Hai­tí. La entre­ga: Moï­se esta­ba pro­te­gi­do por tres ani­llos de segu­ri­dad y el coman­do entró «sin gran­des problemas»

Por Car­los Azná­rez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de julio de 2021.

foto: Poli­cías hai­tia­nos bus­can­do pis­tas de lo ocu­rri­do con Jovenel.

Mien­tras el minis­tro de Gobierno hai­tiano y la poli­cía ase­gu­ra que dos de los dete­ni­dos son de nacio­na­li­dad nor­te­ame­ri­ca­na y otros 15 apre­sa­dos son colom­bia­nos, han tras­cen­di­do algu­nos deta­lles de la ope­ra­ción que lla­man pode­ro­sa­men­te la aten­ción. Por un lado, el dato de que la pro­tec­ción de segu­ri­dad del pre­si­den­te Jove­nel Moï­se cons­ta­ba de tres ani­llos de segu­ri­dad, como es lógi­co en alguien que tie­ne nume­ro­sos enemi­gos. Sin embar­go, el coman­do que cons­ta­ba al pare­cer de 26 inte­gran­tes lle­gó has­ta el lugar en varias camio­ne­tas Nis­san, y no fue inter­cep­ta­do ni siquie­ra cuan­do esta­cio­na­ron los vehícu­los fren­te a la resi­den­cia presidencial.

Indu­da­ble­men­te tenían una cober­tu­ra impor­tan­te al iden­ti­fi­car­se como miem­bros de la DEA, pero eso no es razón sufi­cien­te para que los cus­to­dios habi­tua­les de la man­sión no toma­ran recau­dos para impe­dir­les el paso sin cons­ta­tar si la iden­ti­dad corres­pon­día a algo real. Sobre todo cuan­do seme­jan­te con­tin­gen­te lle­ga a la resi­den­cia del man­da­ta­rio en horas de la madru­ga­da, algo poco habi­tual, inclu­so para una dele­ga­ción tan nume­ro­sa de la «Divi­sión anti nar­có­ti­cos» yanqui.

Lue­go, entra­ron a la man­sión tam­bién sin dema­sia­dos incon­ve­nien­tes (no hay nin­gún cus­to­dio ni heri­do ni muer­to, por lo menos no se ha infor­ma­do de tal situa­ción) y de la mis­ma se pre­ci­pi­ta­ron hacia el dor­mi­to­rio de Moi­se y su espo­sa y los acri­bi­lla­ron a balazos. 

Raro, muy raro todo. Tan raro como la pos­te­rior cace­ría que ter­mi­nó con cua­tro pre­sun­tos miem­bros del coman­do muer­tos y dos dete­ni­dos. El hecho, ocu­rrió muchas horas des­pués del cri­men ini­cial, lo que lla­ma aún más la atención.

Por últi­mo, el minis­tro de gobierno de fac­to Clau­de Joseph, que debía dejar el car­go este miér­co­les para que asu­mie­ra el nue­vo desig­na­do por el pro­pio Moï­se, Ariel Henry, se ator­ni­lló en el sii­lón y de hecho se ha con­ver­ti­do ofi­cio­sa­men­te en pre­si­den­te pro­vi­sio­nal que hace y des­ha­ce a su gus­to, o lo que es mejor, al gus­to de Washing­ton, con cuyos man­da­ma­ses dia­lo­ga y hace pla­nes. Apar­te de ren­dir­les plei­te­sia de mane­ra exagerada.

Henry, por su par­te, no ocul­ta el dis­gus­to que le hayan bir­la­do el pues­to y le dice a quien quie­ra escu­char­lo, entre ellos a los medios, que Joseph es un impos­tor «peli­gro­so». Así las cosas, habrá que ver aho­ra cuál será la reac­ción ante tan enre­da­dos y gra­ves acon­te­ci­mien­tos, cuál será la reac­ción de las fuer­zas popu­la­res que todos estos años han esta­do movi­li­zán­do­se con­tra Moï­se y lo que han de plan­tar los par­ti­dos y orga­ni­za­cio­nes popu­la­res de la izquier­da hai­tia­na, que des­de hace tiem­po pro­po­nen un gobierno de tran­si­ción para recon­du­cir la situación.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *