Pue­blos Ori­gi­na­rios. Pro­yec­to Ley sobre reco­no­ci­mien­to del Pue­blo Selk´nam se encuen­tra para­li­za­do en Sena­do a cau­sa del Gobierno chileno/​El geno­ci­dio sufri­do es cri­men de lesa humanidad

Resu­men lati­noa­me­cano, 3 de julio de 2021.

En el Sena­do está para­li­za­do la tra­mi­ta­ción del Pro­yec­to de Ley deno­mi­na­do: “Modi­fi­ca la ley N° 19.253, que Esta­ble­ce nor­mas sobre pro­tec­ción, fomen­to y desa­rro­llo de los indí­ge­nas, y crea la Cor­po­ra­ción Nacio­nal de Desa­rro­llo Indí­ge­na, con el fin de incor­po­rar al pue­blo Selk´nam entre las prin­ci­pa­les etnias indí­ge­nas reco­no­ci­das por el Esta­do”, debi­do a la fal­ta de un estu­dio que debe apo­yar el gobierno.

El pro­yec­to seña­la­do, se encuen­tra radi­ca­do en la Comi­sión de Gobierno del Sena­do, pero está dete­ni­do en vir­tud de la ausen­cia de un estu­dio que debe apo­yar el Gobierno con res­pec­to a la deter­mi­na­ción de la exis­ten­cia Selk’nam, estu­dio que fue soli­ci­ta­do tan­to por la Comi­sión de Dere­chos Huma­nos de la Cáma­ra de Dipu­tados y la pro­pia Comi­sión de Gobierno del Sena­do, tal como ha ocu­rri­do en los pro­ce­sos de reco­no­ci­mien­to de otros Pueblos.

Hema’ny Moli­na es Selk’nam, es Pre­si­den­ta de la Cor­po­ra­ción Selk’nam, una de las ins­tan­cias que ha pro­mo­vi­do el Pro­yec­to Ley, quien seña­la al res­pec­to: “Noso­tros esta­mos pidien­do la igual­dad de con­di­cio­nes, esta­mos dis­pues­tos a hacer este estu­dio his­to­rio­grá­fi­co y antro­po­ló­gi­co, que es nece­sa­rio, lo enten­de­mos así, para deter­mi­nar la sobre­vi­ven­cia del Pue­blo Selk­nam, pero nos han dicho que no hay fon­dos para esto, enton­ces el lla­ma­do es al Esta­do para que no se que­de sola­men­te en la volun­tad, por­que hemos teni­do muy bue­na recep­ción y hemos sido escu­cha­do, hemos sido reci­bi­dos, hemos teni­do muchas reunio­nes y la bue­na pre­dis­po­si­ción se ve, pero la res­pues­ta no lo es, enton­ces cree­mos que la con­se­cuen­cia debe ser muy impor­tan­te”, indica.

Moli­na agre­ga: “Por lo tan­to, hago el lla­ma­do como pre­si­den­ta de la Cor­po­ra­ción Selk´nam Chi­le a quie­nes corres­pon­da, para que se abra este espa­cio de unión entre lo que se dice y lo que se hace, por­que tene­mos el apo­yo en el sen­ti­do de dig­ni­fi­car a nues­tro Pue­blo, pero nece­si­ta­mos que se con­cre­te, espe­cí­fi­ca­men­te que se pon­gan los recur­sos para el estu­dio, al menos que que­de espe­ci­fi­ca­do para el pre­su­pues­to del pró­xi­mo año. Es nece­sa­rio, es abso­lu­ta­men­te nece­sa­rio, por­que las his­to­rias no se sanan con la bue­na volun­tad se sanan con accio­nes y la dig­ni­fi­ca­ción de nues­tro Pue­blo es nece­sa­ria para Chile”.

Por su par­te, Ariel León Bacián, ase­sor de la orga­ni­za­ción Selk´nam, seña­la al eje­cu­ti­vo: “Soli­ci­ta­mos al Pre­si­den­te de la Repu­bli­ca, a la Minis­tra de Desa­rro­llo Social y a la Uni­dad de Coor­di­na­ción de Asun­tos Indí­ge­nas UAI, que ges­tio­nen el finan­cia­mien­to ade­cua­do para poder rea­li­zar la corres­pon­dien­te lici­ta­ción y así lle­var a cabo el estu­dio de carác­ter antro­po­ló­gi­co – his­tó­ri­co de rigor, que es reque­ri­do por el Sena­do y la Cáma­ra para deter­mi­nar la exis­ten­cia y el reco­no­ci­mien­to del Pue­blo Selk’nam, tal como ocu­rrió ante­rior­men­te para Dia­gui­tas, y pos­te­rior­men­te tam­bién para Chan­gos, pre­vio a su reco­no­ci­mien­to legal”.

El Pro­yec­to Ley fue apro­ba­do en la Cáma­ra de Dipu­tados y Dipu­tadas, en gene­ral y en par­ti­cu­lar en junio del año 2020, por 148 votos a favor y dos abs­ten­cio­nes, pro­pues­ta des­pa­cha­da al Sena­do el 24 de junio de 2020, Ofi­cio Nº 15.642, corres­pon­dien­te al bole­tín N° 12862 – 17, con una moción de los par­la­men­ta­rios: Jai­me Bello­lio, Gabriel Boric, Ama­ro Labra, Andrés Long­ton, Clau­dia Mix, Emi­lia Nuya­do, Jor­ge Rath­geb, Cami­la Rojas, Gabriel Sil­ber y Cris­tó­bal Urruticoechea.

Pue­blo Selk´nam: jus­ti­cia, memo­ria y reparación

Hema’ny Moli­na, expli­ca: “El geno­ci­dio u holo­caus­to selk­nam, se cono­ce a los hechos ocu­rri­dos entre la segun­da mitad del siglo XIX y las pri­me­ras déca­das del siglo XX con una polí­ti­ca de exter­mi­nio en con­tra de los selk­nam. Hoy, los sobre­vi­vien­tes, recla­man por ser reco­no­ci­dos, dete­nien­do inclu­so inten­tos legis­la­ti­vos has­ta el año 2019 por decla­rar­los como una “etnia extin­ta”, razón por la cual la Comu­ni­dad Ona Cova­don­ga y la Cor­po­ra­ción Selk´nam tuvie­ron que impul­sar el Pro­yec­to de Ley de reco­no­ci­mien­to, cali­fi­can­do el hecho pre­vio como un nue­vo geno­ci­dio, indi­cán­do­se al res­pec­to: “Noso­tros cree­mos que hubo un geno­ci­dio, pero no nos extin­guie­ron, esta­mos vivos”.

Moli­na Agre­ga: “La his­to­ria del Pue­blo Selk´nam se ha dado a cono­cer con mucho mis­ti­cis­mo, sin embar­go, la his­to­ria nues­tra es una his­to­ria cru­da, mucha más de lo que la gen­te se ima­gi­na. Des­de que pasó la pri­me­ra embar­ca­ción por Maga­lla­nes ya se vis­lum­bra un futu­ro bas­tan­te nefas­to para nosotros”

Sobre los ini­cios de las accio­nes sis­te­má­ti­cas de crí­me­nes y masa­cres, Moli­na comen­ta: “Ya en los 1800 comien­za la lle­ga­da de la fie­bre del oro, los bus­ca­do­res de oro, que eran hom­bres que come­tie­ron gra­ves abu­sos en con­tra de las muje­res. A par­tir de ese tiem­po ya comien­za el mes­ti­za­je for­zo­so den­tro de los espa­cios Selk´nam. Lue­go lle­ga la gana­de­ría ovi­na y con ella el holo­caus­to para nues­tro Pue­blo, pues­to que lamen­ta­ble­men­te, lle­ga­ron atro­pe­llan­do, ponien­do cer­cas, hacien­do cace­rías huma­nas y lo más tris­te de todo que esto no fue hace siglos atrás, fue de 1880 en ade­lan­te y es bajo la res­pon­sa­bi­li­dad del Esta­do chi­leno, quien ava­ló, calló y fue cóm­pli­ce dan­do un poder abso­lu­to a los colo­nos de la épo­ca quie­nes toma­ron este poder con mucha vio­len­cia, con una polí­ti­ca de exter­mi­nio, fue un geno­ci­dio. Afor­tu­na­da­men­te esta polí­ti­ca de exter­mi­nio final­men­te no tuvo éxito”.

“Toda la can­ti­dad de niños que salie­ron y muje­res jóve­nes que fue­ron saca­das de for­ma for­zo­sa para el comer­cio sexual, para el tra­ba­jo domés­ti­co, lle­va­dos a sali­tre­ras, mine­ras, como mari­nos mer­can­tes, entre otras, sien­do mucha gen­te la que salió que nun­ca hubo mayor regis­tro. Uno de los pocos regis­tros que tene­mos como prue­ba de esto, son los ante­ce­den­tes de los vejá­me­nes en un jui­cio que se desa­rro­lló en Maga­lla­nes, el que duró bas­tan­te tiem­po pero no tuvo cul­pa­bles ni con­de­na­dos, sin embar­go que­da la prue­ba escri­ta, que­dan los tes­ti­mo­nios que dan fe de los acon­te­ci­mien­tos horri­bles que suce­die­ron”, seña­la Molina.

La pre­si­den­ta de la Cor­po­ra­ción Selk´nam, Hema’ny Moli­na, sobre el pre­sen­te, indi­ca: “Hoy en día somos las fami­lias de esos sobre­vi­vien­tes los que a tra­vés de los años for­ma­mos la comu­ni­dad indí­ge­na Cova­don­ga Ona y tra­ba­ja­mos por nues­tros dere­chos a tra­vés del bra­zo jurí­di­co que es la Cor­po­ra­ción Selk´nam Chi­le, quie­nes ingre­sa­mos el 2019 un pro­yec­to de Ley para que nues­tro Pue­blo sea inte­gra­do a la Ley Indí­ge­na, el que fue apro­ba­do por una amplia mayo­ría, con una moción trans­ver­sal de ban­ca­das polí­ti­cas que hay y esta­mos dete­ni­dos hoy en día en una espe­cie de cue­llo de bote­lla por­que, se soli­ci­tó un estu­dio que es el mis­mo para el Pue­blo Dia­gui­ta y Pue­blo Chan­go para ser inte­gra­do a la Ley.

Ver Video

Selk­nam: el pue­blo extin­to de la Patagonia

El Esta­do de Chi­le, sin duda, tie­ne una gran deu­da his­tó­ri­ca con los indí­ge­nas del terri­to­rio nacio­nal y, pro­ba­ble­men­te, aún mayor con el pue­blo selk­nam, extin­tos de for­ma trá­gi­ca de Tie­rra del Fuego.

Pre­sen­tes en ese terri­to­rio por unos 10 mil años y tam­bién cono­ci­dos como onas, los selk­nam fue­ron nóma­des y su acti­vi­dad prin­ci­pal de super­vi­ven­cia fue la caza de aves y tam­bién, fun­da­men­tal­men­te, de ani­ma­les terres­tres. Su ali­men­ta­ción no solo se limi­ta­ba a la car­ne, sino que se com­ple­men­ta­ba con la reco­lec­ción de hier­bas, hon­gos, fru­tos y otras raí­ces silvestres.

Esti­lo de vida

La estruc­tu­ra social de los selk­nam se basó en el patriar­ca­do, orga­ni­zán­do­se en núcleos fami­lia­res y sien­do mayo­ri­ta­ria­men­te monó­ga­mos (sin obviar el hecho de que un hom­bre sí podía tener dos muje­res). Los hom­bres eran de ele­va­da esta­tu­ra y bas­tan­te robus­tos, mien­tras que las muje­res eran más bajas. Todos tenían que depi­lar­se y man­te­ner vello sólo en la cabellera.

Ade­más, se pin­ta­ban los cuer­pos para pro­te­ger­se de las dis­tin­tas con­di­cio­nes cli­má­ti­cas, pero tam­bién para demos­trar el esta­do de áni­mo en que se encon­tra­ban. Des­ta­có como ves­ti­men­ta carac­te­rís­ti­ca una lar­ga capa de piel de gua­na­co, que col­ga­ba des­de sus cue­llos has­ta las rodillas.

De for­ma muy crea­ti­va, las muje­res selk­nam ador­na­ban sus cue­llos con colla­res de con­chas y de hue­sos de ave. Ellas tam­bién uti­li­za­ban una espe­cie de delan­tal que les cubría des­de las rodi­llas has­ta la zona por deba­jo de los senos.

Prác­ti­ca­men­te toda su ves­ti­men­ta era con­fec­cio­na­da en piel de gua­na­co. De hecho, así lo hicie­ron con los zapa­tos, los cua­les cosían con los pelos hacia afuera.

Espi­ri­tua­li­dad

El pue­blo Selk­nam creía en cha­ma­nes y sabios, quie­nes ejer­cie­ron una espe­cie de lide­raz­go reli­gio­so jerár­qui­co: los adul­tos tenían auto­ri­dad sobre los más jóve­nes. En el caso de los pri­me­ros, éstos lle­ga­ban a con­ver­tir­se en cha­ma­nes siem­pre y cuan­do fue­ran apren­di­ces de otro gru­po de ellos. Y cuan­do se trans­for­ma­ban en uno, reci­bían un poder cono­ci­do como wáiu­win, el que uti­li­za­ban en tiem­pos de caza y tam­bién de guerra.

Este pue­blo, creía en un espí­ri­tu supe­rior, ante­rior al tiem­po y que deno­mi­na­ban como el “ser que está allá arri­ba”, su nom­bre era Timáu­kel.

El geno­ci­dio selknam

Más allá de una his­to­ria y tra­di­cio­nes que pare­cen típi­cas, este pue­blo pade­ció de una de las peo­res extin­cio­nes masi­vas. El geno­ci­dio selk­nam se dio cuan­do a Tie­rra del Fue­go comen­za­ron a lle­gar los colo­ni­za­do­res euro­peos y chilenos.

Estos nun­ca acep­ta­ron la sobe­ra­nía de los onas, quie­nes inten­ta­ron resis­tir­se a la inva­sión des­tru­yen­do las alam­bra­das que los foras­te­ros ins­ta­la­ron para divi­dir el terri­to­rio. No tuvie­ron éxi­to en su come­ti­do, con­fi­gu­rán­do­se la des­apa­ri­ción de su raza.

Los extran­je­ros lle­ga­ron a ofre­cer una libra ester­li­na por cada nati­vo ase­si­na­do. Para pro­bar que se había mata­do a uno, debían lle­var una ore­ja o mano como prue­ba. Los pocos sobre­vi­vien­tes fue­ron depor­ta­dos a Isla Daw­son o Río Gran­de, don­de misio­nes sale­sia­nas se hicie­ron car­go de ellos.

Los selk­nam, aún presentes

Esta cruel for­ma de eli­mi­nar al pue­blo selk­nam se des­co­no­ció por mucho tiem­po. Por lo mis­mo, algu­nos his­to­ria­do­res (jun­to con polí­ti­cos, docen­tes e inte­lec­tua­les), revi­vie­ron la lucha por rei­vin­di­car su his­to­ria. El prin­ci­pal obs­tácu­lo en este come­ti­do, es el cos­to que se pudie­se ori­gi­nar al Esta­do, toman­do en cuen­ta even­tua­les indem­ni­za­cio­nes a los des­cen­dien­tes por la des­apa­ri­ción de esta etnia, ya que el geno­ci­dio selk­nam se con­si­de­ra un deli­to de lesa huma­ni­dad y por tan­to, no prescribe.

Pese a su tris­te his­to­ria, la hue­lla de los selk­nam per­sis­te en la Pata­go­nia: el fan­tas­ma de su rica cul­tu­ra, su pací­fi­ca orga­ni­za­ción y la rique­za del entorno natu­ral en que habi­ta­ban, el cual aún posee reco­dos inexplorados.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *