Esta­dos Uni­dos. ¿Sue­ño o pesa­di­lla americana?

Por Hedel­ber­to López Blanch, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de junio de 2021.

En Esta­dos Uni­dos, la pobre­za y las caren­cias socia­les están a ple­na luz del día, aun­que la pro­pa­gan­da mediá­ti­ca mini­mi­ce la situa­ción crí­ti­ca que viven millo­nes de personas.

En Esta­dos Uni­dos, el país que se vana­glo­ria de ser la nación con las mayo­res posi­bi­li­da­des de pro­gre­so eco­nó­mi­co y social para su pobla­ción, las cua­les dis­fru­ta­rían del lla­ma­do “sue­ño ame­ri­cano”, resul­ta que según las últi­mas encues­tas se cuen­tan 55 millo­nes de pobres, ocho millo­nes más que en 2019, a lo que se une la pér­di­da de 22 millo­nes de empleos por la COVID-19.

En febre­ro de 2019, antes de la pan­de­mia de coro­na­vi­rus, la Ofi­ci­na del Cen­so Fede­ral seña­la­ba que dos de cada cin­co habi­tan­tes esta­dou­ni­den­ses no podían cubrir el gas­to dia­rio sin endeu­dar­se, y para junio de ese año infor­ma­ba que más de un ter­cio de los inqui­li­nos no pudie­ron pagar a tiem­po el alquiler.

Abo­ca­dos al desahu­cio se halla­ban 12 millo­nes de per­so­nas en enero de 2021, los que debían más de 5.500 dóla­res a los due­ños. Un ali­vio para esta ate­rra­do­ra situa­ción ha sido las ayu­das o bonos finan­cie­ros otor­ga­dos por el gobierno, pero ya ese dine­ro se ha eva­po­ra­do y resul­ta muy difí­cil encon­trar tra­ba­jo al que­brar nume­ro­sos nego­cios y compañías.

Varias publi­ca­cio­nes seña­lan que en la ciu­dad New York, anhe­la­da por miles de per­so­nas en el mun­do, los pro­ble­mas se han acen­tua­do al con­ver­tir­se varias esta­cio­nes del metro en uno de los refu­gios para per­so­nas sin hogar en los cua­les van a dor­mir y a gua­re­cer­se del frío.

Estados Unidos pobreza en las calles la-tinta

Peor aún son los gran­des edi­fi­cios públi­cos de la lla­ma­da Gran Man­za­na que se han trans­for­ma­do en “fave­las”, don­de se aglu­ti­nan cen­te­na­res de per­so­nas sin las míni­mas con­di­cio­nes sanitarias.


Una orga­ni­za­ción como Human Rights Watch (HW), fun­da­da para ser­vir a los intere­ses polí­ti­cos del sis­te­ma capi­ta­lis­ta y en espe­cial de las admi­nis­tra­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas, ase­gu­ra que “millo­nes de per­so­nas en Esta­dos Uni­dos enfren­tan una situa­ción de pobre­za y ham­bre que podría prevenirse”. 


Lena Simet, inves­ti­ga­do­ra prin­ci­pal sobre pobre­za y des­igual­dad de esa ins­ti­tu­ción, sig­ni­fi­có que “si el gobierno tie­ne inte­rés en abor­dar la inse­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca y la des­igual­dad que ha pues­to de mani­fies­to y ha exa­cer­ba­do la pan­de­mia, debe ase­gu­rar que los dere­chos eco­nó­mi­cos y socia­les sean una prio­ri­dad para todos”.

Para Simet, “eso impli­ca cons­truir un sis­te­ma de pro­tec­ción social sóli­do y uni­ver­sal, e inver­tir en ser­vi­cios públi­cos, espe­cial­men­te en edu­ca­ción, aten­ción de la salud, vivien­da y un están­dar de vida ade­cua­do”. ¿Podrá aca­tar el capi­ta­lis­mo estas suge­ren­cias de la fun­cio­na­ria de Human Rights Watch?

Otros datos ofi­cia­les dan cuen­ta de la alar­man­te situa­ción que vive un alto por­cen­ta­je de las fami­lias pobres, como seña­la la encues­ta Pul­so de Hoga­res (Hou­sehold Pul­se) de la Ofi­ci­na Fede­ral de Cen­sos, la cual ase­gu­ra que des­de el ini­cio de la pan­de­mia dece­nas de millo­nes de per­so­nas han per­di­do su tra­ba­jo y la mayo­ría lo hacían en sec­to­res que pagan sala­rios infe­rio­res a la media nacio­nal. Aho­ra se enfren­tan a la amar­ga reali­dad de haber­se que­da­do sin dine­ro y sin ahorros.

Como era de espe­rar, los que más están sufrien­do las des­igual­da­des son los afro­ame­ri­ca­nos, lati­nos y las muje­res que, pese a reci­bir empleos con sala­rios exiguos, han sido los pri­me­ros en ser despedidos.

El estu­dio de la Ofi­ci­na de Cen­sos seña­la que 24 millo­nes de adul­tos infor­ma­ron que se hallan en situa­ción de ham­bre y más de seis millo­nes denun­cia­ron que temían sufrir un des­alo­jo o la eje­cu­ción de sus hipo­te­cas en los pró­xi­mos meses por no poder cum­plir con lo pagos.

Sin embar­go, pun­tua­li­za el docu­men­to, las per­so­nas de ingre­sos más altos no han sufri­do un per­jui­cio eco­nó­mi­co gra­ve, y pese a estar atra­ve­san­do la peor con­trac­ción des­de la Gran Depre­sión (de la déca­da de 1930) la rique­za con­jun­ta de los 651 mil­mi­llo­na­rios de Esta­dos Uni­dos ha aumen­ta­do en más de un billón de dóla­res des­de el ini­cio de la pan­de­mia, lo cual repre­sen­ta un sal­to del 36 por ciento.

Un artícu­lo del dia­rio The New York Times indi­có que “el botín del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de la nación ha flui­do casi exclu­si­va­men­te a los ricos y a los extre­ma­da­men­te ricos, dejan­do poco para los demás”.

Otro esca­lo­frian­te dato apor­ta­do por el cen­so es que 56 millo­nes de esta­dou­ni­den­ses care­cen de segu­ros de salud, es decir que no tie­nen dere­cho a enfermarse.

Ese índi­ce se incre­men­tó des­de prin­ci­pios del siglo XXI y con­ti­nua­rá cre­cien­do debi­do a los ele­va­dos cos­tos de salud, el poco apo­yo del gobierno a los pro­gra­mas socia­les, y a la reduc­ción o eli­mi­na­ción de segu­ros que las empre­sas ofre­cían antes a sus trabajadores.

El núme­ro de meno­res de edad (de 0 a 18 años) sin segu­ro médi­co ha ido en espi­ral ascen­den­te para alcan­zar un total de 9,7 millo­nes de niños y niñas. Los meno­res cons­ti­tu­yen 27 por cien­to de la pobla­ción, pero 35 por cien­to de los pobres.

Estados Unidos pobres en las calles la-tinta

En algu­nas ciu­da­des del sur, como ocu­rre en Mia­mi, el esce­na­rio tam­bién es des­alen­ta­dor. Un infor­me de Uni­ted Way espe­ci­fi­ca que seis de cada diez resi­den­tes en el con­da­do Mia­mi-Dade, con mayo­ría de pobla­ción his­pa­na, pasa difi­cul­ta­des para cubrir sus nece­si­da­des bási­cas y el 19 por cien­to vive en la pobreza.

El infor­me agre­ga que “una gran par­te de los 2,7 millo­nes de habi­tan­tes de Mia­mi-Dade, el con­da­do más pobla­do del Esta­do, lucha para pagar nece­si­da­des bási­cas como ali­men­ta­ción, vivien­da, trans­por­te, salud y cui­da­do de los niños”.

El voce­ro de la extre­ma dere­cha cuba­no­ame­ri­ca­na, el dia­rio Nue­vo Herald, expli­có en un artícu­lo que “alguien con el sala­rio míni­mo de 8,25 dóla­res por hora debe­ría tener tres tra­ba­jos a tiem­po com­ple­to para pagar un apar­ta­men­to de dos habi­ta­cio­nes en la ciudad”.

Pese a la pro­pa­gan­da de los medios hege­mó­ni­cos por exal­tar las “bon­da­des” del sis­te­ma neo­li­be­ral de pri­va­ti­za­cio­nes, podría­mos pre­gun­tar­nos: ¿la reali­dad en Esta­dos Uni­dos será el sue­ño o la pesa­di­lla americana?

Fuen­te: La tinta

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *