Al cara­jo el nar­co-Esta­do – farc​-ep​.net

¡Somos el pri­mer nar­co-Esta­do del mun­do! Ese títu­lo ya no nos lo qui­ta nadie gra­cias a Uri­be y a Duque.

¡Qué des­ho­nor y qué ver­güen­za! Duque no tie­ne auto­ri­dad para nada. Se pasea por el mun­do posan­do de impo­lu­to y opi­nan­do aquí y allá sobre cómo supe­rar los pro­ble­mas del pla­ne­ta diser­tan­do sobre el cam­bio cli­má­ti­co, los dere­chos huma­nos y dan­do con­se­jos sobre cómo neu­tra­li­zar el nar­co­trá­fi­co, mien­tras el país arde en el fue­go de todas las podre­dum­bres. Cíni­co irre­den­to; artis­ta del enga­ño y la simu­la­ción, que solo mira la paja en el ojo ajeno.

¿Cómo pudi­mos los colom­bia­nos acep­tar, sin chis­tar, que un per­so­na­je finan­cia­do por dine­ros del nar­co­trá­fi­co colec­ta­dos por su ami­go el Ñeñe Her­nán­dez, ocu­pa­ra el máxi­mo car­go de la nación? No nos diga­mos men­ti­ras; este país lo gobier­na la mafia. Tene­mos que pelliz­car­nos; y si no lo hace­mos noso­tros mis­mos ¿enton­ces quién?

Todo el mun­do sabe, inclui­do su ami­go de uni­ver­si­dad, el Fis­cal Gene­ral Fran­cis­co Bar­bo­sa, de las andan­zas de Duque con el Ñeñe Her­nán­dez, en reunio­nes socia­les, en parran­das. Todos vimos al Ñeñe y al “pilo­to de la mafia” que lo trans­por­ta­ba en su avio­ne­ta de un lugar a otro, cele­bran­do como invi­ta­dos en el Pala­cio de Nari­ño su pose­sión como pre­si­den­te el 7 de agos­to de 2018… Muchas foto­gra­fías tes­ti­mo­nian esa rela­ción de gáns­te­res. Más tar­de el Ñeñe fue sos­pe­cho­sa­men­te ase­si­na­do y el pilo­to murió estre­lla­do. Debie­ra inda­gar­se a fon­do la ver­dad sobre cómo ocu­rrie­ron esas muer­tes. No vaya a ser que les haya pasa­do lo mis­mo que a Pedro Juan Moreno.

El pro­ble­ma es que aquí tene­mos un fis­cal total­men­te cie­go que para estos casos ha trans­for­ma­do el ente acu­sa­dor en una ins­tan­cia de defen­sa de los malean­tes polí­ti­cos que lo colo­ca­ron en ese cargo. 

¿Cómo salir de este labe­rin­to oscu­ro de la des­hon­ra? Nues­tro deber es res­ca­tar la majes­tad y el res­pe­to de Colom­bia ante las nacio­nes del mun­do. Lue­go de sopor­tar duran­te tres años el peor de los peo­res gobier­nos, tene­mos que pedir­le al títe­re del Pala­cio de Nari­ño con la pode­ro­sa fuer­za del pue­blo des­ple­ga­da en las calles.

¡QUE SE VAYA! Un pre­si­den­te así no le sir­ve al buen nom­bre de Colombia.

FARC-EP

Segun­da Mar­que­ta­liaJulio 15 de 2021

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *