Cuba. Gue­rra híbri­da en tiem­pos de pandemia

Por Geral­di­na Colot­ti, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de julio de 2021.

Gue­rra asi­mé­tri­ca con­tra la revo­lu­ción cuba­na. Según un guión ya vis­to en Vene­zue­la, y con­ti­nua­do aho­ra en aque­llos paí­ses que, como Nica­ra­gua, repre­sen­tan, de diver­sas for­mas, algún tipo de obs­tácu­lo para la exten­sión de la nue­va Doc­tri­na Mon­roe, el impe­ria­lis­mo ha tra­ta­do de gol­pear al cora­zón de la isla rebel­de. El cora­zón de la revo­lu­ción es la con­cien­cia polí­ti­ca del pue­blo, orga­ni­za­do en su par­ti­do, el Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba.

Un ele­men­to con­tra el que siem­pre ha fra­ca­sa­do el impe­ria­lis­mo, acos­tum­bra­do a con­ce­bir intere­ses, pero no idea­les. Un ele­men­to, sin embar­go, sobre el que los apa­ra­tos ideo­ló­gi­co de con­trol, bien esta­ble­ci­dos en los paí­ses capi­ta­lis­tas, están tra­ba­jan­do inten­sa­men­te y con la inten­ción de per­mear sutil­men­te el teji­do en tran­si­ción de la revo­lu­ción cuba­na, apro­ve­chan­do la pan­de­mia que exa­cer­ba los efec­tos del cri­mi­nal bloqueo.

Que la peque­ña isla haya podi­do resis­tir inclu­so des­pués de la caí­da de la Unión Sovié­ti­ca, iner­ván­do­se a otros pro­ce­sos de cam­bio en Amé­ri­ca Lati­na y pro­yec­tan­do su men­sa­je más allá del con­ti­nen­te lati­no­ame­ri­cano, es tan­to un mila­gro de resis­ten­cia como una demos­tra­ción de la nece­si­dad de el socia­lis­mo, como úni­ca alter­na­ti­va a la bar­ba­rie de un sis­te­ma en lucha con­tra el suje­to his­tó­ri­co que cava­rá su tum­ba. Y esto, evi­den­te­men­te, es inso­por­ta­ble para quie­nes deben demos­trar que no hay alter­na­ti­vas al capi­ta­lis­mo, y por eso están ansio­sos por bus­car la paja en el ojo ajeno, y no la viga en los pro­pios. Como en el caso de las «gua­rim­bas» en Vene­zue­la, el guión es lo mis­mo: hemos vis­to ata­ques a emba­ja­das en el exte­rior, tam­bién en esta oca­sión, y nue­va­men­te esta­mos asis­tien­do a la con­ta­mi­na­ción de cier­tas áreas de la izquier­da “crí­ti­co-crí­ti­ca”, que se sir­ven de fuen­tes mani­pu­la­das: olvi­dan­do que, en los últi­mos años, Esta­dos Uni­dos ha gas­ta­do más de 20 millo­nes de dóla­res para» expor­tar «la demo­cra­cia a Cuba.

Para los estra­te­gas de la gue­rra asi­mé­tri­ca en tiem­pos de glo­ba­li­za­ción, actuar sobre el des­con­ten­to popu­lar, que ellos mis­mos pro­vo­can a tra­vés de medi­das coer­ci­ti­vas uni­la­te­ra­les cri­mi­na­les, sigue sien­do una prio­ri­dad, para crear el «caos con­tro­la­do» en el que jus­ti­fi­car la inter­ven­ción exter­na. Se empie­za por “pro­te­ger” un supues­to «Esta­do falli­do» con el esta­ble­ci­mien­to de «corre­do­res huma­ni­ta­rios», y así alla­nar el camino para una ver­da­de­ra inter­ven­ción mili­tar para «res­tau­rar la democracia».

Por ello, des­de hace meses la pro­pa­gan­da inter­na­cio­nal ampli­fi­ca la exis­ten­cia de una supues­ta disi­den­cia, que cre­ce­ría en torno a la «pro­tes­ta de los artis­tas» de San Isi­dro. Des­de enton­ces, la eti­que­ta crea­da por la CIA (# SOS­Cu­ba, simi­lar a la ante­rior #SOS­Ve­ne­zue­la) que empe­zó a pedir «ayu­da huma­ni­ta­ria» con el apo­yo de estos «artis­tas», ha crea­do miles de cuen­tas y millo­nes de tuits para des­acre­di­tar las polí­ti­cas de la isla: comen­zan­do por las muer­tes por covid, pre­sen­ta­das como dato abso­lu­to y no en rela­ción al desas­tre de los paí­ses capi­ta­lis­tas en Amé­ri­ca Lati­na, que mues­tran a Cuba y Vene­zue­la a la van­guar­dia de la lucha con­tra el coronavirus.

Una cam­pa­ña que cul­mi­nó el domin­go con mani­fes­ta­cio­nes espo­rá­di­cas pero vio­len­tas en varios luga­res de la isla, des­en­ca­de­na­das por agen­tes exter­nos y algu­nos mar­gi­na­les, y a las que el pue­blo cubano reac­cio­nó salien­do a las calle, en res­pues­ta al lla­ma­do de su presidente.

«Cuan­to más avan­za el gobierno cubano en salud y con­cien­cia, más cho­ca con la des­in­for­ma­ción y el ata­que extran­je­ro», resu­mió efec­ti­va­men­te el pre­si­den­te de Boli­via, Luis Arce. Su voz se ha suma­do a la de los pre­si­den­tes lati­no­ame­ri­ca­nos que, empe­zan­do por Nico­lás Madu­ro, han sali­do en defen­sa de Cuba, opo­nién­do­se a los megá­fo­nos del impe­ria­lis­mo como el del secre­ta­rio gene­ral de la OEA, Luis Almagro.

Resul­ta total­men­te ade­cua­do el aná­li­sis del ex emba­ja­dor de Cuba en Vene­zue­la, Roge­lio Polan­co Fuen­tes, miem­bro del Secre­ta­ria­do del Comi­té Cen­tral del PCC, aho­ra titu­lar del Depar­ta­men­to Ideo­ló­gi­co, sobre la gue­rra híbri­da, como par­te de las «revo­lu­cio­nes de color» pues­tas en mar­cha en la era de la ex Yugos­la­via. Una estra­te­gia ‑expli­có duran­te la rue­da de pren­sa del lunes, tras los aten­ta­dos del domin­go- simi­lar a la que se inten­tó en Vene­zue­la con la vio­len­cia deno­mi­na­da «gua­rim­bas».

“Tuve el pri­vi­le­gio de vivir varios años en Vene­zue­la – dijo Polan­co -. El coman­dan­te Chá­vez defi­nió esa estra­te­gia gol­pis­ta como una com­bi­na­ción de accio­nes eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas, mediá­ti­cas y de sabo­ta­je. Lo com­pa­ró con el efec­to de una mecha len­ta que avan­za en el pol­vo has­ta lle­gar al deto­na­dor”. En el caso de las gua­rim­bas (aque­llos dis­tur­bios de calle que invo­lu­cran cor­tes de ruta, tram­pas, des­truc­ción de edi­fi­cios públi­cos para pro­vo­car un esta­lli­do social), han pro­du­ci­do daños huma­nos y mate­ria­les de gran­des pro­por­cio­nes, pero han sido recha­za­dos por el poder popu­lar en unión cívico-militar.

La estra­te­gia del gol­pe sua­ve ‑agre­gó Polan­co- se ali­men­ta de medi­das coer­ci­ti­vas uni­la­te­ra­les de carác­ter eco­nó­mi­co, comer­cial y finan­cie­ro, enca­mi­na­das a pro­vo­car esca­sez y limi­tar el acce­so a recur­sos, medi­ci­nas y ali­men­tos. «Este es un manual apli­ca­do en varios paí­ses, des­de el Medio Orien­te a Euro­pa, a Amé­ri­ca Lati­na. Una estra­te­gia inter­ven­cio­nis­ta para lle­gar al lla­ma­do cam­bio de régi­men”. Para gene­rar caos e ines­ta­bi­li­dad, «se uti­li­zan tác­ti­cas de lucha apa­ren­te­men­te no vio­len­tas, que sir­ven para pro­vo­car a la poli­cía e indu­cir­la a accio­nes repre­si­vas que, a su vez, gene­ran la per­cep­ción de la vio­la­ción de los dere­chos huma­nos, y nue­vas accio­nes mediá­ti­cas úti­les para pro­mo­ver movi­li­zar a quie­nes son par­te de las accio­nes desestabilizadoras”.

Una estra­te­gia poten­cia­da por los medios inter­na­cio­na­les, y aho­ra ampli­fi­ca­da «por la exis­ten­cia de un espa­cio públi­co digi­tal, que repli­ca com­pul­si­va y vio­len­ta­men­te todas estas narra­ti­vas para pro­vo­car la ingo­ber­na­bi­li­dad». La irrup­ción del espa­cio digi­tal, «faci­li­ta la pro­duc­ción de noti­cias fal­sas, la mani­pu­la­ción de los hechos, el des­cré­di­to de las auto­ri­da­des e inten­ta, a tra­vés de la emo­cio­na­li­dad, pro­vo­car este tipo de accio­nes, obte­ner hege­mo­nía en los flu­jos de infor­ma­ción a tra­vés de los algoritmos».

El obje­ti­vo es «rom­per la volun­tad del ser humano, soca­var las ins­ti­tu­cio­nes y la uni­dad nacio­nal de los paí­ses». Para ello “se dedi­can recur­sos con­si­de­ra­bles, no se impro­vi­sa nada. Es algo bien dise­ña­do por las ins­ta­la­cio­nes y agen­cias de EE. UU. con labo­ra­to­rios». Sin embar­go, agre­gó Polan­co, “se ha demos­tra­do que es posi­ble derro­tar estas estra­te­gias. No hay tec­no­lo­gía o plan de este tipo que pue­da ven­cer en pre­sen­cia de la uni­dad de un pue­blo, que pue­da con­tra una pobla­ción orga­ni­za­da, movi­li­za­da y cons­cien­te de sus obje­ti­vos como nación y de su his­to­ria. Vene­zue­la ha demos­tra­do que es posi­ble ven­cer­los, como lo está demos­tran­do Cuba, como lo demos­tró ayer nues­tro valien­te y heroi­co pueblo”.

No en vano, con­clu­yó el diri­gen­te cubano, el coman­dan­te Chá­vez, sobre esta for­ma de gue­rra, dijo que solo podría fun­cio­nar don­de hubie­ra gobier­nos con poco apo­yo popu­lar, ya que «el ver­da­de­ro antí­do­to» con­tra la gue­rra híbri­da, es pre­ci­sa­men­te el apo­yo popular.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *