Hai­tí. La esce­na del crimen

Por Geral­di­na Colot­ti, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de julio de 2021. 

¿Un ase­si­na­to naci­do en las cáma­ras del poder, a la som­bra de los intere­ses impe­ria­lis­tas que han deci­di­do cam­biar de caba­llo? Este es el esce­na­rio pro­ba­ble que enmar­ca el ase­si­na­to de Jove­nel Moï­se, pre­si­den­te de fac­to de Hai­tí. Para hacer­lo mate­rial­men­te, un peque­ño ejér­ci­to de mer­ce­na­rios que irrum­pió en su resi­den­cia super­con­tro­la­da en la madru­ga­da del miér­co­les fin­gien­do ser agen­tes de la agen­cia anti­dro­ga DEA, lo mató e hirió a su espo­sa. Se habla de com­pli­ci­dad inter­na con el res­pal­do del jefe poli­cial de la capi­tal Puer­to Prín­ci­pe. El coman­do fue arres­ta­do casi por com­ple­to y mos­tra­do a las cámaras.

Se tra­ta de 15 colom­bia­nos y dos esta­dou­ni­den­ses, que habrían lle­ga­do a Hai­tí en junio a tra­vés de Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na. Los dos esta­dou­ni­den­ses dije­ron que fue­ron con­tra­ta­dos a tra­vés de Inter­net como intér­pre­tes, para secues­trar y no para matar a Jove­nel Moï­se, quien debe­ría haber sido lle­va­do ante un juez por una orden de arres­to. Uno de ellos es un empre­sa­rio de Flo­ri­da que lue­go fun­dó un gru­po sin fines de lucro para brin­dar asis­ten­cia huma­ni­ta­ria en Puer­to Prín­ci­pe. Otros tres colom­bia­nos han muer­to a manos de la poli­cía y ocho mer­ce­na­rios están huyendo.

Bogo­tá con­fir­mó que 6 de los dete­ni­dos son ex sol­da­dos colom­bia­nos. El dia­rio El Tiem­po reve­ló el currí­cu­lum de uno de ellos, Manuel Anto­nio Gros­so Guarn, con­si­de­ra­do uno de los más pre­pa­ra­dos en el ejér­ci­to colom­biano has­ta 2019. Al ini­cio de su carre­ra reci­bió entre­na­mien­to espe­cial, y en 2013 fue ads­cri­to al Gru­po de Fuer­zas Espe­cia­les Urba­nas Anti­te­rro­ris­tas, los que secues­tran y matan a mani­fes­tan­tes que des­de hace meses pro­tes­tan con­tra el gobierno de Duque. Aque­llos depar­ta­men­tos que, en los últi­mos días, han reci­bi­do más refuer­zos de la CIA.

Duran­te varios días, antes de mudar­se a Hai­tí, Gros­so publi­có fotos del terri­to­rio domi­ni­cano, de él y otros miem­bros del coman­do. Estos datos, sin embar­go, no le cerra­ron la boca a Iván Duque, quien de inme­dia­to había dado alien­to a su obse­sión por la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, citan­do la pre­sen­cia de dos pre­sun­tos vene­zo­la­nos en el coman­do, que lue­go resul­ta­ron ser esta­dou­ni­den­ses. Un pre­tex­to para pedir a Esta­dos Uni­dos que amplíe la ocu­pa­ción mili­tar de Hai­tí y para pedir a la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos de Luis Alma­gro que envíe una misión urgen­te para «pro­te­ger el orden democrático».

En una situa­ción simi­lar, el 28 de julio de 1915, el ase­si­na­to del pre­si­den­te Gui­llau­me Sam alla­nó el camino para el neo­co­lo­nia­lis­mo esta­dou­ni­den­se. Lue­go, los mari­nes des­em­bar­ca­ron en Puer­to Prín­ci­pe para “pro­te­ger los intere­ses esta­dou­ni­den­ses y extran­je­ros”. Aho­ra, des­de Washing­ton, la por­ta­voz pre­si­den­cial Jen Psa­ki ha cali­fi­ca­do el ase­si­na­to de «un cri­men horren­do» y ha dicho que Esta­dos Uni­dos, el prin­ci­pal finan­cis­ta de Hai­tí, está dis­pues­to a «ayu­dar» al pue­blo hai­tiano. ¿Cómo? Lo expli­ca la lar­ga cade­na de inter­ven­cio­nes neo­co­lo­nia­les, mili­ta­res, polí­ti­cas o finan­cie­ras lle­va­das a cabo des­de prin­ci­pios del siglo XX para aplas­tar el orgu­llo­so lega­do de la pri­me­ra repú­bli­ca de escla­vos libres, lide­ra­da por Tous­saint Louverture.

Un furor que se ini­ció tras la pro­cla­ma­ción de la repú­bli­ca de Hai­tí, en 1795. Fran­cia comen­zó a librar una gue­rra eco­nó­mi­ca y diplo­má­ti­ca a la joven nación impo­nien­do, en 1825, y a pesar de todos los robos lle­va­dos a cabo has­ta enton­ces, el pago de una indem­ni­za­ción a terra­te­nien­tes, bajo pena de no ser reco­no­ci­dos como repú­bli­ca. Hai­tí se vio obli­ga­do a soli­ci­tar un prés­ta­mo, pero se vio tam­bién obli­ga­do a hacer­lo sólo con los ban­cos fran­ce­ses. Cuan­do la isla inten­tó opo­ner­se, París envió bar­cos mili­ta­res a la cos­ta hai­tia­na. Hai­tí ter­mi­nó de liqui­dar ese prés­ta­mo, valo­ra­do en unos 22 billo­nes de dóla­res, un siglo después.

A prin­ci­pios del siglo pasa­do, Hai­tí fue ocu­pa­da por Esta­dos Uni­dos, que se hizo con su oro, has­ta 1934. Des­de enton­ces, el colo­nia­lis­mo no se ha ido nun­ca, median­te el con­trol direc­to o indi­rec­to de los recur­sos del país: tan­to median­te la colo­ca­ción de títe­res en el pues­to de man­do al ser­vi­cio de intere­ses supra­na­cio­na­les, y evi­tan­do cual­quier desa­rro­llo eco­nó­mi­co y polí­ti­co a favor de los sec­to­res popu­la­res. En la déca­da de 1960, duran­te el man­da­to del pre­si­den­te demó­cra­ta de Esta­dos Uni­dos, John Fitz­ge­rald Ken­nedy, la deu­da exter­na de Hai­tí se tri­pli­có median­te la polí­ti­ca de prés­ta­mos a cam­bio de con­trol polí­ti­co. El con­trol del FMI y sus pla­nes de ajus­te estruc­tu­ral se suma­ron al terri­ble terre­mo­to de 2010 (más de 250.000 muer­tos), el cóle­ra y lue­go el devas­ta­dor huracán.

El país tam­bién está pos­tra­do por la vio­len­cia inge­nio­sa­men­te ali­men­ta­da por fami­lias como la de Moï­se, que se han rami­fi­ca­do a la som­bra del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se. Las ban­das que, según la «tra­di­ción» (recor­de­mos los infa­mes ton­ton macou­tes, al mis­mo tiem­po mili­cia y poli­cía secre­ta crea­da en 1959 por el dic­ta­dor Fra­nçois Duva­lier), hacen estra­gos en los barrios pobres, tam­bién rea­li­zan masa­cres con fines polí­ti­cos. Masa­cres cubier­tas por el esta­do, como lo docu­men­ta el año pasa­do un infor­me del Obser­va­to­rio Hai­tiano de Crí­me­nes con­tra la Huma­ni­dad. De 2018 a 2020, en los barrios don­de las pro­tes­tas con­tra Moï­se esta­ban más vivas, cau­sa­ron 240 víc­ti­mas civiles.

La Comi­sión Nacio­nal de Desar­me, Des­man­te­la­mien­to y Rein­te­gra­ción ha regis­tra­do al menos 77 gru­pos cri­mi­na­les arma­dos. En 2020, nue­va­men­te por decre­to, Moi­se siguió los pasos de Duva­lier y creó la Agen­cia Nacio­nal de Inte­li­gen­cia (ANI), una fuer­za para­po­li­cial para repri­mir la pro­tes­ta social. Según orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos, 2020 fue el año de la ace­le­ra­da gángs­te­ri­za­ción de Hai­tí, duran­te el cual al menos mil per­so­nas fue­ron secues­tra­das y otras tan­tas murie­ron violentamente.

El mes pasa­do, algu­nos de los líde­res de estas pan­di­llas decla­ra­ron la gue­rra a las éli­tes tra­di­cio­na­les del país y lla­ma­ron a la gen­te a saquear las tien­das: «Tu dine­ro es lo que hay en los ban­cos, tien­das, super­mer­ca­dos y con­ce­sio­na­rias. Ve y recla­ma lo que te per­te­ne­ce”, dijo un cono­ci­do cri­mi­nal, Jimmy Che­ri­zier, apo­da­do Bar­be­cue, en un video difun­di­do en las redes sociales.

¿Cómo cul­par­lo? Ante la extre­ma pobre­za en la que vive la mayor par­te de la pobla­ción, aho­ra agra­va­da por el coro­na­vi­rus en un país que no ha reci­bi­do nin­gu­na dosis de vacu­nas, exis­te una mino­ría con­for­ma­da por la bur­gue­sía local, la impor­ta­da, y la éli­te de fun­cio­na­rios de las miles de ONG pre­sen­tes, que viven en el lujo. En febre­ro de 2018, Moï­se apli­có la rece­ta del FMI, lo que pro­vo­có pro­tes­tas en todo el país. Al año siguien­te esta­lló el escán­da­lo de corrup­ción. La Cor­te de Cuen­tas entre­gó al Sena­do un infor­me que mues­tra que al menos 14 exfun­cio­na­rios del gobierno habían trans­fe­ri­do en sus bol­si­llos más de $ 3.800 millo­nes lle­ga­dos des­de Vene­zue­la a tra­vés del pro­gra­ma Petro­ca­ri­be entre 2008 y 2016, y que la empre­sa de Moï­se, la Agri­tans, había bene­fi­cia­do de con­tra­tos para cons­truir pro­yec­tos que nun­ca se com­ple­ta­ron, pero para los que se había embol­sa­do el dinero.

Al empre­sa­rio Juve­nel Moï­se, el señor de los plá­ta­nos como lo lla­ma­ban, no le impor­ta­ba el agra­de­ci­mien­to de la pobla­ción, sino el de los padri­nos occi­den­ta­les, que lo habían colo­ca­do allí como suce­sor del can­tan­te Michel Mar­telly y repre­sen­tan­do a la éli­te agra­ria, a pesar de su fal­ta de expe­rien­cia polí­ti­ca. Des­de el año pasa­do, lue­go de haber sus­pen­di­do dos ter­cios del Sena­do, todo el par­la­men­to y todos los alcal­des del país por decre­to, dijo que que­ría per­ma­ne­cer en el car­go has­ta 2022, en base a su pro­pia inter­pre­ta­ción de la constitución.

Las elec­cio­nes se habían fija­do para el 29 de sep­tiem­bre, pos­pues­tas muchas veces, pero tam­bién el deci­dió un refe­rén­dum que cam­bia­ría la cons­ti­tu­ción, devol­vién­do­la a los tiem­pos de la dic­ta­du­ra de Duva­lier. Pese al recha­zo de toda la opo­si­ción popu­lar o ins­ti­tu­cio­nal y tam­bién de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, Moï­se había reci­bi­do el aval del habi­tual Alma­gro, secre­ta­rio gene­ral de la OEA. En enero de 2020, Alma­gro había apo­ya­do la refor­ma cons­ti­tu­cio­nal y el refe­rén­dum, argu­men­tan­do, como Moï­se, que la cons­ti­tu­ción actual era la cau­sa de todos los pro­ble­mas del país.

Aho­ra tam­bién está pidien­do la inter­ven­ción extran­je­ra el pri­mer minis­tro salien­te, Clau­de Joseph, desig­na­do arbi­tra­ria­men­te por Moï­se sin la apro­ba­ción del par­la­men­to que, tenien­do una mayo­ría de opo­si­ción, el había disuel­to. Algu­nos acu­san aho­ra al vice­mi­nis­tro de fac­to, que quie­re per­ma­ne­cer en el car­go has­ta las elec­cio­nes y que ha decla­ra­do el esta­do de sitio, de que­rer dar un gol­pe de Esta­do y al menos haber­se bene­fi­cia­do del ase­si­na­to. De hecho, habría teni­do que ceder el car­go a otro pri­mer minis­tro de fac­to, Ariel Henry, quien tam­bién fue desig­na­do por Moï­se sin la opi­nión del par­la­men­to el 5 de julio. En cam­bio, la opo­si­ción ins­ti­tu­cio­nal pide una solu­ción com­par­ti­da que inclu­ya a reco­no­ci­das figu­ras y a los 10 sena­do­res res­tan­tes, ya que son los úni­cos elec­tos en el país.

¿Se anun­ció el ase­si­na­to de Moï­se? pre­gun­ta aho­ra la pren­sa, reto­man­do una entre­vis­ta con él en El País duran­te la cual el pre­si­den­te de fac­to dijo que había frus­tra­do un ata­que en su con­tra, mien­tras que su par­ti­do Tet Kale acu­só al «sis­te­ma» de haber finan­cia­do las mani­fes­ta­cio­nes con­tra el gobierno. Cier­ta­men­te, Moï­se había per­di­do el apo­yo de algu­nos gru­pos eco­nó­mi­cos pode­ro­sos, como el inver­sor Regi­nald Bou­los y la fami­lia Vor­be, que con­tro­la el sec­tor eléc­tri­co y que le habían pedi­do públi­ca­men­te que se fue­ra. En repre­sa­lia, el gobierno anun­ció que que­ría revi­sar algu­nos con­tra­tos de gran­des empre­sas pri­va­das, tam­bién pro­pie­dad de la fami­lia Vorbe.

Moï­se tam­bién fue un par­ti­da­rio abier­to de Donald Trump. Siguien­do su polí­ti­ca rom­pió con Vene­zue­la y Petro­ca­ri­be, pro­vo­can­do una cri­sis ener­gé­ti­ca, y reco­no­ció al auto­pro­cla­ma­do Guai­dó. Des­pués de la lle­ga­da de Biden y el con­si­guien­te movi­mien­to de peo­nes en el table­ro de aje­drez inter­na­cio­nal, más de sesen­ta dipu­tados demó­cra­tas esta­dou­ni­den­ses envia­ron una car­ta al secre­ta­rio de Esta­do, Antony Blin­ken, pidién­do­le que revi­sa­ra la polí­ti­ca con Hai­tí. En la misi­va cri­ti­can «la insis­ten­cia de Esta­dos Uni­dos en que­rer cele­brar elec­cio­nes a toda cos­ta a fina­les de este año, con el ries­go de des­atar más vio­len­cia en el país». Y le piden a Biden que use «su voz y su voto» con la ONU y la OEA para que el dine­ro de los con­tri­bu­yen­tes no se uti­li­ce para apo­yar el refe­rén­dum que bus­ca­ba Moïse.

Un mon­tón de argu­men­tos que pro­ba­ble­men­te lle­va­ron al san­grien­to «reti­ro» del rey del plátano.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *