Cuba. El escu­do de vacu­nas de Cuba y los cin­co mono­po­lios que estruc­tu­ran el mundo

Por Vijay Prashad*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de julio de 2021.

Abda­la y las otras cua­tro vacu­nas cuba­nas son un escu­do con­tra el covid-19 que sur­gen de la pro­duc­ti­vi­dad social de la Cuba socia­lis­ta, que no se ha ren­di­do ante la vile­za de los cin­co monopolios. 

En 1869, a los quin­ce años, José Mar­tí y sus jóve­nes ami­gos publi­ca­ron una revis­ta en Cuba lla­ma­da La Patria Libre, que adop­tó una posi­ción fuer­te con­tra el impe­ria­lis­mo espa­ñol. El pri­mer y úni­co núme­ro inclu­yó un poe­ma dra­má­ti­co de Mar­tí, titu­la­do “Abda­la”. El poe­ma es sobre un joven, Abda­la, que sale a luchar con­tra vien­to y marea para libe­rar a su tie­rra natal, que Mar­tí lla­ma Nubia. “Ni lau­rel ni coro­nas nece­si­ta /​Quien res­pi­ra valor”, escri­bió el poe­ta. “¡A la gue­rra, valien­tes!”, dice Abda­la en su lla­ma­do, con­ti­nuan­do con estas líri­cas palabras:

Y de escu­do te sir­va ¡oh patria mía!
El béli­co valor de nues­tras almas.

Mar­tí fue arres­ta­do y sen­ten­cia­do a seis años de tra­ba­jos for­za­dos. Final­men­te, el gobierno colo­nial espa­ñol lo envió al exi­lio en 1871. Pasó gran par­te de ese tiem­po escri­bien­do poe­mas patrió­ti­cos, ensa­yos y comen­ta­rios polí­ti­cos y orga­ni­zan­do la resis­ten­cia al impe­ria­lis­mo espa­ñol, prin­ci­pal­men­te en Nue­va York. Regre­só en 1895, solo para ser ase­si­na­do poco des­pués en una esca­ra­mu­za. Su lega­do que­dó plas­ma­do en la gue­rra con­tra Espa­ña en 1898 y en la Revo­lu­ción Cuba­na que comen­zó en 1959.

Los ver­sos de Mar­tí sobre “el valor béli­co de nues­tras almas” sir­vien­do al país como un “escu­do” son la base para el nom­bre de la nue­va vacu­na cuba­na, Abda­la. Esta vacu­na, la quin­ta que ha pro­du­ci­do Cuba, fue desa­rro­lla­da por el Cen­tro de Inge­nie­ría Gené­ti­ca y Bio­tec­no­lo­gía (CIGB) en La Haba­na. Al anun­ciar los resul­ta­dos de sus ensa­yos, Bio­Cu­ba­Far­ma, la prin­ci­pal ins­ti­tu­ción en bio­tec­no­lo­gía y far­ma­céu­ti­ca en el país, seña­ló que tie­ne una tasa efi­ca­cia de un 92,28 %, casi tan alta como la efi­ca­cia de las vacu­nas de Pfi­zer (95 %) y Moder­na (94,1 %).

Esta vacu­na es admi­nis­tra­da en tres dosis, con inter­va­los de dos sema­nas entre cada una. Las auto­ri­da­des cuba­nas pla­nean vacu­nar a tres cuar­tas par­tes de su pobla­ción para sep­tiem­bre. Has­ta el momen­to, ya han sido admi­nis­tra­das más de 2,23 millo­nes de vacu­nas a los once millo­nes de cuba­nos en la isla, 1 346 000 de per­so­nas con al menos una dosis, 770 390 con la segun­da dosis, y 148 738 con la tercera.

Cuba ya ha pla­nea­do expor­tar sus vacu­nas a diver­sos paí­ses del mun­do y has­ta aho­ra ha pro­du­ci­do cin­co dife­ren­tes can­di­da­tas a vacu­na, inclu­yen­do Sobe­ra­na 02 y la vacu­na intra­na­sal sin agu­ja, Mam­bi­sa. Esta últi­ma, que repre­sen­ta una gran espe­ran­za para la admi­nis­tra­ción de la vacu­na en paí­ses de bajos recur­sos, lle­va ese nom­bre por los gue­rri­lle­ros que lucha­ron en la Gue­rra de los Diez Años (1868−1878) por la inde­pen­den­cia de España.

Todas estas vacu­nas han sido desa­rro­lla­das bajo las duras con­di­cio­nes impues­tas por el blo­queo ile­gal de Esta­dos Uni­dos. Des­de 1992, la Asam­blea Gene­ral de la ONU ha vota­do anual­men­te con­tra el blo­queo esta­dou­ni­den­se, excep­to en 2020, cuan­do no hubo vota­ción debi­do a la pan­de­mia. El 23 de junio de 2021, 184 esta­dos miem­bros de las Nacio­nes Uni­das vota­ron nue­va­men­te para poner fin a este bloqueo.

En el con­tex­to de la pan­de­mia de coro­na­vi­rus, el minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res de Cuba, Bruno Rodrí­guez Parri­lla, dijo: “Como el virus, el blo­queo nos asfi­xia y nos mata. Debe ter­mi­nar”. Uno de los efec­tos del blo­queo es que ha impe­di­do que Cuba pue­da com­prar ven­ti­la­do­res para tra­tar a pacien­tes crí­ti­cos, ya que las dos com­pa­ñías sui­zas que los fabri­can (IMT Medi­cal AG y Acu­tro­nic) fue­ron com­pra­das por una empre­sa esta­dou­ni­den­se (Vyai­re Medi­cal, Inc.) en abril de 2020. En res­pues­ta, Cuba ha desa­rro­lla­do su pro­pio ventilador.

Al mis­mo tiem­po, el país cari­be­ño sufre de una esca­sez de jerin­gas, ya que los fabri­can­tes de jerin­gas están de algún modo vin­cu­la­dos a la indus­tria far­ma­céu­ti­ca de EEUU: Teru­mo (Japón) y Nipro (Japón) tie­nen ope­ra­cio­nes en Esta­dos Uni­dos, mien­tras B. Braun Mel­sun­gen AG (Ale­ma­nia) está aso­cia­da con Con­cor­dan­ce Health­ca­re Solu­tions (EEUU). Una empre­sa india de jerin­gas, Hin­dus­tan Syrin­ges & Medi­cal Devi­ces Ltd., está vin­cu­la­da a Envi­go (EEUU), lo que hace que el gobierno esta­dou­ni­den­se obser­ve de cer­ca a dicha empre­sa. En un acto con­cre­to de soli­da­ri­dad, se está levan­tan­do una cam­pa­ña para recau­dar fon­dos para com­prar jerin­gas para Cuba.

El pro­yec­to Our World in Data (Nues­tro mun­do en datos) cal­cu­la que, has­ta el 29 de junio, se han admi­nis­tra­do poco más de tres mil millo­nes de dosis, lo que sig­ni­fi­ca que han sido vacu­na­das menos de mil millo­nes de per­so­nas de los 7700 millo­nes que hay en el mun­do. Poco más del 23 % de la pobla­ción mun­dial ha reci­bi­do su pri­me­ra dosis. Pero los datos mues­tran que los pro­gra­mas de vacu­na­ción han sido, como se espe­ra­ba, muy poco equi­ta­ti­vos. En paí­ses con bajos recur­sos, solo el 0,9 % de la pobla­ción ha reci­bi­do al menos una dosis.

En abril de 2021, el direc­tor de la OMS, Tedros Adha­nom Ghe­bre­ye­sus, dijo: “Sigue exis­tien­do un alar­man­te des­equi­li­brio en la dis­tri­bu­ción mun­dial de las vacu­nas. (…) en los paí­ses de ingre­sos ele­va­dos casi una de cada cua­tro per­so­nas ha reci­bi­do una vacu­na, mien­tras que en los paí­ses de ingre­sos bajos son una de cada más de 500 per­so­nas. Per­mí­tan­me que lo repi­ta: una de cada más de 500 per­so­nas”. En mayo de 2021, Ghe­bre­ye­sus dijo que el mun­do esta­ba en una situa­ción de “apartheid de vacunas”.

En febre­ro de 2021, en uno de nues­tros bole­ti­nes, el Ins­ti­tu­to Tri­con­ti­nen­tal de Inves­ti­ga­ción Social seña­ló que vivi­mos en una épo­ca de “tres apartheids”: médi­co, de ali­men­tos y de dine­ro. En el cen­tro del apartheid médi­co está el nacio­na­lis­mo de las vacu­nas, el aca­pa­ra­mien­to de vacu­nas y, como le lla­ma Ghe­bre­ye­sus, el apartheid de vacu­nas. El asun­to es muy grave.

La alian­za de vacu­nas Covax ha vis­to que las vacu­nas que­dan fue­ra de su alcan­ce, tan­to por los acuer­dos bila­te­ra­les entre los paí­ses ricos y los pro­duc­to­res de vacu­nas, como por la fal­ta de apo­yo finan­cie­ro de par­te de los esta­dos más ricos a los más pobres. Las ten­den­cias mues­tran que muchos paí­ses no ten­drán un por­cen­ta­je impor­tan­te de su pobla­ción vacu­na­da antes de 2023, “si es que ocu­rre”, dice la Inte­lli­gen­ce Unit de The Economist.

¿Cuál es la cau­sa de estos tres apartheids? El con­trol que un puña­do de empre­sas ejer­ce sobre la eco­no­mía mun­dial, impul­sa­do por cin­co tipos de mono­po­lios, como plan­teó nues­tro falle­ci­do ami­go Samir Amin:

—El mono­po­lio sobre la cien­cia y tec­no­lo­gía
—El mono­po­lio sobre los sis­te­mas finan­cie­ros
—El mono­po­lio sobre el acce­so a recur­sos
—El mono­po­lio sobre las armas de gue­rra
—El mono­po­lio sobre las comunicaciones

Esta­mos estu­dian­do deta­lla­da­men­te esta lis­ta y la rela­ción entre cada uno de sus ele­men­tos, ana­li­zan­do si se ha deja­do algo fue­ra. Amin sos­tie­ne que no es sola­men­te la fal­ta de indus­tria­li­za­ción lo que pro­du­ce la subor­di­na­ción de algu­nos paí­ses, sugie­re que lo que ha man­te­ni­do al mun­do en esta situa­ción de pro­fun­da des­igual­dad han sido estos cin­co mono­po­lios. Al fin y al cabo, muchos paí­ses del mun­do han desa­rro­lla­do indus­trias en los últi­mos cin­cuen­ta años, pero siguen sien­do inca­pa­ces de avan­zar en un pro­gra­ma social para sus pueblos.

Para la dis­cu­sión sobre el apartheid de vacu­nas son cen­tra­les al menos dos de esos mono­po­lios: el mono­po­lio sobre las finan­zas y el mono­po­lio sobre la cien­cia y tec­no­lo­gía. La fal­ta de recur­sos dis­po­ni­bles lle­va a muchos paí­ses al Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI), a diver­sos inver­so­res públi­cos (el Club de París) o al capi­tal comer­cial (el Club de Lon­dres). Estos finan­cis­tas siguen el ejem­plo del FMI, que ha exi­gi­do a los paí­ses hacer recor­tes en diver­sas áreas cru­cia­les para la vida, como la edu­ca­ción y la aten­ción sanitaria.

Redu­cir el finan­cia­mien­to de la edu­ca­ción mer­ma el poten­cial de los paí­ses de desa­rro­llar sufi­cien­tes pro­fe­sio­na­les cien­tí­fi­cos, así como el ambien­te cien­tí­fi­co nece­sa­rio para crear tec­no­lo­gías esen­cia­les como lo son las can­di­da­tas a vacu­na. Recor­tar fon­dos al sis­te­ma de aten­ción sani­ta­ria y adop­tar las reglas de pro­pie­dad inte­lec­tual que blo­quean la trans­fe­ren­cia tec­no­ló­gi­ca deja a los paí­ses des­ar­ma­dos para enfren­tar ade­cua­da­men­te la pandemia.

Una fal­ta de fon­dos ha lle­va­do a muchos Esta­dos a aban­do­nar la posi­bi­li­dad de que pue­dan mejo­rar el bien­es­tar de su pobla­ción (en abril de 2020, 64 paí­ses gas­ta­ban más en ser­vi­cio de la deu­da que en su sis­te­ma sani­ta­rio). En ple­na pan­de­mia, no bas­ta con exi­gir la trans­fe­ren­cia de tec­no­lo­gía a otros paí­ses para que estos pue­dan pro­du­cir vacu­nas. La tec­no­lo­gía es la cien­cia de ayer, la cien­cia es la tec­no­lo­gía de mañana.

Uti­li­zar la rique­za social de la pobla­ción, ense­ñar cien­cias y esta­ble­cer una nor­ma bási­ca de alfa­be­tis­mo cien­tí­fi­co son lec­cio­nes esen­cia­les de la pan­de­mia. Estas lec­cio­nes han sido bien apren­di­das por el pue­blo cubano. Es por esto que Cuba, con­tra todo pro­nós­ti­co, ha desa­rro­lla­do cin­co vacu­nas dife­ren­tes. Abda­la y las otras cua­tro vacu­nas cuba­nas son un escu­do con­tra el covid-19. Estas vacu­nas sur­gen de la pro­duc­ti­vi­dad social de la Cuba socia­lis­ta, que no se ha ren­di­do ante la vile­za de los cin­co monopolios.

Ins­ti­tu­to Tri­con­ti­nen­tal de Inves­ti­ga­ción Social, Bole­tín 26 (2021)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *