Disi­den­cias. El hom­bre bise­xual y el punk de género

Por Jor­di Bri­zo, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de julio de 2021

Pen­sar lo bise­xual se ha vuel­to un tema cla­ve últi­ma­men­te. Sin embar­go, sigue sien­do poco común la refle­xión de la bise­xua­li­dad des­de las mas­cu­li­ni­da­des. Soy hom­bre, soy bise­xual y me gus­ta el punk rock. Y esto últi­mo va a resul­tar muy impor­tan­te para mi refle­xión. El punk nos habla de rom­per las nor­mas, de levan­tar el dedo cora­zón y sacar la len­gua. Y creo que cuan­do habla­mos de mas­cu­li­ni­da­des, las per­so­nas bi esta­mos en la mejor de las posi­cio­nes para dar un buen con­cier­to de punk rock. De reven­tar la fies­ta des­de den­tro. De derri­bar esa estruc­tu­ra con­cep­tual tan arrai­ga­da de lo mas­cu­lino y lo feme­nino vin­cu­la­do a lo hete­ro­se­xual y lo homosexual. 


La posi­ción bise­xual es aque­lla que hac­kea un poco la nor­ma de las iden­ti­da­des y las cate­go­rías. Des­ar­ti­cu­la bina­ris­mos, plan­tea los entre­me­dios, pero no como una ter­ce­ra opción en medio: la per­so­na bise­xual no es 50% hete­ro y 50% homo­se­xual. Es mucho más flui­do: y plan­tea la cues­tión de que el deseo, la sexua­li­dad y el amor se mani­fies­ta en espec­tros, no en caji­tas bien separadas.

Pen­sar lo bise­xual se ha vuel­to un tema cla­ve últi­ma­men­te, y apor­ta­cio­nes tan nece­sa­rias como la de Eli­sa Coll, con su genial libro Resis­ten­cia bise­xual (Melu­si­na, 2021). Sin embar­go, sigue sien­do poco común la refle­xión de la bise­xua­li­dad des­de las masculinidades.

En lo bise­xual exis­te una cla­ve para poder enten­der y cola­bo­rar en des­mon­tar los con­cep­tos mas­cu­li­nos heteronormativos

Sé que por ser bise­xua­les no pode­mos (ni debe­mos) rehuir de la res­pon­sa­bi­li­dad como hom­bres, de nues­tra impli­ca­ción en el sis­te­ma patriar­cal, del daño que haya­mos hecho o poda­mos hacer por nues­tros pri­vi­le­gios. No hay que hacer ban­de­ra de nue­vas mas­cu­li­ni­da­des, o alter­na­ti­vas o como se las quie­ra lla­mar, para crear una dis­tan­cia entre ellos y noso­tros, para esca­par de la dia­na femi­nis­ta por deba­jo de la puer­ta, y poder seña­lar al res­to y decir: “El pro­ble­ma lo tie­ne él y no yo”. Sin embar­go, creo que en lo bise­xual exis­te una cla­ve para poder enten­der y cola­bo­rar en des­mon­tar los con­cep­tos mas­cu­li­nos heteronormativos.

La lógi­ca de los opuestos

Empe­ce­mos por la nor­ma: la mas­cu­li­ni­dad tra­di­cio­nal siem­pre ha nece­si­ta­do que la dife­ren­cia entre lo hete­ro­se­xual y lo homo­se­xual sea lo más cla­ra posi­ble. Hay una línea don­de lo mas­cu­lino nor­ma­ti­vo cru­za un pun­to de no retorno. Don­de se es dema­sia­do “gay” para par­ti­ci­par del chi­rin­gui­to mas­cu­lino. Por supues­to, todo lo que es feme­nino que­da evi­den­te­men­te fue­ra del terri­to­rio del hom­bre “de verdad”.

Creo que la bise­xua­li­dad mas­cu­li­na jue­ga un papel muy impor­tan­te en des­di­bu­jar esa línea y para apo­yar a todos esos hom­bres que, a día de hoy, tra­tan de derri­bar esas corre­la­cio­nes del géne­ro y la expre­sión de géne­ro, el géne­ro y los roles de géne­ro, los roles de géne­ro y las orien­ta­cio­nes sexua­les, y todos esos pre­cep­tos de la hete­ro­nor­ma­ti­vi­dad y la cisnormatividad.

Por supues­to, exis­ten muchos (o qui­zá no tan­tos) hom­bres hete­ro­se­xua­les que tran­si­tan la línea, que tra­tan de rom­per con mode­los nor­ma­ti­vos de mas­cu­li­ni­dad, y muchos hom­bres homo­se­xua­les que son muy mas­cu­li­nos. A estos últi­mos me refie­ro aque­llos que lo son por natu­ra­le­za y en posi­ti­vo. No a los plu­mò­fo­bos del “solo mas­cu­li­nos” de Grindr, ni a los de la pasi­vo­fo­bia (el recha­zo a ser el pasivo/​femenino) de los que repro­du­cen mode­los sexis­tas hetero-relacionales.

En los hom­bres, sigue habien­do una con­cep­tua­li­za­ción de lo mas­cu­lino aso­cia­do a lo hete­ro y de lo feme­nino a lo homosexual

Pero aún con todo, ambas par­tes siguen jugan­do en dis­tin­tos patios, siem­pre sepa­ra­das. Y la orien­ta­ción sigue jugan­do un papel muy impor­tan­te en el enfo­que. En los hom­bres, sigue habien­do una con­cep­tua­li­za­ción de lo mas­cu­lino aso­cia­do a lo hete­ro y de lo feme­nino a lo homosexual.

Ade­más, sigue habien­do una diso­cia­ción de las iden­ti­da­des mas­cu­li­nas, don­de muchos hom­bres hete­ro­se­xua­les se rodean de per­so­nas mayo­ri­ta­ria­men­te hete­ro­se­xua­les y per­so­nas homo­se­xua­les, de per­so­nas homo­se­xua­les. Gene­ran­do poca inter­ac­ción en cuan­to a lla­ma­da decons­truc­ción masculina.

Lo bi y la difu­mi­na­ción de la norma

Y en estas entra­mos noso­tros, los hom­bres bi. Como el sig­ni­fi­ca­do del color lavan­da de nues­tra ban­de­ra, que Michael Page (su crea­dor), des­cri­be como la mez­cla indis­tin­gui­ble de los otros dos colo­res de la ban­de­ra, el rosa y el azul, así como indis­tin­gui­ble somos las per­so­nas bi mez­cla­das entre las comu­ni­da­des hete­ro­se­xua­les y homosexuales.

E inmer­so en esa ima­gi­ne­ría indu­ci­da por el señor Page, en las que nos sitúa como poco menos que agen­tes infil­tra­dos en una gue­rra secre­ta, o como esos ladro­nes de cuer­pos veni­dos del espa­cio. Los hom­bres bise­xua­les le pega­mos pata­das a las cajas. A esas dos cajas: la hete­ro­se­xual y la homo­se­xual. En la que veni­mos a demos­trar que tran­si­ta­mos en un espec­tro que no cabe en ellas, que eso es posi­ble, que eso está bien. Y que con el espec­tro entre lo mas­cu­lino y lo feme­nino ocu­rre lo mismo.

Es ver­dad, el cere­bro está pre­pa­ra­do para cata­lo­gar y eti­que­tar. Así es como entien­de el mun­do. Con la obse­sión por no dejar­se nada fue­ra ni nada al azar. Pues sorry not sorry. La vida no es así, no es blan­co o negro. No hay líneas, ni cami­nos, ni esca­le­ras. El deseo no se aco­ta, la atrac­ción no se limi­ta. Y todo es sus­cep­ti­ble al cambio.

Pero vol­vien­do al plan, lo que sugie­ro es que apro­ve­che­mos nues­tra trans­ver­sa­li­dad. No somos hete­ro­se­xua­les, tam­po­co homo­se­xua­les, pero de algu­na for­ma, a nivel expe­rien­cial, las tran­si­ta­mos. La hete­ro­se­xua­li­dad debe por tan­to acep­tar que, en su región, en su zona de deseo, noso­tros somos visi­tan­tes oca­sio­na­les. Que hay hom­bres que se ena­mo­ran de muje­res, que tie­nen sexo con ellas, que tie­nen rela­cio­nes afec­ti­vas con ellas y que son corres­pon­di­dos. Y que no son heterosexuales.

No se es más hom­bre en nin­gún lado, no hay nada por mas­cu­lino ni feme­nino que sea patri­mo­nio de nin­gún bando

Que esos hom­bres, ade­más, pue­den acos­tar­se y ena­mo­rar­se de otros hom­bres. Que pue­den inclu­so tener una expre­sión de géne­ro feme­ni­na. Que esa línea que tan­to uti­li­zan para refor­zar la mas­cu­li­ni­dad tra­di­cio­nal y que a menu­do se apo­ya en la dis­tin­ción de lo hete­ro y lo gay es una pan­to­mi­ma. Que no se es más hom­bre en nin­gún lado, que no hay nada por mas­cu­lino ni feme­nino que sea patri­mo­nio de nin­gún bando.

Pero lo más impor­tan­te, y más opti­mis­ta. Que, si esa línea no exis­te, tam­po­co deben dejar­se limi­tar por ellas. Que nadie es más o menos hete­ro, ni más ni menos gay, por tran­si­tar el espec­tro. Que lo mas­cu­lino y lo feme­nino no tie­ne que estar reñi­do, ni limi­tar, ni estar en opo­si­ción. Y que si toca replan­tear­nos cosas pode­mos hacer­lo entre todos. Por­que no es la casa de nadie, sino la casa de todos. Por­que si habla­mos de mas­cu­li­ni­dad debe­mos hacer­lo entre todos. Por­que para recons­truir lo que es nor­ma debe­mos hacer­lo con­tan­do tam­bién con la disi­den­cia. Y poner­nos jun­tos manos a la obra.

¿Y qué hay de las muje­res mas­cu­li­nas?, ¿Qué hay de las les­bia­nas butch por ejem­plo?, por­que qui­zá ellas tam­bién tie­nen algo a decir al res­pec­to. ¿O vamos a dejar que las mas­cu­li­ni­da­des lla­ma­das “alter­na­ti­vas” tam­bién las asien­te la mis­ma nor­ma que tra­ta­mos de cuestionar?

Así que esta es mi fan­ta­sía tran­si­to­ria: los hom­bres bise­xua­les borran­do líneas, patean­do cajas, hacien­do gran­de el patio, levan­tan­do el dedo cora­zón y sacan­do la len­gua. Demos­tran­do que se pue­de cons­truir y decons­truir, no solo des­de la opo­si­ción de con­cep­tos, las líneas divi­so­rias y las líneas con­ti­nuas. No solo des­de los bina­ris­mos y las con­tra­po­si­cio­nes. Sino des­de los espec­tros, los difu­sos y lo fluido.

¡Viva el punk y mue­ra la norma!

Fuen­te: ANRed

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *