Jose­ma­ri Loren­zo Espi­no­sa: «No hemos dado el menor paso inde­pen­den­tis­ta des­de 1978. Y no pare­ce que la tác­ti­ca actual, pre­vea otra cosa que ara­ñar las com­pe­ten­cias auto­nó­mi­cas, toda­vía no transferidas»

Habla­mos con Jose­ma­ri Loren­zo Espi­no­sa, his­to­ria­dor y escri­tor. Tuvo un paso fugaz por la Mesa Nacio­nal de Herri Bata­su­na y ana­li­za la situa­ción polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y social de este pue­blo. A su jui­cio, «no hemos dado el menor paso inde­pen­den­tis­ta des­de 1978» y sos­tie­ne que «la tác­ti­ca actual» solo pre­ten­de «ara­ñar las com­pe­ten­cias auto­nó­mi­cas, toda­vía no trans­fe­ri­das». Lla­ma a luchar en la calle, que es «el arma escé­ni­ca de los obre­ros». Loren­zo Espi­no­sa seña­la que «lejos del radi­ca­lis­mo rup­tu­ris­ta lo que están hacien­do Bil­du, Sor­tu, etc., son movi­mien­tos de acer­ca­mien­to, acuer­dos, apo­yos e inclu­so actos y acom­pa­ña­mien­tos injus­ti­fi­ca­bles». Se mues­tra a favor de la lucha por la Amnis­tía y aña­de que «la tor­tu­ra poli­cial y para­po­li­cial, con­tra los mili­tan­tes vas­cos, ha sido un pun­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de la ocu­pa­ción de Euskadi». 

Hace unas sema­nas Boltxe (https://​www​.boltxe​.eus/​2​0​2​1​/​0​4​/​1​8​/​p​r​e​s​e​n​t​a​c​i​o​n​-​d​e​l​-​l​i​b​r​o​-​e​u​s​k​o​-​g​u​d​a​r​i​ak/) publi­có el libro Eus­ko Guda­riak, una «espe­cie de colec­ción de artícu­los sobre ETA» ela­bo­ra­do por Jose­ma­ri Loren­zo Espi­no­sa y con la pre­sen­ta­ción de Iña­ki Gil de San Vicente.

¿Cómo ves la polí­ti­ca a nivel espa­ñol y vas­co en estos momentos?

Des­de el pun­to de vis­ta de nues­tra his­to­ria todo está, o pare­ce estar, estan­ca­do. Los espa­ño­les siguen ancla­dos en su dere­cho a gober­nar­nos y cre­yen­do que aquí no se tra­ta de una inva­sión o de la ocu­pa­ción mili­tar, de un terri­to­rio ajeno. Reafir­man esta pre­sun­ción, ase­gu­ran­do que su régi­men es una demo­cra­cia acep­ta­da por los vas­cos y que, en este mar­co, no se pue­de hablar de otros dere­chos que no sean los «cons­ti­tu­cio­na­les». Cla­ro que olvi­dan con­ti­nua­men­te que tam­bién el fran­quis­mo se auto­ti­tu­la­ba demo­cra­cia orgá­ni­ca y que tenía sus leyes de inte­gra­ción for­zo­sa, como la actual de 1978.

En cuan­to a los vas­cos, una vez des­apa­re­ci­do el úni­co poder fác­ti­co de res­pues­ta a esta situa­ción, que nos que­da­ba (ETA), la cola­bo­ra­ción inte­gra­cio­nis­ta es mayor que nun­ca. Lle­va­mos cua­ren­ta años de for­ce­jeo |cons­ti­tu­cio­nal demo­crá­ti­co», en los que la mayo­ría elec­to­ral ha ele­gi­do siem­pre por aplas­tan­te suma de votos a los par­ti­dos nacio­na­lis­tas, o nacio­na­les. Sin embar­go, esto no ha ser­vi­do de mucho. No hemos dado el menor paso inde­pen­den­tis­ta des­de 1978. Y no pare­ce que la tác­ti­ca actual, pre­vea otra cosa que ara­ñar las com­pe­ten­cias auto­nó­mi­cas, toda­vía no transferidas.

¿La pan­de­mia nos lle­va­rá a mayor pobre­za, des­igual­dad y un futu­ro difí­cil? Últi­ma­men­te los datos ava­lan que con la cri­sis los más ricos son los que más bene­fi­cios obtie­nen y, al con­tra­rio, los pobres pier­den más. ¿Ves algu­na posi­bi­li­dad de que se cons­tru­ya una socie­dad más jus­ta y equi­li­bra­da? ¿Siem­pre tie­ne que per­der la cla­se obrera?

Sobre la pan­de­mia hay que guar­dar la cal­ma. No es la pri­me­ra vez que tene­mos una catás­tro­fe seme­jan­te, inclu­so mayor. Des­de el pun­to de vis­ta sani­ta­rio siem­pre es posi­ble una mejo­ría. Las reper­cu­sio­nes socia­les o polí­ti­cas, no tie­nen por­que ser nota­bles. Sobre todo si tene­mos en cuen­ta que no hay en el jue­go polí­ti­co o social vas­co (par­ti­dos, sin­di­ca­tos, aso­cia­cio­nes…) nin­gún gru­po que ten­ga entre sus pro­yec­tos apro­ve­char las debi­li­da­des coyun­tu­ra­les del Esta­do, para avan­zar en sus men­gua­das rei­vin­di­ca­cio­nes. Esto últi­mo no es la pri­me­ra vez que pasa. Ya con la cri­sis repu­bli­ca­na, que pre­ce­dió al gol­pe mili­tar del 18 de julio, los res­pon­sa­bles del nacio­na­lis­mo vas­co pen­sa­ban (y escri­bían) que Espa­ña tenía pro­ble­mas y no era polí­ti­ca­men­te hones­to apro­ve­char­se de ellos para los intere­ses nacio­na­les vascos.

La cla­se obre­ra siem­pre pier­de, cuan­do está des­or­ga­ni­za­da. U «orga­ni­za­da» en sin­di­ca­tos, aso­cia­cio­nes, movi­mien­tos, etc., que no tie­nen ideas o tác­ti­ca cla­ras, sobre cómo apro­ve­char la situa­ción. Lo nor­mal es que los tra­ba­ja­do­res, aun­que sepan leer y escri­bir (no como en los años trein­ta del pasa­do siglo) no uti­li­cen ape­nas estas vir­tu­des. Se dejan lle­var por el apa­ci­gua­do dis­cur­so de sus líde­res-fun­cio­na­rios. Sin una reac­ción social pro­pia o deci­di­da, des­de lue­go que los tra­ba­ja­do­res sal­drán per­dien­do. O ganan­do, las pocas miga­jas que les rega­le la patro­nal, la bur­gue­sía, etc.

El gobierno de Urku­llu se deja lle­var por la eli­te eco­nó­mi­ca, ¿qué haría fal­ta cam­biar para ter­mi­nar con ese poder que garan­ti­za al PNV esa posi­ción pri­vi­le­gia­da para gobernar?

El mal lla­ma­do PNV es el reali­dad en par­ti­do de cla­ses medias y bur­gue­sas dise­ña­do por Sota, Kiz­kitza y lue­go Agui­rre, etc., en los años 2030 del siglo pasa­do. Es un par­ti­do fue­ris­ta, que se con­for­ma (como dijo Ara­na) con pagar menos impues­tos en una situa­ción auto­nó­mi­ca. Los sotis­tas, creen (inclu­so aho­ra con la glo­ba­li­dad del mer­ca­do) que la unión mer­can­til con Espa­ña, inclui­da la sumi­sión polí­ti­ca, es impres­cin­di­ble para sus ven­tas y otros nego­cios. La úni­ca for­ma de des­alo­jar este vec­tor es median­te un cam­bio interno (poco pro­ba­ble) o un des­alo­jo des­de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta, Con un pro­gra­ma que inclu­ya no solo la inde­pen­den­cia, sino tam­bién un cam­bio social tan apre­cia­ble que per­mi­tie­ra hablar (como en tiem­pos de ETA) de un nacio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio. Y no de un auto­no­mis­mo tran­qui­lo, de capi­ta­lis­mo asis­ten­cial y de jubi­la­dos, cuya úni­ca actua­li­za­ción es el IPC.

¿La inmer­sión del con­glo­me­ra­do de EH Bil­du hacia la social­de­mo­cra­cia ha cam­bia­do el rum­bo de la polí­ti­ca vas­ca a mejor o a peor, según tu expe­rien­cia tenien­do en cuen­ta que estu­vis­te en la Mesa Nacio­nal de HB?

Mi paso por la Mesa Nacio­nal fue prác­ti­ca­men­te anec­dó­ti­co. En reali­dad estu­ve solo un año y medio, y más bien como «suplen­te» soli­da­rio con los mahai­ki­des encar­ce­la­dos por el nefas­to Gar­zón. Des­de lue­go, cual­quier cosa que pue­da saber (bien o mal) sobre la coyun­tu­ra vas­ca no pro­ce­de de este asunto.

En cuan­to a la inmer­sión de lo que era la Izquier­da Aber­tza­le, en este mar­co pro-social­de­mó­cra­ta que citas (aun­que mejor sería lla­mar­lo capi­ta­lis­mo asis­ten­cial) es un hecho cada vez más pal­pa­ble, des­de la des­apa­ri­ción fác­ti­ca de ETA y de los res­col­dos que aca­bo de citar de «nacio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio». Pare­ce que sin este tipo de rei­vin­di­ca­ción, tam­po­co sería ima­gi­na­ble y un cam­bio social revo­lu­cio­na­rio, de nin­gún tipo. En mi opi­nión, des­de este espa­cio de lo que se tra­ta es de sus­ti­tuir un enfren­ta­mien­to duro y peli­gro­so (lucha arma­da) por otro más inte­gra­dor y de menos dra­ma­tis­mo. Segu­ra­men­te la inten­cio­nes de los actua­les res­pon­sa­bles de la Izquier­da Aber­tza­le (a muchos de los cua­les conoz­co) son tan hones­tas como eran antes. Pero no sé si cuen­tan con la difi­cul­tad, o abso­lu­ta impo­si­bi­li­dad, de recu­pe­rar lo que te han qui­ta­do por la fuer­za de las armas, solo con per­sua­sión, dis­cur­sos y sufrien­do lo menos posible.

Es evi­den­te que, sal­vo con­ta­das oca­sio­nes y casos muy con­cre­tos sobre todo de tra­ba­ja­do­res en empre­sas con des­pi­dos, se ha aban­do­na­do la calle como ele­men­to de lucha y de for­ma­ción de con­cien­cia de cla­se, ¿lo ves así? ¿Crees que es un acier­to entrar en ese mun­do «fas­ci­nan­te» de la polí­ti­ca ale­ja­da de la calle, ale­ja­da del pue­blo? ¿A cam­bio de qué?

La calle, como dices, ha sido siem­pre en la His­to­ria el arma escé­ni­ca de los obre­ros. La calle es sobre todo la lucha social masi­va, acom­pa­ña­da de la huel­ga y el recha­zo, en las fábri­cas, al sis­te­ma de explo­ta­ción capi­ta­lis­ta. Pero es tam­bién una for­ma valio­sa de con­cien­cia­ción, de mues­tra de fuer­za y de recu­pe­ra­ción moral de la cla­se. Tam­bién la úni­ca pro­pa­gan­da masi­va, visi­ble y arma­da civil­men­te, con­tra los corrup­tos medios de comu­ni­ca­ción y pro­pa­gan­da del sistema.

No me gus­ta­ría recor­dar aque­llo de «con­tra Fran­co vivía­mos mejor», pero es algo que siem­pre da que pen­sar. La res­pues­ta al fran­quis­mo era bas­tan­te más amplia, que la actual. En tan­to que, muchas veces, las mejo­ras socia­les o labo­ra­les solo se con­se­guían con este enfren­ta­mien­to radi­cal en las calles. Los que vivi­mos la cam­pa­ña Pro-Amnis­tía de los años seten­ta, sus movi­li­za­cio­nes, huel­gas, enfren­ta­mien­tos, etc., esta­mos con­ven­ci­dos que fue la calle quien con­si­guió sacar a los pre­sos. Mien­tras que Fran­co murió en la cama y a Carre­ro lo mató ETA, la incor­po­ra­ción de toda una gene­ra­ción y su lucha en la calle fue la que, en reali­dad, puso en ban­de­ja a la cla­se polí­ti­ca la posi­bi­li­dad de un cam­bio revo­lu­cio­na­rio. Lue­go desaprovechado.

Pero detrás de los par­ti­dos que fir­ma­ron los Pac­tos de la Mon­cloa, con las liber­ta­des sin­di­ca­les y las mejo­ras socio-labo­ra­les, esta­ban sin duda los miles de ciu­da­da­nos que por aque­llos años se mani­fes­ta­ban (nos mani­fes­tá­ba­mos) en las calles. No solo vas­cas, sino de todo el Estado.

Tam­bién es ver­dad, que en aque­llos años, el capi­ta­lis­mo asis­ten­cial que hemos cita­do y sus rega­los enve­ne­na­dos, no esta­ba tan desa­rro­lla­do como aho­ra y no podía cal­mar las pro­tes­tas con medi­das socia­les inte­gra­do­ras y engañosas.

Sin duda, la «calle» es uno de los moto­res de la His­to­ria. Toda­vía lo es… sal­vo que los par­ti­dos (algún par­ti­do) sea capaz de poner en mar­cha las medi­das y las refor­mas revo­lu­cio­na­rios, que hagan inne­ce­sa­ria este recur­so popu­lar de todos los tiempos.

Estos días asis­ti­mos al indul­to par­cial de sie­te cata­la­nes (aun­que hay más de 3.000 per­so­nas encau­sa­das en Cata­lun­ya por temas refe­ri­dos al refe­rén­dum y la inde­pen­den­cia) que con­for­ma­ron el gobierno de Cata­lun­ya, y que ambos gobier­nos comen­za­rán a hablar pero con la adver­ten­cia que el lími­te está en la Cons­ti­tu­ción y, evi­den­te­men­te, sabe­mos de sus líneas rojas. ¿Ves algu­na posi­bi­li­dad de que se pue­da con­vo­car un refe­rén­dum por la inde­pen­den­cia? Y ¿en Eus­kal Herria (CAV, Nafa­rroa e Ipar Eus­kal Herria)?

Los cata­la­nes han dado impor­tan­tes pasos. Que muchos envi­dian entre noso­tros. Pero me temo que para lle­gar a esa espe­cie de tran­si­ción posi­bi­lis­ta, que repre­sen­tan los indul­tos y una nego­cia­ción, es impo­si­ble con el Esta­do por la auto­de­ter­mi­na­ción. Aca­ba­re­mos encon­trán­do­nos en el mis­mo are­nal, don­de ha emba­rran­ca­do la pro­me­te­do­ra nave vas­ca del nacio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio. Es decir, un enma­ra­ña­do fan­gal de ins­ti­tu­cio­nes, apa­ra­to judi­cial y poli­cial, don­de ya no que­da ni nacio­na­lis­mo, ni revolución.

En este reco­rri­do fan­go­so no hay la menor posi­bi­li­dad de con­vo­car un refe­rén­dum para nada. Mucho menos para la inde­pen­den­cia. Ni siquie­ra ha pros­pe­ra­do en Cata­lun­ya aquel Esta­tut de Mas. Y por aquí, el reco­chi­neo del Plan Iba­rretxe. Insis­to en que lo que te qui­tan por la fuer­za, solo por la fuer­za se recupera…

Cla­ro que muchos (intere­sa­da­men­te) pien­san que la His­to­ria no se repi­te, o no tie­ne por qué repe­tir­se. Y es ver­dad, esto es así si somos capa­ces de intro­du­cir ele­men­tos nue­vos y fac­to­res de revo­lu­ción, en la His­to­ria que que­re­mos hacer. Si nos limi­ta­mos a repe­tir los erro­res, la corrup­ción polí­ti­ca o el mie­do del pasa­do, con segu­ri­dad que repe­ti­re­mos la His­to­ria. O la peor par­te de la his­to­ria, mejor dicho.

¿Qué aná­li­sis pue­des hacer de la entra­da de Vox en los par­la­men­tos espa­ñol y vas­co, dado que las tesis y prác­ti­cas ultra­de­re­chis­tas se están exten­dien­do? La reali­dad es que algu­nas per­so­nas sos­tie­nen que siem­pre han esta­do ahí, que en el 78 no se rom­pió con el régi­men fran­quis­ta, sino que se blan­queó a sus ver­da­de­ros diri­gen­tes y ¿por eso esta­mos así?

Sobre Vox, no ten­go mucha idea y menos inte­rés. Es, o pare­ce ser, una rup­tu­ra natu­ral del PP. Tal vez, como Ciu­da­da­nos pero por la dere­cha. Poco más. Cla­ro que siem­pre han esta­do ahí. Lo que no creo es que ten­gan mucho que ver, ideo­ló­gi­ca­men­te, con el falan­gis­mo his­tó­ri­co (no con­fun­dir con el franco-falangismo).

Más de 4.200 tor­tu­ra­dos por las fuer­zas de ocu­pa­ción y solo 35 reco­no­ci­mien­tos hace unos días, inclu­so hace un tiem­po se con­de­co­ró al fran­quis­ta Meli­tón Man­za­nas. ¿Hemos per­di­do la brú­ju­la? ¿Esta­mos blan­quean­do la his­to­ria bas­tan­te recien­te de este pue­blo? ¿A qué crees que se debe?

La tor­tu­ra poli­cial y para­po­li­cial, con­tra los mili­tan­tes vas­cos, ha sido un pun­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de la ocu­pa­ción de Eus­ka­di. A veces, el úni­co con que el Esta­do res­pon­día a las rei­vin­di­ca­cio­nes vas­cas. Des­de que en la macro­rre­da­da de 1969 (con­tra los auto­res del aten­ta­do Man­za­nas) se empe­zó a dete­ner y tor­tu­rar sin dis­cri­mi­na­ción, no han deja­do de cre­cer las dra­má­ti­cas cifras de este asunto.

Varios libros y estu­dios han dado cuen­ta cier­ta de este gra­ve pro­ble­ma. Por ellos pode­mos ver que la rela­ción entre vas­cos ocu­pa­dos y fuer­za de ocu­pa­ción ha sido siem­pre la de un país aplas­ta­do, nega­do y per­se­gui­do. Sin nin­gu­na con­si­de­ra­ción ni ate­nuan­te. Las cifras que aho­ra se con­si­de­ran más o menos cier­tas, esos 4.200 denun­cian­tes de tor­tu­ra, son el peor bal­dón que pue­de pre­sen­tar un Esta­do que nun­ca ha abor­da­do este pro­ble­ma des­de la razón o el diá­lo­go, y mucho menos des­de sus pro­pias leyes, sino des­de la fuer­za y la repre­sión más atroz, que de suyo repre­sen­ta la tortura.

El reco­no­ci­mien­to light recien­te, no sabe­mos a que tipo de recon­ci­lia­ción corres­pon­de. Des­de lue­go con 35 víc­ti­mas de tor­tu­ra no es sufi­cien­te para ellos y mucho menos para los que han que­da­do sin reconocer.

El otro pun­to más gra­ve toda­vía, es con­si­de­rar si la actual opo­si­ción, la lla­ma­da Izquier­da Aber­tza­le, se con­ten­ta con esta paro­dia para dar car­pe­ta­zo a un pro­ble­ma que mere­ce, cuan­do menos, un Nurem­berg como el que juz­gó a los nazis.

Si los crí­me­nes de Hitler se con­si­de­ra­ron «con­tra la huma­ni­dad», el com­por­ta­mien­to repre­si­vo, las muer­tes y las tor­tu­ras del fran­quis­mo y sus suce­so­res, con­tra la resis­ten­cia vas­ca, no debe­ría ser menos. A cam­bio, sin embar­go, solo tene­mos la cons­tan­te y con­ti­nua con­de­na a ETA. Que, en todo caso, no torturaba.

Antes de cerrar este epi­so­dio, des­de la filas de la Izquier­da aber­tza­le y otras izquier­das, hay que empe­zar por poner las ver­da­de­ras cifras en orden y en jus­ti­cia. Todo lo demás no será más que blan­queo y pro­pa­gan­da para los actua­les gober­nan­tes, dig­nos suce­so­res de los chi­cos del comi­sa­rio Manzanas.

Hace ya unos años escri­bis­te un artícu­lo «La his­to­ria absuel­ve a ETA» y ¿al con­glo­me­ra­do de EH Bil­du? ¿Es nece­sa­rio ir a Madrid para apo­yar al gobierno espa­ñol, para dar el vis­to bueno a pre­su­pues­tos que garan­ti­zan el TAV, un pre­su­pues­to para com­pra de armas y muni­ción para Guar­dia Civil, poli­cía y mili­ta­res…, en defi­ni­ti­va, para garan­ti­zar el poder del Esta­do espa­ñol, lo que antes nos decían que era el poder opresor?

En cuan­to a si la mis­ma His­to­ria absuel­ve los pasos estra­té­gi­cos actua­les de la Izquier­da Aber­tza­le como pre­sun­ta suce­so­ra de ETA, la res­pues­ta es que de momen­to NO. La actual acción tác­ti­ca de Bil­du, por ejem­plo, no tie­ne mucho que ver con el com­por­ta­mien­to polí­ti­co de la ETA que hemos cono­ci­do. Lejos del radi­ca­lis­mo rup­tu­ris­ta de esta lo que están hacien­do Bil­du, Sor­tu, etc., son movi­mien­tos de acer­ca­mien­to, acuer­dos, apo­yos e inclu­so actos y acom­pa­ña­mien­tos injus­ti­fi­ca­bles. Todo pare­ce enca­mi­na­do a men­di­gar una acep­ta­ción bené­vo­la por par­te del Esta­do y del PNV. Sin que muchos de los mili­tan­tes his­tó­ri­cos aprue­ben o com­pren­dan está acti­tud. En todo caso esta no es la for­ma his­tó­ri­ca con que se libe­ran los pue­blos. Por lo que la His­to­ria no la perdonará.

EH Bil­du cuen­ta cada acer­ca­mien­to de los pre­sos o pri­sio­ne­ros vas­cos como una vic­to­ria, pero la reali­dad es que la ley ya lo dice. ¿Es nece­sa­rio ven­der como vic­to­ria algo que en reali­dad no lo es? ¿Crees en la nece­si­dad de la amnis­tía para cerrar ese con­flic­to, una vez que ya ETA dejó las armas en 2011, si no recuer­do mal?

La cues­tión de los pre­sos es una de las más san­gran­tes de nues­tra actua­li­dad. Cuan­do la Amnis­tía de 1977, todos está­ba­mos de acuer­do en el «Pre­soak Kale­ra, Amnis­tia Osoa». Aun­que sabía­mos que el con­flic­to se resol­vía con la tota­li­dad de la alter­na­ti­va KAS. Des­pués los fami­lia­res de los pre­sos, ante la nega­ti­va cerril del Esta­do por una nue­va Amnis­tía, recu­rrie­ron a la sua­vi­za­ción de la pena con «Pre­sos Etxe­ra». Pero era un etxe­ra, no a casa, sino a las cár­ce­les cer­ca de casa. Natu­ral­men­te esto for­zo­sa­men­te pro­du­jo des­acuer­dos. No es extra­ño que se haya recu­pe­ra­do la rei­vin­di­ca­ción de Amnis­tía y que, sobre todo, diez años des­pués de la des­apa­ri­ción de ETA, la rei­vin­di­ca­ción ten­ga mas fuer­za moral. El acer­ca­mien­to de pre­sos es un mal menor. Que solu­cio­na el gra­ve asun­to de los via­jes, lar­gos y peli­gro­sos, pero como me dijo una vez el aita de varios pre­sos: «Mis hijos deben estar en la calle… Cual­quier cár­cel cer­ca de casa, pue­de ser peor para cum­plir su pena que las más lejanas».

Pue­des hacer una sinop­sis del últi­mo libro que has publi­ca­do en Boltxe Eus­ko Guda­riak. ¿Nos esta­mos olvi­dan­do de ellos y ellas? ¿Crees que más tem­prano que tar­de pue­de bro­tar otro gru­po arma­do y de libe­ra­ción en Eus­kal Herria?

El libro Eus­ko Guda­riak es una espe­cie de colec­ción de artícu­los sobre ETA. Algu­nos ya publi­ca­dos, pero segu­ra­men­te poco leí­dos. Otros de recien­te ela­bo­ra­ción. Hay un hilo común, todos están ins­pi­ra­dos en los prin­ci­pios y cri­te­rios que en los años sesen­ta lle­va­ron a gen­te como Etxe­ba­rrie­ta, Txi­llar­de­gi, Mada­ria­ga, Iker Gallas­te­gi, etc., pen­sa­ron en fun­dar una orga­ni­za­ción que res­pon­die­ra a la inva­sión espa­ño­la (no solo al fran­quis­mo) con sus mis­mas armas.

Juan­jo Bas­te­rra, kaze­ta­ria eta mili­tan­te sozia­la, E.H. /​Sare Antifaxista

5 de julio de 2021

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *