Chi­na. Aumen­tó su pre­sen­cia en Cen­troa­mé­ri­ca, pese a las polí­ti­cas de Esta­dos Unidos

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de junio de 2021.

El esta­ble­ci­mien­to de las rela­cio­nes diplo­má­ti­cas de Cos­ta Rica con Chi­na, en 2007, mar­có un hito en la rela­ción de la poten­cia asiá­ti­ca con la región. Todos los paí­ses cen­tro­ame­ri­ca­nos man­te­nían rela­cio­nes con Tai­wán y este epi­so­dio fue par­te de la bata­lla diplo­má­ti­ca entre Pekín y Tai­pei. Sin embar­go, el acon­te­ci­mien­to no pro­vo­có reac­cio­nes aira­das por par­te de los Esta­dos Uni­dos, com­pro­me­ti­dos con Pekín des­de déca­das atrás.

Des­de enton­ces el con­tex­to inter­na­cio­nal ha cam­bia­do. A pesar de la estre­cha imbri­ca­ción de sus eco­no­mías, las rela­cio­nes entre Esta­dos Uni­dos y Chi­na se han dete­rio­ra­do y exis­te un acuer­do en la cla­se polí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na sobre la “ame­na­za” chi­na, tan­to en el terreno comer­cial como en lo militar.

El invo­lu­cra­mien­to chino con el mun­do es varia­do y difie­re según las regio­nes, los recur­sos de estas y las opor­tu­ni­da­des. Como lo seña­la el pro­fe­sor e inves­ti­ga­dor Evan Ellis: “En gene­ral (…) Chi­na bus­ca en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be (…) fuen­tes segu­ras de mate­rias pri­mas y ali­men­tos, acce­so con­fia­ble a mer­ca­dos para sus bie­nes y ser­vi­cios (…) tec­no­lo­gías estratégicas…”

En Cen­troa­mé­ri­ca Pekín ha libra­do la bata­lla diplo­má­ti­ca por Tai­wán, pero su inte­rés pri­mor­dial es geo­eco­nó­mi­co. La geo­gra­fía hace que el ist­mo ten­ga un valor eco­nó­mi­co, adi­cio­nal al valor estra­té­gi­co mili­tar por su cer­ca­nía con Esta­dos Uni­dos: patio tra­se­ro, acce­so al Gol­fo de Méxi­co, soft belly (como cali­fi­ca­ra Reagan a la región). Por ser un nódu­lo de comu­ni­ca­cio­nes y trans­por­tes, la posi­ción geo­grá­fi­ca de Cen­troa­mé­ri­ca la lle­va a con­ver­tir­se en hub marí­ti­mo y aéreo, puen­te entre dos gran­des océa­nos entre el sur y el nor­te del con­ti­nen­te. Puer­tos, aero­puer­tos, pla­ta­for­mas mul­ti­mo­da­les y cons­truc­ción de carre­te­ras, impor­tan­tes para la poten­cia hege­mó­ni­ca, pero tam­bién para el poder asiá­ti­co ascendente.

El presidente de El Salvadorís Nayib Bukele se reúne con el Primer Ministro chino Li Keqiang, en el gran salón del pueblo en Pekín, en diciembre 2019. (Foto Noel CELIS / POOL / AFP)
El pre­si­den­te de El Sal­va­do­rís Nayib Buke­le se reúne con el Pri­mer Minis­tro chino Li Keqiang, en el gran salón del pue­blo en Pekín, en diciem­bre 2019. (Foto Noel CELIS /​POOL /​AFP)

Amé­ri­ca Cen­tral no tie­ne el atrac­ti­vo del cobre chi­leno, el petró­leo vene­zo­lano o el hie­rro peruano, pero sí es una impor­tan­te vía de acce­so chi­na para el comer­cio con la cos­ta este de Esta­dos Unidos.

En la medi­da en que la riva­li­dad glo­bal entre ambas poten­cias ha veni­do cre­cien­do, las con­se­cuen­cias de la rela­ción con Pekín cam­bian. Cuan­do Cos­ta Rica esta­ble­ció rela­cio­nes con Chi­na no hubo reac­ción de Washing­ton, pero el esta­ble­ci­mien­to de estas con Pana­má, Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na y El Sal­va­dor sus­ci­tó el lla­ma­do a con­sul­tas de los diplo­má­ti­cos nor­te­ame­ri­ca­nos en los tres países.

En enero de 2020, el secre­ta­rio de Esta­do Mike Pom­peo advir­tió, en Cos­ta Rica, sobre las pro­me­sas chi­nas que a menu­do pro­du­cen: “úni­ca­men­te deu­da, depen­den­cia y has­ta la ero­sión de la sobe­ra­nía de algu­nas nacio­nes”. Recien­te­men­te, en su visi­ta a El Sal­va­dor, Ricar­do Zúñi­ga, el envia­do espe­cial de Biden, expre­só su inquie­tud por el acer­ca­mien­to del gobierno de Buke­le con Chi­na, lo que con­fir­ma la preo­cu­pa­ción de la cla­se polí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na en torno a la pre­sen­cia chi­na en su vecin­da­rio cercano.

Más allá de las inquie­tu­des a las ori­llas del Poto­mac, es pre­ci­so apun­tar el incre­men­to de la acti­vi­dad de Chi­na, aun­que seña­lan­do que Hon­du­ras, Nica­ra­gua y Gua­te­ma­la no man­tie­nen rela­ción diplo­má­ti­ca con esta, a pesar de las acti­vi­da­des comer­cia­les de empre­sas chi­nas en Hon­du­ras y Guatemala.

Los alia­dos de Chi­na en Centroamérica

La pre­sen­cia chi­na en Pana­má venía dán­do­se des­de antes del esta­ble­ci­mien­to de la rela­ción diplo­má­ti­ca. Una empre­sa chi­na, basa­da en Hong Kong (Hut­chin­son-Wham­poa), esta­ba invo­lu­cra­da en el trán­si­to de con­te­ne­do­res. Cuan­do el pre­si­den­te Vare­la se acer­có a Pekín las rela­cio­nes se desa­rro­lla­ron ace­le­ra­da­men­te. Pana­má se inte­gró a la ini­cia­ti­va chi­na de la Fran­ja y la Ruta, y Xi Jin­ping visi­tó Pana­má en 2018. En lo comer­cial la rela­ción se ha mul­ti­pli­ca­do por 22.

Las con­ver­sa­cio­nes para un tra­ta­do de libre comer­cio no han pro­gre­sa­do y los pro­yec­tos de inver­sión chi­na sufren estan­ca­mien­to. Com­pa­ñías chi­nas invo­lu­cra­das en la extrac­ción de cobre en Pana­má se han reti­ra­do. La cons­truc­ción de un nue­vo puer­to de con­te­ne­do­res está incom­ple­ta y las inver­sio­nes en elec­tri­ci­dad no han con­clui­do. Los pro­yec­tos para ges­tión de agua y edi­fi­ca­ción de un cuar­to gru­po de esclu­sas no se han cris­ta­li­za­do. Y los pro­yec­tos de inte­rés para Chi­na no logran abrir­se paso con la admi­nis­tra­ción de Lau­ren­tino Cortizo.

El gobierno de Cor­ti­zo (2019) ha des­ace­le­ra­do la rela­ción con Chi­na por las adver­ten­cias de Esta­dos Uni­dos. En una visi­ta a Pana­má en octu­bre 2018, Pom­peo advir­tió al pre­si­den­te Vare­la de los peli­gros de Chi­na. Sin embar­go, no es posi­ble pen­sar en un retro­ce­so en las rela­cio­nes y en un nue­vo reco­no­ci­mien­to de Tai­wán. Chi­na con­ti­nua­rá comer­cian­do e invir­tien­do en Panamá.

Com­pa­ñías chi­nas están aho­ra mis­mo cons­tru­yen­do un cuar­to puen­te sobre el canal. La reno­va­ción del con­tra­to con Hut­chin­son para la ope­ra­ción de puer­tos suce­dió a pesar de las crí­ti­cas. La cons­truc­ción de un nue­vo cen­tro de con­ven­cio­nes finan­cia­do y cons­trui­do por Chi­na ya fina­li­zó. Las com­pa­ñías de tec­no­lo­gía Hua­wei y ZTE pro­veen de equi­pos a las tele­fó­ni­cas y de cáma­ras para la vigi­lan­cia. El Ins­ti­tu­to Con­fu­cio fun­cio­na en la Uni­ver­si­dad de Pana­má y más de 200 estu­dian­tes pana­me­ños han reci­bi­do becas para estu­diar en China.

En Cos­ta Rica todo empe­zó como par­te de la polí­ti­ca de expan­sión de la fron­te­ra diplo­má­ti­ca del expre­si­den­te Óscar Arias, en 2007. Chi­na ini­ció la rela­ción com­pran­do deu­da cos­ta­rri­cen­se, rega­lan­do un esta­dio y fir­man­do un tra­ta­do de libre comer­cio. Siguie­ron las visi­tas de los pre­si­den­tes Hu Jin­tao y Xi Jin­ping, la dona­ción de la cons­truc­ción para la Escue­la Nacio­nal de Poli­cía y de avio­nes lige­ros. El Ins­ti­tu­to Con­fu­cio fun­cio­na acti­va­men­te, aco­gi­do por la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Rica.

Aun­que las rela­cio­nes han sido cor­dia­les, las dos últi­mas admi­nis­tra­cio­nes las han veni­do enfrian­do, so pena de las adver­ten­cias de Esta­dos Uni­dos. Con oca­sión de una visi­ta de Pom­peo (2020) al país cen­tro­ame­ri­cano, la emba­ja­do­ra cri­ti­có los pro­yec­tos de cons­truc­ción de carre­te­ras eje­cu­ta­dos por empre­sas chinas.

El balan­ce de la rela­ción, sin embar­go, ha sido posi­ti­vo para ambos paí­ses y sigue el patrón de las rela­cio­nes chi­nas con el mun­do en desa­rro­llo: rega­los de par­te de Chi­na y aper­tu­ra de los mer­ca­dos loca­les a los pro­duc­tos chi­nos. Hoy se con­ti­núa con la aper­tu­ra chi­na para las expor­ta­cio­nes de piña y car­ne de gana­do vacuno. La com­pra de tre­nes chi­nos es un hecho recien­te. Las expor­ta­cio­nes a Chi­na (2020) repre­sen­tan el 2 % y las impor­ta­cio­nes un 14 %.

A pesar de todas estas bon­da­des, la moder­ni­za­ción de la ruta 32 hacia el Cari­be se ha atra­sa­do debi­do a erro­res de dise­ño y retra­sos en las expro­pia­cio­nes. La idea de crear zonas eco­nó­mi­cas espe­cia­les no ha pro­gre­sa­do, y el pro­yec­to de reno­va­ción de la refi­ne­ría esta­tal de petró­leo nau­fra­gó en un mar de acu­sa­cio­nes de corrupción.

En el terreno diplo­má­ti­co la admi­nis­tra­ción de Car­los Alva­ra­do, ase­dia­da por pro­ble­mas inter­nos, no ha estre­cha­do lazos con Pekín: ni el pre­si­den­te ha via­ja­do a Chi­na ni se han reci­bi­do visi­tas chi­nas de alto nivel.

Las rela­cio­nes, no obs­tan­te, per­ma­ne­ce­rán inal­te­ra­das. Cos­ta Rica es valio­so para los chi­nos y el comer­cio se pue­de incre­men­tar a pesar de difi­cul­ta­des logís­ti­cas. Los pro­yec­tos de infra­es­truc­tu­ra y tec­no­lo­gía podrían inquie­tar en el Nor­te, por lo que el país debe­rá bus­car equilibrios.

Buke­le gira

En El Sal­va­dor, en cam­bio, el giro hacia Chi­na ha sido ram­pan­te. Ante las crí­ti­cas de Washing­ton por sus des­plan­tes auto­ri­ta­rios (remo­ción de jue­ces cons­ti­tu­cio­na­les y del fis­cal gene­ral) y la publi­ca­ción de una lis­ta de polí­ti­cos corrup­tos, el pre­si­den­te sal­va­do­re­ño ha for­ta­le­ci­do sus rela­cio­nes con Chi­na y se rehu­só a reci­bir al envia­do del pre­si­den­te Biden en su pri­me­ra visi­ta al país. Tam­bién ingre­só en la diplo­ma­cia de las vacu­nas agra­de­cien­do al pre­si­den­te Xi Jin­ping sus bue­nos ofi­cios para la adqui­si­ción de 500 000 dosis.

Sus opo­si­to­res han denun­cia­do “inje­ren­cia” chi­na, lo que ha moti­va­do que la emba­ja­da Chi­na seña­le que su ayu­da care­ce de con­si­de­ra­cio­nes geo­po­lí­ti­cas y que nun­ca han uti­li­za­do la asis­ten­cia exte­rior para inter­fe­rir en los asun­tos inter­nos de otros países.

Un día des­pués de la publi­ca­ción de la lis­ta de fun­cio­na­rios corrup­tos por par­te del gobierno de EUA, la mayo­ría buke­lis­ta en la Asam­blea rati­fi­có pre­ci­pi­ta­da­men­te un con­ve­nio de coope­ra­ción fir­ma­do en 2019. Dicho con­ve­nio con­tem­pla, según anun­ció el mis­mo Buke­le, $500 millo­nes en mega­pro­yec­tos finan­cia­dos y eje­cu­ta­dos por Chi­na, como un esta­dio nacio­nal, una biblio­te­ca nacio­nal, una plan­ta pota­bi­li­za­do­ra en el Lago de Ilo­pan­go, la infra­es­truc­tu­ra para una ciu­dad turís­ti­ca, la res­tau­ra­ción de un sitio arqueo­ló­gi­co, y la reno­va­ción y amplia­ción del puer­to de La Libertad.

Las expor­ta­cio­nes sal­va­do­re­ñas aumen­ta­ron a $85.5 millo­nes lue­go del esta­ble­ci­da la rela­ción con Chi­na, pero caye­ron a $51.9 millo­nes en el 2019; mien­tras que las impor­ta­cio­nes chi­nas a El Sal­va­dor alcan­za­ron $1723 millo­nes ese año.

Ade­más, al igual que en Pana­má y Cos­ta Rica, se creó el Ins­ti­tu­to Con­fu­cio en la Uni­ver­si­dad de El Salvador.

Chi­na ha veni­do incre­men­tan­do su pre­sen­cia en la región, mien­tras Esta­dos Uni­dos aumen­ta sus adver­ten­cias a estos paí­ses. El esce­na­rio íst­mi­co será de com­pe­ten­cia y no de con­fron­ta­ción, pero Esta­dos Uni­dos segui­rá prac­ti­can­do la ver­sión deci­mo­nó­ni­ca de la Doc­tri­na Mon­roe, recha­zan­do inser­cio­nes extra­con­ti­nen­ta­les en su zona de influencia.

Fuen­te: El Faro

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *