Colom­bia. Elo­gio al cas­co, en el paro nacional

Por Víc­tor de Currea-Lugo | Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de julio de 2021

Tal vez tan vie­jo como el tam­bor es el cas­co en todas sus mani­fes­ta­cio­nes: el de los gue­rre­ros anti­guos, que podría tener más de sim­bó­li­co que de pro­tec­ción real; el de los con­quis­ta­do­res, con esa cur­va que pare­cía un bote lle­gan­do a colo­ni­zar tie­rras en nom­bre de Isa­bel la Cató­li­ca; el cas­co de los moto­ci­clis­tas que, por lo menos yo, aso­cio con la cha­que­ta negra de cue­ro y los tatua­jes de quien se mon­ta en una Har­ley-David­son para reco­rrer las pra­de­ras del oeste.

Cada uno pue­de ima­gi­nar­se un cas­co como le naz­ca. Pero nos mien­ten con los cas­cos de los vikin­gos, a los que la mito­lo­gía les puso un par de cuer­nos a los lados, pero la his­to­ria ha demos­tra­do que eso es un adorno naci­do de la imaginación.

Recor­da­mos, en la gue­rra, el cas­co con los pena­chos de los roma­nos así como el yel­mo, ese cas­co medie­val de caba­lle­ros. Y están los cas­cos azu­les que se han invo­ca­do para casos nobles como Ruan­da (don­de no fue­ron) has­ta en accio­nes de man­da­de­ros del impe­rio, como se hizo en Soma­lia (don­de sí estuvieron).

Creo que los 300 de Leó­ni­das no lle­va­ban cas­cos, no sé si algu­na vez Hitler se lo puso y tam­po­co sé si Mus­so­li­ni se lo qui­tó; ade­más pode­mos recor­dar el cas­co tene­bro­so del sol­da­do ale­mán de la segun­da gue­rra y el cas­co con el que juga­mos en la infan­cia entre trin­che­ras ima­gi­na­rias y dis­pa­ros, cuyos soni­dos hacía­mos con la boca.

Hay gen­te que se dedi­ca tam­bién a sal­var vidas y usa cas­cos, como los bom­be­ros, que son admi­ra­dos por muchos debi­do a su labor de enfren­tar­se al fue­go por otros. No olvi­de­mos a los cas­cos de los obre­ros, que cons­ti­tu­ye­ron la van­guar­dia de la lucha en el siglo XIX, que hoy se mez­clan con indí­ge­nas, estu­dian­tes, negri­tu­des y muje­res para cons­truir una van­guar­dia plu­ral como la que reco­rre hoy las calles colombianas.

Las cosas han cam­bia­do. Ese cubrir de la cabe­za entre la pro­tec­ción y lo sim­bó­li­co pasa por la gorra de los cam­pe­si­nos boya­cen­ses, por la paño­le­ta del Cho­có y has­ta el som­bre­ro del papa. Ese afán de cubrir­nos la cabe­za, como lo dicen los libros sagra­dos; de cubrir­nos del sol, del calor o del frío; toda esa his­to­ria de miles de años cubrién­do­nos la cabe­za aho­ra se vuel­ca en las mar­chas de Colombia.

Ya ha sen­ten­cia­do la Poli­cía que los cas­cos, esos que usan los obre­ros de la cons­truc­ción y los bom­be­ros en medio de las jor­na­das lar­gas de tra­ba­jo, los mis­mos cas­cos que impo­lu­tos se ponen inge­nie­ros y polí­ti­cos cuan­do inau­gu­ran obras y super­vi­san a los super­vi­so­res, se con­vier­ten en ele­men­tos peligrosos.

Recuer­do cuan­do se deco­mi­sa­ban libros, de hecho, en mi inte­rés por acom­pa­ñar el pro­ce­so de paz en el país, publi­qué unos libros que lue­go fue­ron pre­sen­ta­dos al lado de compu­tado­res y de armas, como si hubie­ran halla­do aca­so un docu­men­to ile­gal y no un docu­men­to que fue finan­cia­do por la Orga­ni­za­ción de Nacio­nes Uni­das (ONU) y la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), y has­ta reci­bi­do de bue­na gana por el Gobierno de entonces.

Los regí­me­nes auto­ri­ta­rios per­si­guen a los que tie­nen libros: Hitler los man­da­ba a que­mar en las hogue­ras y en Cam­bo­ya per­se­guían a los que tuvie­ran una biblio­te­ca (aun­que fue­ra peque­ña) duran­te la dic­ta­du­ra de Pol Pot. Sta­lin prohi­bió leer al joven Marx y Fran­cia, a pesar de su liber­tad, prohi­bió la pelí­cu­la La Bata­lla de Argel por­que mos­tra­ba como un ejem­plo su san­gui­na­ria acción imperial.

La vie­ja estra­te­gia de ven­der el sofá

Aho­ra no se tra­ta de los libros y pelí­cu­las con sus ideas que ponen a pen­sar, sino de algo mucho más sim­ple: deco­mi­sar esos obje­tos que pro­te­gen con lo que pien­sa la gen­te: su cere­bro. Da risa lo sim­bó­li­co que adquie­re ese hecho, por­que el cas­co pro­te­ge la cabe­za, don­de se gene­ra lo que se pien­sa y se sien­te, se inda­ga y se cri­ti­ca; esa cabe­za que orde­na levan­tar la mano y seña­lar al corrup­to o al geno­ci­da; esa que mue­ve la len­gua para pre­gun­tar ¿Quién dio la orden?

La Poli­cía, con una deci­sión toma­da entre el auto­ri­ta­ris­mo y su impo­ten­cia ante la mar­cha, la estu­pi­dez galo­pan­te y el recha­zo abso­lu­to al sen­ti­do común y a los dere­chos huma­nos, ha deci­di­do deco­mi­sar los cas­cos. Y los man­da­ta­rios loca­les, no solo esos tirá­ni­cos que fir­man por el Cen­tro Demo­crá­ti­co, sino los que posan de ser gobier­nos pro­gre­sis­tas, aplau­den la propuesta.

Deco­mi­sar gafas, libros, cas­cos y más­ca­ras anti­ga­ses es como el vie­jo cuen­to en el que alguien halla a su pare­ja sien­do infiel en el sofá y el cor­nu­do deci­de ven­der el sofá para resol­ver el problema.

No sé a qué horas el cas­co se vol­vió un ele­men­to peli­gro­so, un arma letal, a dife­ren­cia de las pis­to­las de los para­mi­li­ta­res que salie­ron, acom­pa­ña­dos por la Poli­cía y en más de 20 ciu­da­des, a dis­pa­rar­les a los mani­fes­tan­tes en total impu­ni­dad. Este es, defi­ni­ti­va­men­te, un mun­do al revés.

Así como la deci­sión abso­lu­ta­men­te estú­pi­da de una jue­za de prohi­bir la mar­cha del 28 de abril y que gene­ró que se con­so­li­da­ra el mayor des­aca­to de la his­to­ria de Colom­bia, aho­ra nos ame­na­zan con qui­tar­nos los cas­cos, en el mar­co del paro nacio­nal.

Por eso, ya no sola­men­te usa­re­mos cas­cos para pre­ve­nir los gol­pes en la cabe­za con los boli­llos de la Poli­cía, no solo para lograr des­viar en algo los impac­tos direc­tos que hace la Poli­cía con sus armas anti­mo­ti­nes, no solo para pro­te­ger el crá­neo y las ideas; lo usa­re­mos sim­ple­men­te por joder, para decir­le: ya no más al Gobierno, para recha­zar la vio­len­cia mise­ra­ble e inú­til con­tra los mani­fes­tan­tes, por­que no le cree­mos tam­po­co a esos gobier­nos loca­les que se ampa­ran bajo una fal­sa pro­tec­ción y que citan el Códi­go Penal cuan­do les con­vie­nen, pero botan a la basu­ra los dere­chos huma­nos cuan­do les afectan.

Sim­ple­men­te por ese afán rebel­de de la des­obe­dien­cia civil ante tan­ta des­ver­güen­za, por ese impul­so exis­ten­cial de decir­le no al auto­ri­ta­ris­mo, pues vamos a salir con cas­cos. Enton­ces, así como hubo la Mar­cha de los Cla­ve­les en Por­tu­gal y la Mar­cha de las Som­bri­llas en Hong Kong, lo úni­co que van a con­se­guir en Colom­bia es que se cele­bre una mar­cha de per­so­nas con las cabe­zas cubier­tas con cas­cos de todos los colo­res, pero no silen­cia­das ni cortadas.

Y fren­te a todos aque­llos que han coho­nes­ta­do con la vio­len­cia (esa vio­len­cia que nos dejó un gru­po para­mi­li­tar en los años 80 lla­ma­do pre­ci­sa­men­te Los Mocha-Cabe­zas), con­tra aque­llos que nos han entre­ga­do a los mucha­chos del Valle del Cau­ca des­ca­be­za­dos en una bol­sa plás­ti­ca, para aque­llos que han dis­pa­ra­do sus armas que resul­tan leta­les sobre la cabe­za de los mani­fes­tan­tes, los que creen que una mar­cha se detie­ne deco­mi­san­do cas­cos y ban­de­ras, para todos los que están con­ven­ci­dos de que es ile­gal pro­te­ger­se, pero legal ase­si­nar, para los que algún día pue­den salir a matar a un pre­si­den­te en el exte­rior supues­ta­men­te “enga­ña­dos en su bue­na fe de mer­ce­na­rios”, a todo ellos les deci­mos con el cas­co, con las gafas, las ban­de­ras y las más­ca­ras anti­ga­ses: ¡No más!

Los que no tie­nen un cas­co, los invi­to a que saquen la olla de los cace­ro­la­zos sobre la cabe­za o lo que su crea­ti­vi­dad les mues­tre, para decir­les que el men­sa­je es el mis­mo: pro­te­ge­re­mos nues­tras ideas con­tra los gol­pes de la extre­ma dere­cha, los bala­zos del auto­ri­ta­ris­mo, los boli­lla­zos de la Poli­cía, pero sobre todo de las estu­pi­de­ces del fas­cis­mo. Fin del elogio.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *