la nues­tra, que tie­ne nece­si­da­des que pare­cie­ran pre­sen­tar­se como más urgen­tes, es algo que toda­vía se sigue sos­te­nien­do mucho. Pero lo que noso­tros enten­de­mos es que hay un mon­tón de des­igual­da­des socia­les que tie­nen su ori­gen en pro­ble­má­ti­cas ambien­ta­les y que, a la vez, las pro­ble­má­ti­cas ambien­ta­les pro­fun­di­zan esas des­igual­da­des socia­les, como suce­de por ejem­plo con la des­igual­dad de géne­ro. La lucha ambien­tal es igual de impor­tan­te que las demás luchas y ade­más es abso­lu­ta­men­te trans­ver­sal a todas ellas. Por eso nos intere­sa rei­vin­di­car las expre­sio­nes loca­les, y tam­bién por­que per­ma­nen­te­men­te nos nutri­mos de un mon­tón de expre­sio­nes de lucha que ya exis­tían antes y que tan­to den­tro como fue­ra del ambien­ta­lis­mo siguen sien­do com­ple­ta­men­te invi­si­bi­li­za­das, como por ejem­plo la lucha de los pue­blos ori­gi­na­rios, la Fede­ra­ción Argen­ti­na de Car­to­nerxs, Carrerxs y Reci­cla­do­res, lxs fami­lia­res agri­cul­to­res o las asam­bleas que están a lo lar­go del país luchan­do con­tra el extractivismo.

¿De qué for­ma creen que el movi­mien­to femi­nis­ta atra­vie­sa la lucha ambien­tal y a Jóve­nes por el Clima?

Mon­se: –Es impo­si­ble des­li­gar al ambien­ta­lis­mo del femi­nis­mo inter­sec­cio­nal que está hacien­do un apor­te impor­tan­tí­si­mo den­tro de los ambien­ta­lis­mos socia­les, don­de toda­vía hay un mon­tón de pre­jui­cios que no están para nada sal­da­dos. La agen­da polí­ti­ca que veni­mos cons­tru­yen­do lxs jóve­nes des­de dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes tam­bién fue total­men­te inter­pe­la­da por el movi­mien­to femi­nis­ta: nos lle­vó a revi­sar todas nues­tras prác­ti­cas, a recon­fi­gu­rar las con­sig­nas de nues­tra agen­da rei­vin­di­ca­ti­va y a rever las lógi­cas inter­nas, pro­fun­da­men­te patriar­ca­les, cise­xis­tas y bina­rias, de nues­tras orga­ni­za­cio­nes. El femi­nis­mo tam­bién está muy pre­sen­te en la cons­truc­ción de solu­cio­nes inte­gra­les hacia la cri­sis eco­ló­gi­ca y en el modo en que ana­li­za­mos las vio­len­cias socia­les que se irán acre­cen­tan­do a medi­da que esta cri­sis se vaya mate­ria­li­zan­do cada vez más.

N: –El modo de ver el mun­do que gene­ra el femi­nis­mo tam­bién lo gene­ra el ambien­ta­lis­mo: es algo que no ves has­ta que un día te cae la ficha y lo empe­zás a ver en todos lados. Den­tro de ambos movi­mien­tos no sólo hay un diag­nós­ti­co que se com­par­te, sino tam­bién un futu­ro que se quie­re cons­truir y que nece­sa­ria­men­te tie­nen que ir de la mano. No todxs somos igual de res­pon­sa­bles fren­te a la cri­sis cli­má­ti­ca ni nos per­ju­di­ca de la mis­ma mane­ra, y lo que suce­de con las femi­ni­da­des es que sue­len ser las menos res­pon­sa­bles de los desas­tres y, a la vez, las más afec­ta­das, ya sea por las sequías, las olas de calor, las tareas de cui­da­do, etc. Esa es una iro­nía muy cruel que for­ma par­te de la lucha que esta­mos dan­do con­tra la cri­sis cli­má­ti­ca enten­di­da des­de la jus­ti­cia social y la jus­ti­cia ambien­tal. Algo que tam­bién nos lla­ma la aten­ción es que en todos los luga­res en don­de se dan los movi­mien­tos inter­na­cio­na­les de Jóve­nes por el Cli­ma hay muchí­si­mas femi­ni­da­des lide­ran­do, y eso es por­que, a nivel mun­dial, nues­tra gene­ra­ción es una gene­ra­ción que está pro­fun­da­men­te atra­ve­sa­da por el movi­mien­to feminista.

Tam­po­co pare­ce ser casual que quie­nes his­tó­ri­ca­men­te están a car­go de las tareas de cui­da­do sean tam­bién quie­nes más se ocu­pan de pro­te­ger al medio ambien­te, ¿no?

M.P: –Total­men­te. Nues­tra región tuvo y tie­ne muchas expre­sio­nes de lucha enca­be­za­das por femi­ni­da­des: Las Muje­res de Fama­ti­na, las Madres de Itu­zain­gó, Ber­ta Cáce­res en Lati­noa­mé­ri­ca… sin duda la impron­ta de femi­ni­da­des en la pri­me­ra línea de bata­lla tie­ne que ver con el cre­ci­mien­to del femi­nis­mo en este últi­mo tiem­po, pero tam­bién con la res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca de las tareas de cui­da­do. La antro­pó­lo­ga Yayo Herre­ro lo expli­ca en tér­mi­nos de “rena­tu­ra­li­zar al hom­bre”: lo que se nece­si­ta es gene­ra­li­zar ese sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad hacia nues­tros bie­nes comu­nes natu­ra­les, hacia lo otro y lxs otrxs. La injus­ti­cia intrín­se­ca de nues­tro mode­lo pro­duc­ti­vo y de la socie­dad actual gene­ra que las femi­ni­da­des sean las más per­ju­di­ca­das por la cri­sis del pla­ne­ta. Por eso pen­sar las pro­ble­má­ti­cas ambien­ta­les des­de una pers­pec­ti­va de jus­ti­cia social y femi­nis­ta es algo fundamental.

M.T: —Tam­bién está rela­cio­na­do con la carac­te­rís­ti­ca pro­fun­da­men­te patriar­cal y colo­nial de las polí­ti­cas extrac​ti​vis​tas​.La lle­ga­da de los espa­ño­les es bas­tan­te ilus­tra­ti­va de eso: varo­nes blan­cos y hete­ro­se­xua­les que tenían los ele­men­tos del poder y que vinie­ron a impo­ner no úni­ca­men­te el extrac­ti­vis­mo enten­di­do en la extrac­ción de recur­sos natu­ra­les, sino tam­bién una nue­va lógi­ca de des­truc­ción de las cos­mo­vi­sio­nes indí­ge­nas ori­gi­na­rias para imple­men­tar lógi­cas patriar­ca­les, cise­xis­tas y bina­rias. Des­de ahí vie­ne esa fal­ta de rela­ción que tene­mos con la natu­ra­le­za y que da lugar a que se esta­blez­can lógi­cas de subor­di­na­ción que des­pués tam­bién vemos en nues­tras rela­cio­nes socia­les y en cómo se cons­tru­yen sujetxs bajo un eje dife­ren­cial de poder en don­de una per­so­na tie­ne la capa­ci­dad de subor­di­nar y la otra de ser subordinada.

La lógi­ca de subor­di­na­ción que el hom­bre ejer­ce sobre la natu­ra­le­za es la mis­ma que ejer­ce sobre las feminidades…

M.P: –Cla­ro, y eso tam­bién se refle­ja en cues­tio­nes muy mate­ria­les como por ejem­plo esta pan­de­mia, que está estric­ta­men­te rela­cio­na­da con las pro­ble­má­ti­cas actua­les, por­que la mayo­ría de las teo­rías apun­tan al ori­gen zoo­nó­ti­co del virus. Y jus­ta­men­te tam­bién, a raíz de esta pan­de­mia pudi­mos ver que las femi­ni­da­des fue­ron quie­nes tuvie­ron que car­gar en el inte­rior de los hoga­res con las tareas de cui­da­do, como así tam­bién que las pro­ble­má­ti­cas eco­nó­mi­cas afec­ta­ron de mane­ra des­igual, por­que impac­ta­ron más sobre las muje­res, y en los espa­cios comu­ni­ta­rios tam­bién fue­ron ellas las pri­me­ras en levan­tar las ollas y poner­se al hom­bro la con­ten­ción social.

La sema­na pasa­da se fil­tró un infor­me del Gru­po Inter­gu­ber­na­men­tal de Exper­tos sobre Cam­bio Cli­má­ti­co de la ONU que anun­cia­ba un pro­nós­ti­co muy dra­má­ti­co sobre la cri­sis cli­má­ti­ca, ¿cómo ana­li­zan ese mensaje?

N: –Des­de la eta­pa pre­in­dus­trial, que es cuan­do empie­zan todos estos pro­ce­sos indus­tria­les que afec­tan al mun­do, la tem­pe­ra­tu­ra glo­bal del pla­ne­ta aumen­tó 1,1 gra­dos. Por eso lxs cien­tí­ficxs más pres­ti­giosxs del cam­bio cli­má­ti­co vie­nen sos­te­nien­do la impor­tan­cia de no supe­rar los 1,5 gra­dos. Para poder real­men­te enten­der la gra­ve­dad de esto hay que pen­sar­lo como si fue­ra una fie­bre: tener 38 o 39 gra­dos no es lo mis­mo, por­que el cuer­po afec­ta­do empie­za a gene­rar dife­ren­tes res­pues­tas como meca­nis­mo. Las pro­yec­cio­nes del IPCC dicen que si segui­mos pro­du­cien­do y con­su­mien­do de esta for­ma vamos a lle­gar a los cua­tro gra­dos antes de fin de siglo, lo que se tra­du­ce en catás­tro­fes natu­ra­les muy fuer­tes como olas de calor, sequías, incen­dios, subi­das del nivel del mar, etc. Por eso resul­ta tan impor­tan­te que no se superen los 1,5 gra­dos o los 2 gra­dos de tem­pe­ra­tu­ra global.

¿Y qué se pue­de hacer para impedirlo?

N: –El gra­do de urgen­cia es muy gran­de, pero toda­vía se pue­de lle­gar a evi­tar­lo. Más del 70 por cien­to de las emi­sio­nes de gases con­ta­mi­nan­tes de efec­to inver­na­de­ro, que son los que pro­du­cen la cri­sis cli­má­ti­ca, vie­nen del sec­tor ener­gé­ti­co. Enton­ces, en prin­ci­pio lo más impor­tan­te es hacer una tran­si­ción ener­gé­ti­ca jus­ta que pase de la que­ma de com­bus­ti­ble fósil, que es lo que tene­mos hoy en día, hacia otro tipos de ener­gías alter­na­ti­vas más lim­pias y diversificadas.

El víncu­lo entre el extrac­ti­vis­mo y el cam­bio cli­má­ti­co es muy estre­cho entonces…

M.P: –Y sí, por­que ade­más quie­nes más con­tri­bu­ye­ron his­tó­ri­ca­men­te a esta cri­sis son quie­nes más herra­mien­tas tie­nen a la hora de hacer­les fren­te. Aho­ra Esta­dos Uni­dos por ejem­plo está orga­ni­zan­do una tran­si­ción ener­gé­ti­ca pla­ni­fi­ca­da que nece­si­ta como insu­mo el litio, que en su gran mayo­ría está en Lati­noa­mé­ri­ca. Siem­pre hay muchí­si­ma rela­ción entre la pre­sión sobre los recur­sos natu­ra­les y la tran­si­ción, que aho­ra se plan­tea en tér­mi­nos de recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca. Por eso es tan impor­tan­te la movi­li­za­ción social. No tene­mos que pen­sar sola­men­te en tér­mi­nos de miti­ga­ción al cam­bio cli­má­ti­co, sino tam­bién en tér­mi­nos de adap­ta­ción: hacer que nues­tras pobla­cio­nes sean más resi­lien­tes a los efec­tos del cam­bio que ya están pre­vis­tos. Y tam­bién es impor­tan­te la dife­ren­cia entre los dis­tin­tos paí­ses, por­que por ejem­plo la capa­ci­dad de Argen­ti­na para inci­dir en este tipo de cues­tio­nes es muy dis­tin­ta a la de Chi­na o Esta­dos Uni­dos. No es que acá no haya que hacer algo para dis­mi­nuir las emi­sio­nes, pero en esos paí­ses son mucho más gran­des. Por eso nues­tra orga­ni­za­ción se impri­me en un movi­mien­to inter­na­cio­nal que bus­ca poner pre­sión sobre las diri­gen­cias de estos tipos de países.

¿Cuá­les son las accio­nes que se pue­den hacer des­de Argentina?

M.P: –El prin­ci­pal desa­fío que tene­mos hoy es pen­sar la for­ma en la que nos inser­ta­mos como país en este esce­na­rio geo­po­lí­ti­co sig­na­do por la cri­sis cli­má­ti­ca. En este últi­mo infor­me de la ONU se men­cio­na algo impor­tan­te que antes no se había dicho: las pro­yec­cio­nes sobre la agu­di­za­ción de la cri­sis no son para el año 2100, sino para el 2050 o el 2030, es decir que esta­mos hablan­do de una pla­ni­fi­ca­ción a mediano pla­zo. Enton­ces, una de las prin­ci­pa­les exi­gen­cias, no sola­men­te des­de nues­tra agru­pa­ción como orga­ni­za­ción juve­nil socio­am­bien­tal sino tam­bién des­de las agen­das de las juven­tu­des y de la pobla­ción en gene­ral, tie­ne que ser la de pla­ni­fi­car un futu­ro posi­ble que ten­ga en cuen­ta la gra­ve­dad de la situa­ción y el con­tex­to par­ti­cu­lar de cada región.

. Ima­gen: Jose Nicolini

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *