Cul­tu­ra. ‘Boys don’t cry’: la vio­len­cia tráns­fo­ba que no dejó a Tee­na Bran­don ser Bran­don Teena

Por Car­la Boye­ra, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de julio de 2021.

Una pelí­cu­la dura sobre todo por­que no es una pelí­cu­la, es una his­to­ria real. Han pasa­do casi trein­ta años des­de la vio­len­cia con­tra Bran­don Tee­na y los dis­cur­sos de odio con­tra las per­so­nas trans siguen intactos.

El espe­jo es la pri­me­ra prue­ba que hay que pasar cuan­do nos move­mos en un sis­te­ma bina­rio de géne­ro hombre/​mujer. El espe­jo tam­bién son los ojos que tene­mos enfren­te, la mira­da aje­na en torno a la cual cons­trui­mos sis­te­mas socia­les de per­te­nen­cia y vali­da­ción. Esto lo sabe bien la vein­tea­ñe­ra Tee­na Bran­don (increí­ble la trans­mu­ta­ción de Hilary Swank, que le pro­cu­ró un Glo­bo de Oro y un Óscar por su inter­pre­ta­ción en esta pelí­cu­la) que está inten­tan­do cam­biar la mira­da aje­na para ser reco­no­ci­do, legi­ti­ma­do y leí­do como Bran­don Tee­na: en la opo­si­ción masculino/​femenino, el bino­mio nombre/​apellido tam­bién for­ma par­te del jue­go del espe­jo don­de el (des)orden sí afec­ta al pro­duc­to. Como ini­cia­do en el ritual de per­for­mar la mas­cu­li­ni­dad, Bran­don Tee­na se cor­ta el pelo, lle­va un códi­go de ropa mas­cu­lino y adop­ta los movi­mien­tos y com­por­ta­mien­tos aso­cia­dos a la mas­cu­li­ni­dad hege­mó­ni­ca (cómo se suje­ta un ciga­rro, cómo se bebe cer­ve­za de la bote­lla): cada ges­to es un examen social, y esto inclu­ye meter­se en peleas para impre­sio­nar o defen­der a las chi­cas (son los noven­ta). La mas­cu­li­ni­dad, nota a pie de pági­na, no sólo se per­for­ma des­de los cuer­pos con bio­pe­ne ni des­de los cuer­pos trans FTM*, las bio­mu­je­res tam­bién pode­mos ser mas­cu­li­nas.

Resul­ta reve­la­dor obser­var cómo dia­lo­gan la homo­fo­bia y la trans­fo­bia cuan­do en la meta­mor­fo­sis de Tee­na Bran­don a Bran­don Tee­na, su pri­mo Lonny le dice: «Si fue­ras un tío de ver­dad, te folla­ría» y Bran­don le res­pon­de: «Que­rrás decir que si tú fue­ras un tío de ver­dad, me folla­rías». Sen­ci­lla­men­te sublime.

¿Qué es lo que hay que hacer si uno quie­re empe­zar la anda­du­ra de un nue­vo yo? Sin duda algu­na cam­biar de pue­blo, y más si los pue­blos son como nos lo mues­tra la direc­to­ra y guio­nis­ta les­bia­na Kim­berly Peir­ce en su ópe­ra pri­ma: cir­cui­tos cerra­dos don­de las posi­bi­li­da­des de hacer pros­pe­rar los lazos sexo-afec­ti­vos se pare­cen bas­tan­te a cuan­do los perros corre­tean como en círcu­los tra­tan­do de mor­der­se la cola. Son esos pue­blos-jau­la de los que todes les ado­les­cen­tes sue­ñan con esca­par. Los pue­blos son nor­mas y sis­te­mas de pen­sa­mien­to, son ruti­nas y cos­tum­bres que riman con herrumbre.

Mien­tras se desa­rro­lla la pelí­cu­la y avan­za la his­to­ria vemos en qué con­sis­te la comunidad/​familia que con­for­man los per­so­na­jes prin­ci­pa­les; ¿a qué gru­púscu­lo socio-fami­liar ha ido a parar Bran­don? Can­da­ce es madre sol­te­ra y per­for­ma la mís­ti­ca de la femi­ni­dad y la mater­ni­dad, John es la mas­cu­li­ni­dad que lide­ra, es el jefe, el macho alfa, es el por­te­ro que está en la puer­ta de la mas­cu­li­ni­dad pidien­do los car­nés y vigi­lan­do la mas­cu­li­ni­dad aje­na. Su papel es de padre/­ma­ri­do/her­mano-mayor de Lana y con la madre de Lana, Juliet, man­tie­ne una rela­ción ambi­gua: cuan­do jue­ga a ser el padre de Lana, se per­mi­te encuen­tros car­ga­dos de ero­tis­mo con la madre, mien­tras que cuan­do se pien­sa her­mano mayor o novio pue­de ope­rar como hijo adop­ti­vo en la rela­ción con la madre.

En el gru­po va siem­pre Tom, no cono­ce­mos mucho de su his­to­ria pero sabe­mos que se auto­le­sio­na y es un per­so­na­je fun­da­men­tal para refor­zar y vali­dar la mas­cu­li­ni­dad de John; Tom es el aplau­so social que jalea todos los tru­cos y ocu­rren­cias del cir­co de la mas­cu­li­ni­dad que John repre­sen­ta. Final­men­te está Lana, una ado­les­cen­te deca­den­te y auto­des­truc­ti­va que odia su vida, ton­tea con el alcohol y las dro­gas y se man­tie­ne pre­ca­ria­men­te tra­ba­jan­do en una fábri­ca de empa­que­ta­do de espi­na­cas. Lana será la his­to­ria de amor román­ti­co de Bran­don, a tra­vés de ella nos lle­ga la hete­ro­se­xua­li­dad de Bran­don de mane­ra ine­quí­vo­ca, ale­ján­do­nos de una his­to­ria o dra­ma bolle­ro. Vein­tiún años antes de que se publi­ca­ra la obra clá­si­ca sobre estu­dios queer de Judith/​Jack Hal­bers­tam y die­ci­sie­te antes de que ‘El mani­fies­to con­tra­se­xual’ de Paul B. Pre­cia­do vie­ra la luz, la fra­se «los ver­da­de­ros penes no son sino dil­dos», cobra sen­ti­do y con­sis­ten­cia en losen­cuen­tros sexua­les de Bran­don y Lana.

Bran­don no es mas­cu­li­ni­dad macho-guio­na­da y John es cons­cien­te de ello cuan­do le dice a Lana «¿Qué ves en él?» Enten­de­mos que al macho le cues­te ver qué hay de sexy en una mas­cu­li­ni­dad no-macha. Toda­vía hoy hay muchos inten­tan­do des­ci­frar esas pre­gun­tas y toda­vía hoy la res­pues­ta sigue sien­do pato­lo­gi­zar todo aque­llo que no se entien­de. La trans­fo­bia tie­ne infi­ni­tas mane­ras de mani­fes­tar­se a tra­vés de situa­cio­nes que se arti­cu­lan como ins­ti­tu­cio­nes tan­to socia­les y cul­tu­ra­les, como judi­cia­les, poli­cia­les y médicas.

En el momen­to del film que des­en­ca­de­na el dra­ma final sue­na de fon­do Boys don’t cry de The Cure y pen­sa­mos que el amor todo lo pue­de y nues­tro lado trans­fe­mi­nis­ta quie­re dar­le las gra­cias a Lana y besar­le la fren­te por enten­der­lo todo tan rápi­do sin nece­si­dad de haber­se leí­do una línea, por­que a veces ser un ser humano y res­pe­tar al otro no nece­si­ta de lec­tu­ras aca­de­mi­cis­tas, pero en el entorno de Lana, por des­gra­cia, las alar­mas sal­tan de una mane­ra mucho más trans-odian­te y vio­len­ta: con la mas­cu­li­ni­dad de Bran­don bajo sos­pe­cha, asis­ti­mos al jui­cio que se desa­rro­lla entre el salón y el cuar­to de baño de la casa de Juliet y su hija Lana. Como con­clu­sión del mis­mo, las mas­cu­li­ni­da­des de Tom y John se ven trai­cio­na­das y humi­lla­das: una vez roto el pac­to patriar­cal entre hom­bres, la miso­gi­nia, la homo­fo­bia y la trans­fo­bia salen a bor­bo­to­nes en una esce­na de alta vio­len­cia don­de la direc­to­ra no nos quie­re aho­rrar nada como espec­ta­dorxs. En los códi­gos de honor entre machos, se lucha y se com­pi­te entre igua­les, pero, ¿qué com­pe­ti­ción es esa con­tra un dil­do de plás­ti­co que para col­mo siem­pre está duro y erec­to? Suce­de así que las lógi­cas TERF con­flu­yen con las lógi­cas macho­pa­triar­ca­les: el pene de ver­dad es el macho de ver­dad y lo demás son suce­dá­neos. «Todo esto es cul­pa mía» dice el labio roto de Bran­don y podría­mos decir­le, colec­ti­va­men­te, como can­ta­ron Las Tesis, que la cul­pa no era tuya, Bran­don, ni de dón­de esta­bas ni de cómo ves­tías. «Ten­go una cri­sis de iden­ti­dad sexual» es otra mane­ra de decir: este pue­blo y estas per­so­nas no están pre­pa­ra­das para asi­mi­lar mi liber­tad sexual ni corporal.

La pelí­cu­la tie­ne algo de road trip y de Bil­dungs­ro­man y nos mues­tra lo com­ple­jo que es bus­car nues­tro camino en la épo­ca con­vul­sa de la post-ado­les­cen­cia, máxi­me si eres un joven trans de ape­nas 21 años en el mar­co de una Nor­te­amé­ri­ca rural retró­gra­da, igno­ran­te y cate­ta. Una pelí­cu­la dura sobre todo por­que no es una pelí­cu­la, es una his­to­ria real**. Han pasa­do casi trein­ta años des­de la vio­len­cia con­tra Bran­don Tee­na y los dis­cur­sos de odio con­tra las per­so­nas trans siguen intactos.

*FTM: fema­le to male (de chi­ca a chi­co por sus siglas en inglés)

** Para escu­char los tes­ti­mo­nios reales de las per­so­nas que ins­pi­ra­ron los per­so­na­jes en la pelí­cu­la podéis ver­lo aquí (está en inglés y sin subtitular)

Arte-fac­tos para apro­bar el examen de la masculinidad

Fuen­te: Kaosenlared.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *