A la Revo­lu­ción la defen­de­mos ante todo

A Esta­dos Uni­dos le ha moles­ta­do mucho duran­te 60 años el ejem­plo de la Revo­lu­ción Cuba­na, dijo este domin­go el Pri­mer Secre­ta­rio del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba y Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca, Miguel Díaz-Canel Ber­mú­dez, en una inter­ven­ción espe­cial des­de el Pala­cio de la Revo­lu­ción para expli­car al pue­blo la más recien­te pro­vo­ca­ción orques­ta­da por gru­púscu­los con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios.
 El Jefe de Esta­do ini­ció sus pala­bras con un salu­do revo­lu­cio­na­rio para todo nues­tro pue­blo, y dijo: «lamen­ta­ble­men­te tene­mos que inte­rrum­pir las jor­na­das domi­ni­ca­les, que todas nues­tras fami­lias asu­men para des­can­sar y com­par­tir, para infor­mar­les y com­par­tir con uste­des un gru­po de ele­men­tos sobre los suce­sos que han esta­do acon­te­cien­do en el día de hoy, que tie­nen que ver con todo un nivel de pro­vo­ca­ción sis­te­má­ti­co esca­la­do, que ha esta­do pro­mo­vien­do la con­tra­rre­vo­lu­ción en estos días».
¿Qué ante­ce­den­tes esta­mos vivien­do de la situa­ción que tene­mos?, pre­gun­tó.
«Hemos sido hones­tos, hemos sido diá­fa­nos, hemos sido cla­ros, y en todo ins­tan­te le hemos esta­do expli­can­do a nues­tro pue­blo las com­ple­ji­da­des de los momen­tos actua­les.
«Yo recuer­do que hace más de un año y medio, cuan­do se ini­cia­ba el segun­do semes­tre del año 2019, tuvi­mos que expli­car que íba­mos hacia una coyun­tu­ra difí­cil, y usa­mos ese tér­mino, que des­pués se tomó como par­te del humor popu­lar, por­que hemos per­ma­ne­ci­do en esa coyun­tu­ra duran­te mucho tiem­po… a par­tir de todas las seña­les que esta­ba dan­do el Gobierno de los Esta­dos Uni­dos, enca­be­za­do por la admi­nis­tra­ción Trump con rela­ción a Cuba».
Recor­dó que ahí empe­za­ron a recru­de­cer todo un gru­po de medi­das res­tric­ti­vas del blo­queo; la per­se­cu­ción finan­cie­ra, la per­se­cu­ción ener­gé­ti­ca, con el obje­ti­vo de asfi­xiar la eco­no­mía de nues­tro país.
Díaz-Canel denun­ció ese anhe­la­do deseo que tie­nen de que se pro­vo­que un esta­lli­do social masi­vo en Cuba, a lo que con­tri­bu­yen toda esa pro­pa­gan­da y todas esas cons­truc­cio­nes ideo­ló­gi­cas que han hecho para con­vo­car las lla­ma­das inter­ven­cio­nes huma­ni­ta­rias, que ter­mi­nan en inter­ven­cio­nes mili­ta­res y en inje­ren­cias, que aplas­tan los dere­chos y la sobe­ra­nía, la inde­pen­den­cia de todos los pue­blos.
Esa suce­sión de accio­nes hos­ti­les con­ti­nuó, dijo. «Des­pués vinie­ron las 243 medi­das que todos cono­ce­mos. Y en los últi­mos días de esa admi­nis­tra­ción se deci­de incluir a Cuba en la lis­ta de paí­ses patro­ci­na­do­res del terro­ris­mo».
Reite­ró que esa «es una lis­ta total­men­te espu­ria, una lis­ta ile­gí­ti­ma, y una lis­ta uni­la­te­ral, que asu­me los EE. UU. sobre la gra­cia que ellos se creen que son la poten­cia que domi­na al mun­do, que son los empe­ra­do­res de este mun­do».
Sub­ra­yó que, lamen­ta­ble­men­te, por la fal­ta de dig­ni­dad que exis­te en un gru­po de ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les y tam­bién en una par­te impor­tan­te de algu­nos paí­ses, muchos se some­ten
de gol­pe a todas estas medi­das y a todas estas accio­nes.
«Hay que reco­no­cer que otros no per­mi­ten que se les impon­gan, pero tam­bién se ven limi­ta­dos por el alcan­ce extra­te­rri­to­rial que tie­nen estas.
«Y eso acre­cen­tó más todas estas limi­ta­cio­nes, todas estas res­tric­cio­nes, que sobre todo impli­ca­ron que al país se le cor­ta­ran de inme­dia­to sus prin­ci­pa­les fuen­tes de ingre­so de divi­sas: estoy hablan­do del turis­mo, estoy hablan­do de los via­jes de cuba­nos y ame­ri­ca­nos a nues­tro país, de las reme­sas que tan­to espe­ran las fami­lias cuba­nas de sus fami­lia­res en los Esta­dos Uni­dos».
El Pre­si­den­te cubano denun­ció tam­bién que se hizo un plan tre­men­do de des­acre­di­ta­ción de las bri­ga­das médi­cas cuba­nas, y por esa cola­bo­ra­ción médi­ca, ade­más de la cola­bo­ra­ción soli­da­ria que pres­ta Cuba, tam­bién se ingre­sa­ba una par­te impor­tan­te de divi­sas, y todo esto fue pro­vo­can­do una situa­ción de des­abas­te­ci­mien­to del país: «Des­abas­te­ci­mien­to de ali­men­tos, des­abas­te­ci­mien­to de medi­ca­men­tos, des­abas­te­ci­mien­to de mate­rias pri­mas y de insu­mos para poder desa­rro­llar nues­tro pro­ce­so eco­nó­mi­co y pro­duc­ti­vo, que a la vez tri­bu­tan a las expor­ta­cio­nes y a los abas­te­ci­mien­tos del pue­blo; por lo tan­to aquí están cor­ta­dos dos impor­tan­tes ele­men­tos: la capa­ci­dad de expor­tar y de reci­bir divi­sas para impor­tar e inver­tir, y la capa­ci­dad de los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos para poder desa­rro­llar todo un gru­po de bie­nes y ser­vi­cios para nues­tra pobla­ción».
Pun­tua­li­zó que el país «tuvo limi­ta­cio­nes con el com­bus­ti­ble, limi­ta­cio­nes en pie­zas de repues­to, y todo esto ha pro­vo­ca­do un gru­po de insa­tis­fac­cio­nes, ha acre­cen­ta­do pro­ble­mas acu­mu­la­dos, que no hemos podi­do resol­ver y que venían del perio­do espe­cial, y a todo esto se ha suma­do una feroz cam­pa­ña mediá­ti­ca de des­acre­di­ta­ción como par­te de la lla­ma­da gue­rra no con­ven­cio­nal, que tra­ta, por una par­te, de frac­tu­rar la uni­dad entre el Par­ti­do, el Gobierno, el Esta­do y el pue­blo, que tra­ta de poner al Gobierno como insu­fi­cien­te, inca­paz de pro­por­cio­nar bien­es­tar al pue­blo cubano, y que pre­ten­de enar­bo­lar al Gobierno de los ee. uu., “muy preo­cu­pa­do por ese pue­blo” al que tie­ne blo­quea­do injus­ta­men­te, indi­cán­do­le que es por don­de se pue­de aspi­rar a la espe­ran­za del desa­rro­llo y al pro­gre­so de un país como el nues­tro.
«Esas son con­sa­bi­das rece­tas hipó­cri­tas y dis­cur­sos de doble rase­ro, que los cono­ce­mos muy bien en toda la his­to­ria de los Esta­dos Uni­dos hacia Cuba. Cono­ce­mos cómo inter­vi­nie­ron en nues­tro país, cómo se apro­pia­ron de nues­tra Isla, cómo man­tu­vie­ron una domi­na­ción de nues­tra Isla en la eta­pa de la seu­do­rre­pú­bli­ca y cómo esos intere­ses fue­ron gol­pea­dos por la Revo­lu­ción Cuba­na con su triun­fo.
«Y les ha moles­ta­do mucho duran­te 60 años el ejem­plo de la Revo­lu­ción Cuba­na y cons­tan­te­men­te han esta­do arre­cian­do…, han esta­do apli­can­do un blo­queo injus­to, cri­mi­nal, cruel, recru­de­ci­do aho­ra, peor en con­di­cio­nes de pan­de­mia. Ahí está la per­ver­si­dad mani­fies­ta, la mal­dad de todas esas inten­cio­nes: blo­queo y accio­nes res­tric­ti­vas, que nun­ca han toma­do con­tra nin­gún otro país, ni con­tra los que ellos con­si­de­ran sus prin­ci­pa­les enemi­gos.
«Por tan­to, ha sido una labor y una polí­ti­ca de saña con­tra una peque­ña Isla, que solo aspi­ra a defen­der su inde­pen­den­cia, su sobe­ra­nía y cons­truir, con auto­de­ter­mi­na­ción, su socie­dad de acuer­do con los prin­ci­pios que más de un 86 % ha apro­ba­do, ha apo­ya­do en el ejer­ci­cio amplio y demo­crá­ti­co, que sos­tu­vi­mos, para apro­bar la actual Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca de Cuba.
«Y en medio de esas con­di­cio­nes vie­ne la pan­de­mia, una pan­de­mia que no ha afec­ta­do solo a Cuba, una pan­de­mia que ha afec­ta­do a todo el mun­do, una pan­de­mia que ha afec­ta­do tam­bién a los Esta­dos Uni­dos, que ha afec­ta­do a los paí­ses ricos. Hay que decir que los Esta­dos Uni­dos y esos paí­ses ricos no tuvie­ron toda la capa­ci­dad para enfren­tar los efec­tos de esta pan­de­mia en sus ini­cios.
«Y en muchos de esos paí­ses del pri­mer mun­do, con muchas más rique­zas, colap­sa­ron los sis­te­mas de Salud, colap­sa­ron las salas de tera­pia inten­si­va. Los pobres fue­ron des­fa­vo­re­ci­dos, por­que no exis­ten polí­ti­cas públi­cas orien­ta­das al pue­blo para su sal­va­ción.
Aco­tó que la nor­te­ña nación del nor­te y esos paí­ses ricos tie­nen indi­ca­do­res en rela­ción con el enfren­ta­mien­to a la pan­de­mia peo­res resul­ta­dos que los de Cuba en muchos casos.
«Y a noso­tros nos afec­tó esa pan­de­mia y, en medio de todas estas res­tric­cio­nes, con las reser­vas que ha crea­do el país, con lo poco que tenía­mos en el país, con lo poco que hemos podi­do adqui­rir en este año y medio tan duro, es que hemos podi­do enfren­tar todos estos retos y todos estos desa­fíos.
«Y lo hemos hecho con valen­tía, lo hemos hecho con cora­je, lo hemos hecho sin clau­di­car y, sobre todo, lo hemos hecho com­par­tien­do entre todos lo poco que tene­mos, y no solo lo hemos com­par­ti­do en Cuba, lo hemos com­par­ti­do con el mun­do, por­que ahí está el ejem­plo de las bri­ga­das inter­na­cio­na­lis­tas Henry Reeve, que ha ido a luga­res afec­ta­dos bru­tal­men­te por la pan­de­mia.
«Y así fui­mos avan­zan­do, fui­mos con­tro­lan­do bro­tes y rebro­tes, con una capa­ci­dad tre­men­da de sacri­fi­cio de nues­tro pue­blo, de nues­tros cien­tí­fi­cos, de nues­tro per­so­nal de la Salud, de casi todo el país invo­lu­cra­do en esto.
Díaz-Canel des­ta­có que se han crea­do cin­co can­di­da­tos vacu­na­les, ya uno de ellos reco­no­ci­do como vacu­na, que es la pri­me­ra vacu­na de Lati­noa­mé­ri­ca con­tra la COVID-19. Ya Cuba está vacu­nan­do a su pobla­ción, y esto es un pro­ce­so que toma tiem­po. Hay que pro­du­cir las vacu­nas, pero noso­tros tene­mos en estos momen­tos una de las zonas de vacu­na­ción más alta del mun­do y en pocas sema­nas hemos lle­ga­do a más de un 20 % de vacu­na­dos, del total de la pobla­ción», refi­rió.
En los últi­mos meses, aler­tó, han comen­za­do a apa­re­cer cepas más agre­si­vas, que pro­vo­can más trans­mi­sión de la enfer­me­dad, y en medio de esa situa­ción empie­za a apa­re­cer otro gru­po de com­pli­ca­cio­nes.
«En pri­mer lugar, los casos ocu­rren con una velo­ci­dad y acu­mu­la­ción que supe­ran las capa­ci­da­des que hemos podi­do crear para aten­der en ins­ti­tu­cio­nes esta­ta­les a estos casos. Por otra par­te, hemos teni­do que acu­dir a abrir capa­ci­da­des en otros cen­tros», expli­có.
En ese sen­ti­do, fun­da­men­tó que al abrir más cen­tros, a los cua­les hay que dar­les una prio­ri­dad ener­gé­ti­ca –en medio de la acu­mu­la­ción de pro­ble­mas en la gene­ra­ción eléc­tri­ca, que han lle­va­do a mayo­res afec­ta­cio­nes – , la can­ti­dad de cir­cui­tos que tene­mos que pro­te­ger para que se atien­da a estos pacien­tes ha aumen­ta­do.
Al tener más enfer­mos, con­ti­nuó, las reser­vas de medi­ca­men­tos se van ago­tan­do tam­bién y las mane­ras de adqui­rir­los son muy difí­ci­les; y en medio de todo esto segui­mos con volun­tad, segui­mos pen­san­do en todo, tra­ba­jan­do para todos.
«Aho­ra hemos teni­do que recu­rrir a la expe­rien­cia del ingre­so domi­ci­lia­rio ante la fal­ta de capa­ci­da­des de un gru­po de pro­vin­cias, y hemos teni­do que con­vo­car, enton­ces, a las fami­lias para que ten­gan una par­ti­ci­pa­ción más direc­ta, más res­pon­sa­ble. Uno no se can­sa de admi­rar esa capa­ci­dad de resis­ten­cia crea­ti­va que tie­ne nues­tro pue­blo».
Con esos valo­res, ase­gu­ró, si los acom­pa­ña­mos de res­pon­sa­bi­li­dad, en el menor tiem­po posi­ble, con vacu­na­ción, cum­plien­do las medi­das sani­ta­rias nece­sa­rias, sal­dre­mos más tem­prano que tar­de de este pico pan­dé­mi­co que no es solo un caso cubano. Cuba logró pos­ter­gar­lo con todo lo que hici­mos, y tam­bién lo supe­ra­re­mos.
Enton­ces, de mane­ra muy cobar­de, sutil, opor­tu­nis­ta, muy per­ver­sa, a par­tir de las situa­cio­nes más com­pli­ca­das que hemos teni­do en pro­vin­cias como Matan­zas y Cie­go de Ávi­la, estos que siem­pre han esta­do apo­yan­do el blo­queo, los que han ser­vi­do como mer­ce­na­rios, laca­yos del impe­rio yan­qui, empie­zan a apa­re­cer con doc­tri­nas de inter­ven­ción huma­ni­ta­ria, de corre­dor huma­ni­ta­rio, para for­ta­le­cer el cri­te­rio de que el Gobierno cubano no es capaz de salir de esta situa­ción, como si estu­vie­ran tan intere­sa­dos en el bien­es­tar y salud de nues­tro pue­blo, sen­ten­ció el Pre­si­den­te.
«Si quie­ren tener un ges­to con Cuba, si quie­ren de ver­dad preo­cu­par­se por el pue­blo, si quie­ren resol­ver los pro­ble­mas de Cuba: abran el blo­queo y vamos a ver a cómo toca­mos, ¿por qué no lo hacen? ¿Por qué no tie­nen valor para abrir el blo­queo, qué fun­da­men­to legal, moral, sos­tie­ne que un gobierno extran­je­ro le pue­da apli­car esa polí­ti­ca a un país peque­ño, y en medio de situa­cio­nes tan adver­sas? ¿Eso no es geno­ci­dio?».
Enar­bo­lan, denun­ció, cri­te­rios de que somos una dic­ta­du­ra, «una dic­ta­du­ra que se preo­cu­pa por dar­le a toda su pobla­ción Salud, que tra­ta de bus­car bien­es­tar para todos, que en medio de esta situa­ción es capaz de lle­var a cabo polí­ti­cas públi­cas, que está aspi­ran­do a la vacu­na­ción con una vacu­na cuba­na, por­que sabía­mos que nadie nos la iba a ven­der, por­que no tenía­mos dine­ro para com­prar­la», sos­tu­vo.
«¡Qué dic­ta­du­ra más extra­ña!», excla­mó. Aho­ra voci­fe­ran que somos unos ase­si­nos, dón­de están los ase­si­na­dos en Cuba, dón­de están los des­apa­re­ci­dos en Cuba, por qué los otros paí­ses que han sufri­do estos picos pan­dé­mi­cos, no fue­ron ata­ca­dos en la pren­sa y a esos no se les puso como solu­ción la inter­ven­ción huma­ni­ta­ria, ni se les arma­ron estas cam­pa­ñas de des­cré­di­to como a noso­tros, enfa­ti­zó Díaz-Canel.
«Yo creo que la vida, la his­to­ria, los hechos demues­tran qué está detrás de todo esto, que es asfi­xiar­nos y aca­bar con la Revo­lu­ción, y para eso tra­tan de des­alen­tar a nues­tro pue­blo, de con­fun­dir a nues­tro pue­blo. Y cuan­do la gen­te está en con­di­cio­nes seve­ras, enton­ces ocu­rren hechos como los que vivi­mos en San Anto­nio de los Baños».
Sobre los hechos en esta zona, deta­lló:
¿Quié­nes com­po­nían ese gru­po? Lo com­po­nían per­so­nas de pue­blo, que tie­nen nece­si­da­des, que están vivien­do par­te de estas caren­cias; lo com­po­nían per­so­nas revo­lu­cio­na­rias con­fun­di­das o que no tie­ne todos los argu­men­tos, o que tam­bién están expre­san­do estas insa­tis­fac­cio­nes, pero estos lo hacían de mane­ra dis­tin­ta, por­que bus­ca­ban argu­men­tos, expli­ca­ción.
«Pero esto esta­ba enca­be­za­do por un núcleo de mani­pu­la­do­res que sí se están pres­tan­do a los desig­nios de las cam­pa­ñas SOS Matan­zas o SOS Cuba, o el lla­ma­do cace­ro­la­zo, que están pre­pa­ran­do hace varios días, para que en varias ciu­da­des de Cuba hubie­ra mani­fes­ta­cio­nes o dis­tur­bios socia­les de este tipo. Esto es muy cri­mi­nal, en un momen­to en que la gen­te debe estar en sus casas, pro­te­gién­do­se».
Los revo­lu­cio­na­rios de San Anto­nio de los Baños, reco­no­ció Díaz-Canel, las auto­ri­da­des de la pro­vin­cia, un gru­po de per­so­nas de la direc­ción del país nos pre­sen­ta­mos allí, nos enfren­ta­mos a los con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios y habla­mos con los revo­lu­cio­na­rios, o a los que esta­ban pidien­do expli­ca­cio­nes, para demos­trar que la calle es de los revo­lu­cio­na­rios.
Apun­tó que sabe­mos que hay otros gru­pos de per­so­nas en deter­mi­na­das calles o pla­zas, en otras ciu­da­des del país, don­de se han con­cen­tra­do movi­dos tam­bién por esos pro­pó­si­tos tan mal­sa­nos. «Estoy dan­do esta infor­ma­ción, tam­bién para rati­fi­car que en Cuba las calles son de los revo­lu­cio­na­rios, que el Esta­do, el Gobierno revo­lu­cio­na­rio, guia­do por el Par­ti­do, tie­ne toda la volun­tad polí­ti­ca para dis­cu­tir, para argu­men­tar y para par­ti­ci­par con el pue­blo en la solu­ción de los pro­ble­mas, pero reco­no­cien­do cuál es la ver­da­de­ra cau­sa de nues­tros pro­ble­mas, sin dejar­nos con­fun­dir».
Los que están alen­tan­do a que haya mani­fes­ta­cio­nes, no quie­ren para Cuba un bien de salud, enfa­ti­zó. Recuer­den que su mode­lo es el neo­li­be­ral, es la pri­va­ti­za­ción de la salud, de los ser­vi­cios médi­cos, de la edu­ca­ción, es que cada cual se sal­ve como pue­da, que pue­dan acu­dir a la salud los que ten­gan dine­ro, aler­tó.
«Noso­tros no vamos a entre­gar la sobe­ra­nía, ni la inde­pen­den­cia del pue­blo, ni la liber­tad de esta nación. Somos muchos los revo­lu­cio­na­rios en este pue­blo que esta­mos dis­pues­tos a dar la vida y eso no es por con­sig­na, es por con­vic­ción. Tie­nen que pasar por enci­ma de nues­tros cadá­ve­res si quie­ren enfren­tar la Revo­lu­ción, y esta­mos dis­pues­tos a todo y esta­re­mos en las calles com­ba­tien­do».
Sabe­mos que se están orques­tan­do inci­den­tes de este tipo en las calles de La Haba­na y que hay masas de revo­lu­cio­na­rios enfren­tan­do ele­men­tos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios. Sepa­ra­mos a los revo­lu­cio­na­rios con­fun­di­dos, sepa­ra­mos a los habi­tan­tes de Cuba que pue­dan tener deter­mi­na­das preo­cu­pa­cio­nes, pero no vamos a per­mi­tir que un con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio, mer­ce­na­rio, vaya a pro­vo­car des­es­ta­bi­li­za­ción en nues­tro pue­blo.
«Por eso esta­mos con­vo­can­do a todos los revo­lu­cio­na­rios de nues­tro país, a todos los comu­nis­tas, a que sal­gan a las calles en cual­quie­ra de los luga­res don­de se vayan a pro­du­cir estas pro­vo­ca­cio­nes hoy, des­de aho­ra y en todos estos días», sos­tu­vo.
«Como dije en el dis­cur­so de clau­su­ra del Con­gre­so del Par­ti­do, a la Revo­lu­ción la defen­de­mos ante todo, los revo­lu­cio­na­rios y, en la pri­me­ra fila, los comu­nis­tas, y con esa con­vic­ción esta­mos ya en las calles, no vamos a per­mi­tir que nadie mani­pu­le nues­tra situa­ción, ni que nadie pue­da defen­der un plan que no es cubano, que no es bien­es­tar para los cuba­nos y cuba­nas y que es ane­xio­nis­ta. A eso con­vo­ca­mos a los revo­lu­cio­na­rios y a los comu­nis­tas de este país», concluyó.

Fuen­te: http://​www​.gran​ma​.cu/​p​e​n​s​a​r​-​e​n​-​q​r​/​2​021 – 07-12/a‑­la-revo­lu­cion-la-defen­de­mos-ante-todo-12 – 07-2021 – 01-07 – 22

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *