Cuba. Prue­ban impli­ca­ción de EE. UU. en las accio­nes de des­es­ta­bi­li­za­ción con­tra el pueblo.

Por: Mila­gros Pichardo

El miem­bro del Buró Polí­ti­co del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba y minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res, Bruno Rodrí­guez Parri­lla, acu­só al Gobierno de Esta­dos Uni­dos de estar impli­ca­do direc­ta­men­te y de tener gra­ve res­pon­sa­bi­li­dad en los inci­den­tes que ocu­rrie­ron en nues­tro país el 11 de julio.

Duran­te una con­fe­ren­cia de pren­sa, con­vo­ca­da este mar­tes, el Can­ci­ller cubano pre­sen­tó prue­bas de esta afir­ma­ción y advir­tió a esa nación nor­te­ña que será res­pon­sa­ble de las con­se­cuen­cias que se pro­duz­can si per­sis­te en la polí­ti­ca de estran­gu­la­mien­to con­tra nues­tro país, y que su con­duc­ta irres­pon­sa­ble pue­de tener con­se­cuen­cias gra­ves que dañen el inte­rés de ambos países.

Rodrí­guez Parri­lla denun­ció que la con­tro­ver­ti­da eti­que­ta #SOS­Cu­ba no sur­gió en la Mayor de las Anti­llas, sino que fue lan­za­da des­de el pasa­do junio, en Nue­va York, para tra­tar de obs­ta­cu­li­zar el pro­nun­cia­mien­to de la Asam­blea Gene­ral de Nacio­nes Uni­das con­tra el blo­queo. Espe­ci­fi­có que esta ope­ra­ción uti­li­za recur­sos millo­na­rios, labo­ra­to­rios y pla­ta­for­mas tec­no­ló­gi­cas con fon­dos del Gobierno de EE. UU.

Resal­tó que, en sus ini­cios, el alcan­ce de esta eti­que­ta fue nulo, «que­dó des­ar­ti­cu­la­da la cam­pa­ña al ser aplas­ta­da por un cla­mor inter­na­cio­nal, por el pre­do­mi­nio en redes de la volun­tad mun­dial de pro­cla­mar el levan­ta­mien­to del bloqueo».

Expli­có que la con­vo­ca­to­ria a pro­tes­tar en Nacio­nes Uni­das y el lan­za­mien­to de la cam­pa­ña fue­ron rea­li­za­dos por la com­pa­ñía esta­dou­ni­den­se ProAc­ti­vo Mia­mi Incor­po­ra­tions, que coin­ci­den­te­men­te reci­bió el cer­ti­fi­ca­do de vali­dez para reci­bir fon­dos esta­dua­les por par­te del Depar­ta­men­to de Esta­do de la Flo­ri­da, el mis­mo 15 de junio de 2021.

Por este moti­vo, el jefe de la diplo­ma­cia cuba­na acu­só al Gobierno Repu­bli­cano de la Flo­ri­da de estar finan­cian­do esas accio­nes des­es­ta­bi­li­za­do­ras, y pre­sen­tó a los perio­dis­tas asis­ten­tes la copia de esa certificación.

Amplió que esta empre­sa ins­tru­men­tal fun­cio­na con la arti­cu­la­ción de un gru­po de com­pa­ñías, con alta tec­no­lo­gía que mue­ve, finan­cia y sus­ten­ta tec­no­ló­gi­ca­men­te a un gru­po limi­ta­do pero influ­yen­te en la Flo­ri­da y en el mun­do vir­tual, así como un puña­do de medios que con­tro­la el flu­jo de datos, siem­pre con mati­ces manipuladoras.

Rodrí­guez Parri­lla expli­có que esto lo hacen median­te muchas ile­ga­li­da­des, vio­lan­do los códi­gos de las pro­pias pla­ta­for­mas esta­dou­ni­den­ses que los hos­pe­dan, y mane­jan­do la narra­ti­va para enga­ñar a los inge­nuos que no tie­nen la capa­ci­dad de vali­dar esa infor­ma­ción. «Apro­ve­chan la inge­nui­dad y la juven­tud, la empa­tía emo­cio­nal con que las per­so­nas acce­den a las redes», subrayó.

Ase­ve­ró que ese peque­ño gru­po de medios, que estu­vo arti­cu­la­do de una mane­ra sig­ni­fi­ca­ti­va duran­te la
cam­pa­ña del expre­si­den­te Donald Trump en la Flo­ri­da, reci­be fon­dos fede­ra­les y esta­dua­les y mane­ja el dis­cur­so en las redes digi­ta­les con­tra nues­tro país, alien­ta la vio­len­cia, el des­or­den y la subversión.

Sub­ra­yó que entre los prin­ci­pa­les ope­ra­do­res de esta cam­pa­ña se encuen­tra adn Cuba, un pro­yec­to crea­do por el Gobierno de Esta­dos Uni­dos y finan­cia­do por la Agen­cia de Esta­dos Uni­dos para el Desa­rro­llo Inter­na­cio­nal (Usaid) para la gue­rra comu­ni­ca­cio­nal con­tra Cuba.

«La pro­pia empre­sa Proac­ti­ve Mia­mi Incor­po­ra­tion, rela­cio­na entre sus socios a Yai­ma Par­do, la jefa de infor­ma­ción de adn Cuba, y a Nor­ge Rodrí­guez, que es un ope­ra­dor polí­ti­co vin­cu­la­do a ese medio», mani­fes­tó, y aña­dió que nin­guno de los dos son repre­sen­tan­tes de nues­tro pue­blo, sino que han par­ti­ci­pa­do en accio­nes vio­len­tas de ase­dio con­tra nues­tra emba­ja­da en Nacio­nes Uni­das y en Washing­ton, y estu­vie­ron, ade­más, entre los agi­ta­do­res con­tra el equi­po de béis­bol duran­te el pre­olím­pi­co en la Florida.

«Es inocul­ta­ble el víncu­lo entre los fon­dos y las ope­ra­cio­nes del Gobierno de EE. UU. y de estos ope­ra­do­res», pre­ci­só nues­tro Canciller. 

TÁCTICAS PARA VIRALIZAR LA ETIQUETA #SOSCUBA

De acuer­do con la infor­ma­ción brin­da­da por Rodrí­guez Parri­lla, a par­tir del 5 de junio, ese labo­ra­to­rio mediá­ti­co lan­zó en Twit­ter la cam­pa­ña Inter­ven­ción Huma­ni­ta­ria en Cuba y Canal Huma­ni­ta­rio Cuba.

«Quie­nes la piden deben estar adver­ti­dos de que no solo vio­la las leyes, sino que pedir una inter­ven­ción huma­ni­ta­ria en Cuba es pedir una inter­ven­ción mili­tar esta­dou­ni­den­se», escla­re­ció el Ministro.

Resal­tó que al per­der espa­cio estas mar­cas, el 9 de junio se reto­mó #SOS­Cu­ba por­que es una eti­que­ta muy uti­li­za­da duran­te la pan­de­mia de la COVID-19 con fines huma­ni­ta­rios y de soli­da­ri­dad, pero que aho­ra es usa­da para mani­pu­lar a per­so­nas, usán­do­la como una ban­de­ra de la Cruz Roja, cuan­do real­men­te es una eti­que­ta béli­ca con­tra Cuba.

Denun­ció que esa eti­que­ta fue movi­da des­de una dece­na de cuen­tas, pero con gran capa­ci­dad tec­no­ló­gi­ca, auto­ma­ti­za­das, inor­gá­ni­cas, robó­ti­cas, con ins­tru­men­tos de infor­ma­ti­za­ción. Rodrí­guez Parri­lla mos­tró a la pren­sa las cuen­tas líde­res que movie­ron esa eti­que­ta, a la que se sumó #SOS­Ma­tan­zas y #Cuba­Due­le. Denun­ció, ade­más, que los ope­ra­do­res uti­li­za­ron gran­jas de trols, que son usua­rios que coor­di­nan una can­ti­dad de cuen­tas fal­sas y que divul­gan de mane­ra auto­ma­ti­za­da men­sa­jes en Twit­ter, lo que impli­ca que esa gran can­ti­dad de cuen­tas fal­sas lan­zan tuits a tra­vés de bots a una velo­ci­dad que solo pue­de ocu­rrir de for­ma automatizada.

«Algu­nos de estos robots usa­dos en esta cam­pa­ña son de últi­ma gene­ra­ción, son cos­to­sos y son inde­tec­ta­bles, a menos que se inda­gue cons­cien­te­men­te por los sis­te­mas de audi­to­ría de las pla­ta­for­mas que regu­lan el ambien­te en las redes», aclaró.

«Es una ope­ra­ción polí­ti­ca. Es una agre­sión del Gobierno de Esta­dos Uni­dos, que hoy no nece­si­ta misi­les, ni mari­nes, y que tie­ne una enor­me capa­ci­dad para las accio­nes de gue­rra no con­ven­cio­nal», subrayó.

#SOSCUBA VIOLA LAS NORMAS DE TWITTER

Rodrí­guez Parri­lla mos­tró una medi­ción rea­li­za­da el 8 y el 9 de julio que reve­ló que los usua­rios más pro­lí­fe­ros de las eti­que­tas #CanalHu­ma­ni­ta­rio­Cu­ba, #SOS­Cu­ba y #SOS­Ma­tan­zas ope­ran las tres eti­que­tas y están coor­di­na­dos tam­bién por los direc­ti­vos de ProAc­ti­vo Miami.

Expli­có que el 9 de julio des­ple­ga­ron accio­nes coor­di­na­das para dar volu­men de mane­ra inau­tén­ti­ca a #SOS­Cu­ba, y logra­ron que fue­se 16 veces supe­rior el volu­men de la eti­que­ta #SOS­Cu­ba, lo cual no ocu­rre en las redes digi­ta­les, a menos que haya ope­ra­cio­nes deli­be­ra­das y dise­ña­das con alta tecnología.

Des­ta­có que el hecho de que esta eti­que­ta se haya posi­cio­na­do en las redes es resul­ta­do de una acción inor­gá­ni­ca des­de el terri­to­rio esta­dou­ni­den­se, con el apo­yo de trols, medios digi­ta­les, acti­vis­tas y sis­te­mas auto­ma­ti­za­dos para con­ver­tir un men­sa­je en ten­den­cia mun­dial, lo cual cons­ti­tu­ye una vio­la­ción de las nor­mas de la com­pa­ñía Twitter.

Esa pla­ta­for­ma san­cio­na, saca del aire, inte­rrum­pe cuen­tas legí­ti­mas de usua­rios cuba­nos hacien­do una inter­pre­ta­ción capri­cho­sa de esa reso­lu­ción; sin embar­go, cuan­do se pro­du­jo la mani­pu­la­ción de los tuits con #SOS­Cu­ba, no se pro­nun­ció, mani­fes­tó el Can­ci­ller de la Isla.

Espe­ci­fi­có que una sola cuen­ta, loca­li­za­da en Espa­ña, mane­ja­da des­de EE. UU., puso más de mil tuits los días 10 y 11 de julio, a razón de cin­co retuits por segun­do. Aña­dió que, ade­más, orga­ni­zó el aco­so a influen­cers, tác­ti­ca que fue denun­cia­da por usua­rios cuba­nos en Twitter.

Denun­ció que, al mis­mo tiem­po, dece­nas de usua­rios que se acti­va­ron de mane­ra nor­mal, lo hicie­ron sin saber que esta­ban sien­do mani­pu­la­dos por empre­sas esta­dou­ni­den­ses que par­ti­ci­pan de la gue­rra infor­ma­ti­va con­tra Cuba.

Expli­có que esta dece­na de usua­rios fue­ron con­vo­ca­dos a cam­biar en el per­fil de sus cuen­tas la geo­lo­ca­li­za­ción des­de don­de esta­ban actuan­do, para indi­car que esta­ban des­de Cuba, para enga­ñar a la comu­ni­dad de inter­net, para crear la fan­ta­sía de que en Cuba se vivía un esta­lli­do social cuan­do en reali­dad esto solo ocu­rría des­de los ser­vi­do­res carí­si­mos de com­pa­ñías de Esta­dos Uni­dos que ampa­ran, con pro­pó­si­tos polí­ti­cos, estas ope­ra­cio­nes digitales.

Denun­ció que la com­pa­ñía Twit­ter no acti­vó nun­ca, a pesar de las denun­cias que reci­bió, sus sis­te­mas antis­pams, ni ha blo­quea­do has­ta este minu­to una sola de estas cuentas. 

Afir­mó, cate­gó­ri­ca­men­te, que los usua­rios que par­ti­ci­pa­ron en esta cam­pa­ña esta­ban ubi­ca­dos en EE. UU., y empla­zó a Twit­ter a que lo des­mien­ta o a que lo con­fir­me. Soli­ci­tó a esa pla­ta­for­ma que actúe en pre­ven­ción de ello, en cum­pli­mien­to de su pro­pia política.

«Fue­ron mani­pu­la­das las herra­mien­tas de geo­lo­ca­li­za­ción de Twit­ter para indi­car fal­sa­men­te que el 60 % de los usua­rios esta­ban en Cuba», deta­lló en la denun­cia del Can­ci­ller de la Mayor de las Antillas.

«La tole­ran­cia del Gobierno de Esta­dos Uni­dos y de esas com­pa­ñías en la cam­pa­ña con­tra Cuba es inad­mi­si­ble, y los empla­zo a que tomen medi­das para parar­la», expuso.

Asi­mis­mo, denun­ció que se pro­du­jo una mani­pu­la­ción de las imá­ge­nes, no solo en redes socia­les, sino tam­bién en algu­nas tele­vi­so­ras que uti­li­za­ron imá­ge­nes de Egip­to; de Argen­ti­na, duran­te la lle­ga­da de su selec­ción de fút­bol; o del aero­puer­to de Cara­cas, como si estu­vie­sen ocu­rrien­do en Cuba el pasa­do 11 de julio, dan­do paso a las lla­ma­das Fake News.

Toma­do de Granma

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *