Bra­sil. Gigan­te de la agro­in­dus­tria ocu­pa y vio­la tres cemen­te­rios qui­lom­bo­las y uno indí­ge­na en Pará

Por Cata­ri­na Bar­bo­sa. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 9 de julio de 2021.

«Mi abue­la fue ente­rra­da más o menos en medio del cemen­te­rio. Aho­ra ya no sé dón­de esta­ba su tum­ba, por­que enci­ma plan­ta­ron pal­ma acei­te­ra», dice Rai­mun­do Serrão, un qui­lom­bo­la de la Comu­ni­da­de da Bal­sa, en el al nores­te del esta­do de Pará. Se prohi­bió la entra­da al lugar para vigi­lar a sus fami­lia­res y la tie­rra aho­ra está ocu­pa­da por monocultivos.

La fami­lia del hom­bre vivió duran­te muchas gene­ra­cio­nes a ori­llas del río Aca­rá, tan­to es así que sus bisa­bue­los y abue­los están ente­rra­dos en dos de los cua­tro cemen­te­rios que fue­ron toma­dos por la agro­in­dus­tria de la pal­ma aceitera.

El lugar don­de fue ente­rra­da la abue­la del qui­lom­bo­la es el más anti­guo de los cemen­te­rios, pero gran par­te de él fue toma­do por plan­ta­cio­nes de pal­ma acei­te­ra. Según el infor­me ela­bo­ra­do por inves­ti­ga­do­res del Pro­yec­to Nue­va Car­to­gra­fía Social Ama­zó­ni­ca y el Cen­tro de Altos Estu­dios de la Ama­zo­nía, de la Uni­ver­si­dad Fede­ral de Pará NAEA /​UFPA, hay indi­cios de que el sitio data de prin­ci­pios del siglo XX.

En los cemen­te­rios, ade­más de los fami­lia­res de Rai­mun­do, hay otros qui­lom­bo­las e inclu­so indí­ge­nas, pero el ingre­so de des­cen­dien­tes está prohi­bi­do por Agro­pal­ma , el mayor pro­duc­tor de pal­ma acei­te­ra de Amé­ri­ca Lati­na, cuya empre­sa se encuen­tra en el terri­to­rio de los quilombolas.

Cemen­te­rios qui­lom­bo­las e indígenas

En par­te del área, ocu­pa­da por la empre­sa pri­va­da, hay cua­tro cemen­te­rios, tres son qui­lom­bo­las y uno es indí­ge­na, de la etnia Tem­bé. Los nom­bres de los luga­res, que para muchas reli­gio­nes es un lugar sagra­do, son: cemen­te­rio de Nos­sa Senho­ra da Batalha; Cemen­te­rio de Livra­men­to; Cemen­te­rio San­to Antô­nio y Cemen­te­rio Indí­ge­na Tembé.

La rela­ción de escla­vi­tud o tra­ba­jo, un sis­te­ma de tra­ba­jo aná­lo­go a la escla­vi­tud, pue­de ser com­pro­ba­da por los res­tos mor­ta­les y lápi­das de por­tu­gue­ses, qui­lom­bo­las e indí­ge­nas que aún hoy se encuen­tran en el lugar.

En el cemen­te­rio de Livra­men­to, por ejem­plo, hay una lápi­da con la siguien­te ins­crip­ción, gra­ba­da en már­mol: «Aquí repo­san los res­tos mor­ta­les del ino­cen­te José Gonçal­ves Maia. Nació el 21 de sep­tiem­bre de 1922. El 20 de abril de 1928 fue lla­ma­do este úni­co mun­do para unir­se a la legión de arcán­ge­les en la man­sión Rosa­da de gran eter­ni­dad dejan­do en los cora­zo­nes de tu que­ri­do ‘padre’ y her­ma­nos un eterno anhe­lo. Rue­ga a Dios por nosotros».

Sepul­tu­ra de José Gonçal­ves Maia, muer­to a los seis años, en el cemen­te­rio de Livra­men­to. 
Niño murió el 20 de abril de 1928. Foto: Cata­ri­na Barbosa

A pocos metros de la lápi­da del hijo del gran­je­ro, en igual­dad de con­di­cio­nes, aun­que al final de sus vidas, se encuen­tran los res­tos mor­ta­les de qui­lom­bo­las que tra­ba­ja­ron para la fami­lia Maia. Las cru­ces son menos pom­po­sas, hechas de made­ra, pero no menos impor­tan­tes para quie­nes han vivi­do resis­tien­do las des­igual­da­des duran­te siglos y siglos.

Beno­nias Nona­to, que tie­ne fami­lia­res ente­rra­dos en el cemen­te­rio de Livra­men­to, y su hijo Rai­mun­do Nona­to eran car­pin­te­ros espe­cia­li­za­dos en la cons­truc­ción de ataú­des de made­ra. Cuan­do una per­so­na murió en el pue­blo, se lla­mó a los dos de inme­dia­to para que fue­ran a la resi­den­cia del difunto.

En un artícu­lo escri­to por los pro­fe­so­res Rosa Ace­ve­do y Eliel­son Perei­ra, ambos de la UFPA, se narra la for­ma en que fue­ron ente­rra­das las personas:

“El señor Beno­nias y Rai­mun­do, más cono­ci­do como Amo­ro­so, per­ma­ne­cie­ron horas y horas tallan­do la urna. Pos­te­rior­men­te la cubrie­ron con un paño blan­co lla­ma­do murim. Lue­go de que el cadá­ver fue lava­do y ves­ti­do con ropa para el entie­rro, el tras­la­do a Comen­zó el cemen­te­rio. En ese momen­to, llan­tos, ora­cio­nes y dis­cur­sos emo­cio­na­les recor­da­ron el recuer­do de los falle­ci­dos. Como la téc­ni­ca del embal­sa­ma­mien­to no exis­tía en ese momen­to, los cuer­pos debían ser ente­rra­dos rápi­da­men­te, y las muer­tes ni siquie­ra esta­ban inclui­das en los regis­tros. frio».

Beno­nias recuer­da inclu­so que, en ese momen­to, el úni­co medio de trans­por­te eran las canoas, y las dis­tan­cias eran muy lar­gas: “Cuan­do íba­mos a ente­rrar una, a una de estas horas venía­mos sudan­do. broncearse.»

La des­truc­ción

Los qui­lom­bo­las dicen que, a media­dos de la déca­da del 2000, la maqui­na­ria pesa­da de Agro­pal­ma ingre­só al cemen­te­rio de Livra­men­to, don­de está ente­rra­da la abue­la de Rai­mun­do Serrão, y remo­vió par­te de las tum­bas, así como las cru­ces y arte­fac­tos que mar­ca­ban el lugar.

Tum­ba de José Gonçal­ves Maia, de seis años, en el cemen­te­rio de Livra­men­to. 
Niño murió el 20 de abril de 1928. Agro­pal­ma plan­tó pal­ma acei­te­ra en 120 metros del área del cemen­te­rio. 
Foto: Cata­ri­na Barbosa

En el cemen­te­rio de Livra­men­to, es posi­ble ver que la plan­ta­ción de pal­ma acei­te­ra está cer­ca de las tum­bas. Rai­mun­do Serrão dice que Agro­pla­ma plan­tó pal­ma acei­te­ra en 120 metros de área que per­te­ne­cía al cemen­te­rio, y que la empre­sa solo se detu­vo cuan­do fue con­fron­ta­da por los qui­lom­bo­las. “Se lle­va­ron (la maqui­na­ria que vio­ló el sitio), pero lo des­trui­do fue des­trui­do. Cómo no van a tener res­pe­to por un lugar sagra­do, por­que para noso­tros es un lugar sagra­do, don­de están nues­tros fami­lia­res”, pregunta.

Cle­men­te Sou­za, más cono­ci­do como Que­lé, recuer­da que, en 2019, los qui­lom­bo­las fue­ron a lim­piar otro cemen­te­rio, Nos­sa Senho­ra da Batalha, ubi­ca­do en la extin­ta aldea de Nos­sa Senho­ra da Batalha, cuan­do fue­ron sor­pren­di­dos por los guar­dias de segu­ri­dad de Agro­pal­ma, quie­nes inten­ta­ron arrestarlos.

“No quie­ren que cor­te­mos un arbus­to allí, que lim­pie­mos la zona, el cemen­te­rio. Fui­mos a hacer una ins­pec­ción allí y solo lim­pia­mos un lugar, y ellos se ente­ra­ron y pusie­ron a la poli­cía para que nadie más pudie­ra entrar ”, dice Clemente.

El cemen­te­rio indígena

Ade­más de los tres cemen­te­rios qui­lom­bo­las, hay un cemen­te­rio indí­ge­na encon­tra­do tan­to por el estu­dio de la Uni­ver­si­dad Fede­ral de Pará (UFPA) como por las pro­pias his­to­rias de la gen­te. Rai­mun­do Serrão cuen­ta que en 1965 hubo un bro­te de saram­pión en la aldea de Tem­bé. «Les cau­sa­ba fie­bre, hacía frío, y ellos (los aldea­nos enfer­mos) iban al bor­de del fue­go para calen­tar­se. Cuan­do hacía calor, hacía calor, cuan­do lle­ga­ba la fie­bre que hacía calor, lue­go caían en el agua. No sabían lo que era el saram­pión, no esta­ban acos­tum­bra­dos a enfer­mar­se así, y se caían al agua y morían ”, dice el quilombola.

Otra per­so­na que recuer­da a los indí­ge­nas es Beno­nias, el car­pin­te­ro de ataú­des. “Cuan­do murie­ron, fue­ron al cemen­te­rio de Turiaçu (uno de los agu­je­ros que da acce­so al río Aca­rá), pero el cemen­te­rio esta­ba lejos, lejos del pue­blo. Y cuan­do regre­sa­ron de los entie­rros, ya eran dos, otros tres muer­tos «, dice.

Árbol con acei­te de pal­ma en su raíz. 
– Cré­di­tos: Eliel­son Perei­ra /​Archi­vo personal

Beno­ni­nas des­cri­be la enfer­me­dad como imper­fec­cio­nes en el cuer­po y, poco des­pués, la muer­te. Que­dan unos 18 Tem­bé del pueblo.

El sitio aho­ra está rodea­do de plan­ta­cio­nes de pal­ma acei­te­ra y la úni­ca razón por la que Agro­pal­ma no lo des­tru­yó es por­que es una tie­rra inun­da­da por la cre­ci­da del río Acará.

Suce­sión de vio­la­cio­nes de derechos

El Con­ve­nio 169 de la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT) deter­mi­na que cual­quier tra­ba­jo que impac­te a las comu­ni­da­des tra­di­cio­na­les debe, nece­sa­ria­men­te, no solo con­sul­tar, sino tam­bién con­tar con el con­sen­ti­mien­to de los miem­bros de la comunidad.

Estos qui­lom­bo­las tie­nen dife­ren­tes his­to­rias sobre la vio­len­cia con que fue­ron expul­sa­dos​de su terri­to­rio por hom­bres arma­dos en un sis­te­ma que era acep­tar o morir. Sin embar­go, ade­más de eso, los cemen­te­rios aún se encuen­tran lis­ta­dos como sitios arqueo­ló­gi­cos a ser pro­te­gi­dos por la ley 3.924 , del 26 de julio de 1961, vigen­te en el país.

El artícu­lo 1 de la nor­ma dice: «Los monu­men­tos arqueo­ló­gi­cos o pre­his­tó­ri­cos de cual­quier natu­ra­le­za exis­ten­tes en el terri­to­rio nacio­nal y todos los ele­men­tos que en ellos se encuen­tren se encuen­tran bajo la cus­to­dia y pro­tec­ción del poder públi­co, de acuer­do con lo esta­ble­ci­do en el artícu­lo 180 de la Ley Fede­ral Constitución».

Sin embar­go, Agro­pal­ma, que se ins­ta­ló en la región en 1982 ‑es decir, des­pués de la Ley 3924 , de 1961, y la exis­ten­cia de las comu­ni­da­des- es quien hoy uti­li­za el terri­to­rio, con el mono­cul­ti­vo de pal­ma aceitera.

«De sos­te­ni­ble, no tie­ne nada»

En su sitio web, Agro­pal­ma se auto­de­no­mi­na «el mayor pro­duc­tor de acei­te sos­te­ni­ble de Amé­ri­ca Lati­na», pero para el qui­lom­bo­la Rai­mun­do Nona­to, que tam­bién tie­ne fami­lia­res ente­rra­dos en el cemen­te­rio de Livra­men­to, el anun­cio no es cierto.

“Dice que pre­ser­va el medio ambien­te, pero no pre­ser­va el medio ambien­te para nada. Ya lle­gué al río Aca­rá, metí la mano en el acei­te y se me esca­pó por las manos. Ya hemos encon­tra­do acei­te de pal­ma varias veces en este río «, cuenta.

Acei­te de pal­ma en el río Aca­rá, en Pará Los qui­lom­bo­las encon­tra­ron la con­ta­mi­na­ción al nave­gar por el río. 
Foto: Eliel­son Pereira 

La empre­sa tie­ne en su con­tra el récord de una serie de derra­mes de acei­te de pal­ma acei­te­ra en el río Aca­rá (mar­zo, agos­to y octu­bre de 2019). Estos hechos fue­ron denun­cia­dos tan­to a las Secre­ta­rías Muni­ci­pa­les de Medio Ambien­te de Aca­rá y Tai­lan­dia, como a la Secre­ta­ría de Esta­do de Medio Ambien­te de Pará (Semas). Las acu­sa­cio­nes denun­cian con­ta­mi­na­ción por tibór­nia, resi­duos de la pro­duc­ción de pal­ma acei­te­ra, que es reuti­li­za­da por la empre­sa pri­va­da en for­ma de fer­ti­li­zan­te, ade­más de derra­mes de petró­leo al río.

En el Infor­me de Sos­te­ni­bi­li­dad 2019 , ela­bo­ra­do por la empre­sa Agro­pal­ma solo admi­te el derra­me de acei­te de pal­ma, ocu­rri­do el 3 de agos­to de 2019, y dice que la con­ta­mi­na­ción se con­tro­ló al día siguien­te. Sin embar­go, el artícu­lo tuvo acce­so a foto­gra­fías y videos toma­dos el 14 de octu­bre de 2019, que indi­can la pre­sen­cia del con­ta­mi­nan­te, al menos has­ta esa fecha.

Ade­más, muchos qui­lom­bo­las afir­man que la con­ta­mi­na­ción es recu­rren­te. Uno de ellos es Joa­quim Pimen­ta, quien actual­men­te vive en Vila Pal­ma­res, un dis­tri­to de Tai­lan­dia, don­de tam­bién resi­den varios qui­lom­bo­las expul­sa­dos​de las ori­llas del río Acará.

Lo que divi­de a la pal­ma acei­te­ra de la comu­ni­dad es solo una calle de piça­ra (tie­rra pavi­men­ta­da). Así, el hom­bre recuer­da la últi­ma vez que arro­ja­ron tibór­nia en la plan­ta­ción de pal­ma acei­te­ra. «Fue deses­pe­ra­ción. Soy par­te de dos gru­pos de WhatsApp, y fue toda la noche que la gen­te dijo que se sen­tía mal, que el olor era asfi­xian­te, algu­nos inclu­so fue­ron al hospital».

Joa­quim dice que hay muchas vio­la­cio­nes, pero que ni el gobierno esta­tal ni la empre­sa actúan de mane­ra res­pon­sa­ble en rela­ción a la vida de las per­so­nas. “Lucha­mos, no es por­que que­ra­mos nada de nadie, no. Solo que­re­mos lo que es nues­tro por dere­cho. Des­de el momen­to que tan­to Agro­pal­ma como el esta­do res­pe­tan nues­tros dere­chos, para mí es lo que impor­ta”, dice.

Ade­más de prohi­bir que las per­so­nas visi­ten a sus seres que­ri­dos, Agro­pal­ma prohí­be a los qui­lom­bo­las pes­car en el río Aca­rá y, según los infor­mes, cuen­ta con la ayu­da de poli­cías mili­ta­res que ope­ran en Tai­lan­dia para man­te­ner un ser­vi­cio de segu­ri­dad pri­va­da irre­gu­lar para la empresa.

«La pes­ca está prohi­bi­da. En el momen­to en que me arres­ta­ron, dije­ron que esta­ba pes­can­do den­tro del área de Agro­pal­ma . Yo digo: ¿el río es pro­pie­dad de Agro­pal­ma o de la Unión? Enton­ces, como es de la Unión, Agro­pal­ma no tie­ne poder sobre el río ”, dice Adil­son Pimen­ta, quien fue lle­va­do a la comi­sa­ría por­que esta­ba pescando.

Acei­te de pal­ma en manos del qui­lom­bo­la Rai­mun­do Nonato.

Sin embar­go, el qui­lom­bo­la dice que la ver­da­de­ra razón por la que la empre­sa prohí­be a las per­so­nas ingre­sar al río Aca­rá es por­que el petró­leo se vier­te cons­tan­te­men­te al río. “Estas fil­tra­cio­nes, de las que tene­mos evi­den­cia con fotos y videos, solo las tene­mos por­que, aún con la res­tric­ción de la empre­sa, está­ba­mos en el río. Si nadie pue­de entrar, con­ta­mi­nan el río direc­ta­men­te”, dice.

Para Adil­son, Agro­pal­ma tie­ne la auto­ri­dad para auto­de­no­mi­nar­se una empre­sa con «sos­te­ni­bi­li­dad ambien­tal» y para pre­ser­var 64.000 hec­tá­reas de bos­ques pri­ma­rios con alto valor de con­ser­va­ción. «¿Qué con­ser­va­ción es esta que con­ta­mi­na el río? ¿Qué con­ser­va­ción es esta que plan­ta pal­ma acei­te­ra sobre los ante­pa­sa­dos​de la gen­te, no creo que eso sea lo que dice la publicidad».

¿Qué dicen Agro­pal­ma y el gobierno del Esta­do de Pará?

Bus­ca­do por Bra­sil de Fato , Agro­pal­ma dijo que «tie­ne una rela­ción muy pro­fe­sio­nal y trans­pa­ren­te con la comu­ni­dad cir­cun­dan­te». En cuan­to a la exis­ten­cia de cemen­te­rios en el sitio, Agro­pal­ma seña­ló lo siguien­te: «la empre­sa sólo tuvo cono­ci­mien­to, lue­go de que la Defen­so­ría Públi­ca lle­vó a jui­cio tal soli­ci­tud, la cual fue des­es­ti­ma­da por el juz­ga­do, sin nin­gu­na mani­fes­ta­ción por par­te de la empre­sa, como lo hizo No exis­te, a jui­cio del magis­tra­do, docu­men­ta­ción y /​o infor­ma­ción sufi­cien­te para iden­ti­fi­car la ubi­ca­ción del cemen­te­rio. Los pro­pios auto­res soli­ci­ta­ron pos­te­rior­men­te la extin­ción de la hazaña ”.

En cuan­to a la con­ta­mi­na­ción ambien­tal, res­pon­dió que «todos los resi­duos de pro­duc­ción que gene­ra Agro­pal­ma se uti­li­zan en la pro­pia empre­sa, como fer­ti­li­zan­tes orgá­ni­cos (que se uti­li­zan en el área orgá­ni­ca cer­ti­fi­ca­da) y como bio­ma­sa, uti­li­za­da como com­bus­ti­ble en las cal­de­ras de las indus­trias extrac­ti­vas para la gene­ra­ción de vapor y elec­tri­ci­dad. No dese­cha­mos nin­gún resi­duo en la naturaleza «.

Res­pec­to a temas que invo­lu­cran al gobierno del Esta­do de Pará y la Poli­cía Mili­tar, Bra­sil de Fato se comu­ni­có con los cuer­pos, por correo elec­tró­ni­co y por telé­fono, pero has­ta la publi­ca­ción de este infor­me no hubo respuesta.

Fuen­te: Bra­sil de Fato

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *