Nación Anda­lu­za en el día de decla­ra­ción de Inde­pen­den­cia del Esta­do Andaluz

Hoy 21 de julio se cum­plen 148 años de la fir­ma del Mani­fies­to de los Fede­ra­les Anda­lu­ces que pro­cla­ma­ba la inde­pen­den­cia del Esta­do anda­luz. Aque­llas que lucha­mos por la inde­pen­den­cia de Anda­lu­cía como medio para lle­gar al socia­lis­mo, no lo hace­mos por una moda polí­ti­ca, tam­po­co por intere­ses per­so­na­les o par­ti­dis­tas. Lo hace­mos por­que ante la situa­ción de neo­co­lo­nia­lis­mo y de “depen­den­cia” que sufre nues­tro pue­blo, nece­si­ta alter­na­ti­vas que res­pon­dan a las nece­si­da­des de igual­dad y de jus­ti­cia social.

La cons­ta­ta­ción his­tó­ri­ca de que estos pro­ble­mas endé­mi­cos que pade­ce el pue­blo anda­luz no se pue­den solu­cio­nar refor­man­do el Esta­do espa­ñol nos lle­van a for­mu­lar un pro­yec­to polí­ti­co des­de Anda­lu­cía y para Anda­lu­cía, des­de la inde­pen­den­cia polí­ti­ca y des­de la cons­truc­ción de la Repú­bli­ca Anda­lu­za de Trabajadoras.

En más de 500 años de per­te­nen­cia al Esta­do espa­ñol no se ha con­se­gui­do nin­gún avan­ce en el camino de la sobe­ra­nía y del auto­go­bierno, y nada nos hace pen­sar que este camino sea posi­ble, vis­ta la deri­va cen­tra­li­za­do­ra, fas­cis­ta y ultra­ca­pi­ta­lis­ta que las éli­tes eco­nó­mi­cas del Esta­do están imple­men­tan­do a tra­vés de las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas del Régi­men del 78.

Noso­tras no hemos inven­ta­do nada, no nos hemos inven­ta­do el “inde­pen­den­tis­mo”. Asu­mi­mos las pala­bras de Blas Infan­te cuan­do dijo: “Los regio­na­lis­tas o nacio­na­lis­tas anda­lu­ces nada vini­mos a inven­tar: nos hubi­mos de limi­tar, sim­ple­men­te a reco­no­cer en este orden lo crea­do por nues­tro pue­blo, en jus­ti­fi­ca­ción de nues­tra His­to­ria“(Blas Infan­te)

Des­de la con­quis­ta de Anda­lu­cía por las tro­pas cas­te­lla­nas las anda­lu­zas han lucha­do por reco­brar la sobe­ra­nía arre­ba­ta­da. Des­de los pri­me­ros “mon­fis” y “gan­du­les” has­ta el Com­plot de Tabla­da en el año 1931.

La “izquier­da inde­pen­den­tis­ta anda­lu­za”, repre­sen­ta­da por la orga­ni­za­ción polí­ti­ca NACIÓN ANDALUZA, es con­ti­nua­do­ra de las luchas de libe­ra­ción nacio­nal que de for­ma inin­te­rrum­pi­da ha libra­do el pue­blo andaluz.

Esta lucha por la libe­ra­ción tubo espe­cial rele­van­cia duran­te todo el S. XIX en el que Anda­lu­cía estu­vo muy cer­ca de con­se­guir la tan ansia­da inde­pen­den­cia: la nece­si­dad de refor­mas socia­les y eco­nó­mi­cas, lle­va a los Fede­ra­les anda­lu­ces a luchar con­tra el cen­tra­lis­mo, por el auto­go­bierno y por la sobe­ra­nía polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca del pue­blo anda­luz. Una lucha que cul­mi­na­ría en la insu­rrec­ción can­to­nal anda­lu­za con­tra la I Repú­bli­ca espa­ño­la. El 30 de junio de 1873, los Fede­ra­lis­tas anda­lu­ces toman el ayun­ta­mien­to de Sevi­lla pro­cla­man­do la Repú­bli­ca Social. El 18 de julio del mis­mo año, la ciu­dad de Sevi­lla decla­ra el Can­tón Fede­ral, libre e inde­pen­dien­te. Segui­da­men­te, otras ciu­da­des anda­lu­zas pro­cla­ma­rían sus can­to­nes: Cádiz, Cór­do­ba, Gra­na­da, Alme­ría, Huel­va, Bai­lén, Andú­jar, Loja, Motril, Utre­ra, Éci­ja, Jerez, San­lú­car, Alge­ci­ras, Tari­fa, Adra, etc. Todos los can­to­nes iza­ron en sus ayun­ta­mien­tos la ban­de­ra roja de la revo­lu­ción social y nom­bra­ron “comi­tés de salud públi­ca” a imi­ta­ción de la Comu­na de París, pro­cla­ma­da sólo dos años antes.

El 21 de julio de 1873 los repre­sen­tan­tes de los can­to­nes pro­cla­man en Sie­rra More­na la Inde­pen­den­cia polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca del Esta­do anda­luz a tra­vés de un mani­fies­to que dice:

En Des­pe­ña­pe­rros, his­tó­ri­co e inex­pug­na­ble baluar­te de la liber­tad, se enar­bo­ló ayer, por las fuer­zas fede­ra­les que man­dan los que sus­cri­ben, la ban­de­ra de Inde­pen­den­cia del Esta­do anda­luz. Ter­mi­ne­mos pues, nues­tra obra. Com­ple­te­mos la rege­ne­ra­ción social y polí­ti­ca de esta tie­rra clá­si­ca de la liber­tad y de la inde­pen­den­cia (…) For­me­mos nues­tro ejér­ci­to fede­ral, cons­ti­tu­ya­mos nues­tros Can­to­nes, eli­ja­mos nues­tra asam­blea (…) No reco­noz­ca­mos otra auto­ri­dad que la de nues­tros can­to­nes. (…) todos tene­mos el mis­mo pen­sa­mien­to, ten­ga­mos todos el mis­mo cora­zón. ¡Sal­vé­mo­nos o mura­mos jun­tos! ¡Viva la sobe­ra­nía admi­nis­tra­ti­va y eco­nó­mi­ca del Esta­do de Anda­lu­cía!”.

Ante esta decla­ra­ción de Inde­pen­den­cia la reac­ción del Esta­do espa­ñol no se hizo espe­rar; el pre­si­den­te de la I Repú­bli­ca espa­ño­la, Nico­lás Sal­me­rón, man­da al Gene­ral Pavía a sofo­car la rebe­lión. Tras varios días de enfren­ta­mien­tos arma­dos, el 28 de julio el ejér­ci­to espa­ñol entra en Sevi­lla. Tras la caí­da de Sevi­lla, tam­bién caen Mála­ga y Granada.

Miles de anda­lu­zas fue­ron repre­sa­lia­das por el ejér­ci­to y la jus­ti­cia espa­ño­la. Al igual que antes y des­pués, el Esta­do espa­ñol siem­pre res­pon­de a las ansias de liber­tad de los pue­blos con san­gre y represión.

Los prin­ci­pios de sobe­ra­nía e inde­pen­den­cia habían cala­do en el pue­blo anda­luz y fru­to de esa pra­xis revo­lu­cio­na­ria diez años des­pués, en 1883, los Fede­ra­les anda­lu­ces ela­bo­ran la “Cons­ti­tu­ción anda­lu­za”, apro­ba­da en la ciu­dad de Ante­que­ra y cuyo títu­lo I, como con­ti­nua­ción de la decla­ra­ción de Inde­pen­den­cia hecha públi­ca en Des­pe­ña­pe­rros, dice:

Anda­lu­cía es sobe­ra­na y autó­no­ma; se orga­ni­za en una demo­cra­cia repu­bli­ca­na repre­sen­ta­ti­va, y no reci­be su poder de nin­gu­na auto­ri­dad exte­rior al de las auto­no­mías can­to­na­les que le ins­ti­tu­yen por este acto”.

Algu­nos años des­pués, Blas Infan­te reco­ge el tes­ti­go de los Fede­ra­lis­tas y cons­ti­tu­cio­na­lis­tas anda­lu­ces, decla­rán­do­se here­de­ro y con­ti­nua­dor de los mis­mos idea­les que estos defen­dían. En los pri­me­ros años del anda­lu­cis­mo revo­lu­cio­na­rio, en el 1919, la revis­ta “Anda­lu­cía”, edi­ta­da por los Cen­tros Anda­lu­ces, se hacía eco del fer­vor con el que los “anda­lu­cis­tas” gri­ta­ban con un viva a la “Inde­pen­den­cia de Anda­lu­cía” con moti­vo de la libe­ra­ción de Euge­nio Gar­cía Niel­fa, anda­lu­cis­ta revo­lu­cio­na­rio depor­ta­do a Val­de­pe­ñas por su impli­ca­ción en la lucha obre­ra en Córdoba.

A pesar del ase­si­na­to de Blas Infan­te y otros anda­lu­cis­tas revo­lu­cio­na­rios, de la ocul­ta­ción y eli­mi­na­ción de sus tex­tos más revo­lu­cio­na­rios e inde­pen­den­tis­tas, las ideas de inde­pen­den­cia y socia­lis­mo del siglo XIX han con­se­gui­do lle­gar a nues­tros días y ser­vir de herra­mien­ta libe­ra­do­ra del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Andaluz.

Hoy, al igual que en el 1873, repe­ti­mos el gri­to del anda­lu­cis­mo revolucionario

¡VIVA LA INDEPENDENCIA DE ANDALUCÍA!

Per­ma­nen­te de la C.N. de Nación Anda­lu­za.

Anda­lu­cía, 21 de julio de 2021.

La entra­da Nación Anda­lu­za en el día de decla­ra­ción de Inde­pen­den­cia del Esta­do Anda­luz se publi­có pri­me­ro en La otra Anda­lu­cía.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.