Perú. Pedro, el del som­bre­ro bombarquino

Por Félix Roque Rive­ro /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de junio de 2021

El balo­ta­je peruano con­clu­yó. Final­men­te, el telón del tea­tro elec­to­ral se levan­tó y emer­gió el actor gana­dor de la contienda. 

Pedro Cas­ti­llo Terro­nes, un maes­tro de escue­la pri­ma­ria, naci­do en la loca­li­dad de Taca­bam­ba, pro­vin­cia de Caja­mar­ca, es el nue­vo pre­si­den­te del Perú. Dura bata­lla libra­da por este hom­bre que reso­pla sen­ci­llez por todos sus cos­ta­dos. Con el lema de “pala­bra de maes­tro”, Cas­ti­llo, hom­bre hon­ra­do pro­ve­nien­te de las pro­fun­di­da­des del Perú, de la sie­rra andi­na, arma­do de un lápiz, un cua­derno y su pala­bra, ha jura­do cum­plir­le a las y los perua­nos. Com­pro­mi­so enor­me se ha echa­do este hom­bre sobre sus hom­bros. Los sec­to­res más reac­cio­na­rios y corrup­tos de la ran­cia oli­gar­quía perua­na, y en par­ti­cu­lar la lime­ña, como hie­nas, esta­rán a su ace­cho. Segu­ra­men­te inten­ta­rán cer­car­lo como hicie­ron con Ollan­ta Humala.

Uno de sus tan­tos com­pa­ñe­ros, tal vez miran­do el hori­zon­te rever­be­ran­te de la indó­mi­ta mon­ta­ña, escu­chan­do a sus dio­ses ances­tra­les, mon­ta­do en su caba­llo le diría con un dejo de incer­ti­dum­bre… “y aho­ra, adón­de ire­mos com­pa­dre”. Cas­ti­llo, con la fir­me­za que le ense­ña­ron sus padres, lo más pro­ba­ble es que le haya res­pon­di­do: “a gober­nar cara­jo. Bas­ta ya de gobier­nos ladro­nes. Gober­na­re­mos sobre la base de pre­ser­var la dig­ni­dad del pue­blo peruano”.

La polí­ti­ca seme­ja una tela­ra­ña, solo que el hom­bre ara­ña no exis­te y Cas­ti­llo debe saber­lo. Cada quien pare­cie­ra tejer su pro­pia red y pien­sa es la mejor opción para atra­par incau­tos que, como insec­tos, caen abrup­ta y bru­tal­men­te. Así ha sido duran­te lar­gas déca­das en el Perú, un país de des­igual­da­des socia­les muy mar­ca­das, don­de al indio se le mal­tra­ta y humilla.

La varia­bi­li­dad en la ecua­ción tiem­po-espa­cio y la capa­ci­dad de orga­ni­za­ción social, a decir de Zyg­munt Bau­man, mar­can la estruc­tu­ra polí­ti­co-social de estos tiem­pos moder­nos y post­mo­der­nos. En Perú, don­de se per­ci­be la heren­cia colo­nial y racis­ta, toca a este Maes­tro empren­der una lar­ga y dura jor­na­da que rei­vin­di­que a los perua­nos en sus dere­chos, que visi­bi­li­ce a los millo­nes de pobres que espe­ran de él una entre­ga total de sacri­fi­cios. A Cas­ti­llo no le per­do­na­rían una trai­ción más.https://correodelalba.org/colabora-con-nosotros/embed/#?secret=ddMLMODbsH

Las sobe­ra­nías polí­ti­cas, los efec­tos glo­ba­li­zan­tes de una eco­no­mía cada vez más rapaz, don­de el poder de la infor­ma­ción crea ver­da­des des­de la men­ti­ra. Los efec­tos en los cam­bios para­dig­má­ti­cos de la cul­tu­ra glo­bal. Las socie­da­des pola­ri­za­das (Esta­dos Uni­dos, Perú, Espa­ña, Colom­bia, Vene­zue­la), van mar­can­do los giros de la polí­ti­ca. Es el mun­do de la inse­gu­ri­dad y de la incer­ti­dum­bre. El Perú que gober­na­rá el maes­tro Cas­ti­llo es par­te de este mun­do cada vez más dis­pa­ra­ta­do, com­pe­ti­ti­vo. En sue­lo peruano están encla­va­das bases mili­ta­res de los Esta­dos Uni­dos para el con­trol y vigi­lan­cia de la ruta estra­té­gi­ca del Océano Pací­fi­co. Has­ta aho­ra, los gober­nan­tes que ha teni­do ese país andino, se han carac­te­ri­za­do por la sumi­sión total a los dic­tá­me­nes impe­ria­les de aque­llos, como bien lo expli­ca Ati­lio Boron en su libro Amé­ri­ca Lati­na en la Geo­po­lí­ti­ca Impe­rial. En los últi­mos años, el Perú ha sido líder en el lla­ma­do Gru­po de Lima, pres­tán­do­se para agre­dir a otros Esta­dos (caso Cuba y Vene­zue­la), con­jun­ta­men­te con la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA). Pedro Cas­ti­llo, si en ver­dad quie­re des­las­trar­se de esas depen­den­cias humi­llan­tes y neo­co­li­ni­za­do­ras, siguien­do el ejem­plo de paí­ses como Argen­ti­na, Méxi­co, Boli­via, debe decla­rar ante el mun­do que el Perú por él diri­gi­do se apar­ta de ese círcu­lo infer­nal que per­vier­te y des­co­no­ce la sobe­ra­nía de su pueblo

Los acon­te­ci­mien­tos que están ocu­rrien­do en Amé­ri­ca Lati­na, sin duda, nos invi­tan a pen­sar estos suce­sos des­de nues­tra reali­dad con­cre­ta. Es aquí don­de intere­sa defi­nir el méto­do de aná­li­sis com­pren­si­vo, ela­bo­rar la pre­mi­sa inves­ti­ga­ti­va, capaz de dar res­pues­ta a obje­ti­vos cla­ros que per­mi­tan dar solu­ción a las nece­si­da­des de la gen­te. En el Perú de Pedro Cas­ti­llo ha de ini­ciar este cam­bio de rum­bo, señal de nue­vos ama­ne­ce­res pre­ña­dos de espe­ran­zas. No es Pedro Cas­ti­llo un mili­tan­te de la lla­ma­da izquier­da tra­di­cio­nal. Él qui­zá sea expre­sión de esos apa­re­ci­mien­tos polí­ti­co-socia­les de los nue­vos tiem­pos. Tal vez este maes­tro sea par­te de un nue­vo méto­do no pla­ga­do de dog­mas y de mez­quin­da­des que no sir­ve para casi nada a los pue­blos. Cas­ti­llo bien pue­de ser ese ter­ce­ro de que habla Bau­man y que ha de estar pre­sen­te, reco­no­ci­do y res­pe­ta­do. Pero igual con Cas­ti­llo están los otros, los osci­lan­tes de que habla el pen­sa­dor vene­zo­lano Hugo Moyer en sus tra­ba­jos sobre la tria­léc­ti­ca, los indi­fe­ren­tes que tam­bién cuen­tan. En su cam­pa­ña elec­to­ral, Cas­ti­llo dio demos­tra­cio­nes de lo típi­co de sus actos y de lo atí­pi­co, no tra­di­cio­nal de su dis­cur­so. Estos qui­zás sean ras­gos de esa anti­po­lí­ti­ca que se apar­ta de la vie­ja escue­la, que invi­ta a repen­sar­lo todo con seña­les de ori­gi­na­li­dad. Tal vez en Pedro Cas­ti­llo la lati­no­ame­ri­ca­ni­dad tome nue­vos sig­nos auto­nó­mi­cos, rom­pien­do con los esque­mas euro­cén­tri­cos que por siglos nos han mar­ca­do en nues­tros valo­res, opa­cán­do­los, desconiciéndolos.

Siga­mos inten­tán­do­lo y Pedro Cas­ti­llo, con su som­bre­ro bom­bar­quino usa­do en la pobla­ción perua­na de Cho­ta, es un buen ejem­plo de las espe­ran­zas de un pue­blo sufri­do como el peruano. Erra­mos o peca­mos, diría Don Samuel Rodrí­guez, el vie­jo Sócra­tes de Caracas.

FUENTE: Correo del Alba

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

Félix Roque Rive­ro Abogado

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *