Vene­zue­la. El ver­da­de­ro papel de las ONG

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de julio de 2021.

Las Orga­ni­za­cio­nes No Guber­na­men­ta­les (ONG) empe­za­ron a expan­dir­se en el con­tex­to de la Gue­rra Fría y la glo­ba­li­za­ción del neo­li­be­ra­lis­mo, acos­tum­bra­das a dis­pa­rar como par­ti­dos polí­ti­cos pero res­guar­da­das bajo el man­to jurí­di­co y supues­ta­men­te impar­cial que osten­tan. No son acto­res ino­cen­tes y en Vene­zue­la cum­plen fun­cio­nes espe­cí­fi­cas, deter­mi­na­das por intere­ses y tareas de acuer­do a la agen­da imperial.

Las ONG cum­plen fun­cio­nes den­tro de los recur­sos asi­mé­tri­cos (gue­rra eco­nó­mi­ca, agre­sio­nes finan­cie­ras, into­xi­ca­ción mediá­ti­ca, ase­dios per­cep­ti­vos) de la gue­rra con­tra Vene­zue­la. Las enfo­ca­das en dere­chos huma­nos, liber­tad de expre­sión o acce­so polí­ti­co a bie­nes y ser­vi­cios que reci­ben pro­mo­ción, visi­bi­li­za­ción mediá­ti­ca y par­ti­ci­pa­ción en cuan­to foro o con­vo­ca­to­ria mul­ti­la­te­ral exis­ta, aquí o en el exte­rior, podrán pre­di­car­lo todo, pero no pasan de ser ope­ra­do­res den­tro de la agen­da de gue­rra híbri­da con­tra Vene­zue­la Bolivariana.

Si bien aquí las ONG se auto­pro­cla­man como los repre­sen­tan­tes de la «socie­dad civil», en «defen­sa de los dere­chos ciu­da­da­nos», estas orga­ni­za­cio­nes no son más que «ins­tru­men­tos de la polí­ti­ca exte­rior nor­te­ame­ri­ca­na», de acuer­do a las inves­ti­ga­cio­nes del eco­no­mis­ta cana­dien­se Michel Chos­su­dovsky. https://​www​.you​tu​be​.com/​e​m​b​e​d​/​z​J​s​H​_​T​i​I​sVs

Des­de la toma del poder por par­te de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, las ONG han sido facha­das para el reci­bi­mien­to de finan­cia­mien­to extran­je­ro; se han eri­gi­do como ele­men­tos «ciu­da­da­nis­tas» que desa­fían la sobe­ra­nía nacio­nal; toda vez que muchas de ellas no son más que cana­les para dis­tri­buir recur­sos logís­ti­cos y finan­cie­ros, con otros pro­pó­si­tos muy lejos del cate­cis­mo huma­ni­ta­rio, ambien­tal, polí­ti­co o labo­ral que predican.

El papel de la NED

La NED, esa «enor­me ope­ra­ción glo­bal» al decir del escri­tor William Eng­dahl, fun­da­da en 1983 bajo el gobierno de Ronald Reagan, comien­za sus ope­ra­cio­nes y corre en para­le­lo con la expan­sión neo­li­be­ral de ese pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se y la enton­ces pri­me­ra minis­tra bri­tá­ni­ca Mar­ga­ret That­cher, en el mar­co de una serie de pri­va­ti­za­cio­nes de acti­vos y empren­di­mien­tos guber­na­men­ta­les den­tro de la CIA.

Su crea­dor, el aca­dé­mi­co Allen Weins­tein, decla­ró en 1991 que «mucho de lo que esta­mos hacien­do aho­ra ‑con la NED- la CIA lo hacía de for­ma encu­bier­ta hace 25 años». 

Su pre­su­pues­to pro­vie­ne prin­ci­pal­men­te del Con­gre­so nor­te­ame­ri­cano, pero tam­bién reci­be finan­cia­mien­to de otras «enti­da­des» amis­to­sas como la Open Society Foun­da­tions del espe­cu­la­dor finan­cie­ro Geor­ge Soros. 

Como recuer­da Eng­dahl, su prác­ti­ca es la de la «pro­mo­ción demo­crá­ti­ca» ver­sión grin­ga (dere­chos huma­nos arti­lla­dos), seña­lan­do que «la NED ha esta­do en el cen­tro de todas las ‘revo­lu­cio­nes de colo­res’ nor­te­ame­ri­ca­nas des­de el derro­ca­mien­to de Slo­bo­dan Milo­se­vic en el año 2000» has­ta la fecha.

Des­de las ONG que exi­to­sa­men­te logra­ron que el pro­ce­so de denun­cias y «pro­tes­tas» deri­va­ran en gol­pes de Esta­do y la ins­ta­la­ción de gobier­nos de cor­te neo­li­be­ral duro, en su par­ti­ci­pa­ción en el gol­pe de 2002 al Gobierno Boli­va­riano, pasan­do por la «pri­ma­ve­ra ára­be» y lle­gan­do has­ta Hong Kong, la acti­vi­dad vin­cu­lan­te de la NED no solo es cons­ta­ta­ble, sino deci­si­va. En tan­to que las ONG que finan­cia son otro bra­zo ins­tru­men­tal de la polí­ti­ca exte­rior norteamericana.

Otros cen­tros de finan­cia­mien­to, apar­te de la CIA en for­ma encu­bier­ta y de la NED de mane­ra explí­ci­ta, son la men­cio­na­da Open Society de Soros, así como la USAID (la Agen­cia de Esta­dos Uni­dos para el Desa­rro­llo Inter­na­cio­nal), el IRI (el Ins­ti­tu­to Repu­bli­cano Inter­na­cio­nal, lega­do del fina­do John McCain) y el NDI (el Ins­ti­tu­to Nacio­nal Demó­cra­ta para los Asun­tos Inter­na­cio­na­les, su pre­si­den­ta Made­lei­ne Albright), el CIPE (el Cen­tro para la Empre­sa Pri­va­da Inter­na­cio­nal, ala inter­na­cio­nal de la Cáma­ra de Comer­cio de Esta­dos Uni­dos) y The Soli­da­rity Cen­ter (ope­ra­dor de polí­ti­ca inter­na­cio­nal de la NED y la Fede­ra­ción Esta­dou­ni­den­se de Tra­ba­jo y del Con­gre­so de Orga­ni­za­cio­nes Indus­tria­les, AFL-CIO sus siglas en inglés).

El aba­ni­co de ins­ti­tu­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas para el apor­te finan­cie­ro a orga­ni­za­cio­nes des­es­ta­bi­li­za­do­ras, o que sen­ci­lla­men­te defien­den los intere­ses de gran­des cor­po­ra­cio­nes en las dis­tin­tas regio­nes del mun­do, es vario­pin­to en lo nomi­nal, pero en el fon­do el inte­rés impe­rial pre­va­le­ce y no dife­ren­cia una de otra.

Si la NED fun­cio­na como un cen­tro coor­di­na­dor, Free­dom Hou­se (que tam­bién reci­be finan­cia­mien­to de la NED) fun­ge como cen­tro de adies­tra­mien­to de estas ONG, «obser­va­to­rios» o fun­da­cio­nes. No son pocas las orga­ni­za­cio­nes en Vene­zue­la que han reque­ri­do de los ser­vi­cios de uno y otro centro. 

Asi­mis­mo, la USAID ha fun­gi­do como un canal pri­vi­le­gia­do: recor­de­mos su papel cla­ve duran­te la ope­ra­ción de «ayu­da huma­ni­ta­ria» (la deno­mi­na­da «Bata­lla de los Puen­tes«) resis­ti­da por la unión cívi­co-mili­tar el 23 de febre­ro de 2019. A tra­vés de la USAID se inten­tó inva­dir el país bajo pre­tex­tos «huma­ni­ta­rios».

Dóla­res para una polí­ti­ca de doble rasero

El rosa­rio de ONG que reci­ben finan­cia­mien­to y apo­yo de la NED y de otras ins­ti­tu­cio­nes esta­dou­ni­den­ses y euro­peas en Vene­zue­la es ancho y ajeno, como lo demues­tra tam­bién la can­ti­dad de «áreas de finan­cia­ción» que decla­ran que han sido inver­ti­dos en 2020 en Vene­zue­la (sin espe­ci­fi­car las orga­ni­za­cio­nes que per­ci­ben esos miles de dólares).

Y en este caso se tra­ta de lo públi­co y for­mal, por­que según una inves­ti­ga­ción del perió­di­co bri­tá­ni­co The Guar­dian, publi­ca­da en mayo 2020, la NED entre­gó fon­dos en 2011 a fes­ti­va­les de rock vene­zo­la­nos, a tra­vés de ONG, fun­da­cio­nes y aso­cia­cio­nes civi­les, con el obje­ti­vo de soca­var cul­tu­ral­men­te al Gobierno Boli­va­riano y cap­tar poten­cia­les ope­ra­do­res polí­ti­cos entre la juven­tud de la opo­si­ción. La infor­ma­ción fue dada a cono­cer a tra­vés de docu­men­tos desclasificados.

Alfre­do Rome­ro y Gon­za­lo Himiob, direc­to­res de la ONG Foro Penal (Foto: Foro Penal)

Las ONG, en muchos casos, no se dife­ren­cian dema­sia­do de los ope­ra­do­res polí­ti­cos de cual­quier país: ata­can como par­ti­dos polí­ti­cos y se defien­den con una supues­ta neu­tra­li­dad que les con­fie­re su ves­ti­do jurídico.

Orga­ni­za­cio­nes como Súma­te, naci­da en 2002 y pre­si­di­da por María Cori­na Macha­do has­ta no hace mucho tiem­po, la cual orien­tó su ran­go de acción al inten­to de des­pres­ti­giar al Con­se­jo Nacio­nal Elec­to­ral (CNE), y que reci­bía finan­cia­mien­to de la NED; y como Humano y Libre, fun­da­da en mayo de 2002, cuyo direc­tor fue Gus­ta­vo Arro­yo Tovar, que sir­vió de canal finan­cie­ro para gru­pos gua­rim­be­ros en 2007, son orga­ni­za­cio­nes que hoy día están regis­tra­das en Esta­dos Uni­dos como cor­po­ra­cio­nes. Éstas, ade­más de ser reco­no­ci­das por su afán gol­pis­ta sin ver­güen­za, inau­gu­ra­ron el papel des­es­ta­bi­li­za­dor como ONG en Venezuela.

Las más sona­das por la medio­cra­cia local en los últi­mos años han sido Foro Penal, Con­trol Ciu­da­dano y Pro­vea. Cada una tie­ne un fin mediá­ti­co espe­cí­fi­co y mane­ja amplios recur­sos para hacer el tra­ba­jo des­es­ta­bi­li­za­dor con maqui­lla­je «civil» inclui­do, y que sir­ven de pano­ra­ma en cuan­to al accio­nar de las ONG en Venezuela.

  • Foro Penal Vene­zo­lano es finan­cia­da por diver­sas ins­ti­tu­cio­nes y per­so­na­li­da­des, y fue for­ma­da por Free­dom Hou­se. Tie­ne un amplio pron­tua­rio de apo­yo a los agen­tes de las gua­rim­bas en 2014 y a los terro­ris­tas de las secue­las lue­go del fra­ca­so (2017, 2018). Esta ONG, que se mane­ja con un amplio pool de abo­ga­dos, cuen­ta entre sus direc­ti­vos a Alfre­do Rome­ro y Gon­za­lo Himiob. Su rela­ción pri­vi­le­gia­da con Esta­dos Uni­dos lo dice todo sobre su proceder.
  • Aso­cia­ción Civil Con­trol Ciu­da­dano no pare­ce tener un canal de finan­cia­mien­to muy cla­ro, ya que no decla­ra en su pági­na de quién reci­be dine­ro para poder fun­cio­nar. Rocío San Miguel está al fren­te de esta ONG, cuyo obje­ti­vo pri­mor­dial con­sis­te en soca­var a la Fuer­za Arma­da Nacio­nal Boli­va­ria­na (FANB) y las diver­sas ins­ti­tu­cio­nes de inte­li­gen­cia y defen­sa del país. No son pocas las veces en que Rocío San Miguel ha mane­ja­do y lan­za­do a las redes y medios de pro­pa­gan­da, «infor­ma­cio­nes cla­si­fi­ca­das» y sobre todo rumo­res en nom­bre de la «con­tra­lo­ría ciu­da­da­na» y los «dere­chos huma­nos». Su rela­ción con Esta­dos Uni­dos se refle­ja en el cable que envió (fil­tra­do por Wiki­Leaks) en el año 2007 el exem­ba­ja­dor de Esta­dos Uni­dos en Vene­zue­la, William Brown­field, al Coman­do Sur y a la Secre­ta­ría de Asun­tos del Hemis­fe­rio Occi­den­tal (entre otros), en don­de San Miguel es dela­ta­da como «socia acti­va de la USAID». Inclu­so duran­te la VII Cum­bre de Las Amé­ri­cas tuvo la opor­tu­ni­dad de reu­nir­se con Barack Obama.
  • Pro­vea, finan­cia­da por Open Society y otras ins­ti­tu­cio­nes como la Fun­da­ción Ford y la emba­ja­da bri­tá­ni­ca, es una de las más acti­vas en lo que va de Revo­lu­ción Boli­va­ria­na. Ha sido deter­mi­nan­te para la mediá­ti­ca local e inter­na­cio­nal con sus infor­mes sobre dere­chos huma­nos en Vene­zue­la, sobre todo duran­te la épo­ca gua­rim­be­ra (2014−2017). Las denun­cias que mane­ja Pro­vea nun­ca se extien­den a la vio­len­cia trans­na­cio­nal que desa­rro­lla el para­mi­li­ta­ris­mo en el país ni los aten­ta­dos terro­ris­tas que gru­pos de la ultra finan­cian y pro­mue­ven, como los pupi­los de Leo­pol­do López. Al igual que el Foro Penal, defien­den nece­sa­ria­men­te la sedi­cia de la extre­ma dere­cha para gol­pear con el rela­to del Esta­do ultra­po­li­cial, cuen­to sobre­di­men­sio­na­do por la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA, o Minis­te­rio de Colo­nias de Washing­ton) con quie­nes tam­bién tie­ne una estre­cha relación.

En fun­cio­nes de «agen­tes no-esta­ta­les», las ONG tie­nen un doble tra­ba­jo que han apren­di­do a acei­tar con el tiem­po, con el cha­vis­mo de enemi­go: cons­truir y fomen­tar el rela­to del Esta­do falli­do en Vene­zue­la, así sea bajo la retó­ri­ca de la pro­pa­gan­da sucia y la gue­rra per­cep­ti­va, y ser­vir de canal de finan­cia­mien­to a otros acto­res de la ultra criolla.

Las aso­cia­cio­nes públi­cas y pri­va­das de los ope­ra­do­res de estas «agen­cias no-esta­ta­les» con par­ti­dos polí­ti­cos y sec­to­res anti­po­lí­ti­cos de la opo­si­ción vene­zo­la­na evi­den­cian sus pape­les en esta gue­rra. Que­da de noso­tros des­nu­dar estos recur­sos de la gue­rra asi­mé­tri­ca, quie­nes ya no tie­nen rin­cón polí­ti­co de dón­de esconderse.

fuente:Mision Ver­dad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *