Cul­tu­ra. Freesty­le y emba­ra­zo ado­les­cen­te: cuan­do ESI rima con barrio

Por Dalia Cybel, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de julio de 2021.

Del encuen­tro entre la Aso­cia­ción Civil Arté­po­lis y “La aca­de­mia del Freesty­le” sur­gió “El rap, el freesty­le y la par­ti­ci­pa­ción comu­ni­ta­ria. Estra­te­gias para la pre­ven­ción del emba­ra­zo ado­les­cen­te”, una pro­pues­ta para tra­ba­jar la edu­ca­ción sexual inte­gral en los barrios populares.

Entre L‑Gante, Caz­zu y las Conec­tar Igual­dad, en los últi­mos años el freesty­le se posi­cio­nó como un ele­men­to icó­ni­co de la cul­tu­ra joven. Here­de­ro del rap esta­dou­ni­den­se, en la Argen­ti­na este esti­lo tuvo su esta­lli­do a par­tir de las com­pe­ten­cias de “El 5to esca­lón” y ter­mi­nó de posi­cio­nar­se gra­cias al fenó­meno del trap, que colo­có a pibes des­co­no­ci­dos en los pri­me­ros pues­tos de los ran­kings inter­na­cio­na­les. Con tra­di­ción insu­rrec­ta y ori­gen mar­gi­nal, el freesty­le pron­to adqui­rió el carác­ter polí­ti­co de la juven­tud mili­tan­te, eri­gién­do­se en voz de una épo­ca y lle­gan­do a dispu­tar­le el podio al rock and roll. Así, a pesar del repu­dio de Charly Gar­cía, las voces con auto­tu­ne se mul­ti­pli­ca­ron, cues­tio­nan­do la meri­to­cra­cia, el patriar­ca­do y la fal­ta de expec­ta­ti­vas a futuro.

Tal poten­cia tuvie­ron el rap y el freesty­le que inter­pe­la­ron tam­bién a las talle­ris­tas de la Aso­cia­ción Civil Arté­po­lis a la hora de pen­sar un pro­yec­to terri­to­rial sobre ESI, por lo que recu­rrie­ron a “La aca­de­mia del Freesty­le” para tra­ba­jar en con­jun­to. De este encuen­tro sur­gió “El rap, el freesty­le y la par­ti­ci­pa­ción comu­ni­ta­ria. Estra­te­gias para la pre­ven­ción de emba­ra­zo ado­les­cen­te”, una pro­pues­ta para tra­ba­jar en el for­ta­le­ci­mien­to de los dere­chos y el acce­so a la edu­ca­ción sexual y (no) repro­duc­ti­va de les ado­les­cen­tes en los barrios populares. 

“El rap sur­ge como par­te de la nece­si­dad de apro­piar­se de los espa­cios de jue­go y socia­li­za­ción, pero tam­bién como una opor­tu­ni­dad para enten­der cómo pien­san los jóve­nes los dere­chos sexua­les y repro­duc­ti­vos”, expli­ca Mari­sa Fuen­tes, coor­di­na­do­ra de Arteó­po­lis. Por su par­te, Fede­ri­co Putaro ‑orga­ni­za­dor de la Aca­de­mia del Freesty­le- agre­ga: “El freesty­le con­ju­ga dos face­tas muy impor­tan­tes: por un lado, es una prác­ti­ca artís­ti­ca suma­men­te demo­crá­ti­ca y por el otro es una prác­ti­ca depor­ti­va, com­pe­ti­ti­va, que faci­li­ta la con­for­ma­ción e inte­gra­ción de gru­pos y el des­en­vol­vi­mien­to lúdi­co. Esa dua­li­dad le impri­me una poten­cia­li­dad casi úni­ca para crear sen­ti­do colec­ti­vo, para con­for­mar ámbi­tos de socia­li­za­ción e inte­gra­ción de gru­pos don­de pro­du­cir, cir­cu­lar y apro­piar sen­ti­do de for­ma colec­ti­va”, cuen­ta a El Gri­to del Sur. “El cypher ‑la ron­da en la pla­za- es un espa­cio para com­par­tir, para diver­tir­se sin impor­tar el nivel, la flui­dez o si te tra­bás. Eso lo hace suma­men­te rico a la hora de dis­pa­rar la crea­ti­vi­dad colectiva”. 

Aun­que la pro­pues­ta nació antes de la irrup­ción del coro­na­vi­rus, la natu­ra­le­za digi­tal del rap y los encuen­tros al aire libre per­mi­tie­ron que los talle­res se rea­li­za­cen igual­men­te. En ese sen­ti­do, el pro­yec­to sir­vió para visi­bi­li­zar la nece­si­dad de refor­zar el acce­so de las orga­ni­za­cio­nes terri­to­ria­les a las TICS. “Con la vir­tua­li­dad se puso en evi­den­cia que las cla­ses popu­la­res no tie­nen las sufi­cien­tes herra­mien­tas para acce­der a las tec­no­ló­gi­cas y eso influ­ye a la hora de lle­var ade­lan­te pro­yec­tos. A par­tir de eso esta­mos gene­ran­do una nue­va ini­cia­ti­va para for­ma­ción en TIC a las ONGs”, aco­ta la refe­ren­ta de Arteópolis. 

“El rap, el freesty­le y la par­ti­ci­pa­ción comu­ni­ta­ria. Estra­te­gias para la pre­ven­ción de emba­ra­zo ado­les­cen­te”, se ini­ció con una capa­ci­ta­ción de ESI para refe­ren­tes barria­les y talle­ris­tas de freesty­le, lo que les per­mi­tió arti­cu­lar con los dife­ren­tes acto­res de cada barrio. Duran­te los encuen­tros se gene­ró un cua­der­ni­llo con los con­te­ni­dos espe­cí­fi­cos que ade­más tenía el fin de reva­lo­ri­zar los cono­ci­mien­tos sobre sexua­li­dad que se adquie­ren en el queha­cer coti­diano. “Las muje­res y las femi­ni­da­des habi­ta­mos esos luga­res de for­ma­ción como si no tuvié­ra­mos un saber pre­vio y en ver­dad la mayo­ría de las refe­ren­tas ya trae su baga­je pro­pio de estar en el barrio. Por eso usa­mos la idea de encuen­tro para gene­rar otro tipo de inter­cam­bio que nos per­mi­ta hablar de sabe­res téc­ni­cos y cien­tí­fi­cos sin cerrar­le la puer­ta a los ele­men­tos que traían quie­nes esta­ban for­mán­do­se. Sino pare­ce que correr la ESI del cam­po ins­ti­tu­cio­nal es poner­se en medio de un cam­po de bata­lla”, suma Fuentes. 

Los talle­res de freesty­le rea­li­za­dos en Cons­ti­tu­ción, Villa 31 y San Tel­mo tuvie­ron tal reper­cu­sión que lle­ga­ron a con­gre­gar chi­ques des­de 8, 9 y 10 años has­ta jóve­nes que, por el con­tex­to de mar­gi­na­li­dad, habían aban­do­na­do los estu­dios for­ma­les. “Pibis re chi­qui­tos que no sabían escri­bir con flui­dez se ani­ma­ron a rimar. Al prin­ci­pio tenía­mos mie­do de tener que for­zar los con­te­ni­dos para que apa­re­cie­ra la ESI, pero cuan­do empe­za­ron las acti­vi­da­des los temas sur­gían por sí solos», agre­gan les orga­ni­za­do­res. «Nos dimos cuen­ta de que había una nece­si­dad de hablar de estas cosas y que eran capa­ces de reco­no­cer la vio­len­cia en muchas situa­cio­nes. Lo que fal­ta­ba era la validación”. 

En el rele­va­mien­to rea­li­za­do por Arté­po­lis con 24 ado­les­cen­tes que par­ti­ci­pa­ron de al menos una cla­se y 15 que par­ti­ci­pa­ron de al menos 3 cla­ses, el 50% de les par­ti­ci­pan­tes dijo no cono­cer la ESI antes del taller. Sin embar­go, cuan­do se inda­ga en este pun­to, que­da en evi­den­cia la nece­si­dad de ampliar estos con­te­ni­dos más allá del ámbi­to esco­lar para valo­ri­zar las expe­rien­cias pro­pias. “Muches creían que no sabían nada de la ESI, pero cuan­do empe­za­mos a ahon­dar en los con­te­ni­dos, nos dimos cuen­ta de que habían cues­tio­nes que ya tenían inte­gra­das, más que nada rela­ti­vas a los víncu­los, amis­ta­des, pro­yec­tos de vida”. Ade­más de la edu­ca­ción sexual inte­gral, la vio­len­cia de géne­ro y el bull­ying enca­be­za­ron la lis­ta de los tópi­cos sobre los que se ver­sa­ron, que­dan­do plas­ma­das estas inquie­tu­des en los temas que gra­bó cada barrio. 

“Has­ta hace unos años, en el freesty­le no se veía otra cosa más que insul­tos son­sos, direc­tos, como for­ma de impo­ner una domi­nan­cia sobre el rival. Hoy eso ya no está tan pre­sen­te. El inge­nio, la capa­ci­dad de ela­bo­rar men­sa­jes poten­tes, de incor­po­rar figu­ras poé­ti­cas, jue­gos de pala­bras, com­po­si­cio­nes de pala­bras, y de trans­mi­tir una idea, valo­res, un con­tra­pun­to de argu­men­tos, se impo­nen por sobre las for­mas pri­mi­ti­vas de una prác­ti­ca que esta­ba nacien­do. Es intere­san­tí­si­mo ver cómo la mayo­ría de los pro­fe­sio­na­les reco­mien­dan, ade­más de prac­ti­car téc­ni­cas, leer, man­te­ner­se infor­ma­do sobre temas de actua­li­dad, cul­tu­ra gene­ral, etcé­te­ra”, expli­ca Putaro sobre el carác­ter peda­gó­gi­co de la rima.

Res­pec­to a los cam­bios en el ambien­te del hip hop des­de la masi­fi­ca­ción del femi­nis­mo y las difi­cul­ta­des que con­lle­va para muje­res y femi­ni­da­des habi­tar estos espa­cios, el docen­te de la UBA y UNDAV ase­gu­ra: “La masi­vi­dad del freesty­le y de los femi­nis­mos en nues­tro país se gene­ra­ron de mane­ra para­le­la y creo que eso le impi­dió al freesty­le tomar nota de lo que se esta­ba dis­cu­tien­do. En estos últi­mos cin­co años, a par­tir de algu­nos fenó­me­nos como los escra­ches a algu­nos artis­tas, la fija­ción de cupos feme­ni­nos en com­pe­ten­cias y bata­llas his­tó­ri­cas don­de se men­cio­nó el femi­nis­mo, fui­mos vien­do cómo el mun­do del hip hop comen­zó a pro­ble­ma­ti­zar­se. Hoy esa situa­ción es muy dis­tin­ta, y si bien ese pro­ce­so de dis­cu­sión con­ti­núa, exis­ten refe­ren­tas muje­res que de algún modo bus­can remo­ver cual­quier obs­tácu­lo que les impi­da ser par­te. Refle­xio­na­mos mucho sobre esto con les chi­ques en el taller y fue un gran dis­pa­ra­dor para abor­dar las temá­ti­cas del pro­yec­to”, sintetiza. 

“Este tipo de pro­yec­tos habi­li­ta a pen­sar que el mun­do adul­to usual­men­te no tie­ne la agu­de­za para escu­char lo que les pibis ya están dicien­do”, mani­fies­ta Mari­sa, quien expli­ca que, más allá de los esfuer­zos de las escue­las, la ESI tie­ne otros efec­tos cuan­do se tras­la­da al barrio. “Si bien la ESI en la escue­la es fun­da­men­tal, las orga­ni­za­cio­nes socia­les le dan un mar­co que muchas veces la ins­ti­tu­ción no logra por las barre­ras de la buro­cra­cia. La imple­men­ta­ción de la ESI en el terri­to­rio tie­ne carac­te­rís­ti­cas par­ti­cu­la­res que la hacen súper rica. Lle­gás a fibras más sen­si­bles. Cuan­do acer­cás los cono­ci­mien­tos a las casas, éstos se repro­du­cen de otra mane­ra. Fue una de las par­tes más lin­das de esta expe­rien­cia”, concluye.

Fuen­te: El gri­to del sur

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *