Méxi­co. Tsotsi­les piden a zapa­tis­tas que com­par­tan en Euro­pa su denun­cia por des­pla­za­mien­to forzado

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de junio de 2021

En el mar­co del Día Mun­dial de los Refu­gia­dos, inte­gran­tes de la orga­ni­za­ción Las Abe­jas de Acteal pidie­ron a la dele­ga­ción zapa­tis­ta que el pasa­do mar­tes des­em­bar­có en Puer­to Vigo, Gali­cia, que den a cono­cer su denun­cia de des­pla­za­mien­to for­za­do de sus tie­rras ori­gi­na­rias en Che­nalhó, Chiapas.

A más de 23 años de que gru­pos para­mi­li­ta­res priís­tas envia­dos por el gobierno fede­ral, esta­tal y muni­ci­pal ase­si­na­ran a 45 inte­gran­tes del pue­blo tsotsil, más cua­tro bebés no naci­dos, la orga­ni­za­ción ase­gu­ró que la Masa­cre de Acteal fue un acto de des­pla­za­mien­to for­za­do y pidió a la dele­ga­ción marí­ti­ma del Escua­drón 421 zapa­tis­ta que “lle­ven nues­tra pala­bra a todos los refu­gia­dos que encuen­tren en Euro­pa para que sepan nues­tro pen­sa­mien­to”: que nadie tie­ne dere­cho a man­dar sobre la tie­rra, a des­po­jar a otros o a for­zar­los a des­pla­zar­se o reubicarse. 

“No pode­mos olvi­dar que todos nues­tros már­ti­res y sobre­vi­vien­tes de la masa­cre tuvie­ron que aban­do­nar sus casas en 1997 para esca­par de la vio­len­cia para­mi­li­tar”, afir­ma­ron Las Abe­jas de Acteal en un comu­ni­ca­do, publi­ca­do con el fin de que “nues­tra pala­bra vue­le lejos, a don­de quie­ra que haya des­pla­za­dos for­za­dos en el mundo”.

La orga­ni­za­ción for­ma­da tras la masa­cre en el Cam­pa­men­to Civil por la Paz “Los Naran­jos” denun­ció que “el pro­ble­ma de des­pla­za­mien­to for­za­do en Che­nalhó no es cosa del pasa­do”, ya que actual­men­te, según el comu­ni­ca­do, “los par­ti­dis­tas tie­nen armas y no están con­ten­tos con la exis­ten­cia de orga­ni­za­cio­nes inde­pen­dien­tes como la nuestra”.

Las Abe­jas de Acteal seña­la­ron la his­to­ria de des­pla­za­mien­to for­za­do que han vivi­do sus comu­ni­da­des en Chia­pas y enfa­ti­za­ron que a prin­ci­pio de mayo fue des­pla­za­da una comu­ni­dad ente­ra del vecino muni­ci­pio de Pan­telhó, que “lle­va meses vivien­do en el terror por­que la cri­sis de la vio­len­cia polí­ti­ca en el pro­ce­so elec­to­ral se ha con­ver­ti­do en una espi­ral de vio­len­cia expre­sa­da en des­pla­za­mien­tos for­za­dos y asesinatos”.

Final­men­te, exi­gie­ron un alto a los des­pla­za­mien­tos for­za­dos, así como a la gue­rra en las comu­ni­da­des y a la impu­ni­dad para los auto­res mate­ria­les e inte­lec­tua­les de la masa­cre de Acteal y del res­to de los casos de des­pla­za­mien­to for­za­do de la comu­ni­dad tsotsil en Chiapas.

A con­ti­nua­ción el comu­ni­ca­do completo:

Que­re­mos que nues­tra pala­bra vue­le lejos, a don­de quie­ra que haya des­pla­za­dos for­za­dos en el mundo.

Orga­ni­za­ción Socie­dad Civil Las Abe­jas de Acteal

Tie­rra Sagra­da de los Már­ti­res de Acteal

Muni­ci­pio de Che­nalhó, Chia­pas, México.

22 de junio de 2021

Al Con­gre­so Nacio­nal Indígena

Al Con­ce­jo Indí­ge­na de Gobierno

A la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Humanos

A las y los defen­so­res de los dere­chos humanos

A los medios libres y alternativos

A los medios de comu­ni­ca­ción nacio­nal e internacional

A la Socie­dad Civil Nacio­nal e Internacional

Her­ma­nas y hermanos:

En el mar­co del Día Mun­dial del refu­gia­do, nos reuni­mos como cada mes en esta Casa de la Memo­ria y la Espe­ran­za, para traer de nue­vo a nues­tro cora­zón el recuer­do de lo ocu­rri­do en esta tie­rra rega­da con la san­gre de nues­tros 45 her­ma­nas, her­ma­nos, her­ma­ni­tas y her­ma­ni­tos, más 4 bebés a quie­nes les qui­ta­ron el dere­cho a nacer, pues todas y todos fue­ron víc­ti­mas de des­pla­za­mien­to for­za­do. Ellas y ellos fue­ron cruel­men­te masa­cra­dos mien­tras inten­ta­ban pro­te­ger­se de la vio­len­cia de los gru­pos para­mi­li­ta­res priís­tas que el Gobierno fede­ral, esta­tal, muni­ci­pal y el Ejér­ci­to mexi­cano, de mane­ra coor­di­na­da, orga­ni­zó, entre­nó, finan­ció, abas­te­ció de armas, pro­te­gió y encu­brió en Chia­pas para aca­bar con la lucha de nues­tros her­ma­nos zapa­tis­tas. No pode­mos olvi­dar que todos nues­tros Már­ti­res y sobre­vi­vien­tes de la Masa­cre, tan­to los que vinie­ron de Quex­tic Cen­tro y Quex­tic Pobla­do, como los ori­gi­na­rios de Acteal –entre ellos nues­tro her­mano cate­quis­ta y jefe de zona Alon­so Váz­quez y su fami­lia– tuvie­ron que aban­do­nar sus casas en 1997 para esca­par de la vio­len­cia para­mi­li­tar y habían esta­do resis­tien­do jun­tos, enfren­tan­do el con­flic­to de mane­ra no vio­len­ta (prin­ci­pal­men­te con ora­ción inten­sa y ayu­nos) en el Cam­pa­men­to Civil por la Paz “Los Naran­jos”, cuan­do fue­ron cobar­de­men­te masa­cra­dos, hace ya 23 años y medio.

Los miem­bros de la Orga­ni­za­ción de la Socie­dad Civil Las Abe­jas de Acteal hemos sido víc­ti­mas de des­pla­za­mien­to for­za­do en varias oca­sio­nes, siem­pre por la mis­ma razón: por negar­nos a cola­bo­rar con el gobierno en sus estra­te­gias de domi­na­ción en nues­tros pue­blos. Siem­pre hemos paga­do con sufri­mien­to el cas­ti­go por no obe­de­cer las órde­nes injus­tas del gobierno y sus alia­dos par­ti­dis­tas en nues­tras comu­ni­da­des, evi­tan­do enfren­tar­nos vio­len­ta­men­te con ellos, denun­cian­do los actos vio­len­tos que han come­ti­do y tra­tan­do de orga­ni­zar accio­nes no vio­len­tas en favor de la paz.

Por eso hoy hemos escu­cha­do a dos sobre­vi­vien­tes y dos her­ma­nos que sufrie­ron el des­pla­za­mien­to, dos hom­bres y dos muje­res, quie­nes con su pala­bra nos recuer­dan lo que han resis­ti­do y nos ani­man a seguir luchan­do por jus­ti­cia para que estos acon­te­ci­mien­tos no que­den en la impunidad.

Que­re­mos que no se olvi­de nun­ca cuál fue el ori­gen de los gru­pos para­mi­li­ta­res que han cau­sa­do tan­to sufri­mien­to en nues­tro esta­do, y que aún hoy siguen ali­men­tan­do la vio­len­cia gene­ra­li­za­da por con­flic­tos elec­to­ra­les, por tie­rras o por dispu­tas entre cár­te­les del nar­co en Chia­pas, sin que esos para­mi­li­ta­res hayan sido jamás des­ar­ti­cu­la­dos o des­ar­ma­dos por el gobierno que los for­mó y los ha pro­te­gi­do des­de entonces.

Recor­de­mos que el expe­ri­men­to de crear gru­pos para­mi­li­ta­res en Chia­pas comen­zó en 1995 en la Zona Nor­te del esta­do (con el gru­po para­mi­li­tar Paz y Jus­ti­cia en Tila, Sal­to de Agua y El Limar), como una estra­te­gia del esta­do mexi­cano para aca­bar con las fuer­zas zapa­tis­tas mien­tras que fin­gían dia­lo­gar con ellos. Esto, jun­to con la mili­ta­ri­za­ción exten­sa del terri­to­rio, era par­te de un plan bien pen­sa­do por el Ejér­ci­to mexi­cano que se lla­mó Plan de cam­pa­ña Chia­pas 941 y que dejó como sal­do ini­cial ope­ra­ti­vos poli­cia­cos, cien­tos de des­alo­ja­dos, ase­si­na­tos, secues­tros, pro­mo­ción de la divi­sión y mie­do en las comu­ni­da­des, expul­sión de sacer­do­tes y pene­tra­ción poli­cia­ca-mili­tar en las comu­ni­da­des.2 Todo esto para seguir las ense­ñan­zas del méto­do inven­ta­do en Esta­dos Uni­dos para ais­lar, des­gas­tar, divi­dir y des­or­ga­ni­zar a los movi­mien­tos socia­les que bus­can el cam­bio social, eco­nó­mi­co y polí­ti­co. Y tras la orga­ni­za­ción de estos gru­pos para­mi­li­ta­res en la Zona Altos de Chia­pas (como los priís­tas car­de­nis­tas en Che­nalhó ‑aho­ra ver­dee­co­lo­gis­tas-), MIRA en Oxchuk, Huix­tán, Cha­nal y Can­cuc) y en la Zona Sel­va (Los Chin­chu­li­nes en Bacha­jón y Las Caña­das) des­de 1996 y sobre todo duran­te 1997, la vio­len­cia se comen­zó a ver en for­ma de ame­na­zas, robos, homi­ci­dios, des­apa­ri­cio­nes, des­po­jos, secues­tros y que­ma de casas que pro­vo­ca­ron el des­pla­za­mien­to for­za­do de miles de per­so­nas que huían de estas agre­sio­nes, pues los para­mi­li­ta­res obli­ga­ban a la pobla­ción a come­ter todos estos crí­me­nes con­tra los zapa­tis­tas y con­tra todos los que no esta­ban de acuer­do con el gobierno.

El Plan Chia­pas se per­fec­cio­nó en Che­nalhó y la vio­len­cia se agu­di­zó tras la crea­ción del Con­ce­jo Autó­no­mo Zapa­tis­ta en San Pedro Polhó en agos­to de 1996. En 1997 se comen­za­ron a crear Comi­tés de segu­ri­dad públi­ca en las comu­ni­da­des de Che­nalhó, inte­gra­dos con los miem­bros de los gru­pos arma­dos anti­za­pa­tis­tas, a las órde­nes del Con­se­jo de Segu­ri­dad Públi­ca Esta­tal, que esta­ba diri­gi­do en los hechos por la Sép­ti­ma Región Mili­tar, bajo el man­do del gene­ral Mario Renán Cas­ti­llo. Pro­te­gi­dos por la poli­cía esta­tal y por el Ejér­ci­to, estos comi­tés esta­ble­cie­ron un régi­men de terror, mien­tras que tam­bién pro­mo­vían los pro­gra­mas y repar­tían la ayu­da esta­tal y federal.

Los pri­me­ros en bus­car refu­gio en Che­nalhó para huir de una bala­ce­ra entre zapa­tis­tas y para­mi­li­ta­res priís­tas, fue­ron habi­tan­tes de la comu­ni­dad de Yax­ge­mel, el 27 de mayo de 1997. Un día antes, las Abe­jas fui­mos a adver­tir al enton­ces pre­si­den­te muni­ci­pal Jacin­to Arias Cruz del pro­ble­ma, pero él sólo con­tes­tó que ya pron­to iba a lle­gar el Ejér­ci­to a “exter­mi­nar al EZLN de la región”, que eran los que esta­ban pro­vo­can­do los pro­ble­mas. Una vez más, en agos­to de 1997, Las Abe­jas fui­mos a hablar con el pre­si­den­te para decir­le que ya no que­ría­mos más pro­ble­mas, ni más muer­tos, pero no nos hicie­ron caso.3

Entre sep­tiem­bre y diciem­bre, los para­mi­li­ta­res lan­za­ron varios ata­ques arma­dos con­tra sim­pa­ti­zan­tes zapa­tis­tas, que se defen­die­ron en Majo­mut y Chi­mix. Curio­sa­men­te, la poli­cía esta­ble­ció cam­pa­men­tos en esos pue­blos des­pués de los ata­ques. Tras la vio­len­cia en Chi­mix, en octu­bre, don­de que­ma­ron y saquea­ron casas, una patru­lla mili­tar detu­vo a los priís­tas con rifles AK-47 en la mano, pero el capi­tán Ger­mán Parra los libe­ró por ser del PRI.44

Des­de mayo has­ta diciem­bre de 1997 tuvie­ron que des­pla­zar­se más de 6,000 per­so­nas, entre bases de apo­yo zapa­tis­tas e inte­gran­tes de nues­tra orga­ni­za­ción para evi­tar morir, ser encar­ce­la­dos o ser obli­ga­dos a par­ti­ci­par en el saqueo de per­te­nen­cias y que­ma de casas de los zapa­tis­tas en sus comu­ni­da­des, o a coope­rar eco­nó­mi­ca­men­te para la com­pra de armas y muni­cio­nes para com­ba­tir a los zapa­tis­tas. Algu­nos de noso­tros vimos arder nues­tras casas y todos sufri­mos el robo de las per­te­nen­cias y ani­ma­li­tos que tuvi­mos que dejar atrás cuan­do deci­di­mos esca­par. Las con­di­cio­nes para salir huyen­do fue­ron muy duras, de noche, en medio de la llu­via, el lodo y el frío, car­gan­do a bebés y niños peque­ños. Cuan­do por fin lle­ga­mos a bus­car refu­gio en comu­ni­da­des que se con­si­de­ra­ban más segu­ras, no tenía­mos dón­de gua­re­cer­nos, qué comer ni con qué tapar­nos. El úni­co con­sue­lo era poder rezar jun­tos a nues­tro Dios Padre-Madre para que nos pro­te­gie­ra y llo­rar en su pre­sen­cia para reci­bir su con­sue­lo. Fue así como poco a poco, la Orga­ni­za­ción Socie­dad Civil Las Abe­jas orga­ni­za­mos 4 Cam­pa­men­tos Civi­les por la Paz para reci­bir a las fami­lias que nece­si­ta­ban poner­se a sal­vo de los para­mi­li­ta­res, pen­san­do en que estan­do ahí, el Ejér­ci­to mexi­cano y el gobierno nos iba a res­pe­tar por aco­ger­nos a las Leyes inter­na­cio­na­les de la Gue­rra, inclu­yen­do el Con­ve­nio de Gine­bra rela­ti­vo a la pro­tec­ción debi­da a las per­so­nas civi­les en tiem­po de gue­rra: el Cam­pa­men­to San Juan Die­go en X’oyep, don­de lle­ga­ron fami­lias de Yibel­joj, Los Cho­rros, Ch’uchtik, Colo­nia Pue­bla y Yax­ge­mel; el Cam­pa­men­to Espe­ran­za en Tzajalch’en (don­de estu­vie­ron con­gre­ga­das por algu­nos meses las fami­lias abe­jas de esa comu­ni­dad y de Tza­nem­bo­lom); el Cam­pa­men­to Los Naran­jos en Acteal (don­de se refu­gia­ron fami­lias de Quex­tic Cen­tro, Quex­tic Pobla­do, Tzajaluk’um, La Espe­ran­za, Acteal y bre­ve­men­te C’anolal); y un Cam­pa­men­to más en Cho­jo­ló (que no fue nece­sa­rio, ya que el nivel de aco­so no fue tan gra­ve en las comu­ni­da­des Abe­jas cer­ca­nas como Bach’en y Quexaluk’um). Tam­bién algu­nas fami­lias Abe­jas bus­ca­ron refu­gio en otros dos Cam­pa­men­tos por la Paz que se orga­ni­za­ron en San Cris­tó­bal de las Casas con el apo­yo de la Dió­ce­sis, sobre todo varias fami­lias de Los Cho­rros que se des­pla­za­ron en la Nue­va Pri­ma­ve­ra y las fami­lias de C’anolal que se des­pla­za­ron en Don Bosco.

Hoy que­re­mos recor­dar que los que fue­ron some­ti­dos a todo ese sufri­mien­to eran ino­cen­tes de todo deli­to y que las con­se­cuen­cias de incer­ti­dum­bre, terror, haci­na­mien­to, fal­ta de agua, fal­ta de leña y pro­li­fe­ra­ción de enfer­me­da­des que tuvie­ron que sopor­tar los des­pla­za­dos estan­do fue­ra de su tie­rra, fue­ron terri­bles e irre­ver­si­bles. Sobre todo en el caso de nues­tros her­ma­nos y her­ma­nas masa­cra­dos, y de cin­co her­ma­nos y her­ma­nas más de nues­tra Orga­ni­za­ción que murie­ron en el Cam­pa­men­to San Juan Die­go X’oyep duran­te el des­pla­za­mien­to: un anciano y dos bebés de Los Cho­rros; y un anciano y una ancia­na de Yibel­joj. Todas estas áni­mas cla­man en el cie­lo por jus­ti­cia. Es por eso que nun­ca nos can­sa­re­mos de denun­ciar lo que pasó y de exi­gir jus­ti­cia, pues aun­que muchas fami­lias abe­jas pudie­ron retor­nar des­pués de tres y cua­tro años a sus tie­rras, los cul­pa­bles de este sufri­mien­to siguen impu­nes, por lo que nada ase­gu­ra que no pue­dan repe­tir sus actos.

Otros de nues­tros her­ma­nos y her­ma­nas Abe­jas tuvie­ron que sopor­tar tam­bién el des­pla­za­mien­to for­za­do y sus con­se­cuen­cias en 2013, algu­nos por segun­da vez, en el caso del con­flic­to gene­ra­do por los para­mi­li­ta­res bau­tis­tas para des­po­jar a los cató­li­cos –muchos de ellos Abe­jas- de su ermi­ta en la Colo­nia Pue­bla en 2013. Es así como el Cam­pa­men­to Civil por la Paz “Los Naran­jos” en Acteal vol­vió a reci­bir por poco más de un año a todas las 14 fami­lias des­pla­za­das en aquel enton­ces (a quie­nes tam­bién les saquea­ron las casas), y des­pués en agos­to de 2019 a 5 fami­lias de Abe­jas pro­ve­nien­tes de la Colo­nia Miguel Ultri­lla “Los Cho­rros”, quie­nes sólo des­pués de un año y ocho meses han podi­do vol­ver a sus hoga­res, algu­nos de los cua­les habían que­da­do des­trui­dos o en muy malas condiciones.

Sabe­mos que no somos los úni­cos que hemos sufri­do des­pla­za­mien­to for­za­do en nues­tro muni­ci­pio, en nues­tro esta­do, en nues­tro país o en el mun­do. Por eso hoy que­re­mos enviar la pala­bra de Las Abe­jas a todos nues­tros her­ma­nos que sufren el des­pla­za­mien­to for­za­do, para que sepan que no están solos, que los com­pren­de­mos y que los acom­pa­ña­mos en su lucha por justicia.

Comen­zan­do con nues­tros her­ma­nos del vecino muni­ci­pio de Pan­telhó, quie­nes lle­van meses vivien­do en el terror por­que la cri­sis de la vio­len­cia polí­ti­ca en el pro­ce­so elec­to­ral se ha con­ver­ti­do en una espi­ral de vio­len­cia expre­sa­da en des­pla­za­mien­tos for­za­dos y ase­si­na­tos.5 A con­se­cuen­cia de esto, a prin­ci­pio de mayo fue des­pla­za­da una comu­ni­dad ente­ra en Pan­telhó. Y muchos de nues­tros her­ma­nos que viven cer­ca de los acce­sos a esta comu­ni­dad per­ma­ne­cen con mie­do a los enfren­ta­mien­tos arma­dos, hacien­do muy difí­cil el trans­por­te para salir y regre­sar a sus comu­ni­da­des, en algu­nos casos tenien­do pro­ble­mas para solu­cio­nar nece­si­da­des bási­cas como com­prar su maíz.

Tam­po­co nos olvi­da­mos de nues­tros her­ma­nos que han teni­do que huir de las zonas de enfren­ta­mien­to entre los par­ti­da­rios arma­dos de San­ta Mar­ta y Alda­ma, dejan­do sus casas, tie­rras y ani­ma­les por tiem­pos lar­gos o cor­tos, pero que ya lle­van más de 3 años sin poder vivir en paz. Nos refe­ri­mos a ancia­nos, ancia­nas, hom­bres, muje­res, niños y niñas de las comu­ni­da­des tan­to de Alda­ma (Cocó, Tabac, Xuxch’en, San Pedro Cotzil­nam, Cha­yom­te’, Jux­ton, Tse­lej­po­tob­tic, Yeton, Chi­vit, Sepel­ton, Yoc­ton­tik y Cabe­ce­ra de Alda­ma) así como de San­ta Martha, Che­nalhó (Saklum y Atza­milhó), que viven entre el fue­go cru­za­do y con mie­do por no poder tra­ba­jar nor­mal­men­te para poder sub­sis­tir. Lla­ma­mos a todos los que dis­pa­ran, a los que ata­can y los que se defien­den, a que abran cami­nos para la recon­ci­lia­ción y la paz.

Para noso­tros el pro­ble­ma del des­pla­za­mien­to for­za­do en Che­nalhó no es cosa del pasa­do. Sabe­mos que los par­ti­dis­tas que comen de lo que les da el gobierno muchas veces tie­nen armas y no están con­ten­tos con la exis­ten­cia de orga­ni­za­cio­nes inde­pen­dien­tes como la nues­tra, por­que denun­cia­mos las injus­ti­cias que come­ten y los pro­yec­tos de domi­na­ción a los que sir­ven. Es por eso que comien­zan a difun­dir rumo­res sobre noso­tros, a decir que somos flo­jos, que no que­re­mos tra­ba­jar por la comu­ni­dad, que sólo bus­ca­mos pro­ble­mas, y comien­zan a ame­na­zar con qui­tar­nos el agua o la luz, para poner a la demás gen­te de nues­tra comu­ni­dad en nues­tra contra.

Noso­tros los hom­bres y muje­res, niños y niñas, ancia­nos y ancia­nas de la Orga­ni­za­ción Socie­dad Civil Las Abe­jas de Acteal que­re­mos que haya armo­nía y res­pe­to en nues­tras comu­ni­da­des, que ya no haya vio­len­cia y ata­ques entre noso­tros. Y lla­ma­mos a nues­tros her­ma­nos tsotsi­les que están en los dife­ren­tes par­ti­dos a que se pon­gan a pen­sar ¿por qué debe­mos enfren­tar­nos entre noso­tros?, ¿por qué debe­mos dedi­car­nos a agre­dir a los que pien­san dife­ren­te o no quie­ren orga­ni­zar­se con nosotros?

Y que­re­mos que nues­tra pala­bra vue­le lejos, a don­de quie­ra que haya des­pla­za­dos for­za­dos en el mun­do. Hoy les pedi­mos espe­cial­men­te a nues­tros her­ma­nos zapa­tis­tas que están des­em­bar­can­do en el Puer­to de Vigo, en Gali­cia, que lle­ven tam­bién nues­tra pala­bra a todos los refu­gia­dos que encuen­tren en Euro­pa, para que sepan nues­tro pen­sa­mien­to: que nadie tie­ne dere­cho a sacar a otro de su tie­rra. Por­que nadie es due­ño de la tie­rra, la tie­rra no es de nadie, por eso nadie tie­ne dere­cho a man­dar sobre ella, a des­po­jar a otros o for­zar a sus com­pa­ñe­ros a des­pla­zar­se o reubi­car­se (como están hacien­do con los pue­blos los due­ños del dine­ro en com­pli­ci­dad con los malos gobier­nos). Quien quie­ra que ten­ga par­ti­do, reli­gión u orga­ni­za­ción, que par­ti­ci­pe ahí y crea en sus prin­ci­pios pero que res­pe­te a los demás, que no tra­te de impo­ner lo que cree y lo que quie­re a los demás.

¡Alto a los des­pla­za­mien­tos forzados!

¡Alto a la gue­rra en nues­tras comunidades!

¡No más impunidad!

¡Cas­ti­go a los auto­res mate­ria­les e inte­lec­tua­les de la masa­cre de Acteal!

¡Pedi­mos a la CIDH atien­da el tema de des­pla­za­mien­to for­za­do en el caso 12.790 Manuel Sán­tiz Cule­bra y otros (masa­cre de Acteal) y enlis­te y emi­ta infor­me de fon­do en el caso!

Aten­ta­men­te

La Voz de la Orga­ni­za­ción socie­dad Civil Las Abe­jas de Acteal.

1 Plan de Cam­pa­ña, SEDENA, 1994, Dis­po­ni­ble en: http://​www​.fray​ba​.org​.mx/​a​r​c​h​i​v​o​/​a​r​t​i​c​u​l​o​s​/​9​4​1​0​0​1​_​p​lan %20de_campana_chiapas94_sedena.pdf

2 Los gru­pos para­mi­li­ta­res en Chia­pas, Fray­ba. Cua­der­ni­llo dis­po­ni­ble en: https://​fray​ba​.org​.mx/​w​p​-​c​o​n​t​e​n​t​/​u​p​l​o​a​d​s​/​2​0​1​7​/​0​2​/​9​9​0​1​1​0​_​l​o​s​_​g​r​u​p​o​s​_​p​a​r​a​m​i​l​i​t​a​r​e​s​_​e​n​_​c​h​i​a​p​a​s​_​f​r​a​y​b​a​.​pdf

3 Camino a la Masa­cre, Infor­me espe­cial sobre Che­nalhó, Fray­ba, diciem­bre 1997.

4 “La masa­cre de Acteal, cul­mi­na­ción de una polí­ti­ca de Esta­do con­tra indí­ge­nas”, La Jor­na­da, 22 de diciem­bre de 2007. Dis­po­ni­ble en: https://​www​.jor​na​da​.com​.mx/​2​0​0​7​/​1​2​/​2​2​/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​=​0​0​7​n​1​p​o​l​&​s​e​c​t​i​o​n​=​p​o​l​i​t​ica

5 Comu­ni­ca­do de Agen­tes de ani­ma­ción y coor­di­na­ción pas­to­ral de las 11 parro­quias que con­for­man el equi­po Tsotsil de la Dió­ce­sis de San Cris­tó­bal de Las Casas, 2 de junio de 2021.

FUENTE: des­In­for­me­mo­nos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *