Entre­vis­ta a Iña­ki Gil de San Vicen­te: «Una gran res­pon­sa­ble del ascen­so del fas­cis­mo en Euro­pa fue la izquierda»

¿Cuál es el diag­nós­ti­co que rea­li­zas de la situa­ción actual de lo que es la ultra­de­re­cha española?

El diag­nós­ti­co que pre­sen­to es que apa­ren­te­men­te la ultra­de­re­cha espa­ño­la está des­uni­da, por­que for­mal­men­te tie­ne tres gran­des blo­ques (Par­ti­do Popu­lar, Vox y Ciu­da­da­nos), pero sin embar­go en su idea­rio pro­fun­do cons­ti­tu­yen un blo­que úni­co. Debi­do a cir­cuns­tan­cias de intere­ses de pol­tro­nas, de vivir de la polí­ti­ca o intere­ses de fac­cio­nes se pre­sen­tan en tres gran­des blo­ques. Cada uno de ellos tie­ne inter­na­men­te sus pro­pios par­ti­dos, por ejem­plo: alre­de­dor de Vox hay un mon­tón de par­ti­dos fas­cis­tas y neo­na­zis que fun­cio­nan con una ideo­lo­gía ultra­con­ser­va­do­ra y reac­cio­na­ria, una ideo­lo­gía nacio­nal-cató­li­ca espa­ño­la, etc. Pero tam­bién den­tro del PP exis­te lo que en socio­lo­gía se cono­ce como un voto flo­tan­te, un voto inse­gu­ro; que se va movien­do y que tie­ne un idea­rio pro­fun­da­men­te con­ser­va­dor y pro­fun­da­men­te reac­cio­na­rio. Esto suce­de tam­bién en par­tes de Ciu­da­da­nos. El PP pre­ten­de inte­grar a exmiem­bros de Ciu­da­da­nos en el par­ti­do para qui­tar­le votos al ante­rior. Esto son bata­llas cai­ni­tas que se dan den­tro de la ultra­de­re­cha espa­ño­la. Esta dere­cha se pre­sen­ta en varias for­mas pero com­par­te unos deno­mi­na­do­res comu­nes: uno de ellos es la uni­dad del subim­pe­ria­lis­mo espa­ñol (que no lle­ga a ser impe­ria­lis­mo al nivel del que se da en Nor­te­amé­ri­ca); otro de ellos es la acep­ta­ción de lo fun­da­men­tal y lo bási­co del capi­ta­lis­mo (defen­sa de la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, que ellos iden­ti­fi­can con la pro­pie­dad de los pue­blos a los que opri­men, recha­zo a los ser­vi­cios públi­cos), aun­que un sec­tor del PP y Ciu­da­da­nos admi­te que es nece­sa­rio que haya ser­vi­cios públi­cos (como tam­bién lo reco­no­cía el fran­quis­mo y el fas­cis­mo), pero esto es sim­ple­men­te un mie­do per­ma­nen­te a la fuer­za obre­ra y popu­lar; otra de las carac­te­rís­ti­cas comu­nes es la asun­ción del indi­vi­dua­lis­mo bur­gués lle­va­do al extre­mo; a dife­ren­cia del nazis­mo y del fas­cis­mo ita­liano, la ultra­de­re­cha espa­ño­la es pro­fun­da­men­te cató­li­ca. Al mar­gen de sus dife­ren­cias for­ma­les, toda la ultra­de­re­cha asu­me estos prin­ci­pios comunes.

Ade­más de sus víncu­los con la Igle­sia cató­li­ca, tie­nen un com­po­nen­te con­tra la mujer que se ve muy poten­cia­do en Vox, mien­tras que Ciu­da­da­nos inten­ta escon­der su idea­rio machis­ta. Este machis­mo pro­fun­do que ane­ga los dere­chos sala­ria­les, pero tam­bién sexua­les de la mujer, se deri­va de una inca­pa­ci­dad de la bur­gue­sía espa­ño­la de ela­bo­rar una cul­tu­ra que inte­gre par­cial­men­te a la mujer. Exis­ten otros com­po­nen­tes como el mili­ta­ris­mo, rela­cio­na­do con el cul­to al ejér­ci­to, algo que recuer­da al fas­cis­mo; pero en el caso espa­ñol pre­ce­di­do por el cul­to a la míti­ca de la reli­gión cris­tia­na y los gru­pos arma­dos y órde­nes mili­ta­res del medie­vo. La cul­tu­ra mili­tar y machis­ta espa­ño­la se basa tam­bién en la tor­tu­ra y el com­po­nen­te más vio­len­to del cris­tia­nis­mo (tor­tu­ra, sacri­fi­cio, cru­ci­fi­xión, etc.). Esto se pue­de ver en la Sema­na San­ta o en los toros. Estos com­po­nen­tes se encuen­tran no solo en la ultra­de­re­cha, sino tam­bién en sec­to­res votan­tes del PSOE y del auto­no­mis­mo vas­co. He guar­da­do para el final otro com­po­nen­te como es el racis­mo, que no sola­men­te se mues­tra hacia los pue­blos que exter­mi­na­ron en Nues­tra Amé­ri­ca o en Áfri­ca; sino que tam­bién se vive den­tro de la penín­su­la, con­tra el pue­blo gale­go, con­tra la cul­tu­ra gale­go-por­tu­gue­sa, con­tra el pue­blo vas­co, con­tra el pue­blo anda­luz o con­tra el pue­blo cata­lán. Esta es la cul­tu­ra de dere­chas espa­ño­la, que des­pre­cia todo lo que desconoce.

Los ante­rio­res com­po­nen­tes no solo son comu­nes al PP, Vox y Ciu­da­da­nos, sino que pene­tran en el con­jun­to de amplios sec­to­res socia­les del Esta­do espa­ñol y que uno ve en un momen­to con­cre­to votan­do al PSOE, o den­tro de par­ti­dos que apa­ren­te­men­te se lla­man de izquier­das y que no se atre­ven a ir en con­tra de las fies­tas de la Sema­na San­ta o con­tra la tau­ro­ma­quia. Hay sec­to­res de la izquier­da que asu­men estos com­po­nen­tes por jus­ti­fi­ca­cio­nes elec­to­ra­les. Esto expli­ca que la socie­dad espa­ño­la sea tan pro­fun­da­men­te con­ser­va­do­ra inclu­so en estos sec­to­res. Un ejem­plo es la debi­li­dad de un ver­da­de­ro sen­ti­mien­to repu­bli­cano lai­co en la izquierda.

¿Cómo se orga­ni­za la ultra­de­re­cha en Eus­kal Herria en la actualidad?

La ultra­de­re­cha en Eus­kal Herria tie­ne tres nive­les. Pri­me­ro, en la Eus­kal Herria bajo domi­na­ción fran­ce­sa (Ipa­rral­de), la ultra­de­re­cha ha exis­ti­do siem­pre por razo­nes his­tó­ri­cas y es una ultra­de­re­cha que nego­ció con los nazis y que ha apos­ta­do por enviar a sus miem­bros a las gue­rras de atro­ci­dad colo­nial fran­ce­sa con­tra Arge­lia y Viet­nam. Es una ultra­de­re­cha que vota a Le Pen. Hay un sec­tor de la pobla­ción que sin­tién­do­se vas­quis­ta es de ideo­lo­gía muy dere­chis­ta y fue este sec­tor el que se opu­so a un inde­pen­den­tis­ta radi­cal como era Agus­tín Chaho en el siglo XIX, tra­tan­do de evi­tar que se cono­cie­ran sus ideas en Ipa­rral­de. Lue­go, en con­tras­te, tam­bién hay un com­po­nen­te demo­crá­ti­co y obre­ro muy fuer­te que va cre­cien­do, un com­po­nen­te aber­tza­le que tie­ne una iden­ti­dad muy fuer­te con Hego Alde (la par­te domi­na­da por el Esta­do Espa­ñol). Siem­pre ha habi­do lazos de soli­da­ri­dad entre el nor­te y el sur de Eus­kal Herria, por enci­ma de las dife­ren­cias polí­ti­cas y socia­les, des­de las suble­va­cio­nes del siglo VI. En Hego Alde ha exis­ti­do ya des­de el siglo XIX una ultra­de­re­cha espa­ño­la, rela­cio­na­da en sus ini­cios con la bur­gue­sía vas­ca de la indus­tria navie­ra, de la indus­tria mine­ra a fina­les del siglo XIX; una bur­gue­sía muy espa­ño­lis­ta que apo­yó incon­di­cio­nal­men­te al mer­ca­do espa­ñol, pre­sio­nó para la crea­ción de Espa­ña en el siglo XIX, apo­yó el gol­pe mili­tar fas­cis­ta de 1936 y finan­ció a Fran­co en con­tra de la pro­pia pobla­ción vas­ca y final­men­te pre­sio­nó para que el PNV se rom­pie­ra y una par­te apo­ya­se el fran­quis­mo. Una par­te de esta dere­cha vas­co-espa­ño­la inten­tó rom­per el País Vas­co, con Nafa­rroa a un lado y Eus­ka­di al otro. Inclu­so inten­ta­ron rom­per Ara­ba y Gipuz­koa, crean­do movi­mien­tos de rup­tu­ra con el fin de evi­tar que hubie­se un movi­mien­to de uni­fi­ca­ción nacio­nal vas­co como en su momen­to se estu­vo a pun­to de lograr. Hay ade­más gru­pos fas­cis­tas en Nafa­rroa y Eus­ka­di, que se mue­ven con bas­tan­te impu­ni­dad, bien por sus rela­cio­nes con el ejér­ci­to espa­ñol o con fuer­zas regio­na­lis­tas (esto sobre todo en Nafa­rroa). Estos gru­pos fas­cis­tas tie­nen sus órga­nos de pren­sa. En el PNV hay un com­po­nen­te que está laten­te y que es pura­men­te anti-socia­lis­ta y neo­li­be­ral, de dere­cha bur­gue­sa, que se pue­de ver en sus polí­ti­cas. En los par­ti­dos esta­ta­les afin­ca­dos en Eus­kal Herria, prin­ci­pal­men­te el PP Vas­co, Ciu­da­da­nos País Vas­co, Vox Vas­co, PSE-EE y PSN-PSOE se pue­den ver todos los com­po­nen­tes del espa­ño­lis­mo que he des­cri­to ante­rior­men­te; y estos crean un cal­do de cul­ti­vo que a pesar de tener Vox muy poco voto es pro­pi­cio a que cuan­do el fas­cis­mo espa­ñol lla­ma a salir a las calles y a movi­li­zar­se, apa­rez­can sec­to­res que apo­yan este rebro­te aun votan­do al PSOE. Esta es la fuer­za del nacio­na­lis­mo y el sub-impe­ria­lis­mo español.

¿Es Vox el mayor de los peli­gros den­tro de la ultra­de­re­cha o exis­te algún actor que no se men­cio­na y al que debe­ría­mos tener en cuenta?

En el Esta­do espa­ñol, Vox es la care­ta públi­ca de unas fuer­zas ocul­tas mucho más peli­gro­sas que este par­ti­do, las cua­les se mue­ven en el IBEX35, en los obis­pa­dos y sacris­tías, en los cuar­te­les y comi­sa­rías, en el Pala­cio Real, en la polí­ti­ca inter­na­cio­nal, en las bases nor­te­ame­ri­ca­nas que se encuen­tran en el terri­to­rio del Esta­do Espa­ñol, en las aso­cia­cio­nes cul­tu­ra­les, en revis­tas y perió­di­cos (medios de comu­ni­ca­ción), en nove­las y pelí­cu­las que tra­tan de ir en con­tra de la resis­ten­cia vas­ca y de rom­per la soli­da­ri­dad entre los pue­blos vas­co y cata­lán con el anda­luz (Ocho ape­lli­dos vas­cosOcho ape­lli­dos cata­la­nes). Eso for­ma par­te de todo un movi­mien­to sub­ya­cen­te, en el que la Coro­na y la Igle­sia tie­nen pape­les fun­da­men­ta­les. En los Paï­sos Cata­lans exis­te una ultra­de­re­cha cri­mi­nal, en Anda­lu­cía la vemos cada año en Sema­na San­ta. La impu­ni­dad de los gru­pos fas­cis­tas en Cata­lun­ya des­de 2017 es total y cuen­tan con el apo­yo de los medios de pren­sa y de la bur­gue­sía fran­quis­ta que con­ti­núa vivien­do allí. Esta ultra­de­re­cha sub­ya­cen­te se encuen­tra en todas las nacio­nes opri­mi­das debi­do a que tene­mos sec­to­res socia­les que, por razo­nes eco­nó­mi­cas e ideo­ló­gi­cas, se iden­ti­fi­can con esa estruc­tu­ra de poder. Este movi­mien­to no solo se da en el Esta­do Espa­ñol, sino que tie­ne su rami­fi­ca­ción inter­na­cio­nal en Euro­pa, con esa diná­mi­ca que tie­nen de uni­fi­car las dere­chas (las ultra­de­re­chas fas­cis­tas han fir­ma­do un pac­to en Hun­gría, rati­fi­ca­do por Orban y Sal­vi­ni). Ahí se encuen­tra la ultra­de­re­cha trum­pis­ta, que tie­ne al PP de Madrid con Ayu­so a s máxi­mo expo­si­tor en el Esta­do español.

Todo esto es lo que está deba­jo de Vox, por eso no pode­mos ceñir el aná­li­sis exclu­si­va­men­te en torno a este par­ti­do. Vox es la par­te exter­na, «la gota de cia­nu­ro de esta máqui­na de mor­te que está debajo».

¿Cómo pode­mos com­ba­tir a la ultraderecha?

Hacien­do este pro­gra­ma y divul­gán­do­lo es un medio, eso es incues­tio­na­ble, en este sen­ti­do estoy muy agra­de­ci­do por tu entre­vis­ta. La expe­rien­cia mues­tra que fren­te a la extre­ma dere­cha y fren­te a las múl­ti­ples corrien­tes del fas­cis­mo, sobre todo con las que se ocul­tan detrás de velos, expli­car con pacien­cia y argu­men­tos es vital. Esto ya se sabe des­de el cesa­ris­mo y el impe­ria­lis­mo pro­pa­ga­dos por auto­res como Max Weber en la Ale­ma­nia de 1918, tam­bién des­de el cre­ci­mien­to del fas­cis­mo en Ita­lia; y como eso no se cri­ti­có a tiem­po. Estas son lec­cio­nes que hay que tomar para expli­car pacien­te­men­te lo que está suce­dien­do. Pero hay tres nive­les que quie­ro tocar para con­cluir, sobre la lucha con­tra el fas­cis­mo. Un pri­mer nivel es el que va pre­ci­sa­men­te a esa estruc­tu­ra auto­ri­ta­ria, psi­co­ló­gi­ca, psi­co­po­lí­ti­ca, a esa reser­va de irra­cio­na­li­dad que hay en la izquier­da. Como ejem­plo está el deba­te que hubo en el Par­ti­do Comu­nis­ta Ale­mán en 1932, en el que había una corrien­te que plan­tea­ba que al fas­cis­mo se le com­ba­tía en la calle, poten­cian­do el movi­mien­to juve­nil. Para poten­ciar la rebel­día inna­ta en la juven­tud antes de que sea adoc­tri­na­da y ate­mo­ri­za­da, la mili­tan­cia comu­nis­ta tie­ne una tarea impor­tan­tí­si­ma, sobre todo por par­te de las madres y los padres comu­nis­tas. Esta par­te de la izquier­da mar­xis­ta anti-nazi deri­va­ría des­pués en el movi­mien­to anti­fas­cis­ta y se cen­tra­ron en rea­li­zar reunio­nes para ver cómo se debía com­ba­tir al nazis­mo en la vida «pri­va­da». Esta es una lec­ción que se olvi­da­do en bue­na par­te de las izquier­das: que en la vida «pri­va­da» se debe empe­zar a luchar inme­dia­ta­men­te con­tra las reser­vas de irra­cio­na­li­dad que tie­ne el poder adul­to en la izquier­da. Este es un cam­po esen­cial que se ha vis­to en la expe­rien­cia his­tó­ri­ca. Otra cues­tión que es poco cono­ci­da tie­ne que ver con cómo se ha com­ba­ti­do el fas­cis­mo en Gre­cia, a Ama­ne­cer Dora­do. Ahí hubo una lucha muy impac­tan­te e impor­tan­te que ter­mi­nó en vic­to­ria y que la gen­te des­co­no­ce, y que se pro­du­jo en la isla de Cre­ta. Lo que se hizo fue lle­var la lucha a los barrios y la lle­va­ron fami­lia­res que habían sufri­do la repre­sión nazi duran­te la ocu­pa­ción de la isla. Se lle­vó todo esto a los cole­gios, a los barrios obre­ros, a los bares popu­la­res. Esto tam­bién lo hizo en sus ini­cios el Par­ti­do Comu­nis­ta Ita­liano, aun­que lue­go todo fue barri­do por el euro­co­mu­nis­mo. En la Cre­ta de 2014 – 2015, antes de la trai­ción de Syri­za, Ama­ne­cer Dora­do fue ven­ci­do por la ini­cia­ti­va popu­lar y la ini­cia­ti­va de las izquier­das de lle­var la denun­cia del fas­cis­mo a todos los rin­co­nes de la vida «pri­va­da» y la vida públi­ca (en la edu­ca­ción y la cul­tu­ra, en el depor­te, en la fami­lia, en la vida labo­ral, etc.). Esta expe­rien­cia de Cre­ta se olvi­da, se menos­pre­cia y se aban­do­na. El fas­cis­mo ha sido ven­ci­do y debi­li­ta­do, o al menos con­te­ni­do, en las nacio­nes opri­mi­das, por­que una de las bazas del fas­cis­mo es su nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta de des­pre­cio a su pro­pio pue­blo. Un fas­cis­ta vas­co des­pre­cia lo vas­co. Un fas­cis­ta gale­go no habla en gale­go, sino en espa­ñol cer­van­tino. Fren­te a Cata­lun­ya, Eus­kal Herria, Gali­za, Ara­gón, etc., ellos defien­den el Día de la Raza y la Hispanidad.

Una gran res­pon­sa­ble del ascen­so del fas­cis­mo en Euro­pa fue la izquier­da. El Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña defen­dió en un pri­mer momen­to los dere­chos nacio­na­les de las nacio­nes del Esta­do. Pidió la auto­de­ter­mi­na­ción basán­do­se en los prin­ci­pios de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta. Esto fue asu­mi­do con el lide­raz­go de José Díaz y se man­tu­vo duran­te la Repú­bli­ca. Lle­gó la gue­rra con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria (mal lla­ma­da gue­rra civil) y, a par­tir de mayo de 1937, el nacio­na­lis­mo espa­ñol triun­fó defi­ni­ti­va­men­te en el par­ti­do. A par­tir de ahí se ha lle­ga­do a la terri­ble situa­ción de acep­tar la monar­quía, la ban­de­ra monár­qui­ca, el ejér­ci­to, las bases nor­te­ame­ri­ca­nas en el Esta­do espa­ñol; de no cues­tio­nar el sis­te­ma edu­ca­ti­vo y de aban­do­nar la defen­sa del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos, e inclu­so de negar el carác­ter de nación de Eus­kal Herria o Gali­za. Si vamos a Ale­ma­nia, Fran­cia o Ita­lia vere­mos que las izquier­das se nega­ron a pre­sen­tar un mode­lo de una nación obre­ra y popu­lar fren­te a la nación bur­gue­sa. Esto ha per­mi­ti­do que el fas­cis­mo se apro­pie de la psi­co­lo­gía pro­fun­da de todo el peso reac­cio­na­rio de la bur­gue­sía. No ha exis­ti­do, tal como decía Marx, una lucha entre la nación bur­gue­sa y la nación tra­ba­ja­do­ra. La izquier­da ha acep­ta­do la nación bur­gue­sa y la defien­de. Esto expli­ca por­que en el Esta­do fran­cés ha habi­do tan­to voto del Par­ti­do Comu­nis­ta que se ha ido a Le Pen, y en el Esta­do espa­ñol ha habi­do voto obre­ro que se ha ido a Vox. Allí don­de el pue­blo se rei­vin­di­ca como pue­blo, que no tie­ne nada que ver con el nacio­na­lis­mo bur­gués ni con el nacio­na­lis­mo del Esta­do opre­sor, el fas­cis­mo tie­ne muchas difi­cul­ta­des para penetrar.

Para ven­cer al fas­cis­mo, y con­clu­yo ya, ade­más de estas cues­tio­nes que ya he men­cio­na­do: cono­ci­mien­to his­tó­ri­co, peda­go­gía sis­te­má­ti­ca, lucha coti­dia­na y per­ma­nen­te con­tra lo irra­cio­nal y lle­var la lucha a todos los ámbi­tos socia­les coti­dia­nos dia­rios. Es nece­sa­rio rei­vin­di­car un idea­rio nacio­nal obre­ro y popu­lar anta­gó­ni­co con el nacio­na­lis­mo, con el racis­mo y con el patriar­ca­do. El fas­cis­mo se enva­len­to­na cuan­do no ve resis­ten­cia en la calle. La pasi­vi­dad en polí­ti­ca hace que sur­ja la figu­ra del «amo» que todos lle­va­mos den­tro. Mien­tras que esa figu­ra esté en nues­tra cabe­za, esta­rá tam­bién en la calle, en los par­la­men­tos, en la uni­ver­si­dad, en los medios de difu­sión. Menos mal que lo hemos expul­sa­do de este deba­te, por eso debe­mos divul­gar­lo y pro­mo­cio­nar el deba­te lo máxi­mo posible.

Bueno, dejo ya de dar esta cha­pa y espe­re­mos que más ade­lan­te este pro­gra­ma sir­va para algo, haya dis­cu­sión sobre todo esto y expul­se­mos a todos los amos de nues­tras cabezas.

Por Lore­na Serantes/​Sare Antifaxista

20 de junio de 2021

Fuen­te: https://​nue​va​re​vo​lu​cion​.es/​e​n​t​r​e​v​i​s​t​a​-​a​-​i​n​a​k​i​-​g​i​l​-​d​e​-​s​a​n​-​v​i​c​e​n​t​e​-​u​n​a​-​g​r​a​n​-​r​e​s​p​o​n​s​a​b​l​e​-​d​e​l​-​a​s​c​e​n​s​o​-​d​e​l​-​f​a​s​c​i​s​m​o​-​e​n​-​e​u​r​o​p​a​-​f​u​e​-​l​a​-​i​z​q​u​i​e​r​da/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.