Vene­zue­la. «Fies­ta de Cara­cas» y mag­ni­ci­dio: Volun­tad Popu­lar al fren­te del terrorismo

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de julio de 2021.

En rue­da de pren­sa, en la sede del Pala­cio Fede­ral Legis­la­ti­vo (Cara­cas), el pre­si­den­te de la Asam­blea Nacio­nal (AN), dipu­tado Jor­ge Rodrí­guez, exhi­bió una serie de prue­bas que conec­tan los pla­nes y finan­cia­mien­to de los gru­pos arma­dos irre­gu­la­res en los barrios de Cara­cas con ope­ra­do­res de Volun­tad Popu­lar (VP) y el gobierno colom­biano, auna­do a un nue­vo inten­to frus­tra­do de mag­ni­ci­dio con­tra el pre­si­den­te Nico­lás Maduro.

En la tra­ma pro­fun­da geo­po­lí­ti­ca se encuen­tra el gobierno de Iván Duque en el cen­tro de la denun­cia, quien da luz ver­de al domi­nio colom­biano de las rutas del nar­co­trá­fi­co, los gru­pos irre­gu­la­res que se sos­tie­nen en las eco­no­mías ile­ga­les y la expor­ta­ción de mer­ce­na­rios paramilitarizados.

La Ope­ra­ción Gedeón, inva­sión arma­da frus­tra­da en mayo de 2020, fue un deri­va­do de esa diná­mi­ca cri­mi­nal trans­na­cio­nal, pla­ni­fi­ca­do por miem­bros del fra­ca­sa­do «pro­yec­to Guai­dó» y con la cola­bo­ra­ción, al menos táci­ta e implí­ci­ta, del gobierno colom­biano. El país es con­si­de­ra­do, debi­do a los últi­mos acon­te­ci­mien­tos en el Cari­be, cuna de mer­ce­na­rios y sica­rios de con­fian­za para con­tra­tos de mag­ni­ci­dio y des­es­ta­bi­li­za­ción terrorista.

Antes, con el inten­to de ase­si­nar al pre­si­den­te Madu­ro y par­te del alto man­do mili­tar y polí­ti­co de Vene­zue­la en agos­to de 2018, se denun­ció la loca­li­za­ción de los cam­pa­men­tos don­de fue­ron entre­na­dos los eje­cu­to­res de los dro­nes explo­si­vos uti­li­za­dos duran­te la ope­ra­ción. Las prue­bas vol­vie­ron a mos­trar­se duran­te la rue­da de pren­sa de Rodrí­guez para mos­trar un hilo con­duc­tor de agre­sio­nes sis­te­má­ti­cas des­de el vecino país.

Pero tam­bién Mia­mi está invo­lu­cra­do en el eje cri­mi­nal jun­to a Bogo­tá, pues­to que se des­cu­brie­ron los nexos exis­ten­tes entre la Pre­si­den­cia de Colom­bia, la empre­sa de mer­ce­na­rios CTU Secu­rity (radi­ca­da en la men­cio­na­da ciu­dad del sur de Flo­ri­da) y el inten­to de mag­ni­ci­dio en 2018 con­tra el Jefe del Esta­do venezolano.

En la pren­sa colom­bia­na deve­la­ron las rela­cio­nes del pre­si­den­te Duque con Anto­nio «Tony» Intria­go, el con­tra­tis­ta que reclu­tó a los mag­ni­ci­das de Jove­nel Moï­se en Hai­tí, al menos des­de 2018.

Ade­más, Rodrí­guez pre­gun­ta duran­te su inter­ven­ción si la recien­te visi­ta de William Burns, el jefe de la CIA, a Bogo­tá ten­dría que ver con los recien­tes suce­sos en la región, toman­do en cuen­ta las decla­ra­cio­nes del emba­ja­dor de Colom­bia en Esta­dos Uni­dos, Fran­cis­co San­tos, quien dijo en una entre­vis­ta que la inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­se esta­ba invo­lu­cran­do en «una ope­ra­ción deli­ca­da e impor­tan­te» días antes de los even­tos en Vene­zue­la. Ya esto lo había denun­cia­do el pre­si­den­te Madu­ro duran­te el balan­ce de la Ope­ra­ción Gran Caci­que Guaicaipuro.

De esta mane­ra pue­de ver­se que el actual pre­si­den­te colom­biano se ha con­ver­ti­do en una ver­da­de­ra ame­na­za para la paz de la región.

Nue­va ten­ta­ti­va de magnicidio

El pre­si­den­te de la AN anun­ció anun­ció que cua­tro dro­nes fue­ron des­ac­ti­va­dos el pasa­do 22 de junio en la acti­vi­dad de inau­gu­ra­ción del nue­vo monu­men­to en el Cam­po de Cara­bo­bo, del que se darán pró­xi­ma­men­te más deta­lles. Tam­bién mos­tró prue­bas de que pla­nea­ban ata­car direc­ta­men­te al pri­mer man­da­ta­rio vene­zo­lano en Cara­cas des­de El Valle a la tari­ma pre­si­den­cial en los actos con­me­mo­ra­ti­vos del 5 de julio con un francotirador.

Las fechas patrias pare­cen los pre­fe­ri­dos momen­tos ele­gi­dos por la dere­cha extre­mis­ta para sus gol­pes vio­len­tos: el 12 de febre­ro de 2014 fue con­vo­ca­da La Sali­da (gol­pe frus­tra­do de color); el 5 de julio de 2018 iban a inten­tar ase­si­nar una vez más al Pre­si­den­te vene­zo­lano, así como el 4 de agos­to de 2018 (dro­nes explo­si­vos); el des­em­bar­co de la Ope­ra­ción Gedeón esta­ba pre­vis­to para el 1° de mayo de 2020; y aho­ra los últi­mos pla­nes des­ac­ti­va­dos por los cuer­pos de seguridad.

La razón por la que se eli­gen días de fies­ta nacio­nal para per­pe­trar cons­pi­ra­cio­nes pue­den rela­cio­nar­se a los inten­tos de VP y sus socios cri­mi­na­les de crear hechos de con­mo­ción tan­to mate­ria­les como sim­bó­li­cos, de gran impac­to para la pobla­ción vene­zo­la­na que pudie­ra gene­rar un esta­do supe­rior de per­tur­ba­ción del orden público.

De acuer­do a las inves­ti­ga­cio­nes guber­na­men­ta­les, el arma­men­to de gue­rra usa­dos por los gru­pos arma­dos de la Cota 905 y otras zonas de Cara­cas fue­ron pro­vis­tos por el régi­men colom­biano. Jun­to a la logís­ti­ca e infra­es­truc­tu­ra cons­trui­da por los Gru­pos Estruc­tu­ra­dos de Delin­cuen­cia Orga­ni­za­da (GEDO), pla­ni­fi­ca­ban pri­me­ro con­cre­tar el mag­ni­ci­dio con­tra el pre­si­den­te Madu­ro el día 5 de julio para lue­go crear vio­len­cia calle­je­ra, una espe­cie de caos cons­truc­ti­vo a los intere­ses anti­cha­vis­tas, los días 6 y 7 de julio, que sí con­cre­ta­ron, con el fin de «incen­diar la pradera».

A tra­vés de gari­tas y trin­che­ras en las zonas ale­da­ñas a la Cota 905, los GEDO se pro­po­nían con­cre­tar ope­ra­cio­nes direc­tas con­tra el direc­to­rio revo­lu­cio­na­rio de Vene­zue­la. En espe­cí­fi­co, des­de una mon­ta­ña en El Valle tenían una visión com­ple­ta del Patio de Honor de la Aca­de­mia Mili­tar y de la tari­ma del Paseo Monu­men­tal, sien­do ideal para un obje­ti­vo de francotirador.

Rodrí­guez mos­tró el video de un celu­lar de uno de los apre­sa­dos duran­te la Ope­ra­ción Gran Caci­que Guai­cai­pu­ro don­de mos­tra­ba dichos obje­ti­vos. Se supo­ne que el 5 de julio era la fecha indi­ca­da para que ocu­rrie­ra la eje­cu­ción fran­co­ti­ra­do­ra con­tra el Pre­si­den­te, de acuer­do a las inves­ti­ga­cio­nes poli­cia­les y de inteligencia.

Las manos de VP en el nue­vo capí­tu­lo de vio­len­cia terrorista

A con­ti­nua­ción, el pre­si­den­te de la AN pre­sen­tó cap­tu­ras de pan­ta­lla que demos­tra­ban que VP pre­pa­ró, armó y finan­ció a los GEDO de la Cota 905 y La Vega con pro­pó­si­tos des­ti­tu­yen­tes, para lle­var a cabo ope­ra­cio­nes terro­ris­tas con­tra la pobla­ción civil.

Las cap­tu­ras de pan­ta­lla que pre­sen­tó Jor­ge Rodrí­guez fue­ron obte­ni­das del telé­fono de Freddy Gue­va­ra, tras ser dete­ni­do por orden del Minis­te­rio Públi­co por su «vin­cu­la­ción con gru­pos extre­mis­tas y para­mi­li­ta­res aso­cia­dos al gobierno colom­biano». Todas las men­cio­nes acer­ca de los «pan­ta­lla­zos» deja cla­ro que debían ser borra­dos. El jefe del Par­la­men­to expli­có que las evi­den­cias fue­ron res­tau­ra­das con un sen­ci­llo pro­gra­ma de recu­pe­ra­ción de datos.

No es una sor­pre­sa que VP esté al fren­te de la gue­rra difu­sa en Vene­zue­la, el pron­tua­rio habla por sí solo y da mues­tras de que no debe con­si­de­rar­se como un par­ti­do polí­ti­co sino más bien como una agen­cia terrorista.

Enu­me­re­mos rápi­da­men­te el con­te­ni­do de los chats, en don­de mues­tran que la lla­ma­da «Fies­ta de Cara­cas» (los suce­sos del 7 de julio en ade­lan­te) fue impul­sa­da por Leo­pol­do López des­de Madrid a tra­vés de ins­truc­cio­nes a Gil­ber Caro, Freddy Gue­va­ra, Has­ler Igle­sias, Luis Soma­za, Alfre­do Jimeno, Yon Goi­coe­chea y Emi­lio Gra­te­rón, todos miem­bros de VP.

Gra­te­rón le dice a López que se reu­nió con per­so­nas de La Vega y la Cota 905 para acti­var el plan en los barrios. Estos son «El Ori­gi­nal», «El Gocho», «Pedro», Igle­sias y «El Pelón de La Vega».

Gue­va­ra le comu­ni­ca a Caro que la «Fies­ta de Cara­cas» «va enca­mi­na­da» y que habla­ra con Igle­sias «para cua­drar acti­vis­tas» (facha­das civi­les en protesta).

López ins­tru­ye a Igle­sias acti­var a la juven­tud del par­ti­do y «tener­los pro­tes­tan­do duran­te la fies­ta de Caracas».

Asi­mis­mo, López orde­na al «Gocho Javier» (bus­ca­do por las fuer­zas poli­cia­les) que coor­di­ne jun­to a Caro «los acti­vis­tas» que pro­tes­ta­rían en La Vega, San­ta Rosa­lía y El Valle.

Gra­te­rón le pre­gun­ta a Soma­za (direc­tor de des­pa­cho fake de Juan Guai­dó) por «los dul­ces» (dóla­res en efec­ti­vo) para la ope­ra­ción, éste res­pon­de: «Le pre­gun­to al Pre­si­den­te por el tema y te avi­so», seña­lan­do que Guai­dó esta­ba al tan­to de los pla­nes terroristas.

Gra­te­rón pre­gun­ta a Caro si ya había «cua­dra­do» «la par­te de comu­ni­ca­ción que va [a] acom­pa­ñar la Fies­ta de Cara­cas» con Gue­va­ra. De esta mane­ra dela­ta que VP tie­ne ínti­mas cone­xio­nes con medios abier­ta­men­te anti­cha­vis­tas y que es capaz de con­cre­tar una cam­pa­ña de rela­cio­nes públi­cas para sus accio­nes, Rodrí­guez men­cio­nó que tie­nen apo­yo de Efec­to Cocu­yo y Alber­to News.

Igle­sias le comu­ni­ca a Gra­te­rón que man­tie­ne con­tac­to con alias «Gocho» y con alias «Cati­re», pre­sun­tos enla­ces de los ope­ra­do­res de VP con los de los gru­pos arma­dos en los barrios caraqueños.

López le orde­na a Gue­va­ra que debe estar in situ en las pro­tes­tas fabri­ca­das en el mar­co de la «Fies­ta de Cara­cas» para «lograr el des­equi­li­brio social».

Gra­te­rón le expli­ca a Caro que espe­ran por que «[Yon] Goi­coe­chea pase los dulces».

Por últi­mo, en con­ver­sa­ción entre Jimeno y Caro se anun­cia que «los malan­dros quie­ren mues­tras de fe», es decir, dóla­res, ya que «sin eso no avanzamos».

Con estas evi­den­cias pue­de con­cluir­se que VP repar­te dine­ro «a gru­pos de nar­co­tra­fi­can­tes y para­mi­li­ta­res para que siem­bren zozo­bra», dijo Rodríguez.

En cuan­to a los finan­cis­tas, el dipu­tado cha­vis­ta indi­có que el dine­ro lle­ga a tra­vés de ONG y otras facha­das por medio de crip­to­mo­ne­das y dóla­res, deta­lles que anun­ció serán publi­ca­dos en una pró­xi­ma ocasión.

Los ase­si­na­tos a man­sal­va por par­te de los GEDO en zonas popu­la­res de Cara­cas los días pre­vios a la Ope­ra­ción Gran Caci­que Guai­cai­pu­ro, las tác­ti­cas de gue­rra urba­na y logís­ti­ca para crear hechos de con­mo­ción (mag­ni­ci­dio) y el sos­te­ni­mien­to de eco­no­mías ile­ga­les (nar­co­trá­fi­co y otros deli­tos) dela­tan «un modus ope­ran­di colombiano».

La «com­bi­na­ción de todas las for­mas de lucha» a la usan­za nar­co­pa­ra­mi­li­tar por par­te de los ope­ra­do­res anti­cha­vis­tas expo­ne una car­ta de nave­ga­ción: la del terro­ris­mo como prin­ci­pal baluar­te de VP para lograr un cam­bio de régi­men, tan ansia­do como apo­ya­do en Mia­mi, Bogo­tá y Madrid, eje fun­da­men­tal de la gue­rra híbri­da con­tra Venezuela.

Foto de por­ta­da: Leo­nar­do Fer­nán­dez Vilo­ria (Reuters)

Fuen­te: Misión Verdad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *