Argen­ti­na. Puentes

Por Ven­ce­re­mos, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 junio, 2021 

Entre ese 26 de junio y éste, hay un camino ondu­la­do. Como el humo que sube de las gomas que­ma­das sobre el asfal­to, de las made­ras que se amon­to­nan para ahu­yen­tar del pique­te al frío por un rato. La memo­ria es sinuo­sa, pero la sos­te­ne­mos con esfuer­zo, como un puen­te, para que pasen sobre ella lxs com­pa­ñerxs. Allí va Darío, con su son­ri­sa ancha. Allí está Maxi, con su pañue­lo al cue­llo. Y cada junio nos encar­ga­mos de traer­los con nosotrxs. Así como no se cam­bia de ban­de­ra, tam­po­co se aban­do­na a los muer­tos. Por más vien­to de fren­te que sople, por más posi­bi­lis­mos que nos ofrez­can, por más mal­me­nor que nos con­vi­den des­de los despachos.

Es junio de 2002, y la esce­na se repi­te en nues­tras reti­nas, se revi­ve en nues­tros cuer­pos. El pobre­río mar­cha para cor­tar el puen­te en el sur, y la esta­ción toda­vía se lla­ma Ave­lla­ne­da. El gobierno lan­za su ame­na­za. Se habla de sedi­ción, se dice que no se tole­ra­rán los pique­tes. La cla­que polí­ti­ca hace su des­fi­le: Aní­bal Fer­nán­dez, Feli­pe Solá, Juan José Álva­rez, el mis­mí­si­mo Eduar­do Duhal­de, y siguen las fir­mas: des­de el pero­nis­mo gober­nan­te se lle­gó a la Rosa­da sal­tan­do a tra­vés de una ven­ta­na y no se quie­re salir de igual manera.

La jor­na­da de lucha ese 26 se des­plie­ga en la vas­ta exten­sión del terri­to­rio. De las barria­das se lle­ga al pique­te en micros en tre­nes o a pie. Se pelea en las calles con­tra el ham­bre y pidien­do tra­ba­jo, pero tam­bién se repu­dia a un gobierno deva­lua­dor y al FMI. En el Puen­te Puey­rre­dón se des­ata la cace­ría. Allí están dece­nas de com­pa­ñerxs, en la pri­me­ra línea, ponien­do el cue­ro, ofre­cien­do su san­gre ante la bala­ce­ra. Un ope­ra­ti­vo con­jun­to de dis­tin­tas fuer­zas orques­ta­do en la Rosa­da arre­me­te sin con­si­de­ra­cio­nes. Gases, dis­pa­ros. Balas de plo­mo, que deja­rán 33 heridxs. Y el cri­men de Maxi­mi­liano Kos­te­ki, en ple­na esta­ción. Y Darío dete­nién­do­se en la corri­da, alzan­do su mano ante los ver­du­gos en un ins­tan­te que que­da­rá como un retra­to de la mise­ria de los ase­si­nos pero tam­bién de la gran­de­za mili­tan­te, de aque­llo que que­re­mos ser y por lo que pelea­mos. Darío alza su mano fren­te a las ita­kas de la bonae­ren­se y lo que se detie­ne es el tiem­po, hay un puen­te entre ese ges­to y nosotrxs. Un puen­te entre esa pri­me­ra línea pique­te­ra y el pue­blo avan­zan­do en la Pla­za Con­gre­so, pese a los tiros de la cana que apun­tan a la cara; un puen­te entre ese ges­to y lxs pibxs que en Chi­le desa­fían a los pacos, que tam­bién allá tiran a los ojos; entre aque­lla juven­tud y esta otra que se suble­va en las calles de Ecua­dor o de Colombia.

Sigue habien­do puen­tes entre ese 26 y este otro, tan dis­tin­tos pero her­ma­na­dos… en éste, don­de la pan­de­mia nos gol­pea y el ham­bre nos sigue apre­tan­do, don­de la pobre­za cas­ti­ga a más de la mitad de nuestrxs pibxs y los que gana­ban siguen ganan­do, y las aves de rapi­ña del FMI siguen sobre­vo­lan­do, y el gobierno les sigue pagan­do. Puen­tes entre la barri­ca­da y la poe­sía, entre el cora­je de Darío y Maxi y el de las luchas actua­les, entre la impu­ni­dad de ayer y los fun­cio­na­rios de hoy.

Nues­tras derro­tas no demues­tran nada, sal­vo que aún somos pocos quie­nes enfren­ta­mos la injus­ti­cia, diría un poe­ta hace medio siglo. “Cuan­do los que luchan con­tra la injus­ti­cia son vencidos,/no por eso tie­ne razón la injus­ti­cia”, agre­ga­ba. “Hay épo­cas en que la poe­sía sólo cono­ce las prác­ti­cas /​sub­ver­si­vas y los méto­dos pique­te­ros”, res­pon­de otro poe­ta, actual, y entre ellos tam­bién hay un puente.

Es 26 y mar­cha­mos hacia el sur. Por ahí cami­nan tam­bién Darío, Maxi, y resue­nan los ecos de luchas pasa­das, de obre­ros fabri­les, de los fri­go­rí­fi­cos, de luchas actua­les y otras por venir, de anar­cos y comu­nis­tas, de “cabe­ci­tas negras” que cru­za­ron el puen­te para irrum­pir en la pla­za, de pique­terxs, de ter­ce­ri­zadxs y jóve­nes que enfren­tan a la buro­cra­cia, como Mariano.

Es 26 y segui­mos pidien­do jus­ti­cia por Darío y Maxi, por­que los ase­si­nos de ayer tie­nen que estar en las cár­ce­les, y no en los minis­te­rios, en los des­pa­chos o en sus casas, don­de están hoy. Y por­que segui­mos pelean­do para que en la tie­rra del tri­go y las vacas, el pibe­río pue­da comer pan y tomar leche, para que algu­na vez la vida sea dig­na y pue­da ser una reali­dad; por­que habla­mos de cons­truir una socie­dad nue­va, socia­lis­ta, don­de los ros­tros de Darío y Maxi, como tam­bién el del Che, fla­meen no solo en nues­tras ban­de­ras y en los pique­tes, sino en la puer­ta de las escue­las o en las plazas.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *