Orga­ni­zar­se fren­te a lo que se ave­ci­na (II de II)

«Toda inves­ti­ga­ción del pro­ce­so de repro­duc­ción desem­bo­ca en Marx en la lucha de cla­ses. […] en los nive­les supe­rio­res de la mis­ma la lucha en torno a la dis­tri­bu­ción del ingre­so no es una mera lucha por con­quis­tar mejo­res con­di­cio­nes de vida para las cla­ses que inter­vie­nen, sino que se tra­ta de una lucha por la pro­pia exis­ten­cia del meca­nis­mo capi­ta­lis­ta. Solo enton­ces pode­mos enten­der la razón por la cual, en los pel­da­ños más ele­va­dos de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta, toda ele­va­ción sig­ni­fi­ca­ti­va de los sala­rios cho­ca con difi­cul­ta­des cada vez mayo­res y por qué toda lucha eco­nó­mi­ca rele­van­te se trans­for­ma en una cues­tión que hace a la pro­pia exis­ten­cia del capi­ta­lis­mo, es decir, pode­mos com­pren­der por qué se con­vier­te en una cues­tión polí­ti­ca que ata­ñe al poder.

»La lucha de la cla­se obre­ra por sus rei­vin­di­ca­cio­nes coti­dia­nas se vin­cu­la así con la lucha por el obje­ti­vo final. El obje­ti­vo final por el que la cla­se obre­ra com­ba­te, no se tra­ta de una idea intro­du­ci­da “des­de el exte­rior” en el movi­mien­to obre­ro, cuya con­cre­ción es inde­pen­dien­te de las luchas del pre­sen­te, pues­to que per­ma­ne­ce reser­va­da para un futu­ro lejano, sino que con­sis­te, tal como lo indi­ca la ley del derrum­be pues­ta aquí de mani­fies­to, en el resul­ta­do pro­du­ci­do por la lucha de cla­ses inme­dia­ta de todos los días, y cuya mate­ria­li­za­ción se ve ace­le­ra­da por esas luchas.»1

Gross­mann publi­có estas pala­bras en 1929, año de la segun­da gran depre­sión. Tie­nen una rela­ción direc­ta con el pro­ble­ma sobre el que deba­ti­mos, el de la orga­ni­za­ción en el pre­sen­te, como tam­bién la tenían las de Engels de 1882 que vimos en la pri­me­ra entre­ga2. Aun­que hay una dis­tan­cia de casi medio siglo entre las dos, los con­tex­tos en los que fue­ron escri­tas tenían una iden­ti­dad cla­ra: era urgen­te inten­si­fi­car la lucha de cla­ses para impo­ner una sali­da socia­lis­ta a la cri­sis. Gross­mann insis­tía poco antes3 que si se que­ría enten­der la dia­léc­ti­ca del derrum­be capi­ta­lis­ta había que tener siem­pre en cuen­ta los efec­tos de la lucha de cla­ses: si esta era débil, la bur­gue­sía des­car­ga­ría el desas­tre sobre las vidas pro­le­ta­rias; si la lucha de cla­ses avan­za­ba con fuer­za, la cri­sis la paga­ría la cla­se bur­gue­sa con la pér­di­da de su poder.

Fue­ron dece­nas de millo­nes de vidas obre­ras y cam­pe­si­nas, y en espe­cial el sacri­fi­cio de la URSS y del pue­blo chino, las que impi­die­ron que la fac­ción más reac­cio­na­ria de la bur­gue­sía mun­dial –nazi fas­cis­mo, mili­ta­ris­mo, mika­do, etc. – , salie­ra vic­to­rio­sa de la cri­sis de 1929 tras pro­vo­car gue­rras des­de al menos 1931 que ter­mi­na­ron ofi­cial­men­te en 1945. No hubo más muer­tes por­que des­de octu­bre de 1917 se ace­le­ró la for­ma­ción de par­ti­dos revo­lu­cio­na­rios que, con su dis­ci­pli­na cons­cien­te, se pre­pa­ra­ron para com­ba­tir a muer­te con la bes­tia, debi­li­tan­do su leta­li­dad. La Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta había actua­li­za­do la teo­ría del par­ti­do resu­mi­da por Engels en 1882 y adap­ta­da por el bol­che­vis­mo des­de 1902 a la coyun­tu­ra zaris­ta. Esta lar­ga expe­rien­cia, con sus obje­ti­vas limi­ta­cio­nes his­tó­ri­cas, ali­men­ta­ba las ideas de Gross­mann en 1929 sobre cómo la gue­rra impe­ria­lis­ta4[4 sal­va­ba al capi­tal has­ta la siguien­te cri­sis estructural.

Las gue­rras de libe­ra­ción anti­im­pe­ria­lis­ta ante­rio­res inclu­so a 1917 habían con­fir­ma­do que lo esen­cial de la teo­ría de la orga­ni­za­ción era váli­do tam­bién en los pue­blos cam­pe­si­nos con muy poco pro­le­ta­ria­do. Su secre­to radi­ca­ba en que el núcleo de la teo­ría no era –no es– otro que el obje­ti­vo final del que habla Gross­mann, a saber: la toma del poder por el pue­blo, la des­truc­ción del Esta­do del capi­tal y el avan­ce al socia­lis­mo. La expe­rien­cia posi­ti­va y nega­ti­va des­de 1945 así lo con­fir­ma, tal cual ha vuel­to a ocu­rrir des­de 2007 con la ter­ce­ra gran depre­sión y en espe­cial des­de el sal­to cua­li­ta­ti­vo de la cri­sis con la pan­de­mia en 2020. Como se apre­cia, esta teo­ría que el refor­mis­mo ha dado por muer­ta des­de mitad del siglo XIX resu­ci­ta con más fuer­za siem­pre que las cri­sis del capi­tal dejan al des­cu­bier­to el anta­go­nis­mo irre­duc­ti­ble entre la pro­pie­dad bur­gue­sa y la urgen­te nece­si­dad de ins­tau­rar la pro­pie­dad socialista.

Pues bien, tan­to la nece­si­dad de la orga­ni­za­ción como de su teo­ría cobran impor­tan­cia espe­cial en las nacio­nes opri­mi­das por una sim­ple razón: la bur­gue­sía nacio­nal­men­te opre­so­ra cree que el o los pue­blos que ocu­pa son pro­pie­dad pri­va­da suya, par­te de sus fuer­zas pro­duc­ti­vas, suje­tos explo­ta­bles caren­tes de iden­ti­dad cua­li­ta­ti­va dife­ren­cia­da e inte­gra­dos en su Esta­do-nación domi­nan­te. Dado que la teo­ría del par­ti­do es par­te sus­tan­cial e impres­cin­di­ble de la teo­ría de la des­truc­ción del poder del Esta­do opre­sor y de la cons­truc­ción del socia­lis­mo, por ello y a la fuer­za, en las nacio­nes opri­mi­das esta teo­ría adquie­re la for­ma de lucha de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se por la inde­pen­den­cia socia­lis­ta, la úni­ca for­ma his­tó­ri­ca posi­ble de derro­tar al capi­tal en esos mar­cos sociohistóricos.

La sub­sun­ción de las bur­gue­sías de los pue­blos opri­mi­dos en los blo­ques de cla­ses domi­nan­tes de los Esta­dos nacio­nal­men­te opre­so­res, su depen­den­cia abso­lu­ta del capi­ta­lis­mo esta­tal e inter­na­cio­nal domi­nan­te, deter­mi­na obje­ti­va­men­te que la eman­ci­pa­ción del pro­le­ta­ria­do y del pue­blo tra­ba­ja­dor sea a la fuer­za y uni­ta­ria­men­te socia­lis­ta e inde­pen­den­tis­ta. Dicho de otro modo, hace que la bur­gue­sía de la nación opri­mi­da recha­ce la inde­pen­den­cia por­que sabe que esta úni­ca­men­te pue­de ser efec­ti­va bajo un poder obre­ro que avan­ce en la socia­li­za­ción de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. La ver­da­de­ra inde­pen­den­cia es la que devuel­ve al pue­blo obre­ro las fuer­zas pro­duc­ti­vas expro­pia­das por la bur­gue­sía con el apo­yo del Esta­do ocupante.

Úni­ca­men­te sec­to­res redu­ci­dos de la peque­ña bur­gue­sía pue­den atre­ver­se duran­te un tiem­po a luchar por una apa­ren­te «inde­pen­den­cia nacio­nal» some­ti­da volun­ta­ria­men­te al dic­ta­do del capi­tal tras­na­cio­nal; pero es tal su posi­bi­lis­mo prag­má­ti­co, su inse­gu­ri­dad como frac­ción espe­cial­men­te mie­do­sa de la cla­se bur­gue­sa en su con­jun­to, etc., que bien pron­to retro­ce­de, renie­ga, enga­ña, mien­te y trai­cio­na al pue­blo para jus­ti­fi­car la eter­na pos­po­si­ción de sus débi­les idea­les y la acep­ta­ción «nego­cia­da» de las exi­gen­cias de la poten­cia ocu­pan­te. Estos sec­to­res no dudan en aban­do­nar a su suer­te a quie­nes, por hon­ra­dez y cohe­ren­cia, no se rin­de y con­ti­núan la lucha bajo muy duras con­di­cio­nes repre­si­vas, aun­que antes hubie­ran sido com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros de mili­tan­cia. Sin duda, hay casos muy loa­bles de entre­ga por su fan­ta­sía impo­si­ble –la «inde­pen­den­cia» peque­ño-bur­gue­sa – , pero son indi­vi­dua­les. El grue­so de esta frac­ción de cla­se acep­ta una des­cen­tra­li­za­ción admi­nis­tra­ti­va –auto­no­mía– que garan­ti­ce su tasa de bene­fi­cio siem­pre pro­te­gi­da por fuer­zas repre­si­vas pres­ta­das por el Esta­do ocu­pan­te, que vigi­la la des­cen­tra­li­za­ción admi­nis­tra­ti­va con sus buro­cra­cias especializadas.

Son aplas­tan­tes las lec­cio­nes his­tó­ri­cas al res­pec­to, más des­de 2007 y 2020. Las ponen­cias sobre la teo­ría de la orga­ni­za­ción que ofre­ci­mos en el pri­mer artícu­lo5 refle­ja­ban la dia­léc­ti­ca de lo per­ma­nen­te y lo nue­vo en esta cues­tión tal y como se podían ana­li­zar en medio de los deba­tes de 2011. En la déca­da trans­cu­rri­da has­ta aho­ra se han agu­di­za­do todas las con­tra­dic­cio­nes y han apa­re­ci­do otras nue­vas que impac­tan con mayor bru­ta­li­dad sobre todo en los pue­blos nacio­nal­men­te opri­mi­dos y des­pués en los Esta­dos for­mal­men­te inde­pen­dien­tes pero depen­dien­tes del impe­ria­lis­mo en todo lo sustancial.

Uno de esos cam­bios es el for­ma­do por el empo­bre­ci­mien­to y rui­na de gran­des fran­jas de la peque­ña bur­gue­sía y de las lla­ma­das «cla­ses medias», que no son sino sec­to­res del pro­le­ta­ria­do que tuvie­ron sala­rios y dis­ci­pli­nas labo­ra­les menos malas que el res­to de la cla­se obre­ra. El debi­li­ta­mien­to inquie­ta mucho al ya muy blan­do refor­mis­mo post key­ne­siano pues, por un lado, sig­ni­fi­ca el des­in­fle del «col­chón social» que seguía amor­ti­guan­do mal que bien los gol­pes al enclen­que «Esta­do del bien­es­tar» (sic); y por otro lado, refuer­za la ten­den­cia al alza del con­ser­va­du­ris­mo más auto­ri­ta­rio, de los neo­fas­cis­mos y racis­mos, y de irra­cio­na­lis­mos varios que siem­pre cre­cen al calor de estas ten­den­cias y de las cri­sis sis­té­mi­cas favo­re­ci­das por la pasi­vi­dad e inca­pa­ci­dad de las izquier­das inte­gra­das6. Si a esto le suma­mos el empo­bre­ci­mien­to que gol­pea al pro­le­ta­ria­do, vemos cómo se van agu­di­zan­do ten­sio­nes socia­les obje­ti­vas de difí­cil con­trol si la cri­sis sis­té­mi­ca se agrava.

Si no dis­po­nen de poten­tes movi­mien­tos polí­ti­cos, sin­di­ca­les, popu­la­res, cul­tu­ra­les, de pren­sa crí­ti­ca, etc., con una estra­te­gia inde­pen­den­tis­ta y un obje­ti­vo socia­lis­ta níti­dos, los pue­blos opri­mi­dos ape­nas tie­nen recur­sos para supe­rar los efec­tos disol­ven­tes de los cam­bios en su estruc­tu­ra cla­sis­ta que aca­ba­mos de ver. No pue­den fiar­se en abso­lu­to del «nacio­na­lis­mo» de sus bur­gue­sías y peque­ñas bur­gue­sías, tam­po­co el de las «cla­ses medias», que tie­ne como una de sus fina­li­da­des impe­dir el avan­ce del inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta. Cual­quier «acuer­do nacio­nal» con con­ce­sio­nes a estos sec­to­res es más una cade­na ata­da a un cepo de plo­mo que un «acuer­do de pro­gre­so», aun­que en un ini­cio pue­da redun­dar en el aumen­to de votos refor­mis­tas. Se dice que su obje­ti­vo es evi­tar que esas fran­jas giren del sobe­ra­nis­mo abs­trac­to a un auto­no­mis­mo y regio­na­lis­mo capi­ta­lis­ta com­pa­ti­ble con el demo­cra­ti­cis­mo fal­so del Esta­do ocu­pan­te. La licua­ción del sen­ti­mien­to nacio­nal inter­cla­sis­ta de estos sec­to­res es impul­sa­da por el ante­rior giro al refor­mis­mo prag­má­ti­co de sec­to­res del inde­pen­den­tis­mo socialista.

Los cam­bios pro­fun­dos en la estruc­tu­ra cla­sis­ta, en la com­po­si­ción inter­na del pue­blo tra­ba­ja­dor, gene­ran efec­tos disol­ven­tes del sen­ti­mien­to nacio­nal que corres­pon­día a la ante­rior ver­te­bra­ción cla­sis­ta y per­vi­ven por lo menos has­ta que el sen­ti­mien­to nacio­nal bási­co no se adap­te a y se fusio­ne con los nue­vos cam­bios socia­les, dan­do for­ma nue­va a la con­cien­cia nacio­nal de cla­se en esa onda de lucha ya abier­ta. De la mis­ma for­ma que exis­ten fases den­tro de la con­ti­nui­dad capi­ta­lis­ta y de la lucha de cla­ses, tam­bién exis­ten en la evo­lu­ción de la con­cien­cia nacio­nal de cla­se del pro­le­ta­ria­do, con­cien­cia que solo es tal en las luchas auto­or­ga­ni­za­das sos­te­ni­das en el tiem­po, pero ape­nas lo es, o inclu­so lo es enga­ño­sa­men­te, en los resul­ta­dos de las elec­cio­nes rea­li­za­das según las leyes del Esta­do ocu­pan­te, por mucho que sean posi­ti­vos para el reformismo.

Insis­ti­mos en que se tra­ta de un com­ple­jo y poli­fa­cé­ti­co pro­ce­so de destrucción/​creación de la iden­ti­dad nacio­nal de cla­se del pue­blo tra­ba­ja­dor, siem­pre en movi­mien­to, que no pode­mos expli­car aho­ra, y que siem­pre está some­ti­do a las estra­te­gias y tác­ti­cas de los Esta­dos ocu­pan­tes y del impe­ria­lis­mo. Por ejem­plo, el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co, sien­do en esen­cia el mis­mo, sin embar­go, es dife­ren­te aho­ra que el de la fase de lucha de cla­ses sos­te­ni­da entre media­dos de los años 60 y fina­les de los 80 del siglo pasa­do. Inter­ve­nir en el inte­rior de este movi­mien­to per­ma­nen­te es decisivo.

Den­tro del pue­blo tra­ba­ja­dor, es la juven­tud obre­ra pre­ca­ri­za y empo­bre­ci­da la que pade­ce los duros efec­tos vita­les de los cam­bios. Peor aún, dado que esta juven­tud mul­ti explo­ta­da mal­vi­ve ya en una reali­dad muy dife­ren­te a la que exis­tía cuan­do se for­ma­ron inte­lec­tual­men­te las actua­les direc­cio­nes polí­ti­co-sin­di­ca­les, se ha abier­to un abis­mo entre los sec­to­res más cons­cien­tes de la juven­tud pro­le­ta­ria y las direc­cio­nes adul­tas. El poder adul­to de las direc­cio­nes socio­po­lí­ti­cas pro­gre­sis­tas actúa como un ancla que hun­de el futu­ro en lo hon­do de un pre­sen­te enve­je­ci­do e inmó­vil como se fue vien­do en los inten­sos cam­bios que se pre­ci­pi­ta­ron des­de 2007, lo que pro­pi­ció una serie de tex­tos crí­ti­cos sobre qué tenía que hacer la juven­tud tra­ba­ja­do­ra7https://​www​.boltxe​.eus/​2​0​1​6​/​0​3​/​1​3​/​g​a​z​t​e​-​b​o​t​e​r​e​a​-​g​a​z​t​e​-​d​a​n​b​a​d​a​-​2​0​16/ fren­te al poder adulto.

Para la juven­tud obre­ra de las nacio­nes opri­mi­das, para las jóve­nes, la ten­den­cia al alza del auto­ri­ta­ris­mo en sus for­mas más duras de gran-nacio­na­lis­mo, machis­mo y fas­cis­mo espa­ñol, es un peli­gro tre­men­do para su futu­ro por­que des­ple­ga­rá su bru­ta­li­dad con­tra esa juven­tud inde­pen­den­tis­ta. Pero tam­bién hemos de ver otros dos peli­gros que sur­gen de dos gran­des for­mas de expre­sión del nacio­na­lis­mo espa­ñol en su gene­ra­li­dad: el lla­ma­do «cons­ti­tu­cio­nal» y «demo­crá­ti­co», cuya expre­sión más cono­ci­da es el PSOE-UP y otros sec­to­res que ya están a la dere­cha del euro­co­mu­nis­ta, que se va per­fi­lan­do en el pro­yec­to Espa­ña 2050 del PSOE y que, por aho­ra, tie­ne en Cata­lun­ya, Gali­za y Vas­con­ga­das su pri­mer cam­po de prue­bas; y el gran-nacio­na­lis­mo de «izquier­da».

La impor­tan­cia de ana­li­zar este tri­ple peli­gro sur­ge no de la sobre­es­ti­ma­ción del terror fas­cis­ta para las nacio­nes opri­mi­das, por­que nun­ca sobre­va­lo­ra­mos al mons­truo. Sur­ge, por un lado, de la minus­va­lo­ra­ción de la efi­ca­cia del refor­mis­mo para des­na­cio­na­li­zar y «nor­ma­li­zar» imper­cep­ti­ble­men­te a los pue­blos no espa­ño­les; y, por otro lado, de que la «izquier­da» gran-nacio­na­lis­ta nie­ga explí­ci­ta o implí­ci­ta­men­te la exis­ten­cia de opre­sión nacio­nal. Sí exis­ten, y lo deci­mos con admi­ra­ción, izquier­das inter­na­cio­na­lis­tas consecuentes.

Un ejem­plo de la nece­si­dad de ana­li­zar en deta­lle esta tri­ni­dad espa­ño­lis­ta lo vemos en las pre­gun­tas para el deba­te en Pon­te­deu­me, que nos ha hecho lle­gar el colec­ti­vo Moci­da­de Pola Inde­pen­den­cia: 1) ¿Que es el fas­cis­mo? 2) His­to­ria del fas­cis­mo en el Esta­do, su impor­tan­cia para el pro­yec­to espa­ñol. 3) Repa­so his­tó­ri­co por la res­pues­ta anti­fas­cis­ta. 4) ¿Cuál es el papel de la juven­tud? ¿Cuál es el papel de las nacio­nes sin Esta­do? Cada res­pues­ta nos lle­va­rá a dis­tin­tas par­tes de la tri­ni­dad nacio­na­lis­ta. Como hemos reci­bi­do estas pre­gun­tas des­pués de haber deci­di­do divi­dir en dos par­tes la ponen­cia a deba­te, vamos a seguir con el plan ini­cial para, en otro pos­te­rior, res­pon­der al cuestionario.

Aho­ra vamos a con­cluir pro­po­nien­do algu­nas refle­xio­nes sobre cómo com­ba­tir los ocho ins­tru­men­tos del capi­tal y de su Esta­do a los que se enfren­ta la orga­ni­za­ción revolucionaria.

  1. La cre­du­li­dad social en las pro­me­sas bur­gue­sas como efec­to del feti­chis­mo y de la alienación.

    Esta­mos ante un pilar bási­co del domi­nio capi­ta­lis­ta en sí, sea en un Esta­do opre­sor como en un pue­blo opri­mi­do por­que el feti­chis­mo y la alie­na­ción nacen de la natu­ra­le­za mis­ma del pro­ce­so pro­duc­ti­vo capi­ta­lis­ta, y con ellas la cre­du­li­dad social refor­za­da por la ideo­lo­gía bur­gue­sa. Los pue­blos opri­mi­dos sufren una doble cre­du­li­dad: la que nace del capi­ta­lis­mo en sí, y la que nace de la pro­pa­gan­da de «su» bur­gue­sía que echa la cul­pa de la explo­ta­ción al Esta­do ocu­pan­te para man­te­ner suje­to al pro­le­ta­ria­do: el mal vie­ne de fue­ra, le dice al pue­blo obre­ro, y por tan­to debe­mos estar uni­dos con­tra el mal exte­rior. Si seguís mis pla­nes la eco­no­mía cre­ce­rá, los sala­rios aumen­ta­rán, vivi­réis mejor. Estas pro­me­sas refuer­zan el feti­chis­mo y la alie­na­ción en los sec­to­res que se las creen. De este modo, se for­ta­le­ce el capi­ta­lis­mo en sí y la bur­gue­sía autóc­to­na. La izquier­da inde­pen­den­tis­ta ha de com­ba­tir deci­di­da­men­te en los dos fren­tes, que son uno: con­tra el feti­chis­mo y la alie­na­ción, en cuan­to tales, y con­tra la ver­sión regio­na­lis­ta, auto­no­mis­ta y sobe­ra­nis­ta en cada pue­blo opri­mi­do. Si no lo hace, no tie­ne futu­ro. Pero la lucha con­tra el feti­chis­mo exi­ge una estra­te­gia que vaya más allá del socia­lis­mo, una estra­te­gia comunista.

  2. La efec­ti­vi­dad del machis­mo, del racis­mo, del opio reli­gio­so, etc., para refor­zar al capi­tal con su terror mate­rial y simbólico.

    El capi­ta­lis­mo desa­rro­lla opre­sio­nes que apa­ren­tan no tener nin­gu­na rela­ción con la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo para pro­du­cir bene­fi­cio al capi­tal. En reali­dad, todas son fun­cio­na­les a la explo­ta­ción asa­la­ria­da y a la dic­ta­du­ra del capi­tal. Según cómo sea la his­to­ria de la lucha de cla­ses de cada pue­blo opri­mi­do «su» bur­gue­sía autóc­to­na será más o menos «demo­crá­ti­ca» no por­que así le gus­te, sino por mie­do a la fuer­za obre­ra y popu­lar. La cas­ta inte­lec­tual y el refor­mis­mo inten­tan negar la cen­tra­li­dad obje­ti­va de la explo­ta­ción asa­la­ria­da sobre el res­to de opre­sio­nes para divi­dir al pue­blo tra­ba­ja­dor y evi­tar que ela­bo­re una estra­te­gia comu­nis­ta en la que estas opre­sio­nes fun­cio­na­les sean com­ba­ti­das como par­tes de la tota­li­dad, úni­ca for­ma de gene­rar la inde­pen­den­cia polí­ti­ca del pro­le­ta­ria­do. Sin esta inde­pen­den­cia polí­ti­ca no hay mode­lo de nación tra­ba­ja­do­ra capaz de derro­tar al mode­lo bur­gués. El par­ti­do revo­lu­cio­na­rio debe mos­trar en la prác­ti­ca que esas opre­sio­nes par­ti­cu­la­res nun­ca se resol­ve­rán cada una en ais­la­do, sino solo den­tro de la tota­li­dad de la lucha estra­té­gi­ca, expli­can­do que sus nece­sa­rias tác­ti­cas espe­cí­fi­cas requie­ren de la visión del con­jun­to para ser efectivas.

  3. La omni­pre­sen­te mani­pu­la­ción mediática.

    Es una obvie­dad decir que una nación opri­mi­da nece­si­ta vital­men­te dis­po­ner de medios crí­ti­cos que con­tra­rres­ten no solo la mani­pu­la­ción mediá­ti­ca inter­na­cio­nal, del Esta­do y de la de la bur­gue­sía autóc­to­na, esto es una ver­dad de Pero­gru­llo. Tam­bién nece­si­ta que la crí­ti­ca de esos medios pro­pios se vuel­que con­tra la cre­du­li­dad de su pro­pia cla­se tra­ba­ja­do­ra, con­tra su ideo­lo­gía bur­gue­sa, con­tra la lla­ma­da «cul­tu­ra nacio­nal» crea­da por «sus» cla­ses domi­nan­tes a lo lar­go de la lucha de cla­ses, «cul­tu­ra» cola­bo­ra­cio­nis­ta en últi­ma ins­tan­cia. En esta lucha la recu­pe­ra­ción de la len­gua pro­pia, de los con­te­ni­dos pro­gre­sis­tas y comu­na­les que aún sobre­vi­ven mal que bien en la cul­tu­ra popu­lar, inte­grán­do­los en la estra­te­gia comunista.

  4. Los lími­tes de la mera pro­tes­ta más o menos espon­tá­nea sin estra­te­gia polí­ti­ca ni sos­tén teórico.

    Si la ausen­cia de estra­te­gia polí­ti­ca en cual­quier lucha es la con­di­ción bási­ca para su inte­gra­ción en el orden o su derro­ta, en las nacio­nes opri­mi­das esta lec­ción his­tó­ri­ca cobra deci­si­va rele­van­cia: el esta­ta­lis­mo polí­ti­co-sin­di­cal y la bur­gue­sía autóc­to­na hacen lo impo­si­ble por inco­mu­ni­car las movi­li­za­cio­nes entre sí, ais­lar­las y sepa­rar­las de la opre­sión nacio­nal, o inclu­so bus­can­do opo­ner­las a ella. El refor­mis­mo autóc­tono inclu­so pre­ten­de debi­li­tar la esen­cia polí­ti­ca de cla­se obre­ra de las resis­ten­cias tra­ba­ja­do­ras por­que cho­ca con su sobe­ra­nis­mo inter­cla­sis­ta que bus­ca un «acuer­do nacio­nal» con la bur­gue­sía autóc­to­na. La orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria debe refor­zar la esen­cia polí­ti­ca de cla­se obre­ra de cual­quier lucha e inte­grar­la en la tota­li­dad estratégica.

  5. La capa­ci­dad bur­gue­sa para pudrir esas luchas en el pan­tano parlamentario.

    Aun­que la bur­gue­sía inter­na­cio­nal lle­va dece­nios debi­li­tan­do las atri­bu­cio­nes de sus par­la­men­tos y tras­la­dan­do su anti­guo poder efec­ti­vo a la buro­cra­cia esta­tal, para y extra esta­tal, pese a esto refuer­za el mito de la «demo­cra­cia par­la­men­ta­ria». Lo hace para agi­li­zar el pro­ce­so de acu­mu­la­ción las­tra­do por cre­cien­tes difi­cul­ta­des, y tam­bién para des­orien­tar las luchas en ese labe­rin­to, e inte­grar algu­nas movi­li­za­cio­nes pre­via­men­te des­ac­ti­va­das. Los fla­man­tes «par­la­men­tos auto­nó­mi­cos» son órga­nos depen­dien­tes camu­fla­dos del Esta­do nacio­nal­men­te opre­sor y aun­que, como ha pasa­do muy con­ta­das veces, la rela­ción de fuer­zas socio­po­lí­ti­cas en dos de ellos –Vas­con­ga­das y Cata­lun­ya– ha logra­do con­sen­sos míni­mos sobre dere­chos nacio­na­les bási­cos, sien­do así, enton­ces se ha impues­to la domi­na­ción de la bur­gue­sía espa­ño­la. La úni­ca posi­bi­li­dad que tie­ne la izquier­da inde­pen­den­tis­ta es impul­sar un pode­ro­so movi­mien­to obre­ro y popu­lar que, des­de el exte­rior del par­la­men­to, deter­mi­ne y diri­ja su lucha con­tra el Esta­do, siem­pre bajo la direc­ción popu­lar y con el obje­ti­vo de la pron­ta crea­ción de un par­la­men­to popu­lar inser­to en la demo­cra­cia socia­lis­ta que diri­ge el Esta­do independiente.

  6. La ten­den­cia al refor­mis­mo buro­crá­ti­co de los par­ti­dos parlamentaristas.

    Esta­mos ante una ten­den­cia obje­ti­va, es decir, que sur­ge y se desa­rro­lla al mar­gen de las ilu­sio­nes y creen­cias de las per­so­nas indi­vi­dual­men­te ais­la­das. Es una ten­den­cia, o sea, no está impues­ta mecá­ni­ca y obli­ga­to­ria­men­te, sino que depen­de de la com­ple­ja lucha de cla­ses, lucha colec­ti­va en la que cho­can fuer­zas colec­ti­vas anta­gó­ni­cas, así como aza­res impon­de­ra­bles. Pero su natu­ra­le­za obje­ti­va está impul­sa­da entre otros fac­to­res, sobre todo por la nece­si­dad del capi­tal de dis­po­ner de fie­les par­la­men­ta­rios, por la fuer­za irra­cio­nal del feti­chis­mo par­la­men­ta­ris­ta y por la apa­ri­ción de una cas­ta de pro­fe­sio­na­les del par­la­men­ta­ris­mo en las ex izquierdas.

    La his­to­ria es cruel con la ilu­sión refor­mis­ta de que el par­la­men­ta­ris­mo es el úni­co y deci­si­vo medio de lle­gar a la «jus­ti­cia social». Esa ilu­sión anu­la la capa­ci­dad crí­ti­ca de la mili­tan­cia en el par­la­men­to a pesar de dis­cur­sos pro­gres de cin­co minu­tos y faci­li­ta su pau­la­ti­na «nor­ma­li­za­ción»: acep­tar la nor­ma. Esta fe tien­de a acre­cen­tar­se en las nacio­nes opri­mi­das: con la des­cen­tra­li­za­ción admi­nis­tra­ti­va del Esta­do, miles de mili­tan­tes de izquier­da entra­ron en las nue­vas ins­ti­tu­cio­nes dise­ña­das des­de el capi­tal. En un pla­zo rela­ti­va­men­te cor­to de tiem­po, la mayo­ría de ellos empe­za­ron a mirar con un ojo al sillón y con el otro a las pró­xi­mas elec­cio­nes. Esto no quie­re decir que su inter­ven­ción no bene­fi­cia­ra del algún modo al pue­blo, quie­re decir que en aque­lla coyun­tu­ra ese bene­fi­cio real ape­nas supo­nía un peli­gro para la bur­gue­sía. Sola­men­te la exis­ten­cia exte­rior al par­la­men­ta­ris­mo de una fuer­za socio­po­lí­ti­ca intran­si­gen­te en su estra­te­gia, evi­tó duran­te varias déca­das el giro de cien­to ochen­ta gra­dos al parlamentarismo.

  7. La ten­den­cia al pac­tis­mo eco­no­mi­cis­ta del sindicalismo.

    El sin­di­ca­lis­mo domi­nan­te en el Esta­do es el sin­di­ca­lis­mo del nacio­na­lis­mo domi­nan­te, sos­te­ni­do por la soga de oro de las sub­ven­cio­nes bur­gue­sas que aprie­ta su cue­llo y pres­ta los sala­rios de sus fun­cio­na­rios. El movi­mien­to con con­cien­cia obre­ra de las nacio­nes opri­mi­das lo sabe con cer­te­za por­que sufre la per­ma­nen­te pre­sión del nacio­na­lis­mo sin­di­cal espa­ñol en sus pue­blos: la ley espa­ño­la impo­ne las dis­ci­pli­nas de explo­ta­ción asa­la­ria­da en la inmen­sa mayo­ría del Esta­do, defien­do cons­ti­tu­cio­nal­men­te el dere­cho bur­gués a la pro­pie­dad capi­ta­lis­ta de las fuer­zas pro­duc­ti­vas y al con­trol y vigi­lan­cia esta­tal de las rela­cio­nes socia­les de producción/​reproducción. La jerar­quía de este sin­di­ca­lis­mo es tal que la izquier­da no pue­de acce­der a res­pon­sa­bi­li­da­des inter­nas para aca­bar con su pac­tis­mo, y menos aún el inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta de las nacio­nes opri­mi­das. Cual­quier orga­ni­za­ción inde­pen­den­tis­ta debe tener como obje­ti­vo prio­ri­ta­rio impul­sar un sin­di­ca­lis­mo socio­po­lí­ti­co de libe­ra­ción nacio­nal de clase.

  8. La efec­ti­vi­dad de las mul­ti­fa­cé­ti­cas repre­sio­nes y vio­len­cias del Esta­do y de la «coer­ción sor­da del capital».

    «En polí­ti­ca no exis­ten más que dos fuer­zas deci­si­vas: la fuer­za orga­ni­za­da del Esta­do, su ejér­ci­to, y la fuer­za no orga­ni­za­da, la fuer­za ele­men­tal, de las masas populares»8. Esta lacó­ni­ca fra­se con­cen­tra la his­to­ria de la polí­ti­ca des­de que exis­te la pro­pie­dad pri­va­da y el Esta­do, y la his­to­ria de la teo­ría polí­ti­ca y de la orga­ni­za­ción: la fun­ción del par­ti­do revo­lu­cio­na­rio es lograr que la fuer­za ele­men­tal des­or­ga­ni­za­da de las masas popu­la­res se trans­for­me en fuer­za obre­ra y popu­lar orga­ni­za­da supe­rior a la fuer­za mili­tar del Esta­do bur­gués. Las repre­sio­nes y vio­len­cias esta­ta­les son mul­ti­fa­cé­ti­cas e inter­ac­túan con otras para­es­ta­ta­les y extra­es­ta­ta­les, con micro­vio­len­cias que siem­pre y al mar­gen de sus auto­no­mías rela­ti­vas, fun­cio­nan según la lógi­ca de la acu­mu­la­ción amplia­da del capi­tal y de las con­tra­me­di­das des­ti­na­das a rever­tir la caí­da ten­den­cial de la tasa media de ganan­cia. El Esta­do impi­de que el pro­le­ta­ria­do pue­da orga­ni­zar­se para aca­bar con el capi­ta­lis­mo y con la uni­dad de Espa­ña: esta es la tarea deci­si­va del ejér­ci­to y de las fuer­zas repre­si­vas lla­ma­das «auto­nó­mi­cas». En los momen­tos deci­si­vos, en las cri­sis de poder, la orga­ni­za­ción esta­tal-mili­tar bur­gue­sa aplas­ta al no orga­ni­za­do pro­le­ta­ria­do. ¿Y qué vamos a decir sobre lo que esta fra­se ense­ña a los pue­blos tra­ba­ja­do­res explo­ta­dos nacionalmente?

Iña­ki Gil de San Vicente

Eus­kalk Herria, 3 de julio de 2021

  1. Henryk Gross­mann: La ley de la acu­mu­la­ción y del derrum­be del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, Siglo XXI, Méxi­co 1979, pp. 388 – 389.
  2. https://​www​.resu​men​la​ti​no​ame​ri​cano​.org/​2​0​2​1​/​0​6​/​2​4​/​p​e​n​s​a​m​i​e​n​t​o​-​c​r​i​t​i​c​o​-​o​r​g​a​n​i​z​a​r​s​e​-​f​r​e​n​t​e​-​a​-​l​o​-​q​u​e​-​s​e​-​a​v​e​c​i​n​a​-​i​-​d​e​-​ii/
  3. Henryk Gross­mann: La ley de la acu­mu­la­ción y del derrum­be del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, op. cit., p. 388.
  4. Henryk Gross­mann: Idem., pp. 236 – 241.
  5. https://​www​.lahai​ne​.org/​e​s​t​_​e​s​p​a​n​o​l​.​p​h​p​/​i​p​o​r​-​q​u​e​-​y​-​c​o​m​o​-​d​e​b​e​m​o​s​-​o​r​g​a​n​i​z​a​r​noshttps://www.lahaine.org/est_espanol.php/ipara-que-y-como-debemos-organizarnos‑y
  6. https://​nue​va​re​vo​lu​cion​.es/​e​n​t​r​e​v​i​s​t​a​-​a​-​i​n​a​k​i​-​g​i​l​-​d​e​-​s​a​n​-​v​i​c​e​n​t​e​-​u​n​a​-​g​r​a​n​-​r​e​s​p​o​n​s​a​b​l​e​-​d​e​l​-​a​s​c​e​n​s​o​-​d​e​l​-​f​a​s​c​i​s​m​o​-​e​n​-​e​u​r​o​p​a​-​f​u​e​-​l​a​-​i​z​q​u​i​e​r​da/
  7. https://​www​.boltxe​.eus/​2​0​1​4​/​0​4​/​0​5​/​n​e​c​e​s​a​r​i​a​-​y​-​u​r​g​e​n​t​e​-​l​u​c​h​a​-​c​o​n​t​r​a​-​e​l​-​p​o​d​e​r​-​a​d​u​l​t​o​-​i​n​a​k​i​-​g​i​l​-​d​e​-​s​a​n​-​v​i​c​e​n​te/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *