Argen­ti­na. Advier­ten que la bajan­te del Río Para­ná es un «holo­caus­to ambiental»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 de julio de 2021.

Ambien­ta­lis­tas advir­tie­ron que la actual bajan­te del Río Para­ná, que supera los nive­les his­tó­ri­cos, «es un autén­ti­co holo­caus­to ambien­tal», con­se­cuen­cia de la acción huma­na aso­cia­da a la expan­sión del mode­lo agro­in­dus­trial, suma­do a los efec­tos del cam­bio climático.

«Lo que está ocu­rrien­do en el Río Para­ná es un autén­ti­co holo­caus­to ambien­tal y es el resul­ta­do direc­to de una serie com­ple­ja de inter­ven­cio­nes antró­pi­cas aso­cia­das a la expan­sión del extrac­ti­vis­mo agro­in­dus­trial, gana­de­ro, fores­tal, flu­vial y mine­ro», ase­gu­ró Rafael Colom­bo, miem­bro de la Aso­cia­ción Argen­ti­na de Abo­ga­dos Ambientalistas.

En este sen­ti­do, deta­lló que la bajan­te «está liga­da al mode­lo agro­pro­duc­ti­vo argen­tino de expan­sión de la fron­te­ra agro­pe­cua­ria, el incre­men­to de super­fi­cies de cul­ti­vo como la soja, el maíz o el tri­go, que son al mis­mo tiem­po par­te de un mode­lo agro­in­dus­trial que trae muchí­si­mos impac­tos sobre la tie­rra a par­tir del uso de millo­nes de litros de insec­ti­ci­das agrotóxicos».

Asi­mis­mo, Colom­bo des­ta­có, en diá­lo­go con Radio Urba­na, que «la hidro­vía Para­ná-Para­guay es el cau­ce de sali­da del 80 por cien­to de las expor­ta­cio­nes argen­ti­nas» por lo que «nave­gan miles de embar­ca­cio­nes que trans­por­tan millo­nes de tone­la­das de mer­ca­de­ría año tras año».

«Eso gene­ra mucha pre­sión y mucho hos­ti­ga­mien­to sobre el río Para­ná y, por supues­to, tam­bién está liga­do a la pér­di­da y a la con­ser­va­ción del sue­lo fru­to del dete­rio­ro de bos­ques, de la sel­va y los mon­tes nati­vos que han gene­ra­do que los sue­los hayan per­di­do la capa­ci­dad de absor­ber el agua de las llu­vias para poder pre­ser­var­la y pos­te­rior­men­te deri­var­la a ver­tien­tes, arro­yos», detalló.

Sobre esto, expli­có ade­más que «son muchas las cau­sas que han inci­di­do en las últi­mas déca­das para que ten­ga­mos una situa­ción de estrés hídri­co como la que atra­vie­sa el Río Para­ná. Entre ellas, el cam­bio cli­má­ti­co y la ocu­rren­cia de even­tos cli­ma­to­ló­gi­cos extremos».

Por esta razón, ase­gu­ró que se da cada vez más una alter­nan­cia entre sequías y llu­vias con­cen­tra­das y pro­lon­ga­das, lo cual con­tri­bu­ye a la inten­si­fi­ca­ción de la bajante.

En cuan­to a las imá­ge­nes que cir­cu­la­ron recien­te­men­te don­de se ven ban­cos de are­na pro­duc­to de la bajan­te del Río Para­ná, el abo­ga­do dijo que es una situa­ción «que se está regis­tran­do en casi todo el Río Para­ná que com­pren­de varias pro­vin­cias: Corrien­tes, Misio­nes, San­ta Fe, Entre Ríos, Bue­nos Aires».

Y aler­tó: «se han regis­tra­do nive­les de bajan­te his­tó­ri­cos que supe­ran las esta­dís­ti­cas de por lo menos los últi­mos 50 años».

Sobre las con­se­cuen­cias de esta situa­ción, Colom­bo sos­tu­vo que «esta­mos yen­do hacia un pro­ce­so de saba­ni­za­ción de nues­tros eco­sis­te­mas, es decir, se vuel­ven saba­nas, que son eco­sis­te­mas secos, ári­dos, típi­cos de zonas tro­pi­ca­les y subtropicales»

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *