Chi­le. Mar­ce­lo Oses: «En la Revuel­ta nació un nue­vo suje­to revo­lu­cio­na­rio, pero aún cier­ta izquier­da sigue sin dar­se cuenta»

Por Car­los Azná­rez, Resu­men lati­no­ame­ri­cano, 23 de junio de 2021.

En Chi­le, en los últi­mos meses hubo dos com­pul­sas elec­to­ra­les. A par­tir de allí se hicie­ron aná­li­sis para todos los gus­tos, algu­nas de ellas, liga­das a par­ti­dos tra­di­cio­na­les de la izquier­da, bas­tan­te triun­fa­lis­tas y otras como la que aho­ra podrán leer, sur­gi­das del cora­zón de la revuel­ta, ven las cosas de mane­ra muy dis­tin­ta. Esto es lo que opi­na el perio­dis­ta Mar­ce­lo Oses, coor­di­na­dor de Radio Pla­za de la Dignidad.

¿Qué ha pasa­do con la Revuel­ta? ¿Está en un replie­gue tác­ti­co o ha desaparecido?

-Esta­mos en un evi­den­te replie­gue, pro­duc­to de varios fac­to­res. Uno de ellos fue la pan­de­mia y las medi­das que a tra­vés del sis­te­ma polí­ti­co, el gobierno y el Par­la­men­to han imple­men­ta­do duran­te todo este tiempo.

Hemos men­cio­na­do en otras opor­tu­ni­da­des que en Chi­le exis­te un esta­do de de excep­ción y toque de que­da des­de abril del 2020, inin­te­rrum­pi­da­men­te, en todo el terri­to­rio nacio­nal. Pro­ba­ble­men­te somos el úni­co país en esa situa­ción. Aho­ra pre­ci­sa­men­te, están a pun­to de reno­var­lo por­que ven­ce el pla­zo cada tres meses. Lo más pro­ba­ble es que lo hagan otra vez a pesar de que haya más voces en con­tra. Es real­men­te absur­do man­te­ner estas medi­das, que en temas sani­ta­rios no con­tri­bu­yen en nada.

-Esa es una razón obje­ti­va del replie­gue, ¿cuál es la otra?

-Por otro lado, vie­ne un con­jun­to de pro­ce­sos de la cas­ta polí­ti­ca en Chi­le para impe­dir las mani­fes­ta­cio­nes y accio­nes de repu­dio que se die­ron des­de octu­bre de 2019 y que se man­tu­vie­ron has­ta hace muy poco. Con ello, han logra­do en cier­ta medi­da ins­ti­tu­cio­na­li­zar el des­con­ten­to que se pro­du­jo en este tiem­po. Los aná­li­sis sobre el pun­to son varia­dos: hay dis­tin­tos intere­ses, tan­to de la oli­gar­quía eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca, que son los ver­da­de­ros due­ños del poder, repre­sen­ta­do, tan­to por los sec­to­res de dere­cha, como por los social­de­mó­cra­tas refor­mis­tas. Estos últi­mos, rela­cio­na­dos polí­ti­ca­men­te con los par­ti­dos de la Con­cer­ta­ción que admi­nis­tra­ron la tran­si­ción des­de el año 1988 en ade­lan­te y que final­men­te fue­ron los capa­ta­ces de la oli­gar­quía para impe­dir duran­te los pri­me­ros años del tér­mino de la dic­ta­du­ra pino­che­tis­ta, que hubie­se orga­ni­za­cio­nes popu­la­res. Son los mis­mos que logra­ron duran­te trein­ta años man­te­ner el mode­lo de domi­na­ción neo­li­be­ral. Recor­de­mos que esa es una de las con­sig­nas que levan­ta­mos a par­tir del ini­cio de la revuel­ta: que esos trein­ta años que nos man­tu­vie­ron some­ti­dos, eran pro­duc­to, no solo de los due­ños sino tam­bién de los capa­ta­ces, trans­for­mán­do­se poco a poco, hacien­do una sim­bio­sis y ter­mi­na­ron sien­do los sec­to­res eco­nó­mi­ca­men­te dominantes.

-¿O sea que el refor­mis­mo se ha ido salien­do con la suya, a pesar de la poten­cia que puso la revuel­ta en la calle?

-En este perio­do han logra­do en bue­na medi­da cana­li­zar ins­ti­tu­cio­nal­men­te la pro­tes­ta a tra­vés de este pro­ce­so lla­ma­do Con­ven­ción, gene­ran­do expec­ta­ti­vas en los sec­to­res medios y popu­la­res y han vis­to una oportunidad.

-¿La elec­to­ral?

-Sí, están con­si­de­ran­do que hay una for­ma de par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral que podrían per­mi­tir bajar los nive­les exa­cer­ba­dos del mode­lo eco­nó­mi­co. Nos dicen: “neo­li­be­ra­lis­mo hay en todas par­te del mun­do pero no como en Chi­le». No hay nin­gún país que ten­ga un sis­te­ma pre­vi­sio­nal que esté 100% en manos de empre­sas pri­va­das. Inclu­so, en los que copia­ron el mode­lo de admi­nis­tra­do­ras de pen­sio­nes, en cuen­tas indi­vi­dua­les, nin­guno lle­gó a este pun­to. Repi­ten: “Con esta fór­mu­la ins­ti­tu­cio­nal vamos a poder cam­biar, qui­zás no arra­sar con el mode­lo de capi­ta­li­za­ción indi­vi­dual, sino hacer uno mix­to”. Nos han veni­do inven­tan­do duran­te el últi­mo tiem­po que el Esta­do pue­da tener una par­ti­ci­pa­ción, no como hoy en día, que el Esta­do se dedi­có a sacar fon­dos para suplir la fal­ta de pen­sión de los que no tie­nen o aho­rra­ron sufi­cien­te. Esa es la fun­ción del Esta­do: poner pla­ta, lle­va­mos un saco roto más de cua­ren­ta años y el Esta­do cada año des­em­bol­sa una can­ti­dad inmen­sa. Lo mis­mo se ve en el fra­ca­so del sis­te­ma de trans­por­te públi­co. Chi­le es un país que en tiem­pos de la Con­cer­ta­ción, pri­va­ti­zó los ser­vi­cios de infra­es­truc­tu­ra que el Esta­do nece­si­ta: carre­te­ras, puen­tes, hos­pi­ta­les, cár­ce­les. Hoy tene­mos cár­ce­les pri­va­das admi­nis­tra­das por pri­va­dos y tene­mos los hos­pi­ta­les con­ce­sio­na­dos y su infra­es­truc­tu­ra pri­va­da con fon­dos públi­cos. Esto hace que se pro­fun­di­ce la car­ga neoliberal.

-Cuan­do lle­gó el tema de la Con­ven­ción cons­ti­tu­cio­nal, algu­nos sec­to­res que tenían expec­ta­ti­vas, decían: «vamos a la elec­ción pero no sol­ta­mos la calle», y hoy siguen con ese dis­cur­so pero evi­den­te­men­te la han ido sol­tan­do. Enton­ces ha habi­do una tram­pa ten­di­da por el gobierno de Sebas­tián Piñe­ra con algu­na cola­bo­ra­ción de los sec­to­res que vie­nen de apo­yar a la Con­cer­ta­ción. Que­da cla­ro que a ellos les intere­sa ir al jue­go elec­to­ral por­que tam­bién sacan rédi­to, pero el pro­ble­ma son aque­llos lucha­do­res y lucha­do­ras que esta­ban en la calle y ade­más pro­cla­ma­ban “a noso­tros no nos engañarán”.¿Qué pasó con esa gente? 

-El peso de la res­pon­sa­bi­li­dad recae efec­ti­va­men­te en los sec­to­res popu­la­res más radi­ca­les que aspi­ran a ser no solo con­duc­to­res sino par­te de este movi­mien­to popu­lar. Por supues­to, la polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal ha ten­di­do, des­de todos los aspec­tos mediá­ti­cos y polí­ti­cos, a trans­mi­tir que la calle ya no exis­te, que ya no se nece­si­ta, y que hay un pro­ce­so de cam­bios ins­ti­tu­cio­na­les en don­de la calle es inviable.

Duran­te lar­go tiem­po nos tra­ta­ron de decir que era irres­pon­sa­ble salir a pro­tes­tar, por la cri­sis sani­ta­ria y la cri­sis eco­nó­mi­ca en la que nos vimos sumi­dos en los pri­me­ros tiem­pos de la revuel­ta; sin embar­go, noso­tros nos man­tu­vi­mos en la calle con gran­des movi­li­za­cio­nes en octu­bre, noviem­bre y diciem­bre del 2020, inclu­so en los momen­tos más difí­ci­les de la pan­de­mia. Duran­te el últi­mo perío­do, al ale­ro de la cam­pa­ña elec­to­ral aho­ra en mayo, la que aquí la deno­mi­na­ron la «mega elec­ción», se pro­du­jo la con­tra­dic­ción con la movi­li­za­ción. En la cam­pa­ña del “terror” de los sec­to­res refor­mis­tas, de que no pon­ga­mos en peli­gro el pro­ce­so de tran­si­ción –“si te detie­nen no vas a poder votar”, decían- lo que de algu­na mane­ra fue calan­do en cier­tos sec­to­res medios. Es así que la resis­ten­cia que­da en los sec­to­res popu­la­res prin­ci­pal­men­te, mien­tras los sec­to­res medios han sido muy fáci­les de coop­tar e ins­ti­tu­cio­na­li­zar en este proceso.

-¿Fren­te a este pano­ra­ma, uste­des que han plan­tea­do como alternativa?

-Noso­tros segui­mos insis­tien­do des­de los sec­to­res más com­pro­me­ti­dos con este pro­ce­so de cam­bio, que el pro­ce­so que des­en­ca­de­nó la revuel­ta sigue abso­lu­ta­men­te vigen­te, aun­que esta­mos en otra fase. Aquí sur­gió un pro­ce­so de trans­for­ma­ción his­tó­ri­ca, hay un con­ven­ci­mien­to en muchos sec­to­res que des­de octu­bre de 2019 comen­zó una nue­va fase en Chi­le, irre­ver­si­ble. En la com­pren­sión de los mis­mos sec­to­res domi­nan­tes del pro­ce­so que se des­en­ca­de­nó, los obli­gó cons­cien­te­men­te a tra­tar de cana­li­zar­lo, muchos de ellos tra­ta­ron de escon­der­lo. Los que ana­li­zan con serie­dad lo ocu­rri­do, saben que este es un pro­ce­so muy pro­fun­do por­que las con­tra­dic­cio­nes que se han ocul­ta­do duran­te tan­to tiem­po no se solu­cio­nan con más orden públi­co, bonos o solu­cio­nes “par­che”, saben que es una cues­tión muy pro­fun­da. Nece­si­tan tomar cier­tas medi­das en dife­ren­tes aspec­tos, sobre todo el eco­nó­mi­co, para pro­vo­car trans­for­ma­cio­nes, y están tra­tan­do de hacer­lo, inclu­so aho­ra. Con temas como la salud, pre­vi­sión, y has­ta vivienda.

Ten­go la sen­sa­ción que esta inca­pa­ci­dad que se tuvo des­de «la izquier­da revo­lu­cio­na­ria tra­di­cio­nal», nos ha cos­ta­do enten­der al nue­vo suje­to social de las trans­for­ma­cio­nes, dar­nos cuen­ta que ya no es el que nos gus­ta­ba a noso­tros: el obre­ro de las fábri­cas sin­di­ca­li­za­do, el pobla­dor orga­ni­za­do, los tra­di­cio­na­les comi­tés de vivien­da o jun­tas de veci­nos, y que ya no par­ti­ci­pa de esa mane­ra. No tie­ne esa men­ta­li­dad y esa estruc­tu­ra. Este suje­to revo­lu­cio­na­rio está lleno de «pifias». Noso­tros tene­mos la tra­di­ción reca­ba­rris­ta (N.de R.: por Luis Emi­lio Reca­ba­rren), del suje­to hono­ra­ble e inta­cha­ble. Reca­ba­rren nos hizo un manual: “el mili­tan­te no bebe, tie­ne un com­por­ta­mien­to fami­liar y social con sus com­pa­ñe­ros”, y la izquier­da chi­le­na siem­pre ha tra­ta­do de idea­li­zar esa estruc­tu­ra de com­por­ta­mien­to. Pero eso no exis­te en el nue­vo suje­to social, es otro: es mar­gi­nal, rom­pe las reglas de la pro­pia con­vi­ven­cia, y de algu­na mane­ra se sos­tie­ne: “no nos gus­ta”, qui­sié­ra­mos “otro”.

Ese es el autén­ti­co suje­to, y lo pode­mos ver con un ejer­ci­cio muy sim­ple: ¿Quié­nes son los pre­sos, que son más de 20 mil los que están en las cár­ce­les o pro­ce­sa­dos? ¿Quié­nes son aque­llos que fue­ron tor­tu­ra­dos, alla­na­dos, inclu­si­ve muer­tos? Y se lo decía­mos a los com­pa­ñe­ros comu­nis­tas o de otros sec­to­res que hoy están ins­ti­tu­cio­na­li­za­dos: ¿Cuán­tos de sus mili­tan­tes han sufri­do des­de octu­bre del 2019, algún tipo de repre­sión? Pues no exis­ten, por­que no están meti­dos en la pelea direc­ta ¿De los 20 mil pre­sos o pro­ce­sa­dos, cuán­tos son de los sec­to­res de la izquier­da tra­di­cio­nal? No están ¿Y cuán­tos son de la mili­tan­cia popu­lar, de la mili­tan­cia radi­cal que nos inclu­ye a noso­tros?. Muy poqui­tos. Noso­tros no estu­vi­mos en la pri­me­ra línea, dan­do gue­rra y arries­gan­do a que nos cai­gan penas altí­si­mas de pri­sión. Sí estu­vi­mos en la calle apo­yan­do con todo pero no en ese fren­te en extre­mo ries­go­so que en muchos casos le cos­tó la vida a esos compañeros.

-¿Quié­nes son ellos enton­ces, esa pri­me­ra línea de com­ba­te con­tra la represión?

-Los más pobres, los más mar­gi­na­dos, que salie­ron sin con­duc­ción, o gene­ran­do una peque­ña auto-con­duc­ción que se fue gene­ran­do al calor de la pelea. Eso es lo que nos cues­ta tan­to enten­der y por supues­to no tene­mos res­pues­tas para eso, pero debe­mos vin­cu­lar­nos a esos sec­to­res que cada vez que sur­gen movi­li­za­cio­nes, ahí están, dan­do el batacazo.

¿Ese sec­tor que está reple­ga­do pero laten­te, es tam­bién el que inte­gra esa can­ti­dad de gen­te que no fue a votar en la últi­ma elec­ción, don­de solo pasó por las urnas un esca­so 19 por ciento?

-Abso­lu­ta­men­te. Este sec­tor es el que no tie­ne ape­go con el sis­te­ma polí­ti­co ni con su meca­nis­mo. La cam­pa­ña fue con el lema «saque­mos a la dere­cha». Para ello, se jun­tó todo el espec­tro social­de­mó­cra­ta. Ricar­do Jadue y Gabriel Boric, que serían los repre­sen­tan­tes de esa izquier­da más tra­di­cio­nal, se des­pe­ga­ron los últi­mos días para hacer­le cam­pa­ña a los can­di­da­tos de la ex Con­cer­ta­ción, los que gober­na­ron duran­te esos 30 años que cues­tio­na­mos cuan­do comen­zó la revuel­ta. Bueno, esos eran la mayo­ría en esta segun­da vuel­ta, y Boric y Jadue salie­ron a ayu­dar­los en la cam­pa­ña por­que había que “derro­tar a la dere­cha”. No impor­ta­ba si apo­ya­ban a los que fue­ron res­pon­sa­bles de la pro­fun­di­za­ción del mode­lo neo­li­be­ral. Lo hicie­ro igual. Sin embar­go, no logra­ron arras­trar a un sec­tor mayo­ri­ta­rio, y por eso están des­con­cer­ta­dos por­que solo haya vota­do el 19,6%. Ten­ga­mos en cuen­ta, que­de los que vota­ron en San­tia­go muchos son de dere­cha, de las comu­nas más ricas, allí se con­cen­tra­ron muchos votos. En cam­bio, en las comu­nas pobres no hubo gran cati­dad de votos, allí don­de ganó este sec­tor “ama­ri­llo”. Ganó. pero con pocos votos. Por eso, la com­pli­ca­ción que ellos tie­nen es que no logran legi­ti­mar­se en los sec­to­res popu­la­res don­de ellos creen que tie­nen el res­pal­do. Aquí hay un dato intere­san­te: en la vota­ción del ple­bis­ci­to votó un poco más del 50%, el ple­bis­ci­to his­tó­ri­co para ter­mi­nar con esta dic­ta­du­ra neo­li­be­ral. Fue mucho menos que el otro ple­bis­ci­to his­tó­ri­co de 1988 en don­de vota­ron más del 70% con voto volun­ta­rio, para ter­mi­nar con la dic­ta­du­ra de Pino­chet. Aho­ra, con toda la cam­pa­ña que tenía como obje­ti­vo cam­biar, votó un poco más del 50,4%. Ese núme­ro fue a decir: «no quie­ro que siga esta Cons­ti­tu­ción», inclu­so se plan­tea­ba cam­biar este mode­lo. Esa es la con­tra­dic­ción, ya que a la mega elec­ción, para ele­gir prac­ti­ca­ment­to­das las auto­ri­da­des, bajó casi el 10% de los que fue­ron al ple­bis­ci­to cons­ti­tu­cio­nal. Ese 10%, un tiem­po des­pués, no quie­ren ele­gir repre­sen­tan­tes. Gen­te que cons­cien­te­men­te recha­za el mode­lo elec­to­ral. Que dicen: “no quie­ro que sigan, pero no me intere­san sus nom­bres de reem­pla­zo”. Esa es la con­tra­dic­ción que tie­ne el mode­lo elec­to­ral actual, ellos no tie­nen inte­rés en que haya una par­ti­ci­pa­ción demo­crá­ti­ca directa.

Otro fenó­meno que sur­ge hoy es la “lis­ta del pue­blo”. Hay un sec­tor del movi­mien­to popu­lar que estu­vo mani­fes­tán­do­se en las calle y que deci­dió por dis­tin­tos meca­nis­mos par­ti­ci­par en esta elec­ción de repre­sen­tan­tes, crean­do dis­tin­tos meca­nis­mos como la “lis­ta del pue­blo”, fue­ron a las urnas y tuvie­ron un buen resul­ta­do, eli­gien­do una can­ti­dad con­si­de­ra­ble, 27 de los 155 en dispu­ta. Este es un sec­tor que estu­vo en la calle, y con el cual, de algu­na mane­ra, nos sen­ti­mos conec­ta­dos por­que quie­ren un cam­bio pro­fun­do, gene­ran­do una rup­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal. Hace poco lan­za­ron una pro­pues­ta de seis pun­tos, que inclu­ye la liber­tad de los pre­sos polí­ti­cos de la revuel­ta. Y esto nos pare­ce impor­tan­te, ya que esa izquier­da social­de­mó­cra­ta, como la que repre­sen­tan Jadue y Boric, con­si­de­ran que son pre­sos polí­ti­cos por pen­sa dife­ren­te. Pero no se dan cuen­ta que los que solo pien­san dife­ren­te no están dete­ni­dos, los pre­sos actua­les son los acu­sa­dos de que­mar, de hacer barri­ca­das, de enfren­tar­se a los cara­bi­ne­ros. Esas son las per­so­nas reales que están presas. 

Las com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros de la “lis­ta del pue­blo” tam­bién plan­tean el escla­re­ci­mien­to de la ver­dad y jui­cio y cas­ti­go a los res­pon­sa­bles de la vio­la­ción de dere­chos huma­nos. Y en torno a estas rei­vin­di­ca­cio­nes u otras pare­ci­das, les plan­tea­mos a estos com­pa­ñe­ros: “¿has­ta dón­de quie­ren lle­gar en todo esto?, por­que si eso no va acom­pa­ña­do de una acción de fuer­za y de pre­sión, va a a que­dar en una decla­ra­ción de bue­nas inten­cio­nes. Has­ta el momen­to sus res­pues­tas han sido muy débi­les. Les pre­gun­ta­mos: ¿si no se cum­ple este plie­go de 6 pun­tos, uste­des se cons­ti­tu­yen (aho­ra en julio se rea­li­za la cere­mo­nia de cons­ti­tu­ción)? Has­ta el momen­to, la res­pues­ta es como “no, no nos cons­ti­tui­mos”. Sí par­ti­ci­pan pero no se constituyen.

Les vol­ve­mos a plantear:¿qué pasa si uste­des no se cons­ti­tu­yen? ¿Van a lla­mar a una gran movi­li­za­ción nacio­nal por esos 6 puntos?

-Tene­mos una sin­to­nía con este sec­tor que se orga­ni­za y pre­ten­de levan­tar una can­di­da­tu­ra para el pró­xi­mo año, pero en la medi­da que sus accio­nes tien­dan a la rup­tu­ra y no a la esta­bi­li­dad. Se lo hemos dicho abier­ta­men­te: si lo de uste­des pasa por dar­le esta­bi­li­dad a este sis­te­ma polí­ti­co, no tene­mos nin­gu­na sin­to­nía. Si su par­ti­ci­pa­ción es para pro­vo­car rup­tu­ras ins­ti­tu­cio­na­les, ahí sí cuen­ten con noso­tros, pero en las calles.

Vie­ne este desa­fío de qué hace el movi­mien­to popu­lar revo­lu­cio­na­rio fren­te a esta situa­ción. Tene­mos cla­ro que hay debe­mos acen­tuar la orga­ni­za­ción terri­to­rial que hemos teni­do en lar­gos años de lucha, y tam­bién la expe­rien­cia de esta revuel­ta, para for­ta­le­cer­nos a nivel polí­ti­co y social. Sabe­mos que el camino de ins­ti­tu­cio­na­li­zar­se es muy fácil, para la mili­tan­cia de esos par­ti­dos sig­ni­fi­ca no arries­gar y por el con­tra­rio apro­ve­char espa­cios, por ejem­plo, labo­ra­les, En cam­bio, para noso­tros es un camino ries­go­so y desa­fian­te. Pues nos obli­ga a ir conec­tan­do des­de aba­jo, con sec­to­res popu­la­res con los que noso­tros hemos esta­do, en cier­tas oca­sio­nes, has­ta en con­flic­to, por no com­pren­der sus códi­gos y actua­cio­nes, pero nos damos cuen­ta que cues­tio­nan al sis­te­ma. En ese sen­ti­do, esta­mos con­ven­ci­dos de ir con­for­man­do una fuer­za popu­lar autó­no­ma, que sea capaz de dispu­tar todos los espa­cios socia­les y polí­ti­cos, con una estra­te­gia cla­ra de rup­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal y no de cola­bo­ra­cio­nis­mo. Que vaya apro­ve­chan­do todos los espa­cios, inclu­so los espa­cios ins­ti­tu­cio­na­les, pero con esta visión, no para nor­ma­li­zar y estabilizar.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *