Méxi­co. Nor­te: eco­ci­dio con rum­bo de etnocidio

Por Víc­tor M. Quin­ta­na S. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 de julio de 2021

Fuen­te de la ima­gen: ALAI

La filo­so­fía de la vida de los rará­mu­ri, su carác­ter paci­fis­ta y la fuer­za des­pro­por­cio­na­da de las armas de los cri­mi­na­les, les impi­de siquie­ra orga­ni­zar­se en gru­pos de autodefensa.

Las voces e imá­ge­nes se difun­die­ron pro­fu­sa­men­te por las redes socia­les: per­so­nas preo­cu­pa­das gra­ba­ron videos mos­tran­do la exten­sión e inten­si­dad de los incen­dios fores­ta­les en la Sie­rra Tarahu­ma­ra, en el noroes­te de Méxi­co. Se hizo con­cien­cia. Lue­go, empe­zó a llo­ver. Pero el inci­pien­te tem­po­ral no debe des­viar la aten­ción del pro­ble­ma estruc­tu­ral de la devas­ta­ción del medio ambien­te en esta zona, pul­món de los desier­tos chihuahuen­se y sono­ren­se y hábi­tat de varios pue­blos ori­gi­na­rios, sobre todo los rarámuri.

Es una fala­cia pen­sar que en esta región del pla­ne­ta las sequías son cícli­cas y que poco se pue­de hacer ante ello. Por­que éstas se han hecho más recu­rren­tes, con más seve­ros impac­tos. El cam­bio cli­má­ti­co y la ele­va­ción de la tem­pe­ra­tu­ra del glo­bo impac­tan par­ti­cu­lar­men­te a estas lati­tu­des, al nor­te y sur del pla­ne­ta: los invier­nos más cáli­dos impi­den la extin­ción de pla­gas que diez­man los bos­ques y se mul­ti­pli­can y tor­nan más vora­ces los incen­dios fores­ta­les. Pero todo esto tie­ne una raíz antro­po­gé­ni­ca: es cau­sa­do o, cuan­do menos deto­na­do y agra­va­do por fac­to­res liga­dos a la acción del hom­bre sobre el medio.

En la Sie­rra Tarahu­ma­ra se con­ju­gan fac­to­res aún más espe­cí­fi­cos: el más impor­tan­te de ellos es la defo­res­ta­ción ram­pan­te de los bos­ques secos de esta región. Una devas­ta­ción ya muy añe­ja que se ha veni­do agra­van­do los últi­mos años por la acción com­bi­na­da de la indus­tria made­re­ra, de las minas a cie­lo abier­to, de la cons­truc­ción de gaso­duc­tos y, aho­ra, por la inmi­se­ri­cor­de tala clan­des­ti­na que lle­van a cabo las orga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les. Todo esto está toman­do las dimen­sio­nes de un eco­ci­dio en una región mon­ta­ño­sa, seca y roco­sa, don­de la capa orgá­ni­ca del sue­lo es extre­ma­da­men­te del­ga­da, al gra­do que alguien dice que la Tarahu­ma­ra es “un desier­to con pinos”.

Has­ta aho­ra no hay nin­gún pro­gra­ma públi­co o pri­va­do que deten­ga la devas­ta­ción y pro­mue­va un buen mane­jo del bos­que para lograr su recu­pe­ra­ción total. 

Has­ta aho­ra no hay nin­gún pro­gra­ma públi­co o pri­va­do que deten­ga la devas­ta­ción y pro­mue­va un buen mane­jo del bos­que para lograr su recu­pe­ra­ción total. Los que ha habi­do no han toma­do en cuen­ta las con­di­cio­nes agro­eco­ló­gi­cas espe­cí­fi­cas y mucho menos a las comu­ni­da­des indí­ge­nas. El antro­pó­lo­go Hora­cio Alma­zán Alcal­de, seña­la que, a dife­ren­cia de lo que ocu­rre en esta­dos como Oaxa­ca, Michoa­cán y Yuca­tán, en Chihuahua, los pue­blos ori­gi­na­rios son rele­ga­dos de toda acción de con­ser­va­ción, pro­tec­ción o cul­ti­vo del bos­que. Nun­ca se les con­si­de­ra como los due­ños ances­tra­les de estos terri­to­rios y, peor aún, en muchas oca­sio­nes, los “pro­pie­ta­rios” mes­ti­zos inten­tan des­alo­jar­los de ellos. Com­pa­ñías mine­ras vie­nen y se van, empre­sas fores­ta­les y turís­ti­cas vie­nen y se van: sólo los rará­mu­ri y sus her­ma­nos de otros pue­blos siguen ahí, como fan­tas­mas, sin que sean con­si­de­ra­dos y hechos valer sus dere­chos al terri­to­rio, al desa­rro­llo como ellos lo con­ci­ben, a su cultura.

Adi­cio­nal­men­te, las tres últi­mas admi­nis­tra­cio­nes fede­ra­les han ope­ra­do sig­ni­fi­ca­ti­vas reduc­cio­nes a los pro­gra­mas de mane­jo de bos­ques, de con­ser­va­ción de sue­los, de siem­bra y cose­cha de agua. Y, a dife­ren­cia de otras cuen­cas, los prós­pe­ros agri­cul­to­res del Yaqui, Mayo y Con­chos no pagan un cen­ta­vo por ser­vi­cios ambien­ta­les a la región don­de nace el agua con que riegan.

Algu­nas comu­ni­da­des, con ayu­da de orga­ni­za­cio­nes civi­les, han empren­di­do pro­gra­mas de con­ser­va­ción del sue­lo, de reten­ción del agua y de pro­tec­ción del bos­que, pero a esca­la muy redu­ci­da y con apo­yos insu­fi­cien­tes. El pro­gra­ma Sem­bran­do Vida, aun­que ambi­cio­so en el hec­ta­rea­je que pre­ten­de cubrir, no aca­ba de adap­tar­se a las con­di­cio­nes agro­eco­ló­gi­cas de la región ni a los usos y cos­tum­bres de las comu­ni­da­des indígenas.

Pero lo que ya es deses­pe­ran­te y sus­ci­ta la indig­na­ción de fue­ra y den­tro de la Tarahu­ma­ra es la pasi­vi­dad o inefi­ca­cia de las auto­ri­da­des para poner un alto a la tala clan­des­ti­na. Ni la Poli­cía Esta­tal ni la Guar­dia Nacio­nal ni el Ejér­ci­to, ni nin­gu­na fis­ca­lía han podi­do ‑ni que­ri­do- dete­ner la devas­ta­ción. Los ate­rro­ri­za­dos habi­tan­tes de la Sie­rra ven como les roban, les que­man, les aca­ban sus bos­ques, pero no se ani­man a denun­ciar­lo por temor a las repre­sa­lias de los cri­mi­na­les. La filo­so­fía de la vida de los rará­mu­ri, su carác­ter paci­fis­ta y la fuer­za des­pro­por­cio­na­da de las armas de los cri­mi­na­les les impi­de siquie­ra orga­ni­zar­se en gru­pos de auto­de­fen­sa como en Michoa­cán. Por eso, por el mie­do y la inac­ción del gobierno, siem­pre tie­nen que optar por la sali­da silen­cio­sa, por aban­do­nar su tie­rra. Esto es lo que al eco­ci­dio en cur­so en la Tarahu­ma­ra le da ribe­tes de etno­ci­dio: por­que al matar la natu­ra­le­za, al matar el hábi­tat de las comu­ni­da­des y de las per­so­nas, se mata a dichas comu­ni­da­des, se sepul­tan for­mas de vida, de cul­tu­ra, de convivencia.

Los zapa­tis­tas han seña­la­do que la hege­mo­nía y la homo­ge­ni­za­ción impues­tas por el capi­tal en los terri­to­rios de los pue­blos ori­gi­na­rios han sem­bra­do muer­te y des­truc­ción. Inclu­so los pro­pios gobier­nos, con bue­nas inten­cio­nes, pero con la mis­ma lógi­ca, des­de arri­ba, hege­mó­ni­ca y homo­ge­ni­zan­te, no pue­den pre­ser­var la vida y las comu­ni­da­des. El eco­ci­dio y el etno­ci­dio sólo podrán dete­ner­se des­de aba­jo, des­de la dife­ren­cia, des­de la par­ti­ci­pa­ción igualitaria.

Pero antes de eso, es indis­pen­sa­ble que, las has­ta aho­ra pasi­vas e inefi­ca­ces auto­ri­da­des, dejen de lado el lais­sez fai­re en favor de las com­pa­ñías, mine­ras, turís­ti­cas, fores­ta­les y las orga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les. Pero ya.

—-
Fuen­te: Amé­ri­ca Lati­na en Movi­mien­to: https://​www​.alai​net​.org/​e​s​/​a​r​t​i​c​u​l​o​/​2​1​2​923

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *