Perú. Entre el lim­bo y la segun­da independencia

Por Bár­ba­ra Ester Mora­ña, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de junio de 2021.

A un mes de la asun­ción de un nue­vo pre­si­den­te, las auto­ri­da­des elec­to­ra­les siguen sin pro­cla­mar al gana­dor, por las pre­sio­nes y chi­ca­nas del fujimorismo.

La vic­to­ria de Pedro Cas­ti­llo ha sido inusi­ta­da, pero más aún lo son las reper­cu­sio­nes que ha des­ata­do. Las elec­cio­nes de segun­da vuel­ta se rea­li­za­ron el 6 de junio, el con­teo se demo­ró has­ta el 15 de junio cuan­do la Ofi­ci­na Nacio­nal de Pro­ce­sos Elec­to­ra­les (ONPE) cul­mi­nó la tota­li­dad del escru­ti­nio en el que Pedro Cas­ti­llo aven­ta­jó a su rival por una dife­ren­cia de 0,23% de los votos. El fuji­mo­ris­mo recu­rrió a todo tipo de arti­lu­gios, des­co­no­cien­do y modi­fi­can­do las reglas del jue­go sobre la mar­cha. En pri­mer lugar, el Jura­do Nacio­nal de Elec­cio­nes (JNE) alar­gó la fecha para pre­sen­tar pedi­dos de nuli­dad de actas. Cuan­do el JNE se encon­tra­ba ana­li­zan­do más de la mitad de las impug­na­cio­nes, sin encon­trar jus­ti­fi­ca­ti­vos y sien­do esta la últi­ma ins­tan­cia para la pro­cla­ma­ción del gana­dor, se pre­sen­tó una nue­va juga­da: la renun­cia de uno de sus miembros.

La sor­pre­si­va renun­cia de Luis Arce Cór­do­va, miem­bro titu­lar del Pleno del JNE, impe­día el quó­rum nece­sa­rio para cul­mi­nar su pro­ce­so de revi­sión, de por sí extra­or­di­na­rio. La renun­cia es incons­ti­tu­cio­nal, el artícu­lo 16 de la Ley Orgá­ni­ca Elec­to­ral impi­de que sus miem­bros renun­cien en medio de un pro­ce­so elec­to­ral en cur­so. Aún así, pre­sen­tó su “decli­na­ción irre­vo­ca­ble” al car­go. Arce se encuen­tra acu­sa­do por el pre­sun­to deli­to de orga­ni­za­ción cri­mi­nal en el caso Los Cue­llos Blan­cos del Puer­to, las acu­sa­cio­nes son por cohe­cho y el trá­fi­co de influen­cias, pre­ci­sa­men­te este caso es el que lo vin­cu­la con la pre­sun­ta orga­ni­za­ción cri­mi­nal que enca­be­zó Kei­ko para rea­li­zar actos de intro­mi­sión en el apa­ra­to esta­tal, el Poder Judi­cial, el Minis­te­rio Públi­co, el des­apa­re­ci­do Con­se­jo Nacio­nal de la Magis­tra­tu­ra y la ONPE. El JNE final­men­te deci­dió sus­pen­der al magis­tra­do por pre­sen­tar con­flic­to de intere­ses a favor de Fuer­za Popu­lar, el par­ti­do Kei­ko. En la noche del jue­ves el fis­cal supre­mo Víc­tor Rodrí­guez Mon­te­za –tam­bién inves­ti­ga­do en el caso de los Cue­llos Blan­cos del Puer­to- fue desig­na­do en sus­ti­tu­ción de Arce. De esta mane­ra, el Pleno del JNE vuel­ve a tener los miem­bros que nece­si­ta para funcionar.

La bata­lla por impe­dir pro­cla­mar a Cas­ti­llo como pre­si­den­te el 28 de julio tam­bién recu­rrió a ope­ra­cio­nes psi­co­so­cia­les para ins­ta­lar el temor a un gol­pe de Esta­do. Para ello ha recu­rri­do a la pre­sen­ta­ción de una misi­va –supues­ta­men­te de las FF. AA. – lue­go des­men­ti­do por el Minis­te­rio de Segu­ri­dad, que ter­mi­nó sien­do pro­duc­to de un gru­po de mili­ta­res reti­ra­dos. Del mis­mo modo, otros líde­res polí­ti­cos de ultra dere­cha, pre­sen­ta­do­res de T. V. y el pro­pio Var­gas Llo­sa han inten­ta­do pro­mo­ver sin éxi­to el gol­pis­mo. A dife­ren­cia de Boli­via, Fuji­mo­ri no tie­ne apo­yo para rea­li­zar un gol­pe de Esta­do: los orga­nis­mos obser­va­do­res inter­na­cio­na­les ava­la­ron la trans­pa­ren­cia de los comi­cios y has­ta la Admi­nis­tra­ción de Joe Biden – quien tam­bién fue víc­ti­ma del enca­pri­cha­mien­to de su adver­sa­rio- reco­no­ció las elec­cio­nes como trans­pa­ren­tes y justas.

Tal vez el últi­mo car­tu­cho del fuji­mo­ris­mo sea el Con­gre­so, pre­ci­sa­men­te la ins­ti­tu­ción que des­ató esta lar­ga cri­sis de 5 años. Fuer­za Popu­lar jun­to a otras tres ban­ca­das pre­sen­tó una moción de cen­su­ra con­tra su pro­pia Mesa Direc­ti­va para desig­nar en su lugar a repre­sen­tan­tes afi­nes. La opción es deses­pe­ra­da: vacar a la Pre­si­den­ta del Con­gre­so, lue­go vacar al actual Pre­si­den­te, Fran­cis­co Sagas­ti, y lle­gar al Eje­cu­ti­vo para des­co­no­cer los resul­ta­dos y con­vo­car nue­vos comi­cios. Los moti­vos de Kei­ko Fuji­mo­ri son genui­nos, su derro­ta elec­to­ral la pri­va de la inmu­ni­dad nece­sa­ria para evi­tar la cár­cel. En medio, el enquis­ta­mien­to de la mafia fuji­mo­ris­ta en las ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas se deve­ló ante los ojos del mun­do. Has­ta el momen­to no ha habi­do nin­gún caso des­de el fin del últi­mo gobierno mili­tar hace más de 40 años en que no se haya pro­cla­ma­do a tiem­po al pre­si­den­te elec­to, la fecha no podría ser más sim­bó­li­ca ya que Cas­ti­llo, lue­go de un lar­go peri­plo, asu­mi­rá en el bicen­te­na­rio de la independencia.

fuen­te: Tiempoar

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *