Méxi­co. Empre­sas inter­na­cio­na­les se han apo­de­ra­do de más de 36.000 hec­tá­reas de tie­rra en Chiapas

Por Yes­si­ca Mora­les, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de junio de 2021.

De mane­ra len­ta, pero per­sis­ten­te, empre­sas acei­te­ras inter­na­cio­na­les se han apo­de­ra­do de más de 36.000 hec­tá­reas de tie­rra en Chia­pas, sem­bra­das aho­ra con pal­ma de aceite.

Clau­dia Ramos Gui­llen, inte­gran­te de Agua y Vida, Muje­res, Dere­chos y Ambien­te A. C. dio a cono­cer que, en Chia­pas los datos acer­ca de la pal­ma de acei­te son ambi­guas ‑en tér­mi­nos de datos oficiales‑, pero estas plan­ta­cio­nes repre­sen­tan el 70% de la sem­bra­da en Méxi­co, sobre todo que se expor­ta para la par­te cen­tral, con el fin de refi­nar los aceites.

Ramos Gui­llen men­cio­nó que estas plan­ta­cio­nes ini­cia­ron en los cua­ren­ta, con semi­lla traí­da de Cos­ta Rica, esta expan­sión se fue dan­do de mane­ra pau­la­ti­na, sin embar­go, alre­de­dor de 2006 – 2007 tuvo un “bum”, sobre todo en la zona nor­te en los muni­ci­pios de Bene­mé­ri­to de las Amé­ri­cas y Palen­que, que se enla­za a Cam­pe­che, Tabas­co, Vera­cruz y al Petén guatemalteco.

Una mira­da más regio­nal de los pro­ce­sos de expan­sión de este mono­cul­ti­vo y sobre todo lo que está pasan­do en estos terri­to­rios y en los cuer­pos de las muje­res ante la expan­sión de pro­ce­sos vio­len­tos de extrac­ción, de des­po­jo en los terri­to­rios, de extrac­ción de agua, y bie­nes natu­ra­les comu­nes en nues­tro esta­do, agre­gó Ramos Guillen.

Seña­ló que hay pre­sen­cia de pal­ma acei­te­ra en la zona de La Encru­ci­ja­da y en el Par­que Nacio­nal de Palen­que, don­de se habla de pro­ce­sos de defo­res­ta­ción, lo que es con­tra­dic­to­rio pues al ser Áreas Natu­ra­les Pro­te­gi­das (ANP), tie­ne una polí­ti­ca de conservación.

Es decir, por un lado, hay una polí­ti­ca de expan­sión de mono­cul­ti­vo o de gana­de­ría, por otro las ANP lle­gan a fun­cio­nar como estra­te­gias de con­trol, y de decir­le a la gen­te como va a mane­jar y ejer­cer la polí­ti­ca ambien­tal en el país aso­cia­do al cul­ti­vo de palma.

Hizo hin­ca­pié en el uso de paque­te tec­no­ló­gi­co, sobre todo el gli­fo­sa­to y de los demás fer­ti­li­zan­tes, que gene­ran sue­los con mayor sali­ni­za­ción y con­ta­mi­na­ción de fuen­tes de agua, que no solo dese­can las plan­ta­cio­nes, sino que es agua para pro­ce­sar el acei­te y la mis­ma plan­ta­ción no per­mi­te que se infil­tre por el sis­te­ma radi­cu­lar de la plan­ta que este sem­bra­do en gran­des exten­sio­nes de monocultivo.

Acen­tuó que, en Chia­pas hay once pro­ce­sa­do­ras de acei­te, el modus ope­ran­di de las empre­sas es tener cer­ca de tres plan­tas pro­ce­sa­do­ras en las zonas de inte­rés ‑nor­te y sur del estado‑, las cua­les están vin­cu­la­das a pro­ce­sos de expan­sión y aca­pa­ra­mien­to de peque­ños pro­duc­to­res, a quie­nes com­pran y arren­dan tierras.

Encuen­tro “Las muje­res por la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, la salud y la defen­sa de los terri­to­rios: tejien­do alter­na­ti­vas a la expan­sión de la pal­ma acei­te­ra en el Sur­es­te de Méxi­co”. Foto: Aldo San­tia­go López.

Lo ante­rior, gene­ra gran pre­sión sobre las zonas de abas­to de cul­ti­vos y ali­men­tos bási­cos como la mil­pa tra­di­cio­nal, maíz, y fri­jol, ya que afec­ta de mane­ra direc­ta las estra­te­gias de las muje­res para la con­ser­va­ción y cui­da­do de la vida.

Ramos Gui­llen aña­dió que, estos pro­yec­tos están muy cer­ca de luga­res de extrac­ción de mate­rias pri­mas, como fue­ron las zonas eco­nó­mi­cas espe­cia­les y el Tren Maya que, nada más fun­cio­na para exa­cer­bar el mode­lo de extrac­ción que viven los territorios.

Acer­ca del Pro­gra­ma Sem­bran­do Vida, men­cio­nó que no pue­den impre­ci­sar la estra­te­gia de como pasa de una plan­ta­ción de mono­cul­ti­vo de pal­ma a una de hule, temas que podrían dis­cu­tir sobre hacia dón­de va la polí­ti­ca del cam­po y en qué tér­mi­nos la apoya.

La pre­gun­ta seria ¿Que­re­mos tran­si­tar de un mono­cul­ti­vo a otro?, los efec­tos en los terri­to­rios y los cuer­pos de las muje­res nos hace recor­dar una fra­se que nos com­par­te la com­pa­ñe­ra Miran­da de la Orga­ni­za­ción Fra­ter­nal Negra Hon­du­re­ña (OFRANEH): Para las gran­des empre­sas nun­ca hemos deja­do de ser una Repú­bli­ca bana­ne­ra, men­cio­nó Ramos Guillen.

Expli­có que, es una fra­se dura por­que les lle­va hacer el aná­li­sis sobre todos los efec­tos que las plan­ta­cio­nes tie­nen, sobre en los terri­to­rios, los cuer­pos de las muje­res y lo que sig­ni­fi­ca en tér­mi­nos del des­po­jo de los bie­nes natu­ra­les comu­nes, está per­di­da de sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, cono­ci­mien­tos, con­flic­tos por el agua, daños a la salud y al medio ambiente.

A lo ante­rior, se suma el ver­ti­do de des­he­chos de las plan­tas pro­ce­sa­do­ras sobre los man­tos de agua cer­ca­nos a las comu­ni­da­des, los pro­ce­sos de mili­ta­ri­za­ción, para­mi­li­ta­ri­za­ción y la aso­cia­ción con el cri­men orga­ni­za­do que gene­ra más vio­len­cia y des­po­jo sobre el cuer­po de las muje­res y que son fun­cio­na­les al sis­te­ma patriarcal.

Pun­tua­li­zó que, muchos dere­chos se ven vio­la­dos, como es el: dere­cho a la infor­ma­ción, dere­cho a la con­sul­ta, dere­cho al medio ambien­te sano, dere­cho a la libre deter­mi­na­ción y el dere­cho al territorio.

Asi­mis­mo, las asam­bleas de las comu­ni­da­des son repre­sen­ta­das por varo­nes, don­de las muje­res no pue­den deci­dir, muchas veces men­cio­nan que “toman la deci­sión en fami­lia”, pero real­men­te la pala­bra, tenen­cia y deci­sión esta en manos de ellos.

Miles de hec­tá­reas sem­bra­das con pal­ma acei­te­ra. Foto: Foto: Aldo San­tia­go López.

Por últi­mo, men­cio­nó que la expan­sión del mono­cul­ti­vo de pal­ma acei­te­ra, no se pue­de pen­sar como plan­ta­cio­nes úni­cas, sino que es par­te de un corre­dor que repre­sen­tan intere­ses geo­es­tra­té­gi­cos y geo­po­lí­ti­cos en la zona sur­es­te de Méxi­co y hace par­te de un blo­que Meso­ame­ri­cano con Gua­te­ma­la y Honduras.

Esto por­que ten­de­mos a ana­li­zar los blo­ques cuan­do los efec­tos acu­mu­la­ti­vos, por ejem­plo, la ero­sión del sue­lo o efec­to de vio­len­cia en nues­tro terri­to­rio son bas­tan­te fuer­tes, sobre todo si habla­mos en la par­te de Hon­du­ras en don­de los pro­ce­sos de vio­len­cia y des­pla­za­mien­to de pobla­cio­nes vin­cu­la­das a pro­ce­sos de des­po­jo de tie­rras son más evi­den­tes, fina­li­zó Ramos Guillen.

Foto: Comu­ni­da­des mayas de Chia­pas denun­cian que la pal­ma de acei­te les arre­ba­ta el agua y las tierras

Fuen­te: https://​www​.chia​pas​pa​ra​le​lo​.com/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​c​h​i​a​p​a​s​/​2​0​2​1​/​0​6​/​e​m​p​r​e​s​a​s​-​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​e​s​-​s​e​-​h​a​n​-​a​p​o​d​e​r​a​d​o​-​d​e​-​m​a​s​-​d​e​-​3​6​-​m​i​l​-​h​e​c​t​a​r​e​a​s​-​d​e​-​t​i​e​r​r​a​-​e​n​-​c​h​i​a​p​as/, Rebe­lión.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *