Cul­tu­ra. Sobre músicxs en tiem­pos de pan­de­mia y tecnología

Por Ale­jan­dro Gui­ma­raes, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de julio de 2021. 

¿El futu­ro lle­gó hace rato? ¿O lle­gó aho­ra mismo?

Nin­guno de noso­tros y noso­tras, a media­dos de 2019, hubie­se podi­do ima­gi­nar todo este nue­vo mun­do que esta­mos tran­si­tan­do. Ten­go la cer­te­za en lo per­so­nal que a pesar de saber con anti­ci­pa­ción el sig­ni­fi­ca­do de la pala­bra pan­de­mia, todo el reco­rri­do que has­ta hemos hecho, toda la incer­ti­dum­bre en la que habi­ta­mos, son aspec­tos que no hubie­ra teni­do la capa­ci­dad de dimen­sio­nar pre­via­men­te. Una sen­sa­ción muy extra­ña vive en mí, y sé que a muchos les habrá pasa­do lo mis­mo: apren­der a pla­ni­fi­car algu­nas cosas sin cer­te­zas del des­en­la­ce que ten­drá toda esta cri­sis sani­ta­ria glo­bal. Esto impli­có para todos y todas la nece­si­dad de recos­tar­nos sobre nues­tros pasa­jes más crea­ti­vos para ver como podía­mos seguir ade­lan­te con nues­tras acti­vi­da­des per­so­na­les y laborales.

En el caso de los músi­cos, repre­sen­tó tener que bus­car nue­vas for­mas y las mane­ras para seguir en acti­vi­dad, don­de la “vir­tua­li­dad” sea la prin­ci­pal fuen­te de difu­sión res­pec­to a la for­ma de mos­trar la músi­ca. Si bien vivi­mos en una épo­ca en don­de la indus­tria del entre­te­ni­mien­to va seg­men­tán­do­se de for­ma cada vez más espe­cí­fi­ca, tan­to en lo que res­pec­ta a las audien­cias, en eda­des, gus­tos, cate­go­rías, dis­po­si­ti­vos en don­de se con­su­men los con­te­ni­dos y pla­ta­for­mas, lo cier­to es que la indus­tria de la músi­ca des­de al menos dos déca­das vie­ne tenien­do una gran trans­for­ma­ción cul­tu­ral en la for­ma de su con­su­mo y difu­sión. Estos cam­bios cul­tu­ra­les, apo­ya­dos en gran medi­da en la tec­no­lo­gía, han hecho que modi­fi­que­mos la for­ma de consumirla.

Hoy es prác­ti­ca­men­te nor­mal no tener que ir a com­prar la músi­ca a una dis­que­ría como era común hace algu­nas déca­das, sino que dis­po­ne­mos de ella en nues­tros dis­po­si­ti­vos. No exis­ten más las gran­des cade­nas que nos ven­día dis­cos físi­cos, sino que quien desea tener un dis­co físi­co debe­rá ir a algún lugar espe­cia­li­za­do. De algu­na mane­ra hoy esta­mos tenien­do (o… ¿pagan­do?) las con­se­cuen­cias de tan­tos años de con­su­mir músi­ca por medio de la pira­te­ría. Qui­zás recuer­den la deman­da que le hizo Meta­lli­ca a Naps­ter por­que bási­ca­men­te “rega­la­ban” su músi­ca para des­car­gar en inter­net. Esto me dis­pa­ra una bue­na pre­gun­ta: ¿Quién no des­car­gó músi­ca a tra­vés del pro­gra­ma Ares hace poco más de una déca­da? Con­si­de­ro que el pro­ble­ma no debe ser redu­ci­do a las pla­ta­for­mas digi­ta­les como nue­vas for­mas de con­su­mir músi­ca, sino una actua­li­za­ción de todo el mar­co regu­la­to­rio sería qui­zás nece­sa­rio. El tiem­po segui­rá corrien­do y los cam­bios son de algu­na mane­ra inevi­ta­bles. Tam­bién son bene­fi­cio­sos. Al mar­gen de esto es impres­cin­di­ble recor­dar que la músi­ca tie­ne un cos­to: es un tra­ba­jo que tie­ne que ser cui­da­do y regu­la­do para su conservación.

Tris­te­men­te algu­nos músi­cos han cedi­do sus dere­chos a gran­des com­pa­ñías dis­co­grá­fi­cas. Esto sig­ni­fi­ca que están impe­di­dos de poder tener con­trol sobre sus obras y tam­po­co tie­nen dere­cho de edi­tar lo que ellos mis­mos crea­ron. Mayo­ri­ta­ria­men­te las empre­sas bus­can maxi­mi­zar sus bene­fi­cios ofre­cien­do ser­vi­cios o mer­can­cías, pero en este nue­vo siglo, el dis­co físi­co no repre­sen­ta la for­ma direc­ta de obte­ner gran­des ganan­cias. En otros tiem­pos los dis­cos de oro y pla­tino eran la for­ma de reco­no­ci­mien­to por par­te de las dis­co­grá­fi­cas hacia los artis­tas que tra­ba­ja­ban para deter­mi­na­dos sellos. El dis­co físi­co, en algu­nos casos, se ha con­ver­ti­do en la for­ma de pro­mo­cio­nar los shows, una tris­te mues­tra de como hoy en día vivi­mos en el rei­no del revés. Dis­tin­tos artis­tas mains­tream no tie­nen nece­si­dad de edi­tar el dis­co físi­co para ver incre­men­ta­das sus ganan­cias y en pleno Siglo XXI son las pla­ta­for­mas digi­ta­les quie­nes con­tro­lan y hege­mo­ni­zan las rega­lías en fun­ción de las repro­duc­cio­nes que tie­nen en las pla­ta­for­mas como Spo­tify, Itu­nes, etc etc.

En el trans­cur­so de las dos pri­me­ras déca­das de este nue­vo siglo, en pos de mul­ti­pli­car sus bene­fi­cios eco­nó­mi­cos no hubo una mane­ra correc­ta de adap­tar­se a estos cam­bios por par­te de las com­pa­ñías dis­co­grá­fi­cas para dar res­pues­tas a la altu­ra. Y cuan­do la hubo, no fue en fun­ción de cui­dar a vie­jos artis­tas y pro­mo­vien­do el sur­gi­mien­to de nue­vas expre­sio­nes. Quie­nes ama­mos hacer músi­ca sabe­mos lo que impli­ca rea­li­zar una pro­duc­ción, como por ejem­plo el arma­do de un dis­co. Los cos­tos de pro­duc­ción son hoy en día más cos­to­sos que antes. Este tris­te esce­na­rio actual, pro­pio de un uni­ver­so dis­tó­pi­co que tran­qui­la­men­te nos remi­te al Cyber­punk, es en ver­dad el guion de los que se vive actual­men­te. Muchos músi­cos tuvie­ron que adap­tar­se para poder seguir ade­lan­te con sus carre­ras, y en ple­na pan­de­mia algu­nos de estos tuvie­ron que apren­der más rápi­do que quie­nes ya venían adaptándose.

Los shows en vivo son la prin­ci­pal fuen­te de ingre­sos (y en algu­nos casos la ven­ta de mer­chan­di­sing ofi­cial) para no sólo poder cos­tear gas­tos de pro­duc­ción sino como fuen­te de ingre­sos para sub­sis­tir. Hoy es tan cos­to­so rea­li­zar una pro­duc­ción de un dis­co, que a la hora revi­sar el retorno de los gas­tos que éste requi­rió en su rea­li­za­ción, lo real es que no se recu­pe­ra con la ven­ta de dis­cos. Hay excep­cio­nes obvia­men­te, pero esta­ría­mos hablan­do de músi­cos con más de trein­ta años de carre­ra con la posi­bi­li­dad de tocar en esta­dios. Muchos músi­cos apues­tan más a los sin­gles que a rea­li­zar algo de lar­ga duración.


Se sabe que exis­ten pro­duc­to­res artís­ti­cos que cono­cen y entien­den bien gran par­te del nego­cio: está en lograr la aten­ción del escu­cha en los pri­me­ros ins­tan­tes de una can­ción, con lo cual las can­cio­nes repro­du­ci­das en las dis­tin­tas pla­ta­for­mas, sobre todo y prin­ci­pal­men­te en artis­tas de pop, tie­nen en común que la voz prin­ci­pal haga su apa­ri­ción en algu­nos casos ya los cin­co segun­dos de repro­du­ci­da la can­ción. Esto hace que me pre­gun­te ¿el nego­cio se lle­va pues­ta la crea­ti­vi­dad artís­ti­ca o la crea­ti­vi­dad artís­ti­ca se adap­ta y aggior­na en fun­ción del nego­cio? Cam­bios pro­pios de un Siglo XXI del cual somos testigos.


¿Más entre­te­ni­mien­to o más arte?

Algu­nos músi­cos radi­ca­dos en Esta­dos Uni­dos, cuen­tan la expe­rien­cia en don­de es mucho más redi­tua­ble tra­ba­jar en even­tos, fies­tas pri­va­das hacien­do covers (can­cio­nes no pro­pias) en lugar de inter­pre­tar can­cio­nes de auto­ría pro­pia. Es decir, la músi­ca cum­ple la fun­ción de entre­te­ni­mien­to y no la de expre­sar arte.

Entien­do que la músi­ca es par­te de un nego­cio, es par­te de una gran indus­tria, pero si la coyun­tu­ra nos con­di­cio­na por enci­ma de nues­tra nece­si­dad de crea­ti­vi­dad, enton­ces el con­su­mo por el sólo hecho de con­su­mir nos ha gana­do una vez más. Cla­ra­men­te los pro­ble­mas no están en la imple­men­ta­ción de la tec­no­lo­gía ya que esta es el medio y no el fin. El entre­te­ni­mien­to es un sub­pro­duc­to del con­su­mo de músi­ca y no el fin últi­mo. En la músi­ca se vuel­can dece­nas de incon­ta­bles sen­ti­mien­tos y sen­sa­cio­nes que se invo­lu­cra­ron en su crea­ción para pen­sar­la en un mero pro­duc­to de consumo.

Algu­nas peque­ñas con­clu­sio­nes finales

La tec­no­lo­gía no es el pro­ble­ma. Hay muchos bene­fi­cios en ella. Ha mejo­ra­do algu­nas situa­cio­nes que antes eran com­pli­ca­das. Por ejem­plo, es más sen­ci­llo mul­ti­pli­car la difu­sión con el impul­so de las redes socia­les. Por otro lado, los shows vía strea­ming traen con­si­go una ráfa­ga de aire fres­co en todo este con­tex­to de incer­ti­dum­bre. Pero a lo que refie­re a mejo­rar mejo­res con­di­cio­nes para los músi­cos, es nece­sa­ria una revi­sión y actua­li­za­ción a las leyes que regu­lan la pro­pie­dad inte­lec­tual, los dere­chos de autor e intér­pre­te. Quie­nes por con­se­cuen­cia de con­trol mono­pó­li­co no se ven retri­bui­dos en for­ma direc­ta por la crea­ción de sus res­pec­ti­vas obras, en este nue­vo esce­na­rio hipo­té­ti­co ten­drían una mejor pro­tec­ción. En sin­to­nía con esto, la imple­men­ta­ción de mejo­res polí­ti­cas cul­tu­ra­les acti­vas por par­te del Esta­do repre­sen­ta­ría una mane­ra de incen­ti­var la apa­ri­ción nue­vos músi­cos y músicas.

Por otro lado, esta situa­ción de cri­sis sani­ta­ria glo­bal ha gene­ra­do estra­gos en todas las áreas de la eco­no­mía local y glo­bal, y en todo lo que refie­re a la indus­tria de la músi­ca. La sus­pen­sión de shows inter­na­cio­na­les y loca­les gene­ra una situa­ción crí­ti­ca en muchos de los que tra­ba­jan alre­de­dor de ella. Ade­más de los pro­pios músi­cos, el tra­ba­jo de miles de soni­dis­tas, agen­tes de pren­sa, mana­gers, due­ños de clu­bes de músi­ca, ilu­mi­na­do­res, per­so­nal de segu­ri­dad, pro­duc­to­res de shows, ha entra­do en una espi­ral de ries­go más que preo­cu­pan­te. Una mejor inter­ven­ción del Esta­do con polí­ti­cas más acti­vas es urgente.

¡Por más y más música!

*Por Ale­jan­dro Gui­ma­raes para Ter­cer Cor­dón. Músi­co argen­tino. Bajis­ta vin­cu­la­do a pro­yec­tos de Heavy Metal. Impul­sor y Coor­di­na­dor del Pro­yec­to de decla­ra­ción que home­na­jeó y decla­ró Visi­tan­tes de Honor de la Repú­bli­ca Argen­ti­na a IRON MAIDEN en el Con­gre­so de la Nación.

**Nota de autor: Envío mis agra­de­ci­mien­tos a Belén Ferrey­ra por su cola­bo­ra­ción con este artícu­lo. Dedi­ca­do a la memo­ria de Pato Larral­de can­tan­te de Los Anti­guos quien hace unos días falle­ció pro­duc­to de Covid-19.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *