Argen­ti­na. Des­igual­da­des, vacu­nas len­tas y défi­cits sani­ta­rios se pagan

Por Juan Guahán, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de junio de 2021.

Tan­ta des­igual­dad, pro­ble­mas de vacu­na­ción y défi­cits sani­ta­rios no salen gra­tis, los esta­mos pagan­do en vidas huma­nas. Elec­cio­nes: La con­sig­na “Meter pla­ta en el bol­si­llo de la gen­te”: ¿alcan­za­rá…? Pagan­do las “deu­das” y zig­za­guean­do en mate­ria de polí­ti­ca inter­na­cio­nal.  

Due­le escri­bir estas líneas, pare­cen repe­ti­ti­vas, no qui­sie­ra hacer­lo, pero con­si­de­ro que lo peor es callarlo.

Los datos son con­clu­yen­tes, las cifras del COVID que exhi­ben Argen­ti­na y los paí­ses de Nues­tra Amé­ri­ca son malos, en algu­nos casos de los peo­res del pla­ne­ta. En esta región se están pro­du­cien­do las tasas de mor­ta­li­dad dia­rias más altas. Solo uno de cada 20 pobla­do­res de la tie­rra resi­de en la región lati­no­ame­ri­ca­na; pero uno de cada 4 de los falle­ci­mien­tos que ‑en estos días se están pro­du­cien­do- resi­de en esta zona.

Den­tro de los 10 paí­ses que tie­nen los peo­res núme­ros del pla­ne­ta 7 (Argen­ti­na, Bra­sil, Colom­bia, Ecua­dor, Méxi­co, Para­guay y Perú) pro­vie­nen de esta zona.

Los datos de la Argen­ti­na son sufi­cien­te­men­te cla­ros. Las esta­dís­ti­cas, que fue­ron uno de los refu­gios don­de más cómo­do se sen­tía el Pre­si­den­te en sus pre­sen­ta­cio­nes tele­vi­si­vas en los ini­cios de la pan­de­mia, aho­ra le jue­gan en con­tra. En efec­to, en nues­tro país habi­ta el 0,57% de la pobla­ción del pla­ne­ta, pero allí –según datos de la sema­na pasa­da- se pro­du­jo el 2,27% de las muer­tes tota­les por COVID. En los ini­cios de la pan­de­mia –abril 2020- el Pre­si­den­te sos­te­nía, para jus­ti­fi­car su polí­ti­ca: “Pre­fie­ro un 10% más de pobres y no 100 mil muer­tos”. Hoy esta­mos en camino a ambos extre­mos, el cre­ci­mien­to de la pobre­za y el temi­do núme­ro de fallecidos.

Cabe pre­gun­tar­se por las cau­sas de esos núme­ros. Los pro­ble­mas con la vacu­na­ción, las des­igual­da­des socia­les y los défi­cits sani­ta­rios pare­cen estar a la cabe­za de sus causales.

LOS PROBLEMAS VACUNATORIOS

Nues­tro país, con el 33,5% de la pobla­ción vacu­na­da con la pri­me­ra dosis y 8,5% de la segun­da, figu­ra en el pues­to 48 de los índi­ces mun­dia­les sobre vacu­na­ción. Ante la gran dife­ren­cia entre los vacu­na­dos entre 1° y 2° dosis, la Minis­tra de Salud, Car­la Viz­zot­ti, anun­ció que se estu­dia com­bi­nar vacu­nas para mejo­rar el sumi­nis­tro de la 2° dosis, par­ti­cu­lar­men­te de la 2° dosis de la Sput­nik V, que es “com­ple­men­ta­ria” y no “refuer­zo” de la 1°. En la Sput­nik el défi­cit entre la apli­ca­ción de una y otra dosis es de 6 millo­nes de vacu­nas y el gobierno de Rusia aca­ba de avi­sar que su prio­ri­dad es la vacu­na­ción de su pro­pia pobla­ción, rati­fi­can­do su volun­tad de cum­plir con los com­pro­mi­sos asumidos.

El gobierno argen­tino está pagan­do el pre­cio de no haber pres­ta­do la sufi­cien­te aten­ción a la geo­po­lí­ti­ca que hay detrás de la ven­ta y dis­tri­bu­ción de las vacu­nas. Por momen­tos cre­yó que todo era más sen­ci­llo. Tra­tó –correc­ta­men­te- de con­se­guir vacu­nas don­de se pudie­ra. Pero el mun­do es un poco más com­ple­jo y olvi­dó que la Astra-Zéne­ca es pro­du­ci­da por un labo­ra­to­rio Inglés, que la Pfi­zer res­pon­de a los intere­ses nor­te­ame­ri­ca­nos, que la Sput­nik V y las Sinopharm y Sino­vac tie­nen igual­men­te por detrás a los gobier­nos de Rusia y Chi­na. Aun­que se pre­ten­da negar­lo, no hay dudas que estas barre­ras geo­po­lí­ti­cas de raíz ideo­ló­gi­ca y de poder exis­ten y están fun­cio­nan­do. Así es como ‑por ejem­plo- la Unión Euro­pea no reco­no­ce, has­ta el día de hoy, a la Sput­nik V. Eso gene­ra varia­dos pro­ble­mas que habrá que ver cómo la evo­lu­ción de la situa­ción va resol­vien­do. Eso expli­ca que una de las vacu­nas cuba­nas lle­ve por nom­bre “Sobe­ra­na”. Nues­tros deca­den­tes gobier­nos, des­de hace años, no pien­san en la nece­si­dad de tal soberanía. 

LAS DESIGUALDADES SOCIALES

Es común escu­char que “Esta región es la más des­igual del pla­ne­ta”. Esto es así, en tér­mi­nos generales.

Dicha afir­ma­ción se fun­da­men­ta en la rela­ción exis­ten­te entre nues­tros saquea­dos o blo­quea­dos paí­ses y los reco­no­ci­dos como “desa­rro­lla­dos”. Una situa­ción, aún más gra­ve, se da al inte­rior de cada una de nues­tras sociedades.

Si bien la acti­tud de algu­nos gru­pos o per­so­nas irres­pon­sa­bles favo­re­ce la cir­cu­la­ción del virus, es obvio que la masa de tra­ba­ja­do­res que viven de chan­gas hace impres­cin­di­ble que sal­gan a tra­ba­jar y ello faci­li­ta los con­ta­gios, agra­va­dos en las per­so­nas mal alimentadas. 

Orga­nis­mos inter­na­cio­na­les, como PNUD y CEPAL, ava­lan la exis­ten­cia de esta ten­den­cia en mate­ria de dife­ren­cia de ingre­sos. Obvia­men­te que las carac­te­rís­ti­cas del mode­lo eco­nó­mi­co actual gene­ran las con­di­cio­nes para que se den estas dis­pa­ri­da­des que lue­go se tras­la­dan a la vida coti­dia­na. Joseph Sti­glitz, ‑el men­ta­do eco­no­mis­ta- padrino del actual Minis­tro de Eco­no­mía, Mar­tín Guz­mán, seña­la que «un alto nivel de des­igual­dad eco­nó­mi­ca crea sis­te­mas polí­ti­cos que ayu­dan a per­pe­tuar esa eco­no­mía». Da la impre­sión que Guz­mán no escu­cha esa adver­ten­cia de su maestro. 

LA SITUACIÓN SANITARIA

En lo que hace a la cues­tión sani­ta­ria habría que con­si­de­rar dos cues­tio­nes: El sis­te­ma de salud pre­ce­den­te a esta pan­de­mia y las res­pues­tas pro­por­cio­na­das a la misma.

El sis­te­ma de salud argen­tino es caro y poco efi­cien­te. Un par de datos indi­can que, según la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS), nues­tros gas­tos en salud ‑per cápi­ta- son supe­rio­res a los que tie­nen los veci­nos Chi­le y Uru­guay. Sin embar­go, los resul­ta­dos –por ejem­plo- en mate­ria de mor­ta­li­dad infan­til y mater­na, en esos paí­ses son mucho mejo­res que los nues­tros. La reali­dad pare­ce con­fir­mar que recur­sos des­ti­na­dos a salud ‑en la Argen­ti­na- se van por inson­da­bles agujeros.

En cuan­to al tra­ta­mien­to sani­ta­rio de la pan­de­mia, ella tuvo ‑en la pri­me­ra olea­da- una efi­caz res­pues­ta, evi­den­cia­da en un mejo­ra­mien­to de la infra­es­truc­tu­ra y la capa­ci­ta­ción del per­so­nal afec­ta­do al sis­te­ma de salud. No pasó lo mis­mo ante la segun­da olea­da. Los com­pro­mi­sos ante los orga­nis­mos finan­cie­ros deman­da­ban un pre­su­pues­to con el menor défi­cit posi­ble. Eso hizo que prác­ti­ca­men­te no hubie­ra pre­vi­sio­nes para esta segun­da olea­da, a pesar de saber –por el pre­vio invierno euro­peo- de su lle­ga­da. Eso, más las modi­fi­ca­cio­nes en las cepas que lle­ga­ron, hizo que el núme­ro de falle­ci­dos cre­cie­ra y que se pro­du­je­ra una noto­ria reduc­ción en la edad pro­me­dio de con­ta­gia­dos y muertos.

Res­pec­to al sis­te­ma de salud exis­ten­te al momen­to de ini­ciar­se la pan­de­mia cabe des­ta­car un hecho que se pro­fun­di­zó con la ins­ta­la­ción de este virus. Se tra­ta del desin­te­rés de gran par­te del Esta­do por la aten­ción pri­ma­ria. Es allí don­de la salud tie­ne que ver con la pre­ven­ción. Es el sec­tor de salud que, más fácil­men­te, podría ser admi­nis­tra­do por la pro­pia comu­ni­dad. Pero, por la pre­sión de médi­cos y labo­ra­to­rios, ese sec­tor se sigue aban­do­nan­do. Esta pan­de­mia hubie­ra podi­do con­tri­buir a su relan­za­mien­to. Allí podrían haber­se mejo­ra­do las con­di­cio­nes físi­cas de la infra­es­truc­tu­ra e ins­ta­lar­se los vacu­na­to­rios y pres­tar­se las tareas de aten­ción inme­dia­ta. De ese modo se hubie­ra evi­ta­do la ten­ta­ción de poli­ti­zar los luga­res don­de se admi­nis­tra la vacu­na y hubie­ra ayu­da­do a redu­cir la pre­sión sobre los hos­pi­ta­les y demás efec­to­res. Pero es muy poco lo hecho en esa direc­ción y eso tam­bién lo esta­mos pagan­do con vidas huma­nas y en el ago­ta­mien­to del con­jun­to del per­so­nal sanitario.

ELECCIONES, PAGO POR “DEUDAS”, MÁS CONSUMO Y POLÍTICA INTERNACIONAL

Ante los ini­cios de la cam­pa­ña elec­to­ral, el gobierno no tie­ne mar­gen para come­ter muchos erro­res. Resol­ver la cues­tión de las vacu­nas; acti­var el mer­ca­do; poner pla­ta en el bol­si­llo de la gen­te; evi­tar que se le esca­pe el dólar o la infla­ción; mos­trar­se ante los acree­do­res como un buen admi­nis­tra­dor, son difí­ci­les tareas. Algu­nos obje­ti­vos, para sus nece­si­da­des elec­to­ra­les, apa­re­cen como con­tra­dic­to­rios. Habrá que ver cómo hace para compaginarlos.

Evi­tan­do los ries­gos (elec­to­ra­les) de algún cam­bio de polí­ti­ca, en mate­ria de pagos de las “deu­das” que nos recla­man des­de los cen­tros de poder, el gobierno logró que los arre­glos con el FMI pasen para el pró­xi­mo año. Algo más com­ple­ja se pre­sen­ta­ba la situa­ción res­pec­to al ven­ci­mien­to ya pro­du­ci­do con el Club de París. El default que tenía como últi­ma fecha al mes de Julio se evi­tó median­te una nego­cia­ción y el pago de 430 millo­nes de dóla­res. Sali­mos del pro­ble­ma pagan­do… como siem­pre! De ese modo la pla­ta que entra, en este caso por las expor­ta­cio­nes del cam­po, sale rápi­da­men­te hacia las arcas del poder finan­cie­ro mun­dial. De gene­rar empleo con las nece­sa­rias inver­sio­nes… ¡ni hablar! Para ese sec­tor solo está el asis­ten­cia­lis­mo de los lla­ma­dos “pla­nes sociales

Res­pec­to a las difi­cul­ta­des para lograr ‑con estas polí­ti­cas eco­nó­mi­cas- los votos nece­sa­rios, el gobierno tie­ne la res­pues­ta a la que nos tie­ne acos­tum­bra­do. Es la que pro­mue­ven bajo el lema de: “Meter pla­ta en el bol­si­llo de la gen­te”. Ésta cada vez dura menos y pasa­das las elec­cio­nes vol­ve­mos a lo de siem­pre. Así se cons­tru­ye la deca­den­cia Argen­ti­na. Se tra­ta de esti­mu­lar el con­su­mo, aun­que este sea efí­me­ro y nos ter­mi­ne dejan­do peor que antes. Ante la fal­ta de volun­tad polí­ti­ca de pro­du­cir trans­for­ma­cio­nes reales, como ya fue seña­la­do res­pec­to al pago de las “deu­das” que nos recla­man. Se ape­la a res­pues­tas efec­tis­tas e inme­dia­tas, dejan­do sin modi­fi­car a los pro­ble­mas estruc­tu­ra­les y de lar­go plazo. 

Para los tra­ba­ja­do­res en blan­co espe­ran apro­ve­char la regla­men­ta­ción del Míni­mo No Impo­ni­ble de Ganan­cias, ele­va­do a 150 mil pesos. Para la otra mitad, que vive de chan­gas, habrá algún bono o algo más modes­to que el IFE del año pasa­do. Para todos, como un sím­bo­lo de la lucha con­tra la infla­ción, con­fían en que se pue­da vol­ver al “asa­di­to” ‑median­te el tema de los pre­cios máxi­mos para 7 cor­tes popu­la­res- aun­que sea por un tiem­pi­to. Es bueno recor­dar que el con­su­mo de car­ne pasó, en dos años, de 69 a 49 kilo­gra­mos anua­les per cápita.

El zig­za­gueo, en polí­ti­ca inter­na­cio­nal, es el modo que tie­ne el gobierno para abor­dar esta cues­tión. De esa mane­ra se mue­ve en la polí­ti­ca inter­na­cio­nal. Mejo­ra las rela­cio­nes con Euro­pa, man­tie­ne los fuer­tes víncu­los eco­nó­mi­cos con Chi­na y Rusia y per­ma­ne­ce aten­to al giro que Joseph Biden le quie­re dar a la polí­ti­ca de EEUU en esta región, siem­pre ava­lan­do la situa­ción que nos encon­tra­mos en el “área de influen­cia” de esa poten­cia del Norte.

La polí­ti­ca de Biden des­can­sa sobre dos pila­res: Uno, que no se rom­pa la con­ti­nui­dad ins­ti­tu­cio­nal en la región, aun­que para ello haya que repri­mir tor­tu­ran­do y ase­si­nan­do, como ocu­rre en Colom­bia, o vio­len­tan­do la volun­tad popu­lar, como lo están inten­tan­do en Perú. El otro pilar es con­te­ner la cre­cien­te influen­cia chi­na y rusa en la región.

Den­tro de esos pará­me­tros y pro­cu­ran­do res­pon­der a su crí­ti­ca situa­ción tra­ta de mover­se el gobierno argentino. 

En ese sen­ti­do Ser­gio Mas­sa es la expre­sión de la polí­ti­ca más cer­ca­na a los EEUU, del mis­mo modo que el cris­ti­nis­mo sin­te­ti­za las posi­cio­nes y accio­nes más pró­xi­mas a Chi­na y Rusia. El apo­yo al pro­gre­sis­mo es uno de los pun­tos de con­fluen­cia de ambas polí­ti­cas y es la que le per­mi­te a Alber­to pre­sen­tar­se como una posi­bi­li­dad de diá­lo­go entre los EEUU y este tipo de gobier­nos o líde­res polí­ti­cos del sur de la región. Esa fue la pro­pues­ta que lle­vó y acor­dó Mas­sa en su recien­te viaje.

De allí que este zig­za­gueo es el efec­to lógi­co de los con­tra­dic­to­rios obje­ti­vos e intere­ses de nues­tro país en la actual coyun­tu­ra internacional.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *