Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Liber­ta­rios (y 4). Ultra­li­be­ra­lis­mo de masas. Peli­gro­sos bufones

Por Miguel Maz­zeo*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 de junio de 2021. 

Es que la socie­dad bur­gue­sa sólo superó la ser­vi­dum­bre y el escla­vis­mo inte­rio­ri­zán­do­los. Hoy hay más escla­vos y sier­vos que en la Anti­güe­dad y en la Edad Media. Ludo­vi­co Sil­vam Filo­so­fía de la ocio­si­dad

En la últi­mas déca­das, como nun­ca el antes, el desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo ha con­tri­bui­do a con­so­li­dar el impe­rio del feti­chis­mo. Los per­de­do­res y las per­de­do­ras asu­men el pun­to de vis­ta de la ganan­cia y que­dan cie­gos y cie­gas para la explo­ta­ción, la plus­va­lía, la repre­sión. Los y las de aba­jo repro­du­cen (repro­du­ci­mos) la lógi­ca de los y las de arri­ba, habi­tan (habi­ta­mos) absor­tos y absor­tas den­tro de la hege­mo­nía bur­gue­sa. Al decir de Chris­tian Ferrer: “las víc­ti­mas se han acos­tum­bra­do a cola­bo­rar con su des­gra­cia y repro­du­cen el meca­nis­mo gira­to­rio del infor­tu­nio”.1 Los des­he­re­da­dos y las des­he­re­da­das hablan el idio­ma del anti­co­mu­nis­mo gené­ri­co, la len­gua mis­ma del opre­sor. Un anti­co­mu­nis­mo gené­ri­co que adquie­re sen­ti­dos abier­ta­men­te anticomunitarios.

Amplios sec­to­res de cla­ses popu­la­res, los y las inte­lec­tua­les (en un sen­ti­do exten­so), han per­di­do la capa­ci­dad de indig­nar­se fren­te al poder y su osten­ta­ción por par­te de las cla­ses dominantes.

Hace 50 años había un cán­ti­co de la mili­tan­cia popu­lar que reza­ba: “¡qué lin­do, qué lin­do, qué lin­do qué va a ser, el Hos­pi­tal de niños en el She­ra­ton Hotel! El She­ra­ton y todo lo que sig­ni­fi­ca­ba remi­tía a una reali­dad into­le­ra­ble para muchas semióti­cas sim­bó­li­cas que invo­ca­ban expro­pia­cio­nes jus­ti­cie­ras. Hoy, Nor­del­ta (para citar un caso entre muchos) pare­ce total­men­te acep­ta­do, prác­ti­ca­men­te natu­ra­li­za­do, como si se tra­ta­ra de un dato más del pai­sa­je don­de se alter­nan cam­pos de Golf y barrios cerra­dos con barrios popu­la­res, villas y asen­ta­mien­tos precarios.

Lo sabe­mos: entre el She­ra­ton Nor­del­ta median un geno­ci­dio, unos pro­ce­sos de elec­to­ra­li­za­ción y de pre­ca­ri­za­ción que hicie­ron su tra­ba­jo de zapa, espe­cial­men­te en la socie­dad civil popu­lar. En todos estos años la socie­dad argen­ti­na fue some­ti­da a diver­sos refor­ma­teos abe­rran­tes. ¡Cuán­to han avan­za­do las “for­ma­cio­nes de poder” en las artes de disi­mu­lar su pro­pio fun­cio­na­mien­to! ¡Cuán­to se han modi­fi­ca­do las rela­cio­nes socia­les, las sub­je­ti­vi­da­des polí­ti­cas, el len­gua­je! ¡Cuán­to han cam­bia­do las for­mas de pen­sar y sen­tir! ¡Cuán­to se ha per­fec­cio­na­do la maqui­na­ria de la cul­tu­ra de masas del capitalismo!

¿Algo, algu­na vez, ya sean pro­ce­sos lar­gos y sote­rra­dos o acon­te­ci­mien­tos intem­pes­ti­vos, podrá res­ti­tuir­nos colec­ti­va­men­te el sen­ti­mien­to de indig­na­ción fren­te a tama­ñas injus­ti­cias? ¿Qué pra­xis hará posi­ble el dis­lo­ca­mien­to de los valo­res socia­les domi­nan­tes y fre­na­rá el pro­ce­so de des­hu­ma­ni­za­ción? ¿Qué pra­xis podrá devol­ver­nos la auto­no­mía telética?

El odio se cla­se se ha tor­na­do uni­la­te­ral. Las cla­ses domi­nan­tes, los ricos, los “che­tos”, odian la pre­ca­rie­dad. Odian a los y las pobres. Y no les temen. Ni siquie­ra quie­ren pagar los cos­tos de la anes­te­sia o de la ges­tión ralen­ti­za­da de la muer­te, los trans­fie­ren hacía aba­jo. Des­de ese odio (que los cohe­sio­na), des­de expre­sio­nes car­ga­das de vio­len­cia, con­vo­can a diver­sos sec­to­res de las cla­ses subal­ter­nas: a las cla­ses medias que poco a poco viran de la apa­tía a la mal­dad. Sin estas con­di­cio­nes gene­ra­les, sin los arrai­gos tan pro­fun­dos e inal­te­ra­dos del neo­li­be­ra­lis­mo, los liber­ta­rios no ten­drían eco en nues­tra sociedad.

Por eso es nece­sa­rio poli­ti­zar la super­vi­ven­cia. Poli­ti­zar la vul­ne­ra­bi­li­dad. Poli­ti­zar el ham­bre. Recons­truir un len­gua­je de con­fluen­cia social por aba­jo: mitos, terri­to­rios. Para con­tra­rres­tar la ato­mi­za­ción y la ciu­da­da­nía bucho­na, con­tri­bu­yen­te, con­su­mi­do­ra y usua­ria (una ver­da­de­ra anti-ciu­da­da­nía). Para no con­fun­dir las polí­ti­cas públi­cas del sub­sis­ten­cia­lis­mo con­te­ne­dor, cari­ta­ti­vo, con una polí­ti­ca popu­lar. Para hacer que el ham­bre se con­vier­ta en antro­po­fa­gia. Para que los y las que no tie­nen nada que per­der vuel­van a ser peli­gro­sos y peligrosas.

El tra­ba­jo acre­cien­ta cada vez más el poder que lo domi­na y lo sojuz­ga, mien­tras enri­que­ce el mun­do bur­gués, empo­bre­ce su pro­pio mun­do (mate­rial, social y cul­tu­ral). Las cone­xio­nes socia­les cada vez más apa­re­cen como medio para lograr fines pri­va­dos. En ple­na cri­sis sis­té­mi­ca, los meca­nis­mos repro­duc­ti­vos de los idea­les bur­gue­ses (jun­to con la pro­duc­ción de los suje­tos por los obje­tos) han adqui­ri­do una efi­ca­cia iné­di­ta, un per­ver­so auto­ma­tis­mo. La máqui­na de opre­sión fun­cio­na a pleno. Solo a tra­vés de la impo­si­ción de estas con­di­cio­nes el capi­ta­lis­mo podrá seguir disi­mu­lan­do su esen­cial incom­pa­ti­bi­li­dad con la demo­cra­cia y la humanidad.

Enton­ces, no debe­mos come­ter el error de sub­es­ti­mar a los liber­ta­rios. Aspi­ran al ultra­li­be­ra­lis­mo de masas y cuen­tan para ello con un basa­men­to social pre­fa­bri­ca­do, sufi­cien­te­men­te mode­la­do, más exac­ta­men­te: mani­pu­la­do. Esa par­te de la socie­dad más auto-refe­ren­cial y más ais­la­da en su pro­pia con­cien­cia, esa par­te some­ti­da a la des­co­lec­ti­vi­za­ción de la rela­ción labo­ral o social-comu­ni­ta­ria, es su prin­ci­pal base de manio­bras. Hom­bres solos y muje­res solas que ya no espe­ran nada, sub­je­ti­va­men­te replegados.

Los liber­ta­rios ope­ran sobre las per­ple­ji­da­des de la “gen­te común” y el hom­bre sen­ci­llo”, en espe­cial sobre la per­ple­ji­dad de habi­tar un país don­de la moder­ni­dad idea­li­za­da (blan­ca, mas­cu­li­na, capi­ta­lis­ta, desa­rro­lla­da, pudien­te, jerar­qui­za­da, con­su­mis­ta, “civi­li­za­da”, holly­woo­den­se, irres­pon­sa­ble) no pue­de ser una expe­rien­cia social coti­dia­na. Esta moder­ni­dad es la nor­ma­li­dad desea­da e impo­si­ble que sólo exis­te en la con­cien­cia inte­lec­tual de la “gen­te común” y el “hom­bre sen­ci­llo”. ¡País de mier­da!, dice la “gen­te común”, ¡hay que matar­los a todos! dice el “hom­bre sen­ci­llo”, cuan­do esa expe­rien­cia social “desin­fec­ta­da” se le mues­tra esqui­va. La “gen­te común”, el “hom­bre sen­ci­llo”, sue­len ser seres caren­tes de per­so­na­li­dad que solo res­pe­tan al poder que tra­tan de imitar.

Los liber­ta­rios no solo se nutren de la sole­dad, el egoís­mo, la arro­gan­cia y la impie­dad pro­du­ci­dos por la máqui­na de opre­sión, sino que tam­bién manio­bran sobre las angus­tias y el has­tío (y tam­bién sobre los deseos insa­tis­fe­chos) de esa par­te de la socie­dad argen­ti­na que no pue­de vis­lum­brar una con­tra- moder­ni­dad. Así, el egoís­mo y la impie­dad encuen­tran un terreno cada vez más amplio don­de enraizarse.

Los liber­ta­rios pue­den con­si­de­rar­se como un sín­to­ma de un círcu­lo fatal basa­do en un pro­ce­so de retro­ali­men­ta­ción polí­ti­ca entre el capi­tal y los seres des­truc­ti­vos (auto­des­truc­ti­vos) que pro­du­ce, entre el avan­ce de la eco­no­mía mer­can­til y la alie­na­ción social. ¿Esta­re­mos fren­te a nue­vo ajus­te his­tó­ri­co de la macro polí­ti­ca del capi­ta­lis­mo a su micro política?

Lo incon­tras­ta­ble es que se tor­na cada vez más nece­sa­ria una pra­xis polí­ti­ca capaz de inter­ve­nir de for­ma inme­dia­ta en la vida coti­dia­na de las cla­ses subal­ter­nas y opri­mi­das, espe­cial­men­te en los espa­cios en don­de laten ten­den­cias rup­tu­ris­tas res­pec­to del feti­chis­mo y la alie­na­ción. Esas pra­xis micro-polí­ti­cas resul­tan tan impor­tan­tes como las pra­xis macro-polí­ti­cas, es decir, como el hori­zon­te (el pro­yec­to) eman­ci­pa­dor capaz de exce­der las limi­ta­cio­nes del refor­mis­mo ins­ti­tu­cio­nal. En la arti­cu­la­ción de esas pra­xis está la cla­ve para la cons­truc­ción de máqui­nas emancipadoras.

Final­men­te, sos­te­ne­mos que las cla­ses domi­nan­tes recu­rren a los liber­ta­rios, en espe­cial a sus expre­sio­nes más “radi­ca­les”, como van­guar­dias para ins­ta­lar deter­mi­na­dos temas en la socie­dad. Los uti­li­za como cons­truc­to­res del sen­ti­do común reac­cio­na­rio, como cata­li­za­do­res de los micro-fas­cis­mos que atra­vie­san nues­tra sociedad.

Bufo­nes peli­gro­sos, los liber­ta­rios le sir­ven a las cla­ses domi­nan­tes para “popu­la­ri­zar” la fle­xi­bi­li­za­ción labo­ral, la des­re­gu­la­ción eco­nó­mi­ca, la pri­va­ti­za­ción; para idea­li­zar el per­fil “fisio­crá­ti­co” de la Argen­ti­na; para pro­mo­ver el desa­rro­llo de un Esta­do en cla­ve peni­ten­cia­ria; en fin, le sir­ven para ampliar los már­ge­nes del mer­ca­do capi­ta­lis­ta y el Esta­do de malestar.

* Pro­fe­sor de His­to­ria y Doc­tor en Cien­cias Socia­les. Docen­te de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires (UBA) y en la Uni­ver­si­dad de Lanús (UNLa). Inves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de Estu­dios de Ame­ri­ca Lati­na y el Cari­be (IEALC-Facul­tad de Cien­cias Socia­les-UBA). Escri­tor, autor de varios libros publi­ca­dos en Argen­ti­na, Vene­zue­la, Chi­le y Perú.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *