Don­bass. La reali­dad en el frente

Por Kris­ti­na Mel­ni­ko­va. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 9 de julio de 2021.

Pese al vacío infor­ma­ti­vo, la gue­rra en Don­bass no se ha ido a nin­gu­na par­te. Ucra­nia sigue desa­rro­llan­do una agen­da hos­til tan­to en el cam­po diplo­má­ti­co como en el mili­tar y se pre­pa­ra para posi­bles esce­na­rios ofen­si­vos: cap­tu­rar y des­truir pun­tos de tiro, prac­ti­car bata­lla en con­di­cio­nes urba­nas y entra­da de tro­pas. Al mis­mo tiem­po, las Fuer­zas Arma­das de Ucra­nia con­ti­núan con ope­ra­cio­nes de com­ba­te y bom­bar­deos en la línea del fren­te, a la espe­ra del momen­to de ata­car. Así lo entien­de la publi­cis­ta de Donetsk Mari­na Jarkova.

Aho­ra Don­bass vuel­ve a estar en la peri­fe­ria de la agen­da infor­má­ti­ca, pese a los bom­bar­deos y muer­te de per­so­nal mili­tar. ¿Qué ocu­rre real­men­te en la línea de con­tac­to? ¿Es la situa­ción dife­ren­te a la de la primavera?

Los bom­bar­deos no se han dete­ni­do. Se ha pro­du­ci­do una dis­mi­nu­ción rela­cio­na­da con las fuer­tes llu­vias. Las trin­che­ras esta­ban inun­da­das en todas par­tes y prác­ti­ca­men­te no ha habi­do bata­lla. Pero en cuan­to ha vuel­to el calor, ha comen­za­do de nue­vo. Los caño­nes de arti­lle­ría se escu­chan cada noche y cada maña­na. Las Fuer­zas Arma­das de Ucra­nia uti­li­zan fun­da­men­tal­men­te mor­te­ro de 120mm, armas des­truc­ti­vas que una per­so­na nor­mal, que no sea exper­ta, no entien­de lo peli­gro­sa que es. Esta maña­na (1 de julio), han abier­to fue­go sobre Mine­ral­noe con howitzers de 122mm.

Sigue habien­do heri­dos, una mujer sufrió heri­das de metra­lla en Gor­lov­ka y vuel­ven a arder vivien­das. La OSCE, en sus infor­mes, habla de un aumen­to en el núme­ro de bom­bar­deos y explo­sio­nes, algu­nos días se regis­tran has­ta 1500 dis­pa­ros. La situa­ción es algo menos ten­sa que en pri­ma­ve­ra, pero, en gene­ral, nada ha cambiado.

¿Cómo ves lo que ocu­rre en el cam­po diplo­má­ti­co des­de Donetsk?

Las nego­cia­cio­nes polí­ti­cas están estan­ca­das en un calle­jón sin sali­da y Ucra­nia abier­ta­men­te se bur­la de ello y escu­pe sobre todas las que­jas de la diplo­ma­cia rusa. El pre­si­den­te ucra­niano Volodymyr Zelensky hace pla­nes B, C y D para Don­bass en for­ma de rodear­lo con un muro, rom­pien­do la comu­ni­ca­ción de la infra­es­truc­tu­ra social, blo­queo del agua y ese tipo de cosas.

A nivel legis­la­ti­vo, el régi­men ucra­niano ha pre­pa­ra­do una ley sobre los fun­da­men­tos de la resis­ten­cia nacio­nal, que esta­ble­ce un mar­co regu­la­do para la gue­rra de gue­rri­llas en los terri­to­rios de las Repú­bli­cas y en Cri­mea, que sien­ta las bases para las acti­vi­da­des de sabo­ta­je en la reta­guar­dia. Por otra par­te, pre­pa­ra las con­di­cio­nes para ata­car y favo­re­ce a los mer­ce­na­rios extranjeros.

El Ejér­ci­to Ucra­niano con­ti­núa metó­di­ca­men­te ase­si­nan­do a nues­tros sol­da­dos, rea­li­za ago­ta­do­ras ope­ra­cio­nes de com­ba­te y espe­ra el momen­to de ata­car. Esta idea no ha des­apa­re­ci­do y se dis­cu­te abier­ta­men­te por ofi­cia­les y sol­da­dos en Ucra­nia. Por ejem­plo, el fun­da­dor del regi­mien­to Azov, Andriy Biletsky, y Serhiy Kri­vo­nos, gene­ral de las Fuer­zas Arma­das de Ucra­nia y exco­man­dan­te de la Ope­ra­ción de Fuer­zas Espe­cia­les, han pre­sen­ta­do recien­te­men­te un plan de acción para la des­ocu­pa­ción y rein­te­gra­ción de los terri­to­rios de Cri­mea y Don­bass que están fue­ra del con­trol de Ucrania.

Kri­vo­nos afir­mó que Ucra­nia no pue­de con­tar con la vía diplo­má­ti­ca para recu­pe­rar los terri­to­rios, así que es pre­ci­so pre­pa­rar un esce­na­rio mili­tar. El radi­cal Biletsky expli­có que la par­te diplo­má­ti­ca del plan de des­ocu­pa­ción pre­vé la renun­cia com­ple­ta a los acuer­dos de Minsk y la uni­fi­ca­ción de los pro­ce­sos de nego­cia­ción de Don­bass y Cri­mea en uno solo. En reali­dad, esa idea refle­ja la pos­tu­ra de las auto­ri­da­des de Kiev.

Así que las Fuer­zas Arma­das de Ucra­nia rea­li­zan ejer­ci­cios con un úni­co esce­na­rio: cap­tu­rar y des­truir los pun­tos de tiro, prac­ti­car bata­lla urba­na y lan­zar tro­pas. Es decir, la idea de la gue­rra no ha des­apa­re­ci­do. Y la pren­sa explo­ta este tema fun­da­men­tal­men­te por moti­vos opor­tu­nis­tas en vís­pe­ras de cum­bres, nego­cia­cio­nes y otros actos en los que se espe­ran decisiones.

En estos momen­tos se están dan­do a cono­cer las bajas entre el per­so­nal mili­tar de las Repú­bli­cas, ¿es por­que se ha levan­ta­do la cen­su­ra de esta infor­ma­ción o es que hay más muer­tos en el frente?

Los casos de muchas bajas son impo­si­bles de escon­der. Mien­tras el ser­vi­cio de pren­sa se pien­sa qué infor­mar y cómo, las cir­cuns­tan­cias, ver­sio­nes y deta­lles de dife­ren­te cre­di­bi­li­dad cir­cu­lan ya por las redes socia­les. Así fue antes de la muer­te de los chi­cos de Priz­rak y de la muer­te y que­ma de la ambu­lan­cia en Lozovsky. Recor­de­mos el 20 de mar­zo de este año, cuan­do sie­te sol­da­dos de la RPD murie­ron cer­ca de Gor­lov­ka y no se pudo eva­cuar sus cuer­pos inme­dia­ta­men­te a cau­sa del fue­go enemigo.

Es impo­si­ble escon­der­lo por­que los fami­lia­res y ami­gos de las víc­ti­mas no van a man­te­ner­se en silen­cio ante la muer­te de sus seres que­ri­dos solo por­que alguien de uni­for­me les ame­na­ce con reti­rar­les un bonus por dar publi­ci­dad a la emergencia.

Sobre si hay más bajas o no, no hay nada con lo que com­pa­rar­lo. Solo se infor­ma de bajas nume­ro­sas. Los datos solo son fia­bles en lo que res­pec­ta a los civiles.

¿Cómo se pue­de resol­ver la situa­ción actual? ¿Con algún tipo de diá­lo­go con Esta­dos Unidos?

Como pode­mos obser­var, Ucra­nia sigue desa­rro­llan­do una agen­da hos­til y ha toma­do el camino de endu­re­cer su polí­ti­ca mien­tras con­ti­núa con ope­ra­cio­nes mili­ta­res de baja o media inten­si­dad. Ade­más, no se ha esta­ble­ci­do diá­lo­go entre Rusia y Esta­dos Uni­dos. Se ha lle­ga­do a acuer­dos sobre el retorno de emba­ja­do­res, pero Esta­dos Uni­dos sigue negán­do­se a otor­gar visa­dos y reco­mien­da ofi­cial­men­te a la ciu­da­da­nía esta­dou­ni­den­se que no visi­te Rusia. La pre­sión de las san­cio­nes con­ti­núa y no ha cam­bia­do nada des­de la cumbre.

Recor­de­mos reunio­nes pre­vias con Oba­ma o Trump. ¿Cam­bia­ron algo de la situa­ción en Don­bass? ¿En Ucra­nia? ¿En Rusia? No. ¿De dón­de ha sali­do la idea de que, con volun­tad, Biden lo cam­bia­ría todo? Por supues­to, hay una posi­bi­li­dad de que, entre bas­ti­do­res, haya acuer­dos, pero eso tam­bién es dudo­so. No hay nin­gu­na base cons­truc­ti­va, ya que las con­tra­dic­cio­nes entre los intere­ses nacio­na­les son evi­den­tes. Si habla­mos del des­tino de las Repú­bli­cas de Don­bass, las pre­vi­sio­nes más pesi­mis­tas siguen vigen­tes. Gue­rra, bajas y des­truc­ción. Y todo ello es la con­se­cuen­cia de la fal­ta de alter­na­ti­vas a los acuer­dos de Minsk.

Fuen­te: Slavyangrad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *