Méxi­co. Comen­ta­rios al vuelo

Por Gerar­do Fer­nán­dez Casa­no­va, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de junio de 2021.

Con­ti­núo degus­tan­do el agra­da­ble sabor del triun­fo elec­to­ral del pasa­do 6 de junio. Sien­to la enor­me satis­fac­ción de vivir en un país que se acer­ca al ideal demo­crá­ti­co, con­fir­ma­do inclu­so por los resul­ta­dos adver­sos regis­tra­dos en la Ciu­dad de Méxi­co, los que ofre­cen un cla­ro men­tís a los ago­re­ros de la dic­ta­du­ra y el auto­ri­ta­ris­mo. Res­pi­ro el deli­cio­so aro­ma de la liber­tad y de la acti­tud fra­ter­na y soli­da­ria de una gran mayo­ría de quie­nes aquí vivimos.

El resul­ta­do con­fir­ma la vigen­cia de un régi­men de gobierno exi­to­so, en cuyo pro­yec­to nun­ca se inclu­yó el enfren­tar la más viru­len­ta pan­de­mia de la his­to­ria recien­te, pero que mos­tró a un gobierno efi­caz y efi­cien­te. Que par­tien­do de tre­men­das limi­ta­cio­nes here­da­das, tuvo la capa­ci­dad de apli­car­se a recon­fi­gu­rar el sis­te­ma de salud de mane­ra de res­pon­der ante la adver­si­dad. Hay que recor­dar que el tema de la salud para todos, gra­tui­ta y de cali­dad es con­sus­tan­cial al Pro­yec­to Alter­na­ti­vo de Nación y que el Pre­si­den­te le dedi­có las giras de fin de sema­na, duran­te su pri­mer año de gobierno, a cono­cer y eva­luar el esta­do en que se encon­tra­ba el sis­te­ma de salud y, antes de la pan­de­mia, ya había dis­pues­to las obras de con­clu­sión y remo­de­la­ción de hos­pi­ta­les en todos los nive­les de aten­ción, la amplia­ción del defi­ci­ta­rio per­so­nal médi­co y el arre­glo de la corrup­ta com­pra de medi­ca­men­tos. De esta suer­te, el Covid 19 pudo ser enfren­ta­do en mejor con­di­ción. No quie­ro ima­gi­nar­me lo que hubie­se sido el sinies­tro si hubie­se con­ti­nua­do el régi­men neoliberal.

El segun­do tra­mo de gobierno trae muy bue­nos augu­rios; pode­mos estar razo­na­ble­men­te tran­qui­los de que la pan­de­mia no vol­ve­rá, que toda la pobla­ción esta­rá vacu­na­da y que la eco­no­mía mues­tra sig­nos de recu­pe­ra­ción ace­le­ra­da, tan­to por el vigo­ro­so impul­so de las expor­ta­cio­nes y las reme­sas de los migran­tes, como por una impor­tan­te recrea­ción del mer­ca­do interno basa­do en la gran dis­per­sión de recur­sos de los pro­gra­mas de bien­es­tar social. Va que­dan­do de mani­fies­to que al vol­tear la tor­ti­lla y redi­ri­gir el pre­su­pues­to a la base de la pirá­mi­de rin­de mejo­res resul­ta­dos: ya enten­di­mos que la rique­za no gotea hacia aba­jo, pero que si hume­de­ce hacia arri­ba; si aba­jo hay capa­ci­dad de con­su­mir, el comer­cio, la indus­tria y el cam­po pro­gre­san. Esta es la expre­sión prác­ti­ca del lema

“por el bien de todos, pri­me­ro los pobres”, que no es un sim­ple pos­tu­la­do altruis­ta sino un dise­ño de polí­ti­ca eco­nó­mi­ca y social.

Por su par­te, los gran­des pro­yec­tos de infra­es­truc­tu­ra avan­zan sin pau­sa y per­mi­ten aven­tu­rar una sig­ni­fi­ca­ti­va con­tri­bu­ción al cre­ci­mien­to de la eco­no­mía. El Aero­puer­to Inter­na­cio­nal Feli­pe Ánge­les, resol­ve­rá la añe­ja satu­ra­ción aérea del cen­tro de la repú­bli­ca a un cos­to mucho menor al pro­yec­ta­do por el corrup­to régi­men ante­rior; el Tren Maya amplía varias veces la ofer­ta turís­ti­ca y la capa­ci­dad de recep­ción; el Corre­dor Transíst­mi­co com­pe­ti­rá ven­ta­jo­sa­men­te con el Canal de Pana­má abrien­do una impor­tan­te opor­tu­ni­dad de comer­cio e indus­tria­li­za­ción en el sur­es­te del país; la Refi­ne­ría de Dos Bocas, jun­to con la recu­pe­ra­ción de la capa­ci­dad de las refi­ne­rías exis­ten­tes, adi­cio­na­das de la com­pra de la Deber Park, evi­ta­rán las impor­ta­cio­nes de com­bus­ti­bles con la valo­ri­za­ción del recur­so petro­le­ro nacio­nal; todo ello adi­cio­na­do de otras impor­tan­tes obras de infra­es­truc­tu­ra que ofre­cen un pano­ra­ma de pro­gre­so iné­di­to en los últi­mos cua­ren­ta años. Agré­gue­se que todo se hace con recur­sos pro­pios resul­tan­te de una correc­ta ope­ra­ción fis­cal y sin aten­der a res­tric­cio­nes ni rece­tas inter­na­cio­na­les. Pode­mos espe­rar un futu­ro venturoso.

En mate­ria de segu­ri­dad, tema tan dolo­ro­so para todos, tam­bién veo un futu­ro pro­mi­so­rio. El triun­fo de la 4T en once esta­dos ofre­ce una amplia­ción del esque­ma de coor­di­na­ción de las poli­cías esta­ta­les y fede­ral, tan des­pre­cia­do por gobier­nos opo­si­to­res, con lo que se ten­drá mayor capa­ci­dad de com­ba­te al cri­men orga­ni­za­do y la pro­cu­ra­ción de la paz.

Lo úni­co que estor­ba a estos bue­nos augu­rios es la coexis­ten­cia con una opo­si­ción ram­plo­na, más dis­pues­ta a des­ca­rri­lar el pro­gre­so de Méxi­co y recu­pe­rar sus fatuos pri­vi­le­gios, que a sumar­se a un obje­ti­vo de gene­ro­si­dad para con el país que les per­mi­te ser libres y desa­rro­llar su volun­tad de pro­gre­so. No todo ha de ser fácil y de buenas.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *