Cuba. Que el águi­la no vuelva

Por Luis Tole­do San­de, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de julio de 2021.

foto: Ama­ne­cer del pasa­do sába­do 17 de julio en La Pira­gua, en el male­cón habanero.

En la visua­li­dad auro­ral del acto con que nue­va­men­te el pue­blo cubano −¡el pue­blo cubano!, no per­ver­sas fal­si­fi­ca­cio­nes de él− rati­fi­có el pasa­do sába­do, 17 de julio, su leal­tad a la patria y su con­se­cuen­te con­cien­cia anti­im­pe­ria­lis­ta, el monu­men­to a las víc­ti­mas del desas­tre del aco­ra­za­do Mai­ne tuvo un lugar osten­si­ble. Ese monu­men­to recuer­da uno de los pre­tex­tos que a lo lar­go del tiem­po el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se ha usa­do en sus vora­ces pla­nes injerencistas.

Para estas líneas bas­ta citar la inter­ven­ción mili­tar con que, en 1898, pre­tex­tan­do el hun­di­mien­to del Mai­ne, la enton­ces emer­gen­te poten­cia impe­ria­lis­ta frus­tró la inde­pen­den­cia de Cuba y sus­ti­tu­yó a Espa­ña en el papel de metró­po­li. Lo que ese hecho aca­rreó más allá del país enton­ces inter­ve­ni­do per­du­ra en hechos como la colo­ni­za­ción de Puer­to Rico y la hege­mo­nía mun­dial que Esta­dos Uni­dos, ya en deca­den­cia, inten­tan conservar.

Los suce­sos que tuvie­ron sus expre­sio­nes más visi­bles el 11 de julio en loca­li­da­des cuba­nas podían haber sido mani­pu­la­dos como supues­to aval para otra inter­ven­ción esta­dou­ni­den­se, igual o más que la tra­ge­dia del Mai­ne, de la que a estas altu­ras es poco rele­van­te deter­mi­nar si fue acci­den­tal o pro­vo­ca­da. Los hechos del 11 de julio, sin embar­go, se sabe que fue­ron pro­vo­ca­dos por agen­tes, dine­ro y mane­jos del Impe­rio, con mer­ce­na­rios que ya habría que­ri­do él tener en 1898.

Pero enton­ces el águi­la impe­rial, con todos sus ímpe­tus vora­ces, se pre­pa­ra­ba para entrar en Cuba, mien­tras que des­de 1959 sus maqui­na­cio­nes inter­ven­cio­nis­tas se han estre­lla­do con­tra la revo­lu­ción que echó del país la reali­dad y el sím­bo­lo del águi­la. De ello dan fe, más que sim­bó­li­ca, las dos colum­nas her­cú­leas en cuyos capi­te­les enla­za­dos se colo­có el ícono impe­rial con que el monu­men­to se eri­gió a la som­bra de una repú­bli­ca intervenida.

Está bien que el monu­men­to per­du­re, por­que recuer­da a víc­ti­mas cuya muer­te el Impe­rio uti­li­zó con el cinis­mo que lo carac­te­ri­za, pero no hay por qué res­ti­tuir el águi­la. Su pre­sen­cia mar­có la cons­truc­ción del monu­men­to, y el recuer­do de las víc­ti­mas, con el sello del impe­rio que las capi­ta­li­zó, intere­sa­do en cul­ti­var ofi­cio­sa­men­te su memo­ria, y que mani­pu­ló bue­nas inten­cio­nes y fala­cias, algo en lo que es cada vez más experto.

De ahí la intui­ción popu­lar del patrio­ta que −lo tes­ti­mo­nió Ricar­do Ron­qui­llo en un artícu­lo de Juven­tud Rebel­de publi­ca­do el mis­mo día− al ter­mi­nar el acto comen­tó emo­cio­na­do: “¡Aquí, pre­ci­sa­men­te, fren­te al águi­la des­tro­na­da!”, dijo al valo­rar la res­pues­ta del pue­blo a sus enemi­gos his­tó­ri­cos y actuales.

Des­de que lle­gó a la fer­vo­ro­sa con­cen­tra­ción patrió­ti­ca, el autor del pre­sen­te artícu­lo tuvo pre­sen­te otro suyo, “Cul­tu­ra, his­to­ria y un águi­la que sí caza mos­cas”, de 2014 y aún loca­li­za­ble en la red. Si en ese tex­to abor­dó varios pun­tos rela­cio­na­dos con el tema −entre ellos irres­pon­sa­bles, inge­nuas o ten­den­cio­sas idea­li­za­cio­nes del pasa­do neo­co­lo­nial de Cuba−, hoy se ciñe en par­ti­cu­lar al que de mane­ra direc­ta lo moti­vó a escri­bir­lo: insi­nua­cio­nes, pro­pa­la­das en cier­tos sitios digi­ta­les, de que La Haba­na pla­nea­ba res­ti­tuir el águi­la del monumento.

Cla­ro que ya sería mate­rial­men­te otra: no la derri­ba­da en 1926 por un hura­cán, y menos aún la echa­da aba­jo por deci­sión minis­te­rial del Gobierno revo­lu­cio­na­rio, y con apo­yo del pue­blo, el 1 de mayo de 1961. Días antes había teni­do lugar la inva­sión mer­ce­na­ria que, aplas­ta­da en Pla­ya Girón, bus­ca­ba ins­ta­lar una cabe­za de pla­ya que el Impe­rio habría usa­do como hizo con el hun­di­mien­to del Maine.

Así como se había roto el domi­nio impe­ria­lis­ta sobre Cuba, esa águi­la se rom­pió en peda­zos al caer, y lo que de ella que­da pue­de seguir con­ser­ván­do­se como tes­ti­mo­nio de una his­to­ria que sería cri­mi­nal diluir en nocio­nes asép­ti­cas de res­tau­ra­ción, acrí­ti­cas cuan­do menos. Sin olvi­dar que exis­ten inten­cio­nes mal­va­das, siem­pre será salu­da­ble saber dife­ren­ciar entre lo sano, lo sano­te y lo sanaco.

Según bús­que­das hechas por el arti­cu­lis­ta, pare­ce que aque­llas insi­nua­cio­nes fue­ron infun­da­das en lo que a volun­tad de la nación con­cer­nía, pero podían expre­sar ideas ais­la­das y de diver­sa índo­le. Cuan­do −en un comen­ta­rio sobre el mag­ní­fi­co artícu­lo de Ron­qui­llo antes alu­di­do− el autor de “Cul­tu­ra, his­to­ria y un águi­la que sí caza mos­cas” refi­rió ese tex­to en Face­book, Liset Gar­cía apo­yó que se tra­je­ra “de vuel­ta aho­ra aque­lla refle­xión, al pare­cer escri­ta para hoy. La his­to­ria segui­rá glo­san­do nues­tros días de bata­lla y con­fron­ta­cio­nes de ideas, mien­tras el enemi­go siga con su tác­ti­ca de cazar a quie­nes se com­por­tan como insectos”.

La perio­dis­ta pre­sen­ció dis­cu­sio­nes sobre el tema, por­que había quien pen­sa­ra que, de levan­tar­se el blo­queo, ya se jus­ti­fi­ca­ría que el águi­la tor­na­ra al monu­men­to. La argu­men­ta­ción de tal cri­te­rio podría resu­mir­se, algo más que casi tex­tual­men­te, en los tér­mi­nos siguien­tes: “Des­pués de todo, esa es el águi­la de una ban­de­ra, al igual que la ban­de­ra y el escu­do de Méxi­co tie­nen la suya”.

Si las com­pa­ra­cio­nes −se ha dicho− son odio­sas, esa es insos­te­ni­ble. Así como dos per­so­nas pue­den ser muy dife­ren­tes, lo son esas dos águi­las. Méxi­co, agre­di­do y saquea­do por los Esta­dos Uni­dos, nun­ca ha inva­di­do ni blo­quea­do a Cuba, y no le ha cos­ta­do a este país los sufri­mien­tos y la san­gre que le ha oca­sio­na­do la poten­cia agre­so­ra. A la par, o más, de la sumi­sión del Gobierno neo­co­lo­nial cubano al de la poten­cia impe­ria­lis­ta, el monu­men­to encla­va­do jun­to al Male­cón haba­ne­ro encar­nó los desig­nios y las mani­pu­la­cio­nes de esa nación, cuyas entra­ñas están a la vis­ta de quie­nes quie­ran ver.

Picas­so no hizo la palo­ma que −según se dijo, aun­que tal vez fue solo expre­sión de un deseo− apor­ta­ría para que se colo­ca­ra, como sím­bo­lo de paz, don­de estu­vo el águi­la. Pero que no la hicie­ra ha ser­vi­do para que el tiem­po y los hechos ava­len la legi­ti­mi­dad de esos capi­te­les vacíos, como evi­den­cia de un águi­la des­tro­na­da, o derri­ba­da de allí revo­lu­cio­na­ria­men­te, para que no regre­se. Es par­te de la deci­sión de un pue­blo de no vol­ver a caer en manos de la rapaz poten­cia que sigue ase­dián­do­lo, blo­queán­do­lo, ame­na­zán­do­lo, urdien­do pla­nes para jus­ti­fi­car una nue­va inter­ven­ción mili­tar con­tra él.

Sí, para que no haya dudas: inter­ven­ción mili­tar, cri­mi­nal, geno­ci­da. El len­gua­je por­ta pen­sa­mien­to, y no se le debe seguir rega­lan­do al Impe­rio “ni tan­ti­to así, ¡nada!”, y menu­do no es el uso corrup­to y mal­va­do del adje­ti­vo huma­ni­ta­rio: en espa­ñol se apli­ca a lo que hace bien a la huma­ni­dad, pero el Gobierno de Esta­dos Uni­dos, con la OTAN y sus alia­dos, con una pode­ro­sa maqui­na­ria pro­pa­gan­dís­ti­ca, y con mer­ce­na­rios, lo usa con éxi­to para jus­ti­fi­car accio­nes geno­ci­das. Ahí están las que han sufri­do Ser­bia, Afga­nis­tán, Irak, Libia, Siria y otros pue­blos. En la lis­ta, que ni esos nom­bres ni esta épo­ca ago­tan, el Impe­rio bus­ca poner tam­bién a Cuba, como a la Vene­zue­la bolivariana.

La ausen­cia del águi­la es para el monu­men­to men­cio­na­do lo que para la res­tau­ra­ción del Capi­to­lio Nacio­nal un deta­lle que pare­ce pasar­se por alto al hablar de ella ante la mag­ni­fi­cen­cia mate­rial del edi­fi­cio. En uno de los reta­blos de com­po­si­cio­nes ico­no­grá­fi­cas a relie­ve, en metal, exhi­bi­das en los por­to­nes de entra­da, que­dó sin “enmen­dar­se” el deta­lle alu­di­do, tes­ti­mo­nio del que pare­ce haber sido el úni­co ges­to “des­truc­ti­vo” de las fuer­zas popu­la­res que toma­ron el inmue­ble tras la caí­da de Gerar­do Macha­do, cuyo ros­tro fue dig­na­men­te devas­ta­do a cincel.

Esa efi­gie repre­sen­ta­ba el some­ti­mien­to al Impe­rio, y su ausen­cia debe man­te­ner­se en el fron­tón del Capi­to­lio, como en el monu­men­to a las víc­ti­mas del Mai­ne debe per­pe­tuar­se la ausen­cia del águi­la repre­sen­ta­ti­va del pode­río imperial.

Fuen­te: Cuba Perio­dis­tas

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *